Archivo del sitio

Back to the Future (a la Tortrix)

Por: Carlos Fernández del Cid.

Pareciera que fue ayer cuando un novel candidato de bigote y escasos cabellos colochos, debatía con uno de los mejores oradores que han gobernado la finca bananera en un programa televisado que tenía como objetivo, servir de plataforma al gobernante de turno para visibilizar los magros logros del primer gobierno de la era democrática. En esa ocasión, no era una revista la que se blandía ante las cámaras, sino periódicos de la época con los cuales el entonces candidato Serrano Elías ponía en evidencia las falencias del gobierno “socialdemócrata” de Vinicio Cerezo Arévalo (sí, Arévalo como el que les arrebata el aliento a un montón aún décadas después de la ya extinta revolución y cuyos recaudos cada vez obran menos).

Algunos piensan que después de ese “debate”, a razón de espectáculo montado y con un guión urdido en algún lugar tan secreto, pero tan secreto como donde se elabora el boletín de la huelga de dolores, Serrano Elías remontó en las preferencias del voto ciudadano y llegó a la presidencia eso sí, vestido nuevamente de “gobierno socialdemócrata” por el partido Movimiento de Acción Solidaria –MAS-, con los resultados ya de todos conocidos.

Y que decir del proceso que le siguió en los que un pollo ronco de habida lengua y procedencia cuasi socialista pero candidato en un partido de fachos, se debatía con el rubio ex-alcalde con poca capacidad expresiva y de afamado carácter intolerante e hijo de las oligarquías mas rancias de Guatemala. En esa ocasión, los guatemaltecos cansados de los cantos de sirena de los movimientos “socialistoides” optaron por la derecha conservadora que colocó a uno de los gobiernos que sumió al Estado de Guatemala en la crisis económica irreversible producto de la privatización de las empresas estatales más rentables, pero manejadas de mala forma para que funcionaran ineficientemente.

Después, los guatemaltecos arrepentidos de haber metido la pata, volvimos a las urnas con poco entusiasmo y le dimos el país a Alfonso Portillo alias el Pollo Ronco, quien seguía blandiendo un discurso “socialdemócrata” en tierra de depauperados. Nuevamente, sabemos de sobra el resultado de esa elección y el costo para el desarrollo del país en el largo plazo.

Y aunque usted no lo crea, volvimos a las urnas y esta vez otro hijo de las oligarquías Oscar Berger alias el conejo, fiel defensor del Estado privatizador y fomentador de la desigualdad, disputaba la plaza presidencial con un hombre de lánguida figura, voz nasal y dificultad para hablar, nuevamente representante del discurso “socialdemócrata”.

Para ir resumiendo, esa vez ganó Berger-Stein (derecha con atisbos de neo izquierda conciliadora), luego gobernaron Torres-Colom (“Socialdemócratas clientelares 2.0”), seguidos por el infame Otto Pérez (derecha oligárquico corrupto-militar) y ahora el futuro se debate entre una Sandra Torres (“neo-Socialdemocracia 2.0 reloaded) y James Morales (derecha oligárquico cómico militar generation next)

Si Marty McFly fueran chapín, la máquina del tiempo no sería un DeLorean, pero sí un Honda Civic al estilo Pimp My Ride con aros cromados, escape tipo cherry bomb, con felpa en el tablero (faltaba más). Si ese Martin Mak Mosca (ya chapinizado el nombre), programara saltos en el tiempo cada cuatro años se toparía con un eterno loop en el que los guatemaltecos hemos decidido persistir, ese donde no hay futuro y repetimos incansablemente la formula de la desesperanza. Nos vería enfrascados en enconadas discusiones que no van a ningún lado, eso si disfrazadas de intelectualismo porque Guatemala no es un chiste como bien dicen muchos, pero si una tragedia en la que Socialdemócratas y Derechas Conservadoras han sido responsables. Me lo imagino regresando y tratándole de explicarle al doctor Emeterio Café lo jodido que está todo. Entonces urdirían un plan para ir al pasado y evitar que unas cuantas parejas engendren o evitar algunos asesinatos selectivos de intelectuales que pudieron ser la diferencia para Guatemala.

Ya de vuelta en la triste realidad, este 25 de Octubre sin importar por quien vote estará usted dando un paso para adelante y dos para atrás. Porque así viajamos los guatemaltecos en el tiempo, aunque no nos guste reconocerlo. ¿A poco piensa de verdad que uno u otra serán realmente diferentes en el poder cuando son producto del sistema que le acabo de resumir?

 @carlosfercid