Archivo del sitio

Mi corazón es de flores no de cemento: solidaridad con Francisca Gómez

Francisca 2

Por Quimy De León y Norma Sansir – Prensa Comunitaria

Francisca Gómez Grijalva está siendo amenazada en su libertad de expresarse, de pensar críticamente y decir las cosas como son a través de una acción de censura que se concreta en una demanda judicial por parte de la empresa Cementos Progreso.

Francisca es columnista de Prensa Libre y académica, la intención de callarla y de iniciar una persecución penal que evidentemente es política, fue después de escribir una columna[1] denominada ¿Agua o Cemento? en relación a la problemática generada por ésta empresa en perjuicio de los pueblos maya kaqchiquel que habitan las comunidades de San Juan Sacatepéquez, en concreto de la comunidad San Antonio Las Trojes I.

Entonces ésta empresa puso una demanda judicial en su contra en un tribunal, en su página web argumentando que “Como sabemos categóricamente que las acusaciones de la Sra. Gómez Grijalva son mentiras, acudimos a un tribunal para que ella se presente al mismo a ratificar, bajo juramento, que le consta todo lo que ella publicó en ese medio de comunicación[2].”

Francisca ha iniciado una nueva batalla a favor de la palabra, la dignidad de los pueblos y en defensa de la vida, ya que presentó un amparo que fue otorgado por la Corte de Constitucionalidad a favor de ella y será conocido en una vista pública este miercoles 6 de agosto de 2014.

San Juan 2

No se puede permitir la persecución para quien se atreve a soñar

Con la persecución política penal, se trata de construir una “verdad” falsa acerca de quienes defienden sus derechos y luchan por una sociedad más justa. Ésto esta ocurriendo en contra de decenas de personas en todo el país, como parte de esto impulsan toda una campaña de acusaciones, infamias, mentiras y tergiversación de la realidad. Se les acusa de hechos no cometidos, delitos que les hace convertirse en criminales y delincuentes, para deslegitimar la lucha misma y sus exigencias y poder actuar “legal o legítimamente” en contra de éstas personas.

La criminalización es “…la puesta en marcha por parte del Estado de marcos jurídicos, estrategias y acciones político-judiciales con la intención de dar un tratamiento de ilegítimo e ilegal al ejercicio de ciertos derechos civiles que se manifiestan en acciones tales como la manifestación, movilización, organización, reclamación pacífica de derechos, documentación y presentación de informes y defensa jurídica de personas acusadas de delitos políticos, utilizando en muchos casos, la violencia contra personas y organizaciones. La criminalización de la protesta social se expresa de diversas formas, que van desde una intervención violenta de las fuerzas de seguridad en protestas o conflictos, hasta el juicio a dirigentes sociales, allanamiento de oficinas, amenazas directas e indirectas y la descalificación sistemática de la labor de líderes sociales.” [3]

Según la anterior definición, quien criminaliza comúnmente es el Estado y las empresas. Sin embargo es una práctica social que se inserta en una sociedad con rasgos contrainsurgentes y de inquisición. Ésto le ocurre a las personas  que se organizan y piensan autónomamente. Lamentablemente quienes reproducen la criminalización y el estigma de cualquier manera, en última instancia fortalece el poder de las élites. Ha sido una herramienta utilizada en todo el mundo en las últimas décadas como parte esencial de la aplicación de las políticas neoliberales: “La criminalización de los movimientos populares forma parte de un repertorio global de acciones y prácticas de control social, con las que el poder organiza su gobernabilidad, a fin de continuar el proceso de reproducción ampliada y por desposesión (Harvey) del capital”. [4]

Para el bloque de poder y sus expresiones empresariales, finqueras, gobierno y el narcotráfico, la lucha social  “atenta directamente contra esa necesidad estratégica que tiene el gran capital y porque estas luchas, en su lógica, son un mal ejemplo para otras zonas del mundo cuyos territorios están siendo apropiados por el gran capital y sometidos a procesos de extracción agresivos”.[5]

La criminalización se basa sobre todo en acciones judiciales y mediáticas, en esto  los medios corporativos están jugando un papel clave para influir la opinión pública, la mayoría de veces el discurso que manejan es el mismo que las empresas y el gobierno y que buscan deslegitimar las acciones de la población organizada, pero también se utiliza operaciones psicológicas como la difamación y el rumor que busca la descomposición social, la división comunitaria y que en última instancia generan desconfianza y aislamiento de las luchas y de las personas.

En última instancia pretenden las empresas nacionales y transnacionales  “apropiarse de todas las posibles fuentes de energía existentes en el mundo como una necesidad estratégica para el mundo industrializado y el gran capital, y es eso lo que dirige y explica sus intereses por apropiarse de las tierras guatemaltecas donde existen este tipo de elementos de la naturaleza”. [6]

La estrategia de criminalizar y judicializar a las personas está siendo utilizado en contra de los movimientos indígenas, campesinos y en defensa del territorio de base comunitaria, de periodistas, columnistas, académicos y académicas, abogados y defensoras de derechos humanos que se niegan a aceptar el modelo vinculado a la globalización. Que en este caso se expresa en los megaproyectos como la minería a cielo abierto y  la explotación de la naturaleza como el agua, el petróleo, los agrocombustibles, la militarización, la negación de la historia y el genocidio.

Nos queda una importante tarea: dudar, no creer en el discurso oficial y de los grandes medios corporativos, no dejarse llevar de versiones cargadas de prejuicios, rumores y difamaciones sino pensar críticamente y por nuestra propia cuenta. Y lo más importante defender que la libertad de expresión, las diferencias de ideas y de pensamiento son derechos a defender y respetar.

 San Juan 1

[1] 2 de junio de 2013. Prensa Libre. http://www.prensalibre.com/opinion/Agua-cemento_0_860913929.html

[2] http://www.cempro.com/aclaracion

[3] Echeverría, Jennifer. “Criminalización de la protesta social.” Comisión Internacional de Juristas. Guatemala.
[4] Korol, Claudia y Longo, Roxana. Criminalización de la pobreza y de la protesta social. Buenos Aires, 2009. Editorial El Colectivo. En este texto utilizan las categorías que usa David Harvey en relación con el modelo de acumulación al que Marx llamó acumulación originaria de capital, en este contexto de manera ampliada.
[5] Korol, Claudia y Longo, Roxana. Criminalización de la pobreza y de la protesta social. Buenos Aires, 2009. Editorial El Colectivo.
[6] Ispanel, Patricia. Criminalización de la lucha y violación de derechos humanos. CEIBA. 2010.

 

Marcha por la dignidad de las flores

Por Lucia Ixchiu y Alfonso Porres de Luciernaga.

Fotoreportaje de uno de los momentos del lunes 16 de junio, las Doce Comunidades Kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez realizan una multitudinaria marcha desde sus comunidades rumbo a la ciudad capital. Van bajando uno a uno desde lo alto de la tierra de las flores.

Ocho años de demandar al Estado el respeto de la Consulta Comunutaria y el pleno respeto de sus derechos, ocho procesos de diálogo y el Estado y la empresa solo han generado criminalización, violencia y represión en contra de las comunidades.

Este 16 de junio 2014 más de 14 mil personas en defensa de #LasFlores el agua y la vida, buscan detener la construcción de la planta de cementos San Gabriel y la construcción de la carretera privada Anillo Regional.

“Mi corazón es de flores y no de cemento”… la lucha continúa

 

marcha flores 1

marcha flores 2

marcha flores 3

marcha flores 4

marcha flores 5

marcha flores 6

marcha flores 7

marcha flores 8

marcha flores 9

marcha flores 10

marcha flores 11

marcha flores 12

marcha flores 13

 

Hoy marchamos: Mi corazón es de flores y no de cemento

Marcha las flores

Por Nelton Rivera –Prensa Comunitaria.

Con la colaboración de Norma Sanrir, Lucia Ixchiu y Fernando Raxon en cobertura desde la Marcha por la Dignidad de las Flores.

El departamento de Guatemala amaneció completamente frío y nublado y la lluvia se dejó sentir por algunos momentos. En San Juan Sacatepequez, uno de los municipios vecinos de la capital, algo está pasando. La tierra tiembla

Como hormigas, la gente va saliendo de sus hogares. Unos bajan de las montañas, otros se concentran en el centro de sus comunidades. Niños, ancianos, hombres y mujeres de todas las edades prepararon sus cosas para iniciar un nuevo viaje.

Llegó la hora: 4 de la mañana. Bajo la neblina y el frío en lo alto de San Juan Sacatepéquez, las familias se despiden de sus flores, ellas saben que miles de personas viajan hoy a la capital representándolas: Sí, hoy la marcha es por “La dignidad de las Flores”.

Los caminos mojados comienzan a cubrirse de las huellas de las personas, las carreteras comunitarias son ocupadas por miles de Kaqchikeles, que van en dirección oriente buscando la ciudad capital, buscando llegar al kilómetro 0.

En el centro de San Juan Sacatepéquez, el parque se va colmando de personas: cinco, cien, mil, 10 mil almas reivindicando el derecho a la vida de una flor que crece en estas tierras, el derecho de miles de ellas y el derecho de las personas a decidir.

El clima les acompaña, una lucha por la defensa de la vida y el agua recibe en su caminar la lluvia, gotas o llovizna, el frío hace que cada metro que se gana hacia la capital sea menos cansado.

Don Isabel Turuy me comenta que en San Pedro Sacatepéquez se están uniendo otras dos comunidades: “Lo de Pajoques” y “Cruz Ayapan”- Con su serenidad hace un cálculo de cuántas y cuántos Kaqchikeles están caminando:

“…mire, luego de la segunda conferencia de prensa que vamos a realizar a las 10 de la mañana, tendré un mejor dato, pero en este momento fácilmente seremos unas 14 mil personas de las Doce Comunidades de San Juan Sacatepéquez”.

En la carretera, miles de pies van definiendo el ritmo de la marcha. Esta vez no son vehículos los que circulan, son las voces de un pueblo que está cansado de tanto atropello, de tanta agresión, de tanta impunidad. Don Isabel, me comenta

Queremos que el Estado respete nuestros derechos, que este presidente respete los acuerdos firmados en 2009 y que detenga la criminalización de las comunidades. Tenemos 49 casos de judicialización contra lideres comunitarios”.

Recordé entonces a los presos políticos -algunos de ellos condenados a mas de 100 años de cárcel- acusados de terrorismo: ¡qué peso tienen la familia Novela Torrebiarte para condenar a gente inocente!

Una de las lideresas comunitarias leyó un comunicado de prensa y con voz firme le dijo al mundo:

“un proyecto que se ha impuesto contra nuestra voluntad, violando nuestros derechos, irrespetando la legislación nacional, las normas internacionales y al Estado de Guatemala.”

Como miles de Sanjuaneros, ella no está defendiendo solamente sus derechos y su tierra -que es totalmente legitimo-, si no que también están defendiendo a la nación cuando un gobierno está bajo el control de las empresas. Ella continua su lectura:

“Hemos estado ya en ocho procesos fallidos de dialogo con las autoridades, constantemente incumplen lo poco que se ha logrado acordar. Pero la empresa cementera, los tres poderes del Estado y la Municipalidad de San Juan Sacatepéquez siempre han roto el dialogo y lanzan criminalización, persecución política contra las mujeres, niños hombres de las Doce Comunidades.”

¡Imagínese usted la voluntad de las Doce Comunidades, que durante ocho largos años hayan participado ocho veces en procesos de dialogo y solamente han recibido el engaño de dos gobiernos y la agresión permanente de la familia Novela Torrebiarte y su empresa Cementos Progreso!.

La Marcha por la Dignidad de las Flores sigue su camino. En el pueblo vecino de San Pedro Sacatepéquez, hacen un descanso. Hay que cuidar un poco los pies, no hay que forzarlos. Esta marcha no es nueva, sus abuelos y abuelas también marcharon, algunas veces a la guerra para detener al invasor en sus tierras, otras veces para -como en el 2009- cuando llegaron al Palacio Nacional a decir basta de tanto atropello.

Platicando con don Isabel, me cuenta que este gobierno construye una carretera privada, ellos la llaman Anillo Regional. No es cualquier carreta, es una megaconstrucción que servirá a la empresa cementera para sacar su producción de forma directa. Comenzaron la construcción por el kilómetro 38.5 de la Carretera Interamericana, en jurisdicción de Santo Domingo Xenacoj. Atravesará las tierras cultivadas de las comunidades, el trazo destruirá bosque y las casas de las comunidades hasta llegar a la Finca San Gabriel, propiedad de la cementera.

Una de las mujeres de San Juan que está siendo afectada por esta construcción denunció cómo trabajadores de la empresa llegaron un día, botaron los cercos de su terreno y simplemente les expropiaron la tierra. Cuando ella les preguntó por qué estaban dentro de su propiedad privada, se burlaron de ella y abusivamente dijeron que allí va a pasar la carretera de la cementera y punto.

Hace un mes visitamos, Santo Domingo Xenacoj y vimos el avance de la carretera, desde donde la seguridad de la empresa lo permite, claro. Nos llamó la atención saber que la gente en Santo Domingo Xenacoj no está conforme con la construcción: son nubes de material y polvo que el aire arroja sobre las casas y las escuelas, y los cultivos también se están afectando.

La Marcha por la Dignidad de las Flores hace un descanso a las diez de la mañana, continua sumándose gente de más comunidades, de organizaciones indígenas y campesinas.

A las once de la mañana la Marcha por la Dignidad de las Flores está a la altura de la comunidad Buena Vista y se hace una nueva parada.

Las flores les esperan de vuelta en sus comunidades.

Miles de flores en sus tierras, hacia la capital miles de personas para defenderlas.

San Juan Sacatepéquez: El uso de la difamación y la mentira para criminalizar las luchas

oposicion planta san gabriel

Por: Nelton Rivera -Prensa Comunitaria

En una de las aldeas de las que conforman las Doce Comunidades Kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez llamada Los Pajoques, vivieron nuevamente otra agresión por trabajadores de la empresa Cementos Progreso, según denunciaron varias personas.

Desde la llegada de ésta empresa a San Juan, la paz y tranquilidad de las comunidades se ha perdido. Cuando uno conversa con la gente, fácilmente cuentan que desde hace 8 años cuando apareció “la cementera“ la violencia no ha parado. La violencia política ejercida en contra de quienes se han organizado frente a estas agresiones constantes y para defender su vida y la naturaleza, pareciera no detenerse. Como en otros lugares, ésta violencia se refleja con mucha claridad, pues hay presos políticos, órdenes de captura, amenazas de muerte, procesos judiciales abiertos, agresiones, muertos, violación sexual a mujeres, campañas de difamación y mentiras.

Otro hecho de violencia

El día miércoles 22 de enero en horas de la noche, fueron atacados varios comunitarios y quedaron algunos de ellos heridos por arma de fuego y machete, por personas vinculadas laboralmente a la empresa, tal y como ellos mismos lo reconocen en un comunicado de prensa.

Llama la atención cómo en varios medios de prensa escrita se difundió información totalmente distinta de la versión de los representantes de las Doce Comunidades de San Juan Sacatepéquez. En la versión electrónica de elPeriodico aparece el día 24 de enero una nota titulada: Agreden a personal de fábrica de cemento y en Siglo21 otra nota titulada: Vapulean a empleados de cementera.

Siglo21 cita como fuente un comunicado elaborado por la empresa Cementos Progreso: “trabajadores de la construcción de la fábrica de cemento San Gabriel, en San Juan Sacatepéquez, fueron agredidos por hombres armados cuando retornaban de sus labores diarias a sus casas…”[1]

En el caso de elPeriodico no se cita el comunicado de la empresa, ni la fuente de quien hace la denuncia, pero si hace una narración de lo supuestamente vivido por los trabajadores: “Sus compañeros al conocer el hecho, llegaron al lugar para asistirlo, pero fueron emboscados y atacados con armas de fuego.”[2]

Pareciera que la empresa intenta colocar una versión diferente a lo ocurrido en los medios de comunicación, como es evidente en éstas notas, en donde dicen que fueron comunitarios los atacantes. Las fotografías mostradas en los diarios antes mencionados tampoco muestran a los supuestos trabajadores con heridas de arma de fuego.

¿Como podría un grupo armado realizar una emboscada, no herir a ninguna persona pero si salir ellos mismos con golpes?

Que hay detrás de esta versión contradictoria

Nuevamente se utiliza la difamación y la mentira, buscando criminalizar la lucha de las comunidades, acusando a lideres comunitarios y victimizar a los victimarios. No es nada nuevo que los medios de comunicación corporativos sirvan para sus intereses.

La cobertura mediática sirve entonces para validar públicamente la difamación y la mentira, preparando un nuevo escenario luego viene la persecución judicial de lideres, los trabajadores de la cementera saben que cuentan con el apoyo jurídico de la empresa para cometer las agresiones y que éstas quedaran en la impunidad.

En el año 2008, el asesinato de un vecino de la comunidad Las Trojes fue atribuido a las comunidades opositoras a la cementera, el resultado fue la imposición de un Estado de Prevención, militarización y represión de la organización comunitaria. No es nada nuevo ya presenciar en el país la provocación a las comunidades, para imponer mediante la violencia del Estado los intereses empresariales.

La versión de las Doce Comunidades

El día miércoles 22 de enero retornaban varios comunitarios tras finalizar su reunión permanente de la comunidad en Los Pajoques, otros vecinos regresaban del trabajo hacia sus hogares.

En un punto del camino se encontraron con el señor Felipe Patzán quién es trabajador de la empresa Cementos Progreso, esta persona provoca y agrede a varios comunitarios, desenfunda su arma y dispara delante de ellos.

Frente a la agresión los comunitarios buscan defenderse, es en ese momento cuando el señor Noé Chicojay Patzán promotor de la cementera interviene desenvainando su machete e hiriendo a un comunitario gravemente.

Varias personas desde un vehículo dispararon contra los comunitarios, resultando herido de bala otro vecino sin que se haya podido precisar el calibre y el tipo de arma utilizada en el ataque. Los señores Felipe Patzán y Noe Chicojay han estado involucrados en otras agresiones violentas, según denuncian varias personas de las comunidades.

En la noche del jueves 23 de enero los trabajadores de la empresa cementera se reunieron aproximadamente a las 10:30 de la noche, entonces se empezaron a escuchar disparos alarmando a la comunidad. Las autoridades comunitarias decidieron llamar a la Policía Nacional Civil para resguardar la integridad de los vecinos.

Preocupación por las agresiones

Isabel Turuy representante de las Doce Comunidades Kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez ve con preocupación las agresiones y constantes provocaciones de la empresa en contra de los comunitarios. Los vecinos de Los Pajoques que fueron heridos están hospitalizados, su salud se encuentra estable pero tendrán que pasar por un proceso de recuperación por las heridas recibidas.

Saben que la empresa a través de sus trabajadores está acusando injustamente a otras personas que ni si quiera estaban en el lugar. La difamación y mentira intenta alcanzar a varios lideres Juan Zet, Oswaldo Car, Mariano Camey y a Fernando Turuy, acusándolos públicamente de ser ellos los responsables de una agresión que los mismos trabajadores de la cementera ocasionaron.

Para Las Doce Comunidades este tipo de acciones violentas son parte de la estrategia de la cementera para lograr instalar este proyecto minero, buscando judicializar y criminalizar la defensa del territorio de las comunidades y con esto instalar la Planta San Gabriel en su territorio.

En las Doce Comunidades Kaqchikeles de San Juan Sacatepequez, la gente aún sigue esperando y aportando para que la paz y la tranquilidad vuelva a ser parte de su cotidianidad; para que vuelvan a crecer las flores.


[1] Vapulean a empleados de cementera. Siglo21. Guatemala 24 de enero 2014.

[2] Agreden a personal de fábrica de cemento. elPeriodico. Guatemala 24 de enero 2014.

Llegó Navidad y la comunidad de Las Trojes I tiene COCODE nuevo

San juan sac

Por Nelton Rivera y Norma Sancir –Prensa Comunitaria.

Las Trojes I es una comunidad Kaqchikel, es parte de una forma organizativa más grande, las Doce Comunidades Kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez.  El pueblo Kakchikel tiene mil y una historias de incasable lucha por la defensa del territorio, según Fuentes y Guzman en 1525 iniciaron una guerra prolongada contra el ejército español, invasor de sus tierras.[1]  En pleno siglo XXI defienden su tierra y territorio nuevamente, ahora de empresas que pretenden instalarse en sus tierras.

Las Trojes significa lugar destinado para almacenar toda la producción agrícola, para la comunidad con vocación agrícola el cuidado de la tierra, el agua, el bosque, la agricultura de subsistencia y de exportación para abastecer los mercados locales y nacionales es fundamental. La producción de flores es otra actividad de los sanjuaneros que la presencia de la planta cementera pone en riesgo y peligro la vida misma. Uso y pérdida de los nacimientos de agua, la contaminación ambiental por la explotación de 34 minerales y la propia del cemento, son razones suficientes para la lucha de Las Trojes y de las Doce comunidades.

Las Trojes, domingo 22 de diciembre

Tres pregones anunciaban insistentemente que se realizaría la asamblea comunitaria,  sus altoparlantes anunciaban y convocaban,  que el domingo tempranito se realizaría finalmente  en las Trojes I la elección de un nuevo  COCODE.

Todos y todas pueden y deben de participar anunciaban los pregones, el punto de reunión sería en el mero centro de la comunidad, esperando a miles de sanjuaneros y sanjuaneras. A las nueve de la mañana dará inicio la actividad, repetían los pregoneros.

“con una sirena se llamó, para que se escuche que hay una asamblea grande que está notificada por la corporación municipal, luego para que se reúna la gente para dar el visto bueno a las nuevas autoridades. Así fué convocada toda la población en general para que asistiera  y participara en esta asamblea porque fue notificada por el señor alcalde municipal y toda su corporación.”[2]

Uno de los representantes de las Trojes nos comentó que el ambiente inició como una fiesta, habia música en la comunidad, algunas personas  aprovecharon para bailar, platicar, como siempre la juventud enamorando y los niños jugando y en fiesta terminó.

Las autoridades comunitarias coordinaban todos los preparativos para realizar la asamblea, este tipo de actos públicos para la elección de nuevas autoridades en San Juan Sacatepéquez reúne varias formas organizativas y legales, la ancestral del pueblo Kaqchikel y la de los COCODES en el marco del Estado.

A pesar de que los concejales de la municipalidad no pudieron pasar pues fueron agredidos y amenazados fuertemente, la asamblea se realizó a las 10 de la mañana, en ella todos pueden participar y así  fue, miles de comunitarios y comunitarias eligieron finalmente despues de cinco años al COCODE de San Antonio  Las Trojes I. Tienen ya nuevas autoridades, eligieron a su COCODE.

“Toda la comunidad dijo:  sí estamos todos dispuestos a celebrar la Asamblea y nombrar a nuevas autoridades como COCODES y por eso se hizo el acta y la comunidad decidió elegir a su nuevo COCODE y aún continúa firmando el acta.”[3]

La fiesta continuó en la comunidad, la población esperaba firmar el acta que las autoridades comunitarias,  la firma se respaldó con el Documento Personal de Identificación – DPI de cada persona. La tarde llegó a Las Trojes, a las 5 de la tarde terminó toda la gente de firmar y una hora más tarde la tranquilidad recorrió la comunidad.

Días después llegaron las fiestas de noche buena y navidad, con seguridad miles de san juaneros y sanjuaneras están celebrando en familia y con un motivo más, tienen ya un COCODE electo democráticamente por la comunidad, tienen su respaldo y su aval.

Una elección democrática

El 11 de diciembre del 2013, el Concejo Municipal de San Juan Sacatepéquez informó a los Alcaldes Auxiliares de la comunidad de las Trojes I, la solicitud presentada por la comunidad a través de la Comisión Descentralización, Fortalecimiento Municipal y Participación Ciudadana quienes el 9 de diciembre presentaron formalmente ante la Corporación Municipal la petición de realizar la elección del COCODE. El Concejo en reunión por mayoría resolvió realizar la asamblea para la elección, el día domingo 22 de diciembre del presente año.

“Después de una gestión que los señores Acaldes Auxiliares o comunitarios dimos, porque el COCODE de la Cementera se venció el 13 de febrero del 2013, A partir del 13 de febrero para acá, la corporación municipal hizo las notificaciones a este supuesto COCODE para que realizara la asamblea comunitaria, la cual no lo hizo.”[4]

Ahora la comunidad entregará a la Municipalidad el acta de la elección para que se les puedan entregar las credenciales al nuevo COCODE de la comunidad.

IMG


[1] Chawa Nima Ab’aj Mixco viejo. Guillermo Paz Cárcamo. Guatemala 2004.

[2] Representante de la Comunidad Las Trojes I. 22 de diciembre 2013.

[3] Ibídem.

[4] Ibídem.