Archivo del sitio

La migración es una realidad que los Estados ya no pueden seguir ocultando

viernes

Por: Marta Karina Fuentes.

 

En la ciudad de Guatemala, durante tres días varios  representantes de las organizaciones que hacen trabajo con los migrantes en los países de México, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, se reunieron en el marco del Encuentro Regional: “Los Derechos de las Mujeres y las Niñas en la Migración.”

 

En este encuentro también participaron varias personas delegadas de las Universidades de San Carlos de Guatemala y Rafael Landívar y representantes de la embajada de Noruega, finalmente el viernes 29 de abril fue clausurado el Encuentro Regional, luego de 3 días de reflexiones, análisis, discusiones y articulación de acciones.

 

Una de las principales coincidencias fueron los desafíos regionales y cómo articular las distintas estrategias de atención a la población migrante a lo largo de toda la ruta migratoria. Estas estrategias incluyen medidas y acciones de protección, defensa, denuncia, e incidencia en legislación y políticas públicas a favor de las mujeres y niñas en la migración. Todas estas medidas deben fortalecerse e implementarse tanto en el país de origen de las personas como en los países de tránsito y de destino.

 

Otra de las preocupaciones regionales de los migrantes, sus familias y las organizaciones que trabajan con estas es el estatus de refugiado que adquieren miles de personas que se encuentran a lo largo del Corredor Migratorio Centroamericano. Son grupos de personas y personas individuales que están huyendo de condiciones de violencia social y económica.

 

Millones de personas migrantes han sigo obligadas a salir de sus tierras, comunidades y ciudades, deben dejar sus condiciones de vida, sus relaciones sociales y sus medios de sustento y se encuentran huyendo dentro de otros países, esa condición que los vulnera les convierte en refugiados y por lo tanto los gobiernos de los países de tránsito deben establecer medidas inmediatas para otorgar visas humanitarias y generar condiciones para el refugio digno.

 

La estrategia regional debe incluir medidas de retorno dignas al país de origen, evitar la represión de los gobiernos a través de sus fuerzas de seguridad, las redadas, los encarcelamientos, la tortura y las deportaciones, acciones de control y represión que violentan los derechos humanos de las personas migrantes.

 

Es necesario señalar que en los casos de deportaciones desde Estados Unidos y México, se debe exigir el cese inmediato de estas políticas de miedo y terror, porque son un trato inhumano, indigno y violatorio de los derechos fundamentales de los seres humanos.

 

Para las delegaciones reunidas en este encuentro regional es prioritario aumentar la denuncia y el rechazo, junto a la condena de cualquier acción que criminalice a las personas migrantes, a sus familias.

 

Estados como México, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua deben de crear programas y planes que les permitan atender de manera integral e inmediatamente a las personas están siendo deportadas,  al momento del retorno a los países de origen deben muchas personas hacen su inserción a la vida social, política y económica de manera violenta con fuertes secuelas emocionales y psicológicas luego de pasar por los procedimientos migratorios para las deportaciones.

 

Actualmente muchas de las organizaciones sociales, religiosas, pueblos y comunidades a lo largo de la ruta migratoria, accionan en función de proteger y apoyar  a las personas en migración, poniendo atención especial a mujeres y niñas. Es necesario redoblar la información para las personas dispuestas u obligadas a migrar, haciendo evidente la existencia de los centros de apoyo y casas del migrantes en Guatemala y México.

 

Las cifras son alarmantes en el tema migratorio, los casos de violaciones a los derechos humanos también, la atención y visibilización que de manera urgente necesitan las mujeres y niñas en migración no puede seguir estando si abordarse desde los gobiernos, queda a los gobiernos de la región poner atención y solución al problema para legislar y evitar la migración forzada y permitir la libre migración de hombres, mujeres, niños y niñas.

Anuncios

Nicaragua: Daniel, el poder y el cuestionamiento popular

Por Alfonso Malespin.

Para quienes estudian el Poder en sitios como Nicaragua debe resultar interesante observar dos casos recientes. El primero es la resistencia de mineros y sus familias en Mina El Limón, departamento de León, ante los embates de la canadiense B2Gold, su socia local Tritón Minera y su garante Daniel Ortega, comandante – secretario político – presidente – comandante supremo del Ejército y la Policía.

El segundo caso es el decomiso de 800 quintales de alimentos diversos que productores de la zona de Nueva Guinea llevaron en 4 camiones a centenares de familias hambrientas de Nueva Segovia, y que fueron decomisadas por la Policía Nacional porque Daniel Ortega decidió que sólo el SINAPRED puede gestionar las donaciones de este tipo. ¿Qué nos dicen estos dos casos sobre el Poder en Nicaragua? El caso de la donación fallida muestra que el comandante piensa que puede resultar peligroso el desarrollo de la solidaridad entre campesinos, uno de los sectores más desprotegidos durante los gobiernos neoliberales de los últimos 25 años. Que los productores de la zona por donde pasaría el canal interoceánico — que el comandante pactó con Wang Jing, de HKND — se atrevan a llevar alimentos a familias de la zona seca de la frontera segoviana con Honduras desnuda varias cosas: hay hambre aunque el gobierno se haya negado a reconocerlo, hay iniciativa ciudadana que no necesita de partidos políticos para movilizarse, y, lo peor, no le temen al poder de Daniel Ortega. Con este gesto se cuestiona la hegemonía construida por Ortega durante los últimos 8 años desde el gobierno y su control de la institucionalidad pública.

La respuesta inmediata ha sido el decomiso y una derrota del gobierno a ojos de la opinión pública. Se ha dejado con hambre a los hambrientos. La crisis en Mina El Limón muestra las fisuras a lo interno del partido gobernante y la falta de interés por atender las demandas de la clase trabajadora. De los mineros, en este caso. Es sabido que el FSLN es un partido marcadamente piramidal y autoritario. La cabeza manda y todos obedecen. Nadie está permitido hacer nada que contraríe la voluntad del comandante, so pena de exponerse a su poder. Mina El Limón es un bastión sandinista. Lo muestran los resultados electorales del 2006, 2008, 2011 y 2012. El sindicato “Pedro Roque” atacado por la B2GOLD-Tritón Minera y el gobierno, está afiliado al brazo sindical del FLSN: el FNT. Los dirigentes despedidos y apresados de ese sindicato son militantes del FSLN.

Acá lo que ha ocurrido es que estos hombres y estas familias se han atrevido a contrariar los compromisos que Daniel Ortega tiene con la B2Gold. ¡Cómo se les ocurre! De ahí la severidad de la actuación policial, que ha revelado, además, que el pueblo no es Presidente, que no se tolerarán episodios de autonomía en ese partido, y que la organización de la comunidad (más allá de lo cuestionable que puedan ser sus métodos de lucha) preocupa a un poder escasamente cuestionado desde abajo en estos 8 años. Fíjese bien. La solidaridad entre campesinos y la organización comunitaria fuera del control del de las élites, es peligrosísima para un poder que busca instaurar una dinastía en Nicaragua.

Mujeres defensoras de derechos humanos: “Las redes salvan vidas”

mesoamericano 4

Por Quimy De León -Prensa Comunitaria.

En la ciudad de Guatemala se está llevando a cabo el Encuentro Nacional de Defensoras de Guatemala llamado “Las redes salvan vidas.“Desde el día 21 al 24 de Octubre están reunidas más de setenta mujeres de distintas regiones del país.

Todas las mujeres se dieron cita para discutir acerca de la importancia de crear y fortalecer las redes de solidaridad, de denuncia y de fuerza que facilite el trabajo que en la región de Mesoamérica se ha vuelto un riesgo. También llegaron mujeres de Honduras, El Salvador y México. Todas somos parte de la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos IM – Defensoras.

“Es momento de contemplar, es hacerte contigo misma, observar tus movimientos, tus ritmos, tus pausas.

Contempla sin juzgar, sin imponer, ni imponerte, solo contigo en consonancia con lo existente: Una brisa, una flor, una sonrisa, un silencio, una mirada, una palabra. Todo es posible que se manifieste o se oculte a través de nuestros sentidos.“

La IM – Defensoras busca generar alternativas de protección, autocuidado y seguridad para atender la violencia que enfrentan las defensoras tanto por la labor que realizan como por su condición de género, contribuyendo así a la continuidad de sus luchas por los derechos humanos.

Esta Iniciativa está “coordinada por un grupo impulsor integrado por las organizaciones: Asociadas por lo Justo (JASS), Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca (México), Asociación para los derechos de la mujer y el Desarrollo (AWID), Unidad de Protección a Defensores y Defensoras de Derechus Humanos (UDEFEGUA, Guatemala), La Colectiva Feminista para el Desarrollo Local (El Salvador) y el Fondo Centroamericano para las Mujeres (FCAM).”

Las agresiones a las defensoras no son normales

Defensoras de Honduras, El Salvador y México compartieron experiencias con defensoras de Guatemala con el objetivo de intercambiar. Para ello el punto de partida fue reconocer y analizar el contexto de la región mesoaméricana y los aspectos comunes. Este contexto es adverso y pone en riesgo el trabajo de las defensoras.

Este contexto se ve afectado por el incremento de la militarización en la zona, la presencia de las empresas extractivas y del crimen organizado y el narcotráfico. Esto ha implicado que las mujeres se están enfrentado al sistema patriarcal en sus formas más oscuras.

El hecho de la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapan, Guerrero en México es un aspecto que marca no solamente a este país sino al resto de la región. Ya que el militarismo, las formas represivas de los distintos Estados y la criminalización han aumentado. Esta forma de desaparición vivida en Centro América no puede ignorarse.

Las defensoras de Guatemala compartieron su preocupación por la criminalización y persecución penal relacionadas con la defensa del territorio tierra y cuerpo. Ya que desde distintas experiencias como las vividas en Barillas, en Sololá, en Petén, Santa María Xalapán las mujeres han visto en riesgo su vida.

El uso del rumor es una estrategia denunciada por la todas, que afecta su vida social e íntima. También al interior de los movimientos sociales las mujeres ven un lugar adverso para desarrollar sus acciones como defensoras.

Feminicidios y violencia contra las mujeres

La persecución, criminalización y asesinatos contra las mujeres son cada vez más alarmantes y se han vuelto un común en la región. En El Salvador la persecución a las mujeres por defender sus derechos sexuales como el derecho al aborto ha disminuido su capacida de autonomía.

Del mismo modo los feminicidios son un problema para toda la región. En Guatemala la violación sexual es un tema de discusión relacionado con memoria histórica, ya que se impulsan casos judiciales donde las mujeres buscan justicia, tal es el caso de Sepur Zarco.

Estrategias y redes

Por último uno de los puntos fundamentales de discusión es no normalizar la violencia, denunciar y protegernos y cuidarnos entre todas, en red, de manera colectiva. La reflexión colectiva en este encuentro se realiza no solamente mediante el análisis sino mediante el trabajo corporal y la espiritualidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Alta Verapaz: Lágrimas de desarraigo con sabor agridulce

DSC05505

Traslado indigno de 110 familias desalojadas del Valle del Polochic a la finca Sactelá de Cobán.

 Por Sara Mingorría.

El pasado 5 de agosto fueron reubicadas 110 familias Q’eqchi’ que habían sido desalojadas violentamente por la familia de los Widmann en el Valle del Polochic en marzo de 2011 para la reactivación del ingenio de caña de azúcar. La nueva comunidad recibe el nombre de El Recuerdo San Pablo y está ubicada en la finca Sactelá, a unas 4 horas de distancia de Cobán, como núcleo urbano más cercano y a unas diez horas del Valle. Fueron alrededor de 500 personas, entre mujeres, ancianas, niños y adultos de 10 comunidades Q’eqchi’ que fueron sacadas, despojadas de su territorio y trasladas a un nuevo lugar desconocido, sin luz y sin agua potable.

Desde el día anterior, las familias cargaron sus pocas pertenencias, entre muebles, gallinas y algún costal de maíz. A las 4.00 am ya del día 5 subieron a las camionetas con miradas de incertidumbre y lágrimas de tristeza. A lo largo del camino varias comunidades salieron a despedirles y fueron acompañadas por la Fundación Guillermo Toriello, el Comité de Unidad Campesina, la Plataforma de Solidaridad con Guateamala de Barcelona, Setem, Óxfan Guatemala, Veterirnarios Sin Fronteras, Trocaire y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas.

No fue hasta las 23.00 de la noche cuando las familias llegaron a sus nuevas casas. El acto previsto por parte de las comunidades a las 12.00 en la plaza de Cobán tuvo que ser acortado y realizado en la entrada de Cobán, ya que según testimonios, el gobernador quiso invisibilizar el traslado y evitar actos públicos que fueran vistos por otras comunidades; sin embargo, el argumento oficial fue que la plaza de Cobán estaba ocupada por otros actos. El acto protocolario de gobernación con representantes de Copredeh, Fontierra, Secretaría de Asuntos Agrarios y el Gobernador de Cobán duró una hora en un hotel situado en la carretera de Chisec retrasando mucho la llegada.

Para llegar hasta la nueva finca se recorrió un camino de más de 3 horas de terracería viendo carteles de advertencias “no permitida la entrada a toda persona desconocida” y al mismo tiempo observando la muestra de comunidades en resistencia “ Es nuestro territorio, No a la hidro Santa Rita”. Se pasó por Monte Olivo, comunidad Q’eqchi’ donde la seguridad de la empresa hidroeléctrica asesinó el 9 de agosto del año pasado a dos niños, y actualmente gran parte de la comunidad tiene numerosas denuncias y órdenes de captura. Esta comunidad sufre diariamente amenazas y estrategias de división, pero siguen luchando para mantenerse unidos en contra de la hidroeléctrica.

Los dos microbuses que trasportaban familias y técnicos de la Secretaría tienen que ser empujados en numerosas ocasiones por quedarse atrapados en el lodo, debido a las malas condiciones del camino. En torno a las 18.00 de la noche uno de los vehículos queda definitivamente enlodado y las familias desesperadas bajan de las camionetas y comienzan a caminar buscando la nueva comunidad que se encontraba a unos 3 kilómetros todavía. Ancianas y niños quedan en el borde del camino a oscuras, esperando que alguien les ayudara a trasladarse. Era muy desolador y humillante ver a las familias cargando sus pocas pertenecías, gallinas, muebles, ropa y a sus hijitos pequeños embarrados hasta la rodilla buscando la nueva tierra donde vivir. Mientras las instituciones del estado intentando empujar y dirigir a las camionetas para sacarlos de allí y conseguir pasar los pick-ups de las organizaciones acompañantes. El gobierno tardó más de nueve meses en entregar la tierra desde que se acordó, por la excusa de que necesitaban tiempo para arreglar el camino. Entrevistando a choferes de la zona, nos contra informaron de que allá los operario de la obra sólo llegaban a trabajar el camino dos días por semana y que los dos últimos meses no había llegado nadie.

Según la Secretaría de Asuntos Agrarios se invirtieron Q8.3 millones para habilitar las condiciones de la nueva comunidad comprometiéndose a: Infraestructura y Vivienda, la construcción de viviendas dignas, servicios esenciales como agua potable, vías de acceso a la finca, así como completar el edificio de un centro educativo, puesto de salud, iglesia y campo de futbol. Sin embargo, las familias a su llegada a las 23.00 de la noche a sus nuevas casas no tenían ni el camino terminado, ni luz, ni agua potable, ni escuela, ni puesto de salud. Las instituciones del gobierno durante el acto protocolario informaron que hasta dentro de 3 meses no llevarán agua potable a la comunidad, y que mientras tanto “podrían hervir el agua del río”. En la mañana del 6 de agosto, dos representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas visitó a las familias y comprobaron que la mayoría de ellos enfermaron con diarreas por beber agua del río.

Más de 3 años han pasado de los desalojos del Valle del Polochic y sólo 140 de estas familias recibieron títulos de propiedad por parte del Gobierno el 19 de octubre de 2013. Los beneficiados se unen a otras 30 familias reubicadas en la finca San Valentín, Senahú, de la región alta verapacense. Las 629 familias que aún no han recibido ni títulos de propiedad ni vivienda mínima esperan que el gobierno cumpla con su promesa de entregarles tierras el próximo año.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para más información consultar los reportajes en Guatevisión y Telesur por Santiago Botón: