Archivo del sitio

Alzatate Jalapa: las comunidades se preparan para la Consulta Municipal de Vecinos

photo_2016-04-10_12-46-21

Por Nelton Rivera, con información de Yuri Melini.[1]

Las empresas extractivas buscan instalarse en todo el país, en muchos de los lugares por no decir en todos los mecanismos para hacerlo siguen siendo violentos con la complicidad de los gobiernos de turno, frente a esta dinámica las comunidades en San Carlos Alzatate uno de los municipios de Jalapa, se preparan para realizar su propia consulta de vecinos, esta sería la tercer consulta en el departamento y la primer consulta del 2016 en el país.  

Los vecinos de las comunidades del municipio de San Carlos Alzatate en el departamento de Jalapa en el oriente del país, están dedicados a la preparación de la Consulta Municipal de Vecinos, esta consulta tiene como sustento legal el Código Municipal y tiene como objetivo realizar la consulta libre e informada a todos los vecinos sobre su acuerdo o desacuerdo con el tema de la industria extractiva y megaproyectos como la minería, hidroeléctricas, represas y otros.

Para esto, realizan varios encuentros para informarse sobre la minería en Guatemala, efectos y consecuencias que han provocado en muchos territorios del país. Los vecinos comenzaron a firmar la petición para que la Municipalidad de San Carlos Alzatate de tramite a la convocatoria de la Consulta de Vecinos, en la preparación están las autoridades indígenas comunitarias, la Pastoral Social y una junta coordinadora que está integrada por distintos sectores de la sociedad de Alzatate, CALAS, CODIDENA, FUNDEBASE, entre otras.

El Código Municipal en su sección “INFORMACION Y PARTICIPACION CIUDADANA” en sus artículos 60 al 66 define el procedimiento para la realización de procesos de información, consulta y tomo de decisión de toda la población con carácter vinculante.

Articulo 64 Consulta  a  solicitud  de  los  vecinos. Los  vecinos  tienen  el  derecho de solicitar al Concejo Municipal la celebración de consultas cuando se refiera a  asuntos  de  carácter  general  que  afectan  a  todos  los  vecinos  del  municipio.    La  solicitud deberá contar con la firma de por lo menos el diez por ciento (10%) de los vecinos empadronados en el municipio.  Los resultados serán vinculantes si participa en la consulta al menos el veinte por ciento (20%) de los vecinos empadronados y la mayoría vota favorablemente el asunto consultado.

Articulo 65 Consultas  a  las  comunidades  o  autoridades  indígenas  del  municipio.  Cuando la naturaleza de un asunto afecte en particular los derechos y los intereses de las comunidades indígenas del municipio o de sus autoridades propias, el Concejo  Municipal  realizará  consultas  a  solicitud  de  las  comunidades  o  autoridades  indígenas,  inclusive  aplicando  criterios  propios  de  las  costumbres  y  tradiciones  de  las  comunidades indígenas.[2]

Rechazo social a las empresas extractivas

Las comunidades mestizas e indígenas Xincas del territorio de Jalapa durante los últimos 8 años se han estado movilizando para proteger los bienes naturales,  fundamentalmente el agua, la presencia e instalación de empresas extractivas con distintos megaproyectos como la minería e hidroeléctricas llevaron consigo la violencia, estigmatización y criminalización de la organización comunitaria y social opuesta a las empresas.

Desde el año de 1999 hasta el año 2014 el Ministerio de Energía y Minas (MEM) aprobó 12 licencias de explotación minera en el departamento de Jalapa, licencias como: “Andrés, Mitch, Ariela, Pidrineria la Colina, El Salto, Caminos, Lucero, Cantera Piñuelas, El Pato II, Explotación Minera El Caramo, Área de aprovechamiento minera La Ventana Verde y Juan Bosco”, involucran a igual cantidad de empresa en su mayoría tres de estas licencias son propiedad de la empresa Minera San Rafael (Andrés en San José Pinula y Mataquescuintla, Lucero en San Carlos Alzatate, Monjas, Jalapa y Jutiapa y Juan Bosco en Mataquescuintla, Nueva Santa Rosa, Casillas y San Rafael Las Flores).[3]

El rechazo pacifico de las comunidades mestizas y Xincas de Jalapa frente a las empresas nacionales o transnacionales tuvo como respuesta la criminalización de sus formas propias organizativas, la estigmatización de quienes defienden sus derechos, la persecución penal y la represión desde el Estado y de las empresas, especialmente la Minera San Rafael, atentados armados contra líderes y lideresas, militarización, presos políticos y Estados de Sitio.

Las consultas de vecinos y de Buena Fe en Jalapa

En Mataquescuintla “Colis” uno de los municipios de Jalapa, el día 11 de noviembre de 2012 fue la fecha que se programó para la votación, 35 centros de votación en igual cantidad de comunidades que forman el municipio fueron habilitados, ese día miles de personas participaron, 9, 166 personas rechazaron la extracción minera en el municipio.

“Diez mil 22 vecinos votaron contra la minería, 169 a favor, 169 votos fueron nulos y 23 en blanco. En total hubo 35 centros de votación y participaron 10 mil 375 de 19 mil 700 empadronados.”[4]

El 10 de noviembre de 2013 se realizó la Consulta Comunitaria del municipio de Jalapa, para este proceso de consulta fueron habilitados 137 mesas de votación en 45 centros, al igual que la consulta de Mataquescuintla un año antes fue utilizado el padrón electoral para emitir el voto. El resultado ese domingo fue la participación de 23,150 personas las cuales rechazaron la minería en Jalapa.

“(98.30%) votaron en Contra de la Minería y 399 (1.70%) se pronunciaron en favor de la industria extractiva.”[5]  

Más información de la movilización en Jalapa:

Mataquescuintla: un nuevo atentado armado contra los defensores de la vida

Justicia: Mataquescuintla dignidad y lucha por la defensa del territorio

“Sufrimos mucho, pero sabemos que pronto nos vamos a reponer”

San Rafael Las Flores frente a la brutalidad de las transnacionales, el Estado de Guatemala y Canadá

[1] Yuri Melini, director del Centro de acción legal, ambiental y social (Calas), medico, cirujano y ambientalista guatemalteco.

[2] Código Municipal de Guatemala. Decreto  Numero 12-2002. Naciones Unidas. http://www.unicef.org/guatemala/spanish/CodigoMunicipal.pdf

[3] Derechos Mineros departamento de Jalapa. http://www.mem.gob.gt/wp-content/uploads/2015/06/Ot_jalapa.pdf

[4] Hugo Oliva. Realizan consulta comunitaria sobre minería en Mataquescuintla. 11 de noviembre 2012. http://www.prensalibre.com/jalapa/Consulta-Mineria-Jalapa_0_808719174.html

[5] CPR Urbana. Jalapa dice No a la Minería. 11 de noviembre 2013. http://cpr-urbana.blogspot.com/2013/11/jalapa-dice-no-la-mineria.html

Anuncios

Santa Eulalia: Agradecimiento eterno para nuestra madre tierra

12819173_893271747457332_5826675721198253344_o

“Agradecimiento eterno para nuestra madre tierra, hoy es día para agradecer y trabajar con ella en sintonía”

Hombres, mujeres, niños y niñas cultivan en Santa Eulalia, Huehuetenango el sagrado grano de vida, el maíz, chilacayote, frijol y ayote para un año más.

Fotografías: Oscar Juan

Barillas: la disputa por la tierra entre pobladores y finqueros movilizó a la fuerza pública

12765638_1091386014239018_1253050624_o

Por: Joel Pérez.

Treinta y tres familias que habitan en el Cantón Nuevo León en el municipio de Barillas, Huehuetenango, despertaron con la preocupación y el temor que originó la presencia de un fuerte contingente de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) en su comunidad esta mañana, “Nuevo León” colinda con el municipio del Ixcán en el departamento del Quiché.

Lo que sucedió fue la llegada de aproximadamente 300 agentes que llegó durante las primeras horas del día, más de 50 radio patrullas y buses fueron utilizados para transportar al contingente.

Santiago Boton en redes sociales informó que en la misma comunidad el ejército y la PNC anteriormente destruyeron todas las casas de estas familias haciendo uso de motosierras.

La fuerza pública argumentó que su presencia se debe a que realizarían verificación de evidencia ya que tenían una denuncia de la supuesta tala inmoderada de los árboles y que ellos llegaron hasta el municipio de Barillas para realizar una verificación esto.

Cuando llegaron hasta el cantón Nuevo León solamente estaban las mujeres y los niños que forman parte de las familias, los hombres por temor salieron de la comunidad y se refugiaron en la montaña.

Son 33 familias las que son acusadas de ocupar la tierra, los pobladores manifestaron que el problema de la tierra en Nuevo León se basa en que actualmente está en un proceso de compra  y que detrás están los intereses de los finqueros, pero quienes les acusan les tachan de invasores.

Hubo presencia de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) y el Ministerio Público (MP), la gente denunció la detención de una persona, a quien la PNC responsabilizó de comercializar ilegalmente una especie de tigre, la persona detenida explico que esa acusación no es verdad y que los agentes de la PNC ni siquiera le explicaron la razón de la detención.

12768031_1091386007572352_811933312_o

12782120_1091386000905686_57402704_n

Sepur Zarco: “les dije soy una autoridad comunitaria y nunca me creyeron”

Don Manuel Sepur Zarco 1

Don Manuel Cu ante el Tribunal de Mayor Riesgo A

Por: Nelton Rivera.

“Viví un gran sufrimiento, me trataron como a un animal, como si fuera un coche, me tiraron al lado, me orinaban adentro de mi boca, nunca me respetaron como la autoridad comunitaria que era.”

Manuel Cu fue el quinto testigo que declaró ante el Tribunal de Mayor Riesgo A el día 2 de febrero 2016, presidido por la juez Yassmin Barrios, e integrado por los jueces Patricia Bustamante y Gerbi Sical en la sala de vistas de la Corte Suprema de Justicia.

Don Manuel nació en el municipio de Senahú del departamento de Alta Verapaz, él es maya Q’eqchi, es agricultor, toda la vida se dedicó a trabajar la tierra y en los momentos más difíciles de la guerra exigió y peleó la propiedad de la misma.

Viajó desde su comunidad en Panzós Alta Verapaz hasta la ciudad capital, con seguridad no es la primera vez que lo hace, esta vez, dará su testimonio frente a la juez Yassmin Barrios, declarará sobre los hechos ocurridos en 1982 en su comunidad San Miguelito, hablará sobre las atrocidades cometidas por el ejército de Guatemala en contra de la población civil.

Su piel es oscura, su pelo está cubierto ya de canas blancas, él es testigo, vivió en carne propia la crueldad del ejército, frente a él se encuentra el teniente coronel Esteelmer Francisco Reyes Girón y el ex comisionado militar Heriberto Valdez Asij, el temido “Canche Asij.”

Manuel con su semblante de hombre adulto se mantuvo sereno, en su rostro se marcan ya los surcos de toda una vida de trabajo en el campo y del avance de los años, pasaron ya 34 años cuando conoció a los dos personajes que están siendo juzgados por delitos de lesa humanidad, deberes contra la humanidad, desaparición forzada, esclavitud y violación sexual entre otros, don Manuel era joven cuando todo esto sucedió en 1982.

De la detención arbitraria a la tortura

Don Manuel fue electo como alcalde de su comunidad en San Miguelito, como autoridad comunitaria planificó un viaje al municipio de El Estor en el departamento de Izabal en el caribe guatemalteco.

Su viaje tuvo como motivo el nombramiento de un nuevo comisionado militar para su comunidad, al llegar al destacamento militar en El Estor se presentó como Alcalde Auxiliar de la comunidad, “el jefe de comisionados militares me dijo, vos no tenes nada que hacer aquí, vos no sos autoridad de nada, lo que sos es un delincuente”, don Manuel decidió retirarse del destacamento.

Unos pocos minutos habían pasado de su desencuentro con el jefe de comisionados militares, cuando se percató que varios soldados venían detrás de él, lo alcanzaron, lo detuvieron y lo llevaron al destacamento militar de vuelta.

Sin ningún motivo, lo amarraron contra un tubo en el interior de la instalación militar, los soldados comenzaron a golpearlo, “fui embrocado contra el piso, me patearon en el estómago, en la espalda, en los brazos”, luego sintió como lo golpeaban nuevamente con los extremos de sus armas.

“me amarraron las manos contra los pies y ahí me retuvieron, me dijeron los soldados vas a tener que esperar a que regrese el oficial, salió de patrullaje al Polochic y tenés que esperar a que regrese.”

Pasaron las horas, don Manuel seguía tirado con las manos y pies amarrados, cuando el oficial volvió de patrullar, fue golpeado de nuevo, escuchó varias voces que le gritaban “vos venís de la montaña.”

Luego escuchó la orden “un día más y te vas en el guardacostas para Pataxté”, el “guardacostas” es un buque militar encargado del patrullaje de la costa del Atlántico o del Pacifico del país.

Lo trasladaron en el buque, al llegar lo siguieron golpeando, de los golpes pasaron a la tortura, “me colocaban un hule en el cuello, mis ojos comenzaron a ver luces de colores”, así lo hicieron varias veces, durante varios días. Don Manuel recuerda que lo tiraron adentro de una lona y ahí lo tuvieron.

“Viví un gran sufrimiento, me trataron como a un animal, como si fuera un coche, me tiraron al lado, me orinaban adentro de mi boca, nunca me respetaron como la autoridad comunitaria que era.”

Para él fue muy doloroso el volver a recordar todo el sufrimiento que vivió retenido por los militares, “para mí es como lastimarme el pie y arrancarme de golpe la costra, uno vuelve a sangrar.”

“Esto vengo a declarar en esta ocasión, lo que me hicieron fue muy doloroso. Yo les decía soy una autoridad comunitaria, nunca me creyeron y todo eso fue muy doloroso.”

El ejército lo retuvo durante 45 días con algodones puestos sobre los ojos, para sostenerlos los amarraron con cinta adhesiva, él desconoce hasta la fecha por qué lo detuvieron y lo acusaron de ser un delincuente, si él al igual que otros líderes comunitarios estaban realizando las gestiones ante el Instituto de Transformación Agraria -INTA-, la comunidad estaba exigiendo la legalización de la tierra de San Miguelito, luego entendió que el ejército estaba ahí para defender a los terratenientes.

El destacamento militar de Sepur Zarco

Él supo que construyeron un destacamento militar en Sepur Zarco, supo también que los soldados que lo golpearon y torturaron múltiples veces eran de ese destacamento, también que el oficial que estaba al mando era el teniente coronel Esteelmer Reyes, mientras estuvo ahí detenido escucho muchas veces su nombre.

Un día los soldados lo sacaron del destacamento y lo llevaron a la comunidad San Miguelito, su comunidad, ellos querían que don Manuel señalara a otras personas, los militares esperaban dar con los guerrilleros. “Ellos querían que diera el nombre de las personas que vivían en ese lugar y yo no lo hice porque todos somos hijos de Dios. Sé que la gente de la comunidad está agradecida conmigo porque yo los protegí y por eso ellos también están vivos.”

Recuerda que en ese período, en 1982, el presidente era Ríos Montt, por eso lo responsabiliza de todo el daño que él sufrió, y del daño que sufrió el pueblo Q’eqchi en las comunidades.

Mientras don Manuel va narrando, el traductor va haciendo la pausa para traducir del idioma Q’eqchì al castellano, mientras eso sucede en la sala, varias mujeres con sus rostros cubiertos por telas dejan escuchar su llanto.

Recuerda que en su comunidad don Santiago fue nombrado comisionado militar, a él lo capturó el ejercito, lo desapareció y nunca supieron en donde quedó su cuerpo, la gente por el temor de correr con la suerte de muchos detenidos desaparecidos, decidieron huír de las comunidades, subieron a la montaña para esconderse.

También supo de una señora que era hija de doña Julia, ellas eran mozos colonos en la finca, las trasladaron a la comunidad en donde ellos vivían, era una mujer con varios hijos. Cuando don Manuel regresó del destacamento militar supo que a ella los soldados la mataron.

Don Manuel retoma su declaración, “el Canche es responsable de muchas vidas allá” una afirmación que deja en silencio por completo la sala. La gente de su comunidad le pidió que se mantuviera en el cargo a pesar de haber vivió la tortura en el destacamento militar, de esa cuenta don Manuel terminó su período como alcalde auxiliar de San Miguelito.

Respondió a las preguntas de la fiscal del Ministerio Público, también a las preguntas de las abogadas querellantes y la de los abogados defensores de los dos acusados, se levantó, camino hacia uno de los costados de la sala de audiencias y salió.

Día de la revolución: B’alon Evub’, Yichk’ox, konob’ Q’anjob’al

san juan 7

Por Eduardo Pablo.

Festival 20 de octubre Día de Revolución.

Hoy, al atardecer, jóvenes (mujeres y hombres) inician una marcha a partir de la aldea San Lucas K’isil de San Juan Ixcoy portando antorchas y banderas para participar en el Festival 20 de Octubre Día de la Revolución. Son recibidos con aplausos, cohetillos y bombas de parte de habitantes de la aldea Tajal, puesto que año con año se realiza ésta actividad.

A la vez, se hizo memoria de acto revolucionario de los abuelos y abuelas Q’anjob’ales de Yichk’ox, San Juan Ixcoy del Territorio Q’anjob’al, en el año 1898, en la que la población se organiza para eleminar físicamente a los encomenderos y colones que tenían en aquel entonces sometido a la población a la servidumbre y sufrimiento, ya que éstos obligaban a la población a proveerles alimentos, a la servidumbre en el hogar, al transporte de éstos sobre sus espaldas a largas distancias, y las mujeres tenían que objetos de placeres. Así, han sucedido varios actos revolucionarios promovidos y ejercidos por la población de estos territorios y también de otros.

Se tiene preparado diversas actividades artísticas y formativas en el marco del tema de Revolución ya que es visible la energía con que cuentan las y los jóvenes, diferentes formas de cómo expresan su compromiso para cambios profundos para la construcción de una sociedad en la que no haya desigualdades, pobreza, guerras ni racismo.

Se expuso que la revolución es el cambio hacia una mejor condición de vida y que en la vida histórica de los pueblos ha habido revoluciones, aparece así en el Popol Vuh, en la biblia y otros documentos. La revolución del 44 significó para la población del municipio cierto grado de mejora, disminuyó un poco el grado de explotación.

Se ha acostumbrado elegir a la Señorita Revolución, quienes disertan un tema sobre la revolución y con un jurado son electas, dentro de sus mensajes resaltan que los cambios provienen desde la población, desde las familias y que no son discursos, que son acciones.

Las niñas, niños, señores, señoras, abuelos y abuelas se reunieron, rieron, reflexionaron y compartieron juntos con una refacción la conmemoración del día de la revolución.

El continúo despojo del territorio

Con la llegada de los liberales al poder en 1871 y la reforma del Estado guatemalteco ahora en manos del general Justo Rufino Barrios termino con el poder comunal de la tierra en manos de los pueblos indígenas.

Con la creación del Reglamento de Jornaleros en 1877 y un año después la Ley contra la Vagancia el Estado guatemalteco busco garantizarse a través de legalizar la apropiación de la mano de obra indígena por un lado y por el otro el poder económico al militarizar los territorios logro mermar y controlar cualquier levantamiento o insurrección que intentara mantener la propiedad de la tierra.

Frente al nuevo despojo impulsado por el liberalismo a través de la expansión del monocultivo de café y la ambición de los ladinos por apropiarse de las tierras de los pueblos indígenas llegaría la respuesta armada de los pueblos indígenas: “De esa época datan numerosos levantamientos indígenas contra jefes políticos, habilitadores y finqueros. Entre estas revueltas destacan la guerra de guerrillas de los indígenas de Momostenango, el intento de levantamiento de los quichés en 1877 y la rebelión de San Juan Ixcoy en 1898, sofocadas por las milicias ladinas que se apropiaron de sus tierras.”[1]

Levantamiento del 17 de julio de 1898

Para la década del año de 1890 en pleno auge de las reformas liberales y la expansión del monocultivo del café los intereses de los grupos ladinos en el norte de Huehuetenango fijaron su mirada en el territorio de San Juan Ixcoy, los milicianos de Chiantla municipio vecino a San Juan Ixcoy inmediatamente reclamaron como propio una amplia extensión de tierra de San Juan Ixcoy con el argumento de que estas eran tierras baldías. Al mismo tiempo los ladinos de Nebaj Quiche también hicieron propio el reclamo de las tierras de San Juan Ixcoy.

“Estimulados por la seriedad de este nuevo reclamo, los principales de San Juan rápidamente presentaron un reclamo formal de 250 caballerías…”[2]

“La situación exploto la noche del 17 de julio de 1898. Ignorando el rompimiento en el proceso de titulación, los agentes de “Buenos Aires” aun presionaban para obtener trabajadores. Pero los sanjuaneros vincularon las dos actividades y rehusaron asistir. En la noche del diecisiete, vecinos de varios caseríos colindantes se reunieron en el pueblo. Su intención no era clara, aunque por lo menos un testigo reporto que se vistieron de blanco para distinguirse más claramente de sus víctimas. Los indígenas se congregaron frente al ayuntamiento donde dormían los habilitadores, y prendieron fuego al edificio. Cuando intentaron huir los agentes laborales fueron asesinados…”[3]

[1] TOMO III EL ENTORNO HISTÓRICO. CAPÍTULO PRIMERO ANTECEDENTES. ODHAG. http://www.odhag.org.gt/html/TOMO3C1.HTM

[2] Revista Historia. Universidad de Costa Rica. David McCrrery. Tierra, mano de obra y violencia en el altiplano guatemalteco: San Juan Ixcoy. http://revistahistoria.historia.ucr.ac.cr/Numeros%20Anteriores/19/Mc%20Creery%20David.%20Tierra,%20Mano%20de%20obra%20y%20violencia%20en%20el%20Alti.pd

[3] Ibidem.