Archivo del sitio

Agentes del OJ agredieron a autoridades comunitarias y ancestrales de Huehuetenango

Al momento de ingresar al sótano (carceletas) de la Torre de Tribunales, los ‪#‎PresosPolíticos‬ de Huehuetenango fueron víctimas de discriminación y agresiones por parte del sistema de seguridad del Organismo Judicial quienes abusivamente les rompieron todos sus apuntes de las audiencias pasadas.

También rompieron de forma abusiva varias cartas que sus familiares, hijos y esposas les escribieron. Adalberto Villatoro y Ermitaño López les explicaron que durante el debate oral y público que en el que se encuentran llevan apuntes que le sirven para su defensa y los agentes también los rompieron.

Las autoridades comunitarias denunciaron que los agentes del Organismo Judicial no les permiten estar con sus familiares a pesar que la juez Yassmin Barrios presidenta del Tribunal de Sentencia “A” ordenó que se habilitará el tiempo necesario para que ellos pudieran compartir con sus familiares al finalizar las audiencias.

Esta agresión ocurrió en el sótano de tribunales al momento de ser ingresados por el Sistema Penitenciario este jueves 14 de julio de 2016.

‪#‎LibertadPresosPoliticos‬

Anuncios

Aquí están ellos, aquí están sus huesos

DSC_0005

Por: Nelton Rivera.

El juicio por el caso Sepur Zarco lleva ya más de una semana de haber empezado, se está juzgando a un coronel y a un comisionado militar[1], los militares cometieron una serie de crímenes tipificados como de lesa humanidad, entre éstos la violación y esclavitud sexual durante al menos seis meses en contra de aproximadamente 20 mujeres.

Durante dos días el 10 y 11 de febrero fueron presentadas ante el Tribunal las osamentas de 38 personas desaparecidas en la Finca Tinajas de Panzós Alta Verapaz y en el destacamento militar en Sepur Zarco en El Estor Izabal.

Los peritos iban abriendo caja por caja, iban sacando los huesos, restos de ropa, zapatos o porta documentos, fueron siete las osamentas encontradas en la exhumación en Sepur Zarco, solamente cinco osamentas fueron las que el tribunal recibió hoy como prueba, faltaron dos, estas ya fueron identificadas y por eso se entregaron a sus familias. 

Ellos eran cinco, llegaron en cinco cajas de cartón. Cada caja lleva escrito letreros que describen donde los encontraron, la fecha, y el código que la Fundación de Antropología Forense le asigna a cada exhumación.

Ellas, sus esposas en 1982 cuando no los vieron regresar se preocuparon, una corazonada les oprimió el pecho supieron que algo andaba mal y salieron a buscarlos, fueron a preguntar al destacamento militar en la aldea Sepur Zarco, jamás los volvieron a ver. Durante varias décadas lucharon por encontrarlos.

Un señor que vive en la aldea Sepur Zarco dentro de su terreno estaba haciendo una letrina, cuando encontró restos de ropa y un poco más abajo había varios huesos. El se asustó y dio el aviso de lo que había descubierto. Casualmente en este lugar estuvo el destacamento militar.

En 1982 el ejército había instalado el destacamento en esa comunidad. Durante seis meses fue obligada mucha gente Q’eqchi a construirlo, se sabe que eran varias comunidades, y levantaron a mano piedra por piedra.

Una vez construído los hombres de la comunidad Sepur Zarco empezaron a desaparecer. Entonces sus familiares en particular las mujeres comenzaron a buscarlos en el destacamento porque sabía que los militares se los habían llevado. Cuando los soldados iban a buscar a los hombres para llevarselos, cuentan testigos que iban guiados por “el canche” Asij que era el comisionado militar.

A ellas las violaban cuando se llevaban a sus esposos, o al saber que se habían quedado solas, también cuando iban al rio, cuando iban solas por los caminos. Muchas de ellas fueron obligadas a hacer trabajo forzoso para los soldados en el destacamento, a cocinarles a lavarles la ropa.

Treinta y cuatro años después las mujeres Q’eqchi´ lograron sentar en un tribunal a dos de los responsables del terror que vivieron en carne propia, sobre su piel: un teniente coronel y un comisionado militar.

En este juicio se está discutiendo acerca de la verdad histórica, los testimonios de las mujeres han sido contundentes, los siguientes días se esperan peritajes y más testigos.

Aquí están ellos, aquí están sus huesos.

[1] El subteniente Esteelmer Francisco Reyes Girón y el comisionado militar Heriberto Valdez Asij, el Canche Asij. Acusados por delitos de lesa humanidad, asesinato, deberes contra la humanidad en su forma de violencia sexual y esclavitud sexual.

 

DSC_0028

DSC_0045

DSC_0086

DSC_0098

DSC_0116

DSC_0128

DSC_0135

DSC_0158

DSC_0174

DSC_0247

DSC_0294

DSC_0357

 

Santa Eulalia: Dejan en libertad al abogado Q’anjob’al Pedro Robel Toledo

Fuente: Cesia Juárez.

Fuente: Cesia Juárez.

Por: Prensa Comunitaria.

Criminalizado por ejercer su profesión en defensa de su pueblo

El día de hoy obtuvo su libertad al abogado Pedro Robel Toledo, injustamente acusado por el Ministerio Público – MP por los hechos ocurridos en Santa Eulalia la noche del 19 de enero de 2015, por los que están en prisión Rigoberto Juárez y Domingo Baltazar autoridades ancestrales Q’anjob’ales también de Santa Eulalia.

El equipo de abogados, formado por Benito Morales y Javier García logró demostrar que los delitos de plagio o secuestro, atentado, instigación a delinquir, y obstaculización a la acción penal eran todo una farsa, en palabras del mismo licenciado Morales.

De esa manera, el juez del Juez Miguel Ángel Gálvez, dejó en libertad a Pedro Toledo, por falta de mérito.

Queda pendiente la libertad de Rigoberto Juárez y Domingo Baltazar, injustamente encarcelados desde hace más de cinco meses por estas mismas acusaciones falsas, y del resto de los presos políticos de Huehetenango y del país.