Archivo del sitio

Queman casa de Autoridad Indígena en Xoncá Nebaj

Alerta

Por Nelton Rivera -Prensa Comunitaria-

Nebaj, 13 de enero 2014. Partidarios del Partido Patriota PP, desconocieron los resultados emitidos por el Tribunal Supremo Electoral TSE quién confirmó como vencedor del proceso electoral del domingo 12 de enero al actual alcalde municipal Pedro Raymundo Cobo del partido “Todos”.  Éste resultado fue utilizado para generar actos violentos en varias comunidades del municipio de Nebaj.

La violencia fue denunciada meses atras

Desde que el TSE anunciará la repetición de las elecciones municipales en Nebaj, las autoridades de la Alcaldía Indígena denunciaron insistentemente que los grupos interesados en repetir este proceso electoral solamente generarían irrespeto, sosobra, violencia y división.

Esta denuncia se fue confirmando en horas de la noche de éste lunes 13 de enero, decenas de partidarios del PP se lanzaron a las comunidades,  su descotento lo canalizan quemando casas y bienes inmuebles, pero esta vez fueron más lejos golpearon a varias personas y a autoridades comunitarias. Una de ellas se encuentra en estado de gravedad.

El pueblo Ixil reafirmó su decisión y voz, exactamente igual como lo hico denunciando el Genocidio. Están los simpatizantes del PP intentando quemar casas en la comunidad del Antiguo Xoncá”. denunciaba vía telefónica una de las autoridades ancestrales de la Alcaldía Indígena de Nebaj.

Violencia en Nebaj

Seguidores del presidente Otto Pérez Molina quemaron la casa de la Autoridad Indígena de la Antigua Xoncá en Nebaj, al mismo tiempo varias personas fueron agredidas. Se sabe que golpearon al alcalde indígena Pedro Ramírez Cobo y agredieron violentamente a otro representante comunitario, el señor Domingo Solis quien fue atacado violentamente y su vida esta en riesgo, algunos afirmaron que él como resultado de la agresión estaba agonizando. 

El grupo en descontento durante la noche de éste lunes está intentando quemar la casa del Comité de Tierra de Xoncá, la Policía Nacional Civil -PNC. se retiro de Nebaj sin atender las denuncias que las autoridades indígenas hicieran en repetidas ocasiones,  previendo que estos actos y escenario de violencia fácilmente serian promovidos durante o después del proceso electoral.

La impunidad de los grupos afines al gobierno les permite actuar libremente: vecinos denunciaron que las amenazas, agresiones verbales y físicas han sido la constante en Nebaj, mismas que son promovidas por dirigentes de éste partido político, quienes nuevamente vuelven a perder una elección municipal.

Durante la mañana del día domingo las autoridades indígenas fueron agredidas en otro incidente por un grupo de mujeres del mismo partido, en está agresión fue robado una vara de la autoridad indígena. A pesar de estos hechos de violencia el pueblo Ixil participo en la repetición de la elección y reafirmo su decisión.

La autoridad Indígena de la Alcaldía de Nebaj hace un llamado al gobierno de Guatemala para que detenga la violencia generada por los opositores del actual alcalde Pedro Raymundo Cobo, hacen el llamado también para que las instancias de derechos humanos se movilicen y puedan garantizar la integridad de los pobladores quiénes están siendo intimidados y agredidos por estos grupos de choque.

Estuvo aquí el diputado Estuardo Galdamez, él estuvo generando muchas provocaciones durante las elecciones, no aceptan la derrota y sus partidarios están tratando de provocar serios problemas en las comunidades.”

Nosotros consideramos que el pueblo Ixil nuevamente derrotó al racismo del Estado y es la decisión del pueblo, la violencia es una practica constante de este gobierno racista.”

Respuesta a Sergio Palencia de David Stoll: “Sí Hubo Crímenes de Guerra”

Al equipo de Redacción de Prensa Comunitaria llegó la solicitud de David Stoll pidiendo “considerar la publicación de la siguente respuesta a Sergio Palencia”, en referencia al texto que se dio a conocer en este medio: Consideraciones en torno a Guatemala: ¿Hubo genocidio? de David Stoll. Éste fue difundido el día 6 de diciembre, también fue publicado en otros espacios digitales. Creemos importante sumar y aportar al debate de ideas aunque no compartimos los planteamientos de David Stoll y sí los de Sergio Palecia.

Sí Hubo Crímenes de Guerra

David Stoll

dstoll@middlebury.edu

Le agradezco a Sergio Palencia su respuesta a mi ensayo en Contrapoder “Guatemala—¿Hubo Genocidio?” Como extranjero, no quiero intervenir en debates políticos entre los guatemaltecos a menos que mi analisís se base en mis intercambios con todos los que tengan voluntad de platicar conmigo, es decir, con la gama más amplia de la opinión pública.

En el proceso por genocidio contra el ex-presidente Efrain Rios Montt, los testigos provinieron de una área en la que he tenido el privilegio de trabajar durante más de treinta años. Sus testimonios fueron valiosos, tal como reconocí en Contrapoder.

Sin embargo, también abundan evidencias de inconformidad entre la misma población ixil, hecho que se puso en relieve cuando, durante el proceso judicial, una caravana de ixiles llegó a la ciudad capital declarando que “no hubo genocidio”. Aparentemente llegaron con el apoyo de la Fundación Contra el Terrorismo, una organización compuesta de ex-militares.

Siempre es posible descalificar a las opiniones de una población indígena por reducirlas a sus patrones o aliados políticos exteriores, como si los ixiles insurgentes de los años ochenta fueran nada más que títeres manipulados por una conspiración comunista externa”. Como si los soldados y patrulleros ixiles de la misma época fueran solo conscriptos del ejército nacional. Como si los testigos ixiles en contra de Rios Montt fueran simples instrumentos de organizaciones internacionales. O como si los manifestantes a favor de Rios Montt fueran solo instrumentos de militares jubilados. Descartar opiniones de una población indígena de esa forma es paternalista y no sirve ningún fin positivo.

Como la población ixil nunca ha sido un bloque político homógeno, es importante conocer a fondo  sus opiniones sobre el proceso contra Rios Montt.  De mis pláticas con 55 nebajenses en julio de 2013—45 ixiles, 6 ladinos y 4 k’iche’s–concluyo algo no muy sorprendente: que sus desacuerdos sobre sí o no hubo genocidio reflejan sus distintas experiencias provenientes de la amnistía de Ríos Montt.

Para algunos, la amnistía fue solo una farsa cruel porque no protegió a sus familiares de las próximas campañas contrainsurgentes del ejército.  Para otros, representó un cambio importante en el comportamiento del ejército.  Algunos hasta opinan que, si no fuera por el golpe de estado del 23 de marzo, mucho más gente se hubiera muerto. Es por eso que les extraña que Ríos Montt sea acusado de genocido. Ningún observador que se tilda de antropólogo, sociólogo o periodista tiene derecho de ignorar estos desacuerdos.

Por el momento, parece que las organizaciones populares de izquierda han invertido toda su credibilidad en avanzar el concepto de genocidio.  Es un planteamiento sencillo y drámatico que ha hecho destacar su perfil tanto en el exterior como en territorio nacional. Además, es un planteamiento que le puso en el banquillo a un ex-jefe de Estado. Estos no son logros insignificantes.  Sin embargo, no me parece aconsejable ignorar por completo los sentimientos de una fracción considerable de la población maya.

A base de mis pláticas con los ixiles y otros nebajenses, creo que hay un terreno común más amplio que el restringido concepto de genocidio: de hecho, la totalidad de la población nebajense reconoce que hubo atrocidades cometidas por los dos lados. Incluso los pocos ixiles que defienden al ejército, y los pocos que defienden a la guerrilla, reconocen que hubo actos indefensibles cometidos por elementos de cada bando. Por lo tanto, me parece que los procesos que se basen en crímenes de guerra—es decir, violaciones a los convenios de Ginebra los cuales protegen a los civiles, a los heridos y a los presos–podrian ser más robustos políticamente que las que se inician a base de genocidio.

Procesos por crímenes de guerra también podrían ser más robustos judicialmente.  Al juzgar durante las dos últimas décadas los procesos por genocidio en otros paises, ha sido sumamente difícil comprobar el “intento de exterminar” de una forma que sobrevive las apelaciones.

Dudo mucho que mi planteamiento a favor de crímenes de guerra sea bienvenido por ex-militares.  Al mismo tiempo, dudo que sea de agrado al Centro Rolando Morán y a la Fundación Guillermo Torriello, patrocinadores del libro de Sergio Palencia, Fernando Hoyos y Chepito Ixil, 1980-1982:
 Encuentro y comunión revolucionaria desde las montañas de Guatemala.

Por otra parte dudo que mis planteamientos le hayan sido de mucha utilidad al Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF); si este hubiera sido el caso, hubiera sido posible publicar mis libros sobre Guatemala en el mismo país, lo que nunca ha sido posible.

-Afortunadamente, cualquier persona que tenga acceso al internet puede descargar una traducción completa de Entre Dos Fuegos en Los Pueblos Ixiles de Guatemala (1993); solo hay que Googlearlo bajo este nombre.  Una pdf del mismo también está disponible en Editorial Abya-Yala de Quito, Ecuador.  Allá se puede leer por cuenta propia el argumento mio que ha sido tan tergiversado por Sergio Palencia.

 El libro más reciente de David Stoll es El Norte or Bust! How Migration Fever and Microcredit Produced a Financial Crash in a Latin American Town.