Archivo del sitio

Huehuetenango: estudiantes, obreros, campesinos juntos en Paro Nacional

received_10204812777239175

Esta mañana miles de hombres y mujeres campesinas, obreros, estudiantes, salubristas, profesionales se concentran en más de 20 lugares en todo el país, en Huehuetenango en el entronque de varios caminos conocido como Piedras Negras se unieron para apoyar al Paro Nacional.

Los presentes son militantes emblemáticos de muchas causas que exigen justicia y dignidad, sobre todo la defensa de los derechos del pueblo guatemalteco, el agua, el territorio.

Nota y fotos: Tik Laz.

Anuncios

Huehuetenango: líderes nacionales de CODECA fueron condenados por un delito que no existe en Guatemala.

DSC_0004

Por Tik Las.

El día martes 15 de marzo 2016 tres líderes campesinos del Comité de Desarrollo Campesino (CODECA) enfrentaron durante una audiencia de fase conclusiva una serie de acusaciones falsas por parte de los representantes legales de la empresa británica ENERGUATE (DEORSA-DEOCSA) y de la Fiscalía Especial contra el robo de energía eléctrica del Ministerio Publico (MP). Los tres lideres campesinos continuaran en libertad, los tres fueron absueltos de un delito grave y condenados por otro que no existe en la ley nacional, en un resolución nunca antes vista por Francisco Sandoval abogado de la defensa ni por Ramón Cadena abogado que asistió para observar el proceso.

Luego de concluida la fase del acto conclusivo por el MP, un juez de Huehuetenango suspendió la audiencia a las 11 de la mañana, citando de nuevo el mismo día a las 2 de la tarde, el MP y la empresa ENERGUATE pidieron que dos líderes nacionales y un líder del municipio de Chiantla Huehuetenango, querellante y MP pidieron que los tres líderes fueran condenados por los delitos actividad contra la seguridad interior de la nación y “estafa en calidad de tentativa” un delito que no existe en la ley guatemalteca.

Mauro Bay Gonon, Blanca Julia Ajtúm y Mariano García se hicieron presentes en la sala I de la Torre de Tribunales del complejo de justicia de Huehuetenango. Fueron acompañados por personas de muchos lugares del país, algunas personas que llegaron desde San Juan Ixcoy al final de la audiencia dijeron que es evidente que la justicia en Guatemala está del lado de los ricos de este país y que continuamente se violan los derechos humanos de los pobres.

Fue a las 2 de la tarde con 20 minutos que ingreso de nuevo el juez a la Sala de audiencias, argumento de manera “sintética” la resolución que tomo en este caso, el juez resolvió absolverlos del delito de actividad contra la seguridad interior de la nación porque el MP no logro acreditar todos los requisitos que pide la ley para demostrar que los tres líderes de CODECA hubieran cometido este delito.

Luego el juez decidió condenar a 3 años de prisión conmutables a los tres líderes campesinos por un delito que no existe en las leyes nacionales, el MP no logro demostrar que hubiera existido el delito de estafa, pero el juez resolvió condenarlos, inmediatamente les concedió el beneficio de la suspensión de toda pena y sanción econòmica si en los próximos 4 años Mauro Bay, Blanca Julia Ajtúm y Mariano García no incurren en ningún otro delito, porque demostraron ser personas de honorabilidad, servicio social y no poseer ningún delito, afirmó el juez.

Lo presentes decían “la justicia camina tomada de la mano de la mafia.” También expresaron su inconformidad porque el juez debió de haber cerrado este proceso legal y que es evidente que el sistema de justicia es corrupto y cómplice de los poderosos que se han adueñado de nuestros patrimonios nacionales como el oro, el petróleo y la energía eléctrica.

Guatemala: indígenas y campesinos en resistencia optan por crear su propio instrumento político para la liberación

dsc_0207

Por Ollantay Itzamná.

El 12 y 13 de marzo pasado, en el Municipio de Santo Domingo, Departamento de Suchitepéquez, a 170 Km al Sureste de la ciudad Capital de Guatemala, cerca de 1300 defensores/as, delegas de 580 comunidades en resistencia, articuladas en el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), provenientes de 98 municipios, de 18 departamentos del país, realizaron su asamblea ordinaria para deliberar sobre el proceso constituyente popular plurinacional, la creación o no de un instrumento político propio y la renovación de su junta directiva nacional.

¿Dónde se realizó la asamblea?

Indígenas mayas (provenientes de los 22 pueblos), xincas y empobrecidos campesinos mestizos, con la presencia de una delegación mixta de capitalinos (autodenominados CODECA urbana), luego de varias horas de viaje arribaron, con sus petates, platos, tazas y cucharas, al cacaotal (predio rústico) donde se llevó acabo la asamblea.

Este pequeño predio rural fue adquirido en su totalidad recientemente con el aporte económico de la mayoría de las comunidades. Cuenta con una galera (tinglado) pequeña y pozo séptico (hecho por los mismos comunitarios).

Allí, bajo los árboles del cacao, rodeados en su totalidad por el monocultivo criminal de la caña de azúcar, las delegadas/os pusieron en común las esperanzas e ideas que traían consigo desde sus comunidades. Sin cámaras de televisión, ni periodistas. Salvo la honrosa excepción de la transmisión por las radios emisoras de la Federación Guatemalteca de Escuelas Radiofónicas (FEGER), deliberaron, concertaron y celebraron.

Como ya es costumbre en esta organización, cada comunidad cubrió los gastos de transporte y alimentación en el trayecto de sus delegados/as.

¿A qué acuerdos y compromisos arribaron?

Las y los delegados de las comunidades, si bien ya traían los acuerdos consensuados desde sus comunidades, en la asamblea se reunieron por departamentos, y por unanimidad expusieron y decidieron proseguir con la construcción del proceso constituyente en base a los contenidos construidos y socializados desde CODECA.[1]

Para impulsar el proceso de la Asamblea Constituyente Popular Plurinacional decidieron crear un instrumento político propio bajo el control de los movimientos sociales para disputar el poder a los ricos en los procesos electorales, y así posibilitar, en su momento, la realización de la Asamblea Constituyente para la concertación de la nueva Constitución Política. El instrumento político, de ser inscrito en el Tribunal Supremo Electoral,  se llamará Movimiento Político para la Liberación de los Pueblos

¿Por qué le apuestan al proceso de una Asamblea Constituyente Popular Plurinacional?

La indígena maya mam, Telma Cabrera, Presidenta de CODECA, graficó en su intervención inaugural las razones del por qué del proceso constituyente, en los siguiente términos:

“Nosotras y nosotros indígenas y campesinos en Guatemala, nunca hemos tenido Estado. Nunca hemos tenido una casa común construida por nosotros mismos. Ahora, Guatemala (Estado) se cae a pedazos (…) Por eso, desde nuestra humildad estamos dispuestos a construir una Casa común y verdadera entre todos y para todos. (…) Aunque truene, llueva o relampaguee, nosotros, cada uno de nosotros y nosotras, vamos a construir la nueva Guatemala”.

Históricamente, en Guatemala las nueve asambleas constituyentes para la redacción de otras tantas constituciones políticas del país nuca tomaron en cuenta la participación de los sectores excluidos, mucho menos de indígenas y campesinos. Y es más, el Estado ladino emergente de esas constituciones políticas fue y es esencialmente racista, elitista y colonialista con los pueblos. Y, ese Estado bicentenario, en la actualidad, está tocando fondo en sus contradicciones internas infiltrado por el crimen organizado, la corrupción y la injerencia norteamericana.

Por eso, desde la Guatemala profunda, la reserva moral y espiritual del país (indígenas y campesino) está dispuesta a recorrer el postergado camino de la dignidad y de la soberanía que los “ciudadanos plenos” (mestizos), académicos e incluso los revolucionario neoliberales de izquierda le rehúyen.

¿Por qué optan por crear un propio instrumento político?

En los 195 años de vida republicana de Guatemala, los pueblos indígenas y los campesinos jamás tuvieron una organización política propia. Los esfuerzos como el partido político de los trabajadores que nucleó la década de la primavera revolucionaria (1944-1954) jamás asumieron a indígenas y campesinos como sujetos políticos, mucho menos sus agendas históricamente postergadas.

Los actuales reducidos partidos políticos de izquierda tradicional como WINAQ, URNG, Convergencia (ANN), no representan los intereses, ni las agendas de los movimientos sociales como CODECA. Es más, esta izquierda tradicional y neoliberal está en contra del despertar político de los pueblos indígenas y campesinos.

Por eso las comunidades en resistencia emprenden el camino de la resistencia al poder mediante un instrumento político propio.

¿Qué lecciones y aprendizajes deja esta asamblea histórica?

Las y los explotados y despojados por la colonia europea y la actual colonia estatal republicana, desde sus cenizas son capaces de levantarse, aglutinarse y construir caminos libertarios alrededor de una demanda común (el camino constituyente plurinacional), incluso en el corazón mismo de la prepotencia de los monocultivos (cercados por los cuatro lados por la mortal caña de azúcar).

Lo que la clase media, profesionales, citadinos, ni izquierda neoliberal, no está dispuesta a hacer por el país, indígenas y campesinos criminalizados y en resistencia están dispuestos a hacerlo para el bienestar de todos.

El empobrecimiento económico o la exclusión cultural/escolar no es un método eficiente para mantener postrado y  callado a los pueblos excluidos. Sin mayor cooperación internacional. Fuera de la ciudad principal de las ONGs (Guatemala ciudad), indígenas y campesinos de CODECA hacen historia para correr tras sus añoranzas libertarias.

Así como son muy pocas las veces que presenciamos el momento preciso en el que la semilla sembrada rompe la tierra y se yergue como nueva planta sobre el suelo fecundo, así también son contadas las oportunidades que la historia nos permite observar el instante histórico y geográfico en el que las acumuladas luchas sociales (sembradas y regadas con sangre de mártires) se transforman en conciencia sociopolítica expresada y consensuada en asambleas multitudinaria y festiva. Y, fue esto lo que ocurrió y vimos en la multitudinaria asamblea deliberativa de CODECA.

San Juan Ixcoy: Libres, luchamos por la vida y el territorio

2

Xhualis

El lunes 19 de septiembre se realizó una concentración en el municipio de San Juan Ixcoy del departamento de Huehuetenango,  en ella participaorn personas de diferentes comunidades de la nación Q’anjob’al  el objetivo era mostrar su apoyo  y respaldo a Mauro Vay y dos compañeros más, entre ellos una lideresa  que fueron liberados éste día. Ellos fueron secuestrados por paramilitares en lugar conocido como La Capellania en el municipio de Chiantla  y encarcelados posteriormente de manera arbitraria.

Para el pueblo esto demuestra  una realidad triste, en donde se comenten constantemente injusticias en contra de líderes y lideresas comunitarias que son criminalizados,  perseguidos y amenazados, está es la realidad de los pueblos que luchan y defienden la vida y su territorio frente a las empresas transnacionales, nacionales y el Estado.

Mauro Vay y dos compañeros más estuvieron varios meses en prision, ahora recuperaron su libertad, la agresión de la empresa britanica ENERGUATE continua presente en todo el país, ordenes de captura sin ejecutar se suma a la persecución de la una lucha nacional, nacionalización de la energía eléctrica.

Sus familias se reencuentran nuevamente, su organización CODECA les aguarda para continuar la organización campesina y comunitaria.

San Juan Ixcoy, territorio maya Q’anjob’al.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Guatemala: Liberan a defensores encarcelados de CODECA, ENERGUATE y el Ministerio Público se enredan

3

Ollantay Itzamná

El 26 de junio pasado, tres defensores de derechos humanos y de la Madre Tierra, organizados en el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), fueron secuestrados por agentes de la empresa distribuidora de electricidad ENERGUATE (filial de la corporación británica ACTIS). Luego, detenidos ilegalmente y encarcelados injustamente sin que existiera orden de captura alguna en contra de ellos. Aquel acto criminal fue consumado en la comunidad de Capellanía, Municipio de Chiantla, Departamento de Huehuetenango, a unos 300 Km al noroeste de la ciudad capital de Guatemala.

El encierro inmoral e ilegal de Don Mauro Vay, de 60 años de edad, defensor incansable de derechos humanos, fundador y coordinador nacional de CODECA; Doña Blanca Ajtún, defensora de 36 años de edad, madre de hijas menores, Vice Presidenta de CODECA; y Don Mariano García, dirigente local de su comunidad, demuestra no sólo el grado de corrupción en el que naufraga el sistema judicial de Guatemala, sino, sobre todo, a quién obedecen los operadores de justicia en este país donde el cumplimiento de la Ley es una excepción, y su trasgresión, una costumbre constante en el tiempo y a todo nivel.

En estos tres meses del intento del “descabezamiento” de CODECA (uno de los movimientos sociales más activos y extensos de la Guatemala contemporánea), indígenas y campesinos intentaron todos los mecanismos jurídicos establecidos para liberar a sus defensores, pero el Juez de Primera Instancia, el Tribunal de Sentencia, la Corte Suprema de Justicia y la Corte de Constitucionalidad declararon improcedente todos los recursos. Las y los afiliados de CODECA, acuerpados por la expresa solidaridad nacional e internacional, se movilizaron en protesta legítima exigiendo la libertad de sus defensores, pero la prepotencia y la “capacidad” financiera de ENERGUATE pudo más que la básica racionalidad jurídica, y el elemental sentido de dignidad y soberanía guatemalteca.

Así fue cómo estos tres heroicos defensores de derechos soportaron con tesón y dignidad los 93 días de humillante encarcelamiento injusto. Día tras día, semana tras semana, empobrecidos indígenas y campesinos los frecuentaron en las cárceles. Unas veces, llevándoles comida. Otras veces, noticias sobre la situación de la organización. Y otras, únicamente en silencio, para nutrirse de las palabras sabias de sus defensores mayores presos, a quienes jamás se los pudo quitar la libertad interior. Incluso se vieron, por momentos, a embajadores de estados europeos, a defensores internacionales de derechos humanos, frecuentándolos en los presidios, porque el sentido de humanidad y la defensa de los derechos no sufren fronteras.

Los liberan al no poder fabricarles pruebas, pero los ligan a proceso penal

Cumplido el período de la investigación concedida al Ministerio Público (MP), el día lunes 29 de septiembre se celebró la audiencia intermedia donde el Juez declaró la libertad bajo fianza a favor de los secuestrados-encarcelados, y trasladó el caso al Tribunal de Sentencia, aunque el expediente conclusivo de la investigación del MP, de cerca de 300 páginas, no muestra ningún elemento probatorio convincente, mucho menos el cuerpo del delito, que ligue a los acusados con los delitos de estafa y actividades en contra de la seguridad interna de la nación.

En el sistema judicial de Guatemala aún rige el principio de vox domini vox Dei (la voz del patrón es la voz de Dios), por eso el juez de Primera Instancia de Huehuetenango no se atrevió a sobreseer a los defensores, porque ello significaba desobedecer la voluntad de ENERGUATE. Eso sí, la empresa extranjera exigía cárcel permanente para los defensores detenidos, o un millón de quetzales (cerca de 125 mil dólares) por la libertad condicional de cada uno de los defensores encarcelados. Pero los abogados defensores, jurisprudencia y Ley en mano, obligaron al juez establecer una  fianza económica de 20 mil quetzales (cerca de 2,500 dólares) por cada uno de los defensores encarcelados.

Lecciones que dejan este secuestro y encierro de defensores de derechos

En la violenta Guatemala neoliberal, el ejercicio de la defensa de derechos es una de las dedicaciones más peligrosas. Especialmente cuando los anti sujetos o predadores de derechos son corporaciones internacionales. Éstos avaros son capaces de demoler cualquier estructura jurídica, por más sólida que ésta fuese en su constitución ética, cuando sus intereses económicos peligran.

Si las y los defensores de derechos se articulan entre sí, a nivel nacional e internacional, tejiendo multicolores redes de solidaridad efectiva, el nefasto principio de vox domini vox Dei no siempre tiene cabida. Si las comunidades organizadas, ante el secuestro y encierro de sus defensores mayores, lejos de desbandarse perseveran, profundizan y amplían las luchas, entonces, con el tiempo, las voces y las voluntades de los pueblos son la voluntad de los dioses/as. La criminalización y judicialización de las luchas sociales desgastan momentáneamente a los movimientos sociales, pero también los fortalecen a la larga.

La cárcel de los patrones no come, ni corrompe a la gente digna. Mucho menos a defensores de derechos convencidos de su misión. Don Mauro, Doña Blanca y Don Mariano, al igual que muchos otros heroicos defensores/as encarcelados, convirtieron la prisión en una escuela de resistencia creativa para sí y para los demás. La espiritualidad y la mística fecunda de la resistencia de las y los empobrecidos y saqueados son el baluarte infranqueable contra el cual no pueden hacer nada los heraldos de la muerte.

Finalmente, cuando nuestras luchas sociales están fundadas y orientadas en los derechos humanos y los derechos de nuestra Madre Tierra, la razón y la moral nos asiste. Ellos, los demonios de la muerte, podrán prostituir a operadores de la justicia. Podrán acopiar ingentes ejércitos de agentes civiles y militares para anularnos. Podrán tener toda la fuerza física y el dinero del mundo. Pero, mientras haya defensores con conciencia Tierra y humana, jamás podrán derrotarnos/as.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.