Archivo del sitio

La Caravana por el Buen Vivir en Monte Olivo

photo_2015-11-26_11-04-03

Por: Rony Morales UVOC/Prensa Comunitaria.

Monte Olivo se encuentra en el municipio de Cobán -Alta Verapaz-, en el territorio del pueblo Maya Q’eqchi’. Las comunidades que se encuentran a lo largo del recorrido del Río Dolores decidieron desde hace varios años atrás fortalecer la lucha por la tierra y la defensa del río, especialmente frente a la explotación laboral, el despojo de la tierra y el saqueo de los bienes naturales. La problemática en esta región se agudiza con la compra por parte de la empresa Hidroeléctrica Santa Rita, S.A  de una parte de la finca del mismo nombre, para la construcción del proyecto hidroeléctrico Santa Rita, que pretende producir 19.47 MW sobre las aguas del río Icbolay. Este proyecto no es el único: la empresa Hidroeléctrica Raaxha, S.A, tiene planificada la construcción de otra planta hidroeléctrica más.[2] Además de estos dos, se encuentra el proyecto Central Rocjá Pontilá,de la empresa Proyecto de Desarrollo Integral Pontilá S.A.[3]

En el marco de lucha y resistencia, por medio de los colectivos Ceiba, ASOMADIC y UVOC, llega la  Caravana Mesoamericana por el Buen Vivir, que escogió Monte Olivo como una de las comunidades a visitar en un recorrido que dio inicio en Morelos –México-, pasando por diferentes pueblos que luchan, resistente  y recuperan la madre tierra.

La Caravana del Buen Vivir es una red de intercambio de experiencias, diálogos y aprendizajes; un proceso de soluciones a las problemáticas constantes del medio ambiente. Por eso decidieron trabajar en colectivos en acción por el buen vivir, para realizar diferentes tareas de gestión y comunicación que comenzaron a hacer germinar la semilla

Caravana Mesoamericana para el Buen Vivir de los Pueblos en Resistencia llega a Monte Olivo, territorio Q´eqchi´ donde las personas dependen del rio Dolores, sus bosques y la tierra para la subsistencia de esta comunidad. Este intercambio mutuo entre naturaleza y los seres humanos se ha visto amenazado  y se ha vuelto más difícil, ya que empresas que buscan quedarse con los recursos naturales han buscado saquear esta tierra y expulsar a sus habitantes.

photo_2015-11-26_14-06-49

Durante la estancia de la caravana se dieron talleres de tecnologías socialmente apropiadas, donde construyeron un bicimolino, un bici-desgranador y una bici-licuadora que quedaron a la disposición de la comunidad para su uso.

 Así mismo, compartimos un taller de baños composteros, que evitan el drenaje y usan los desechos para abonar la tierra: una tecnología útil en una zona afectada por la privatización y contaminación de las aguas y las tierras.

Por parte de medios, se realizaron los talleres de TV comunitaria y fotoperiodismo comunitario, en el cual se habló a los participantes sobre la importancia de empoderarnos de las nuevas tecnologías de documentación, difusión y de redes sociales además de compartirles los conocimientos básicos y técnicos para tomar una fotografía y escribir un boletín de prensa, y hacer una programa de T.V con el fin de que ellos mismos escriban su propia historia y realicen contenidos desde su cosmovisión

 La radio caravana comunitaria en Monte Olivo, donde se cree que la comunicación popular es fundamental en las luchas por la autonomía, la justicia social, y la dignidad con la participación activa y consecuente de las mujeres, niñas, niños, jóvenes y los ancianos de la comunidad; gestando allí mismo el sueño de un centro autónomo de aprendizaje y conocimiento.

Ésta es una de esas maneras, las familias de Monte Olivo no sólo van encontrando la fuerza a través de la solidaridad para continuar con su lucha, sino también para mostrarle al mundo que donde la avaricia y el odio ponen sus botas, los pueblos que defienden la vida logran que vuelva la primavera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

La Comunidad Monte Olivo, Carlos Guitz y la defensa del río Dolores

photo_2015-11-12_11-19-44

Por Nelton Rivera y Rony Morales.

La Aldea Monte Olivo se encuentra en el municipio de Cobán Alta Verapaz, en el territorio del pueblo maya Q’eqchi’. Las comunidades que se encuentran a lo largo del recorrido del Río Dolores decidieron desde hace varios años atrás fortalecer la lucha por la tierra y la defensa del río, especialmente frente a la explotación laboral, el despojo de la tierra y el saqueo de los bienes naturales.

En el marco la lucha organizada que hacen las comunidades Q’eqchies es que Carlos Isaías Guitz Pop sufre un atentado armado el 8 de noviembre del 2013, a partir de entonces Carlos debe usar una silla de ruedas, él quiere caminar de nuevo, su estado a pesar de ser difícil no le borra el deseo de realizar el servicio comunitario y de continuar en la defensa del río.

En estas comunidades hay problemas serios con la tierra, Leonel Ponce un terrateniente local reclama la posesión de una de las fincas, él junto a Sandio Ponce y Carlos Ponce dos de sus hijos son señalados por los comunitarios de ser los responsables de las amenazas, agresiones, atentados armados, y asesinatos que han ocurrido.

“Cinco personas de la comunidad 9 de Febrero del municipio de Cobán Alta Verapaz resultaron gravemente heridos por arma de fuego luego de ser agredidos por uno de los hijos de Ponce Ramírez. La comunidad 9 de febrero está organizada en defensa del territorio y el agua, se oponen a la instalación del proyecto hidroeléctrico de la Empresa Hidroeléctrica Santa Rita.

Augusto Sandino Ponce llego a la comunidad 9 de Febrero a las 9:30 de la mañana, con la intención de desalojar violentamente a las familias Q’eqchi’s que viven en esta comunidad, al no lograr su objetivo abrió fuego contra hombres y mujeres hiriendo a 5 personas, 4 hombres y 1 mujer, denunciaron pobladores que un joven llamado Víctor Cuc uno de los comunitarios que se encuentra gravemente herido está agonizando.”[1]

La problemática en esta región se agudiza con la compra de una parte de la finca por parte de la empresa Hidroeléctrica Santa Rita, S.A para la construcción del proyecto hidroeléctrico Santa Rita que pretende producir 19.47 MW sobre las aguas del río Icbolay. Este proyecto no es el único la empresa Hidroeléctrica Raaxha, S.A, tiene planificada la construcción de otra hidroeléctrica más.[2] Además de estos dos se encuentra el proyecto Central Rocjá Pontilá, de la empresa Proyecto de Desarrollo Integral Pontilá S.A.[3]

La familia Guitz Pop

Carlos Isaías Guitz Pop nos habla del papel de su comunidad, el pueblo Q’eqchi’, su familia en la resistencia y la lucha por los bienes naturales: “Mi familia se incorporó fuertemente en esta lucha organizada, es en el contexto de esa defensa de la tierra que varios años atrás el finquero vendió la tierra a una empresa, y esta inmediatamente quiso construir una hidroeléctrica.”

Es originario de Yaxcabnal, junto a su familia tienen una casa de madera, la construcción es sencilla, el piso es de tierra y el techo de lámina en algunas partes y hoja de palma en otras, afuera de la casa se ve la milpa ya crecida y varias matas de plátano. Es el tercer hijo de once que nacieron del matrimonio de Gerardo Guitz y Margarita Pop.[4]

“Nosotros como familia somos conocidos por la lucha que hacemos por el agua y por el río Dolores, la empresa en ese sentido nos conoció a mí y a todos mis hermanos, incluso a mi hermano que resulto herido.”

Carlos Isaías tiene 29 años de edad, aún no ha formado su propia familia, él tenía la responsabilidad de cuida de la familia Guitz Pop completa, su padre falleció hace 10 años, y él asumió la responsabilidad de ser la cabeza de la familia, luego del atentado armado no ha podido resolver todas las necesidades de la familia.

“Nos indigna lo que sucedió con Carlos, porque él es activista de la lucha por el agua en nuestra comunidad, lo que desanima a Carlos es el poco apoyo que está recibiendo, no ha tenido apoyo psicológico, económico. Sus condiciones físicas ahora le limitan asumir todas sus responsabilidades. Lo más complicado son los gastos de manutención de él y al mismo tiempo el de toda la familia, a pesar de todo esto Carlos sigue luchando por defender el agua del río Dolores.”[5]

Dos años ha pasado Carlos Isaías en tratamiento y recuperándose la lesión, en breve podría comenzar a caminar nuevamente, levantarse de la silla de ruedas es la principal motivación para recuperar el trabajo, materializar sus sueños pero fundamentalmente para continuar impulsando en el territorio la defensa de los derechos colectivos, la tierra y el agua del río Dolores.

Que sucedió el 8 de noviembre del 2013

La vida iba a cambiar radicalmente para Carlos Isaías, el atentado armado en contra de él, su hermano y otros comunitarios sucedió durante uno de los desalojos ilegales que realizo el finquero (David Leonel Ponce Ramírez y sus dos hijos; Augusto Sandino Ponce y Carlos   Ponce) en una comunidad cercana a la de Monte Olivo, recuperada por 25 familias Q’eqchi’.

En ese lugar el terrateniente reconoció a mi hermano y disparo directamente en contra de él. El finquero sabe bien que nosotros somos quienes estamos defendiendo el agua e impulsando la lucha para defender el río Dolores de las hidroeléctricas.

La comunidad mantiene turnos para vigilar y proteger a la población, en uno de esos turnos apareció Sandino Ponce en la comunidad, ahí se encontró con Carlos, en esa conversación se le explico que la comunidad defiende el agua, y que la gente no quiere que ninguna empresa la mal use y la contamine. El finquero simplemente se retiró del lugar.

En otro momento, el 8 de noviembre del 2013 dentro de una de las fincas cuando la gente estaba haciendo una recuperación de la tierra apareció Sandino Ponce con su seguridad, es en ese momento cuando sufren Carlos Isaías el atentado armado.

“Miren ahí está la gente de Monte Olivo, así que disparen en contra de ellos, porque esa gente de Monte Olivo es la que está jodiendo” fue la voz de mando que escucharon todos.

Es en ese momento cuando comienzan a dispararle, es un milagro estén vivos junto con su hermano Julio Cesar, fueron más de 40 cartuchos los que fueron disparados en ese momento, “escuchamos como las balas hacían bulla y pasaban sobre nosotros, no sabemos si en realidad todas las balas las dispararon directamente en contra de nosotros, pero una de ellas fue la que ingreso en su espalda.”

La bala ingreso por su espalda y afecto severamente la medula espinal. Dos años después del atentado la familia Guitz Pop busca hacer justicia por los atentados sufridos.

[1] Prensa Comunitaria. Heridos comunitarios Q’eqchi’s por oponerse a la empresa Hidro San Luis. 7 de abril 2014. https://comunitariapress.wordpress.com/2014/04/07/heridos-comunitarios-qeqchis-por-oponerse-a-la-empresa-hidro-san-luis/

[2] Ministerio de Energía y Minas. Dirección General de Energía, Departamento de Desarrollo Energético. http://www.mem.gob.gt/wp-content/uploads/2012/05/LISTADO-DE-HIDROELECTRICAS-MAYORES-DE-5-MW-X-ESTADO-22112012.pdf

[3] Luis Solano. Hidroeléctricas en la cuenca del río Icbolay: entretelones de la hidroeléctrica Santa Rita. Guatemala 2013. http://www.albedrio.org/htm/otrosdocs/comunicados/EnfoqueNo31HidroelectricaSantaRitaDiciembre2013.pdf

[4] Comunicado. Asociacion Maya para el Desarrollo Comunitario ASOMADIC.

[5] Rony Morales. Entrevista a hermano de Carlos Isaías Guitz Pop. Comunidad Monte Olivo en Cobán Alta Verapaz. Guatemala 12 de noviembre 2015.

 

Grupos de medios comunitarios en Guatemala documentan mortal redada en aldeas indígenas

tomado de Global Voices en Español - el mundo te habla … escúchalo

http://es.globalvoicesonline.org/2014/10/03/grupos-de-medios-comunitarios-en-guatemala-documentan-mortifera-redada-en-aldeas-indigenas/

Photo courtesy @PrensaComunitar via Twitter - https://twitter.com/PrensaComunitar/status/501271337038807040

 Traducción publicada el 3 Octubre 2014 7:30 GMT

Escrito por Madeleine Bair, curadora del Canal de Derechos Humanos de WITNESS. Este artículo apareció originalmente en el blog de WITNESS

Hace cinco semanas, desde el altiplano de Guatemala surgieron reportes que documentaban ataques de la fuerza policíaca nacional a comunidades indígenas. Testimonios de hombres golpeados y arrastrados frente a sus familias, así como imágenes de casas quemándose, son historias que recuerdan el genocidio guatemalteco de hace treinta años cuando el ejército violentaba comunidades mayas enteras. Aún cuando los detalles no se han esclarecido debido a los graves peligros que enfrentan los activistas y periodistas independientes que trabajan en la región, los reportes en línea de medios comunitarios pintan escenas de una mortal redada policíaca de tres días en aldeas indígenas.

Corresponsales de Prensa Comunitaria Km. 169 y otros medios comunitarios documentaron los eventos que tuvieron lugar desde el 14 de agosto en muchas comunidades de la ribera del Río Dolores en la región de Alta Verapaz en Guatemala. Por años las comunidades, predominantemente Q’eqchi, se han opuesto a la hidroeléctrica Santa Rita, la cual dicen ha avanzado sin consultárselos y que destruiría los recursos naturales de su territorio.

El video previo titulado “Desalojo en el Río Dolores” dice mostrar a la comunidad de Monte Olivo el 14 de agosto. Capta un enfrentamiento en un camino de tierra entre una gran cantidad de policías guatemaltecos y niños de la comunidad que protestan el desalojo. Monte Olivo es conocido como el centro de la resistencia a la presa hidroeléctrica. El año pasado, supuestos contratistas de la compañía detrás del proyecto dispararon y mataron a dos niños en ese lugar.

Este material sin editar dice mostrar a la comunidad de Semococh al día siguiente. Desde una perspectiva por encima de las calles, muestra docenas de vehículos policiales bloqueando el camino y hombres lanzando rocas contra ellos. Mientras los vehículos se alejan, explotan gases lacrimógenos y después los policías regresan de repente, vestidos en trajes anti-motín, corriendo hacia la aldea. Se pueden escuchar disparos durante el video.

Un reporte publicado el 15 de agosto por Prensa Comunitaria detalla la redada que se llevó a cabo ese día, incluyendo el asesinato de dos aldeanos Q’ecqhí (un tercero murió después debido a sus heridas), la detención arbitraria de cinco personas, y más de 60 heridos.

El video previo dice ser testimonio de un residente de Semococh de lo que pasó ese día. Hablando en Q’eqchí (una traducción en castellano comienza en el minuto 4:05) relata como los oficiales de policía entraron por la fuerza a su hogar. Mientras trataba de cubrir a los niños de una nube de gas lacrimógeno, ellos golpeaban a su marido con pistolas y lo arrastraban afuera de la casa. El traductor fuera de cámara agrega (en el minuto 5:57) que escuchó a uno decir que la matarían. Pero otro policía replicó que la dejaran tranquila. “Es de mala suerte”, afirmaron, “atacar a una mujer con un bebé en sus brazos.”

Al día siguiente Prensa Comunitaria publicó fotografías de policías parados mirando mientras estructuras se quemaban por completo, y de una flota de vehículos policiales conduciendo por un camino de tierra hasta perderse de vista. De acuerdo al artículo, 50 casas de familias Q’eqchí fueron destruidas en horas. El medioreportó que muchas comunidades aledañas experimentaron redadas similares por parte de un gran contingente de la policía nacional desde el 14 hasta el 16 de agosto.

El vocero de la policía declaró a la prensa que tres muertos resultaron de los enfrentamientos entre las comunidades indígenas en contra y las que están a favor del proyecto hidroeléctrico.

Amenazas en contra de periodistas

El reporte del 15 de agosto de Prensa Comunitaria resaltó que dos periodistas que habían estado cubriendo la historia para el medio (y que produjeron el video testimonial previo), Rony Morales y Alfredo Rax, supieron que la policía los estaba buscando. El Centro de Medios Independientes-Guatemala también denunció amenazas directas que recibió el reportero que cubría la historia. La semana pasada, el Comité de Protección a Periodistas publicó un nuevo reporte sobre amenazas a periodistas en Centro América.

Más material y testimonios

Para más videos de la reciente campaña de represión en contra de comunidades indígenas de Alta Verapaz, Guatemala vean esta lista del Canal de Derechos Humanos en YouTube. Para más testimonios sobre las redadas, este reporte de Prensa Comunitaria del 23 de agosto incluye historias de testigos presenciales, sobrevivientes, y familiares que han visitado desde entonces a los detenidos en prisión.

Manténgase al día de los últimos videos de abusos a los derechos humanos realizados por ciudadanos y activistas de todo el mundo siguiendo a @ythumanrights en Twitter y suscribiéndose al Canal de Derechos Humanos en YouTube.

Imagen del artículo cortesía @PrensaComunitar en Twitter.

Monte Olivo: vuelve la primavera

10694866_761306580592191_1876857922_n

Por: Rony Morales – UVOC/Prensa Comunitaria.

El pueblo maya Q’eqchi´ de las comunidades de Cobán que se encuentran en la margen del río Dolores reconstruye con grandes esfuerzos nuevamente su vida cotidiana. Este martes 9 de septiembre 2014, la comunidad Monte Olivo y la comunidad 9 de febrero cumplen 27 días de haber sobrevivido la represión del Estado guatemalteco.

La juventud de la comunidad Copal “aa” La Esperanza de Cobán Alta Verapaz tomó la decisión de llevar desde su comunidad varios regalos hemosos arte, cultura y la alegría de muchos de los jóvenes organizados de esa comunidad. Copal “aa” La Esperanza está formada por familias retornadas luego de estar refugiadas durante la guerra sucia en Guatemala. En ella viven personas de tres pueblos mayas, Q’anjob’al, Mam y Q’eqchí.

Un grupo de jóvenes preparó lo mejor de sus obras artísticas, prepararon sus mochilas cargadas de solidaridad y rebeldía. Más de treinta y cinco hombres y mujeres jóvenes de Copal “aa” se tomaron la carretera y viajaron hasta la comunidad de Monte Olivo.

El colectivo de Caja Lúdica también se hizo presente en la región, inundaron la comunidad de arte, risas, juegos y entusiasmo. La actividad comenzó desde las 9 de la mañana,  el clima también tendría su propia participación en la agenda de la actividad, la lluvia perdió la paciencia y se dejó caer, qué refrescante para quienes estuvimos ahí.

Luego del medio día, más de medio centenar de jóvenes formaron una batucada, junto a la población de la comunidad realizaron una caminata por la calle principal de Monte Olivo, jóvenes con zancos, música y buena vibra recorrieron la calle principal de la comunidad.

La mañana y la tarde se colmaron de juegos, dinámicas y actividad lúdicas, luego de la caminata todo mundo prestó atención, la comunidad de Copal “aa” La Esperanza había preparado dentro de la agenda un espacio para compartir y cantar a grito pelado. La delegación de Copal “aa” escribió canciones en homenaje a la resistencia de la comunidad de Monte Olivo, entre tantas canciones una fue dedicada a Prensa Comunitaria.

De esta manera, las familias de Monte Olivo van encontrando la fuerza a través de la solidaridad para continuar con su lucha, sino también para mostrarle al mundo que donde la avaricia y el odio ponen sus botas, los pueblos que defienden la vida logran que vuelva la primavera.

10638049_761306183925564_72114508_n

10660806_761299327259583_1065312153_n

10694866_761306580592191_1876857922_n

10695096_761299440592905_1465921383_n

10695294_761303103925872_86204921_n

10704795_761299590592890_853240814_n

10704891_761299543926228_581516920_n

10705065_761306090592240_1730199177_n

10705090_761306120592237_1394936939_n

El ¿Estado de “Derecho”? se impone en Alta Verapaz.

10376717_807192169366388_4747743524542966411_n

Por Andrea Ixchíu.

Desde el año 2009 las comunidades 9 de Febrero y Monte Olivo del departamento de Alta Verapaz se encuentran en una encrucijada.  La Hidroeléctrica Santa Rita decidió ser instalada en donde ellos viven. A pesar de sus esfuerzos por evitarlo y sus peticiones al gobierno de Guatemala, nunca fueron atendidos.

Desde el 13 de agosto de 2014 empezaron a ser desalojados y desplazados con brutalidad. Por lo cabe preguntar ¿qué “estado de derecho” defienden los funcionarios públicos que desalojan a las comunidades que defienden su territorio de los intereses transnacionales? Hoy, está claro que tienen como misión desalojar y asesinar a todo aquel que interfiera con los planes de expropiación y explotación de nuestros recursos por parte de los empresarios sin escrúpulos.

La violencia desmedida, las balas, las bombas y los más de 2,000 elementos de la Policía Nacional Civil que se hicieron presentes para desalojar a las comunidades 9 de Febrero y Monte Olivo, fueron de sobra suficientes para que las y los pobladores de estas comunidades decidieran huir hacia la montaña para no ser agredidos. Es como regresar a escenas de la cruda guerra reciente. Casas incendiadas, 2 personas muertas, decenas desaparecidas, desplazamiento forzado.

Estas personas – entre ancianos, mujeres y niños – han huido a la montaña y el clima es adverso. No ha parado de llover y están en condiciones infrahumanas, sin alimento y cobijo.

Hay serias violaciones a los derechos humanos. David Chen, líder comunitario relata que las autoridades llegaron sin notificación de desalojo previa,  y que fueron tratados por jueces y fiscales con prepotencia, a pesar de que las comunidades les recibieron de forma pacífica. La gente les pidió protección a los derechos de las comunidades, y le hicieron ver al Ministerio Público que no entienden porque se giraron órdenes de captura contra compañeros que se oponen  a que se contamine el agua y no se ha investigado el asesinato de los hijos más pequeños de José Antonio Pacay, líder comunitario de la aldea Monte Olivo, que sufrieron un ataque armado por parte de uno de los empleados de la hidroeléctrica Santa Rita el 23 de agosto del 2013  en el patio de su escuela. A lo que el juez les respondió que una orden, es una orden y que él solo cumplía con su trabajo.

2 días después de este hecho ocurrido el 13 de Agosto, la PNC aumenta su presencia en el área y sigue realizando capturas, muchas de ellas sin una orden. Siguen lanzando bombas lacrimógenas e intentan dispersar a las comunidades que en solidaridad con Monte Olivo y 9 de Febrero han tapado sus caminos para no permitir el paso de más elementos antimotines. La carretera del Polochic esta bloqueada en 4 puntos, El Estor, Zepur Limite (entre Panzos y Estor), Boca Nueva (Panzos) La Tinta y San Julian.

En la comunidad Monte Olivo se encuentran 50 patrullas de la PNC y hay un puesto de policías que gobernación dejará de forma permanente. En la comunidad Setzi se encuentran 20 patrullas a la orilla de la carretera. En Semococh hay 50 patrullas y elementos del ejército, además de agentes de la PNC vestidos de civiles. Hay 80 patrullas alrededor del estadio de Chisec y 25 patrullas alrededor del parque Chisec.  Todo, patrullas y agentes al servicio de los intereses privados.

Vecinos y vecinas en el área solicitan solidaridad de todos los pueblos y organizaciones. Piden apoyo con víveres y enseres para las familias que han perdido todo, desde el maíz hasta los cortes y güipiles, los cuales fueron quemados por la policía. Exigen la presencia de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de la PDH, de la DEMI y CODISRA.

¿Qué le espera a un país que abusa de las comunidades y deja a las personas sin hogar? Ya que el ejército no pudo cumplir con los planes de exterminio indígena durante la guerra, ahora los empresarios emplean al sistema de Justicia. En nombre de la libre empresa y sus derechos se asesina a los que se oponen al saqueo de la riqueza natural.

En Raxruhá la PNC este 16 de agosto de 2014, desde las 10:00 de la mañana está lanzando bombas lacrimógenas en varios puntos del pueblo, poniendo en riesgo la vida y seguridad de miles de personas.

Con información de Rony Morales, Alfredo Rax Coc y David Chen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.