Archivo del sitio

Defender el agua es defender la vida

Por: Andrea Isabel Ixchíu Hernández.

Según el último mapa de cobertura forestal de Guatemala publicado en el año 2012, se estimó la cobertura en 3, 722,595 hectáreas, digamos entonces que el 34.2% del territorio nacional es bosque.

Guatemala ha sido considerado por expertos como un “pulmón” de Latinoamérica, sin embargo y a pesar de la existencia de normativa nacional e internacional que garantiza la conservación de los bosques y fuentes de agua, estas no se respetan.

El incremento en los desvíos de ríos, la instalación de megaproyectos como mineras, represas e hidroeléctricas, el aumento de la brecha agrícola, sobre todo de monocultivos de palma africana, y azúcar que acaban con bosques nativos, están generando una catástrofe ambiental sin precedentes.

Pero además, el derecho de los pueblos indígenas en el manejo y conservación del ambiente en sus territorios tampoco se respeta, la legislación ambiental aun no reconoce estos derechos garantizados en las normas y tratados internacionales. El Estado de Guatemala niega los derechos de los pueblos indígenas, debido a que las tierras y los territorios siempre se consideran como el botín para el saqueo y sobre explotación y además criminaliza a las comunidades cuando se organizan para preservarlos.

En la práctica cotidiana de las comunidades y el desarrollo histórico de los principios y valores basados en el equilibrio y la interdependencia del ser humano, la naturaleza y el cosmos, como principio axiológico de los pueblos indígenas, se desarrolla un sistema de normas propias de las comunidades para el control, manejo y conservación de los bosques. A través de la organización para el uso del agua potable se establece normativa que regula la vida de las comunidades y el uso sostenible de los beneficios del bosque, como el agua domiciliar, el aprovechamiento de los árboles, las normas de reposición de árboles y servicio colectivo.

El agua es un elemento vital para la vida de los pueblos y comunidades mayas, es un ente organizador de la vida social. Desde la cosmovisión K’iche y en los relatos del Popol Wuj se encuentra muy presente el agua, como el primer elemento del cual se derivó el resto de la vida, por eso los mayores, le llaman Sagrado Liquido.

Desde nuestra infancia, a los niños K’iches se nos enseña que el agua es un derecho común y que no tiene dueño, que existen formas de uso pero no de propiedad. Aprendemos que los ríos no son nuestros recursos, sino que son seres vivos, que son las venas de la tierra que deben seguir su curso.

Según el politólogo, Álvaro Armas, quien ha estudiado las formas comunales de administración de agua del pueblo K’iche de Totonicapán: “El agua se convierte en objeto material de poder en las comunidades, por medio del cual se observa, controla y vigila, cuando se organiza la vida misma de la comunidad. Al ser considerado el agua como elemento organizador de la sociedad, también es una plataforma sobre la cual se establece el poder, si se trastocan las reglas en torno a este elemento, se está rompiendo también con los pactos que organizan la comunidad”.

Ante la permanente agresión de las empresas que pretenden privatizar el uso del agua, y que la ven como un recurso estratégico, sobre el cual se ha entretejido cierta gobernabilidad global, emanada por poderes globales que ven en este un recurso más para explotar en la producción de energía eléctrica, es que las comunidades se organizan y defienden su derecho al uso y administración del agua, desde la lógica comunitaria.

En el norte de Huehuetenango los líderes comunitarios, Rigoberto Juárez Mateo, Domingo Baltazar, Mynor López, Arturo Pablo, Francisco Juan, Adalberto Villatoro y Ermitaño López, guardan prisión por haberse organizado en la protección de la naturaleza y el agua de las comunidades de Santa Cruz Barillas y Santa Eulalia.

Históricamente el estado guatemalteco ha reprimido y criminalizado las formas de lucha y organización de los pueblos indígenas. La existencia de presos políticos ha sido una constante, en tanto se ha impuesto modelos de vida que irrespetan las prácticas de los pueblos, quienes siempre encuentran formas de repeler la injusticia, revestida de legalidad y resisten a la embestida del capital.

Hoy 11 de abril del año 2016, día en que arranca una multitudinaria Marcha por el Agua desde distintas partes de Guatemala, exigimos la libertad de los ríos, los nacimientos de agua, los mares, costas y de los presos políticos que les dan voz.

Anuncios

Mujeres Nobeles de la Paz visitan a Presos Políticos en Guatemala

DSC_0144

Texto: Andrea Ixchíu
Fotografías: Carlos Cano

La estadunidense Jody Williams, premio Nobel de la Paz 1997 y la guatemalteca Rigoberta Menchu, premio Nobel de la Paz 1992, visitaron a los 5 líderes comunitarios: Rigoberto Juárez, Domingo Baltazar, Arturo Pablo, Francisco Juan y Adalberto Villatoro, de Santa Eulalia y Santa Cruz Barillas, Huehuetenango que guardan prisión política en el Centro Preventivo para Varones de la zona 18 desde hace más de un año, por la oposición de las comunidades a las que ellos pertenecen en la instalación de varios proyectos hidroeléctricos.

Las Nobel durante su visita, sostuvieron una conversación intensa con los líderes comunitarios, quienes fueron narrando uno a uno su caso y compartiendo sus vivencias en prisión, relataron además la forma en que el sistema de justicia de Guatemala ha retrasado sus audiencias.

La Nobel de la Paz, Jody Williams al dirigirse a los líderes manifestó su solidaridad, aprecio y repudio al abuso de poder del que ellos han sido víctimas. “No es la primera vez que veo algo como esto, el caso Atenco en México es muy similar, es el mismo racismo desde la colonia, vemos que, en otra forma, esta es una continuación de la guerra, se siguen destrozando las comunidades indígenas. Algunos gobiernos, si no tiene a la mano armas y ya no pueden asesinar personas, recurren a otras formas de reprimir, las inventan”.

Por su parte, Rigoberta Menchú fue enfática en recalcar la necesidad de emprender acciones urgentes, para visibilizar este caso ante instancias internacionales. Ya que hay varias personas presas en estas mismas condiciones en Guatemala. “Esta visita nos anima para seguir luchando, junto con la Iniciativa de las Mujeres Nobeles nos permitirá hacer más aportes y nos da insumos para poner un granito de arena por su libertad”.

Rigoberto Juárez, autoridad ancestral de Santa Eulalia Huehuetenango antes de concluir la reunión dijo: “Agradezco mucho esta visita, nos sentimos respaldados por ustedes, nuestra prisión es algo que afecta a nuestra familia y nuestras comunidades. Pero de nada nos va a servir salir en libertad, si al salir nuestro territorio estará invadido por empresas que destruyen a nuestra madre tierra. Agradecemos mucho la lucha por nuestra libertad, pero la defensa de la madre tierra no la podemos descuidar, debemos luchar en ambos frentes”.

Interrumpieron nuestra resistencia pacífica

10322821_558023634315480_8317173391614410185_n

Por Alicia Llamas

En horas de la mañana nuestra resistencia pacifica de la puya fue interrumpida por maquinaria pesada y presencia policial.

En horas del mediodía, un contingente de anti motines empezaron a disparar bombas lagrimosas, y actuaron violentamente en contra de la resistencia pacifica de “LA PUYA” se lanzaron en contra de la comunidad nos agarraron a patadas, nos golpearon con palos y piedras, quebraron todas las sillas encima de los pobladores en resistencia.

Mientras que los pobladores en resistencia lo único que cargaban consigo eran santos religiosos, rosarios y un libro que contenía el Himno Nacional.

El resultado de todo esto es: decenas de personas heridas y desmayadas que fueron trasladadas a diferentes centros asistenciales así como al hospital General San Juan de Dios, cuatro de nuestros compañeros fueron detenidos y criminalizados injustamente y fueron llevados a la torre de tribunales.

Por toda esta ciminalización que hoy vivimos pobladores de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc, responsabilizamos a el Estado de Guatemala, tanto al Gobierno como al Ministro de gobernación, y pedimos a las diferentes organizaciones internacionales llevar a juicio directo lo que hoy hemos vivido en la resistencia. Y así mismo les agradecemos por no dejarnos solos en ningún momento, porque gracias a ello, no hubo ninguna perdida mortal.

La presencia de las diferentes organizaciones internacionales nos es muy útil, ya que por ello no a pasado nada fatal. Así mismo les decimos a todos los amigos y amigas que nuestra resistencia no termina aquí, la lucha apenas empieza y seguiremos hasta el final, hoy nos vencieron una batalla pero no la guerra, y seguiremos en la lucha, porque el pueblo unido jamas sera vencido.