Archivo del sitio

A media noche del 31 doce nuevos gobiernos

Cada comunidad eligio a sus representantes, Alcaldes auxiliares y COCODES,  las Doce Comunidades Kaqchikeles realizaron en el centro de Santa Fé Ocaña el cambio de sus nuevas autoridades.

El martes 31 de diciembre 2013, cientos de comunitarios se reunieron en para el cambio de autoridades, unos los salientes y dejando su experiencia a otros.

Cada una de las comunidades se hizo presente para agradecer a las autoridades salientes el inmenso esfuerzo que realizaron por mantener la unidad de las comunidades, al mismo tiempo depositaron la responsabilidad en las nuevas autoridades electas el cuidado del agua, los bosques y la tierra de ésta región.

A la media noche del 31 de diciembre, recibiendo el nuevo año cada comunidad realizó el traslado de autoridad.

San Juan

 

autoridad 1

autoridad 2

autoridad 3

autoridad 4

autoridad 5

autoridad 6

autoridad 7

autoridad 8

autoridad 9

autoridad 10

autoridad 11

autoridad 12

autoridad 13

autoridad 14

Llegó Navidad y la comunidad de Las Trojes I tiene COCODE nuevo

San juan sac

Por Nelton Rivera y Norma Sancir –Prensa Comunitaria.

Las Trojes I es una comunidad Kaqchikel, es parte de una forma organizativa más grande, las Doce Comunidades Kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez.  El pueblo Kakchikel tiene mil y una historias de incasable lucha por la defensa del territorio, según Fuentes y Guzman en 1525 iniciaron una guerra prolongada contra el ejército español, invasor de sus tierras.[1]  En pleno siglo XXI defienden su tierra y territorio nuevamente, ahora de empresas que pretenden instalarse en sus tierras.

Las Trojes significa lugar destinado para almacenar toda la producción agrícola, para la comunidad con vocación agrícola el cuidado de la tierra, el agua, el bosque, la agricultura de subsistencia y de exportación para abastecer los mercados locales y nacionales es fundamental. La producción de flores es otra actividad de los sanjuaneros que la presencia de la planta cementera pone en riesgo y peligro la vida misma. Uso y pérdida de los nacimientos de agua, la contaminación ambiental por la explotación de 34 minerales y la propia del cemento, son razones suficientes para la lucha de Las Trojes y de las Doce comunidades.

Las Trojes, domingo 22 de diciembre

Tres pregones anunciaban insistentemente que se realizaría la asamblea comunitaria,  sus altoparlantes anunciaban y convocaban,  que el domingo tempranito se realizaría finalmente  en las Trojes I la elección de un nuevo  COCODE.

Todos y todas pueden y deben de participar anunciaban los pregones, el punto de reunión sería en el mero centro de la comunidad, esperando a miles de sanjuaneros y sanjuaneras. A las nueve de la mañana dará inicio la actividad, repetían los pregoneros.

“con una sirena se llamó, para que se escuche que hay una asamblea grande que está notificada por la corporación municipal, luego para que se reúna la gente para dar el visto bueno a las nuevas autoridades. Así fué convocada toda la población en general para que asistiera  y participara en esta asamblea porque fue notificada por el señor alcalde municipal y toda su corporación.”[2]

Uno de los representantes de las Trojes nos comentó que el ambiente inició como una fiesta, habia música en la comunidad, algunas personas  aprovecharon para bailar, platicar, como siempre la juventud enamorando y los niños jugando y en fiesta terminó.

Las autoridades comunitarias coordinaban todos los preparativos para realizar la asamblea, este tipo de actos públicos para la elección de nuevas autoridades en San Juan Sacatepéquez reúne varias formas organizativas y legales, la ancestral del pueblo Kaqchikel y la de los COCODES en el marco del Estado.

A pesar de que los concejales de la municipalidad no pudieron pasar pues fueron agredidos y amenazados fuertemente, la asamblea se realizó a las 10 de la mañana, en ella todos pueden participar y así  fue, miles de comunitarios y comunitarias eligieron finalmente despues de cinco años al COCODE de San Antonio  Las Trojes I. Tienen ya nuevas autoridades, eligieron a su COCODE.

“Toda la comunidad dijo:  sí estamos todos dispuestos a celebrar la Asamblea y nombrar a nuevas autoridades como COCODES y por eso se hizo el acta y la comunidad decidió elegir a su nuevo COCODE y aún continúa firmando el acta.”[3]

La fiesta continuó en la comunidad, la población esperaba firmar el acta que las autoridades comunitarias,  la firma se respaldó con el Documento Personal de Identificación – DPI de cada persona. La tarde llegó a Las Trojes, a las 5 de la tarde terminó toda la gente de firmar y una hora más tarde la tranquilidad recorrió la comunidad.

Días después llegaron las fiestas de noche buena y navidad, con seguridad miles de san juaneros y sanjuaneras están celebrando en familia y con un motivo más, tienen ya un COCODE electo democráticamente por la comunidad, tienen su respaldo y su aval.

Una elección democrática

El 11 de diciembre del 2013, el Concejo Municipal de San Juan Sacatepéquez informó a los Alcaldes Auxiliares de la comunidad de las Trojes I, la solicitud presentada por la comunidad a través de la Comisión Descentralización, Fortalecimiento Municipal y Participación Ciudadana quienes el 9 de diciembre presentaron formalmente ante la Corporación Municipal la petición de realizar la elección del COCODE. El Concejo en reunión por mayoría resolvió realizar la asamblea para la elección, el día domingo 22 de diciembre del presente año.

“Después de una gestión que los señores Acaldes Auxiliares o comunitarios dimos, porque el COCODE de la Cementera se venció el 13 de febrero del 2013, A partir del 13 de febrero para acá, la corporación municipal hizo las notificaciones a este supuesto COCODE para que realizara la asamblea comunitaria, la cual no lo hizo.”[4]

Ahora la comunidad entregará a la Municipalidad el acta de la elección para que se les puedan entregar las credenciales al nuevo COCODE de la comunidad.

IMG


[1] Chawa Nima Ab’aj Mixco viejo. Guillermo Paz Cárcamo. Guatemala 2004.

[2] Representante de la Comunidad Las Trojes I. 22 de diciembre 2013.

[3] Ibídem.

[4] Ibídem.

San Juan Sacatepéquez: con machetes y palos pretendían impedir asamblea

Por Quimy De León y Nelton Rivera – Prensa Comunitaria.

Después de más de cinco años, por fin se llevaría a cabo una elección abierta y democrática. La población de San Antonio Las Trojes I elegiría a la junta directiva del Consejo Comunitario de Desarrollo – COCODE. Según varias personas de ésta comunidad, quienes eran de la junta directiva encabezada por el señor Mariano Noj, no han sido electas ni reconocidas por la mayoría, sino respaldadas por distintas autoridades municipales. Habían sido “nombrados” en medio de un Estado de Excepción instaurado en el año 2008 mientras la población vivía en medio del terror y el control militar, desde entonces estas personas se mantienen en esos cargos.

El Concejo Municipal convocó a la Asamblea comunitaria

La municipalidad a través de su Concejo Municipal “tomó la determinación como autoridad responsable que se realizara una asamblea y le designó a los alcaldes[1] hacer la convocatoria, se realizó esta convocatoria, ellos aducen que no fue hecha[2].” Lo hicieron de éste modo porque al señor Mariano Noj se le había notificado ya tres veces para que la convocara y no lo hizo “quedó claro que el no está interesado en dejar el cargo” así nos comentó el concejal Abelino Curup en una entrevista realizada en el lugar.

DSC_0262

Concejal Abelino Curup

“Según la ley era necesario que se realizara la asamblea”, nos dijo el concejal Guillermo Patzán. Por lo que cuatro concejales fueron delegados por el Concejo Municipal de San Juan Sacatepéquez para observar y verificar la realización de ésta, convocada con tiempo para este domingo 22 de diciembre, y que debía realizarse en horas de la mañana.

El papel que juega el Concejo Municipal además de verificar, es avalar y autorizar la elección de COCODE según los reglamentos internos de la municipalidad. Según el concejal Guillermo Patzán “Las comunidades hacen la solicitud a la municipalidad, en base a eso el Concejo delega a quienes irán a  las comunidades. Se autoriza con verificación directa del Concejo municipal” así es como se hizo en esta ocasión.

agresion 6

Concejal Guillermo Patzán

agresion 7

Concejal Santiago Tzoc

De cómo ocurrieron las agresiones:

Parte del equipo de Prensa Comunitaria nos conducíamos por la mañana, hacia Las Trojes para poder cubrir y documentar la asamblea, tomamos el camino que conduce de la cabecera del municipio a las comunidades de Cruz Blanca y Ocaña, en donde hay un desvío para llegar a Las Trojes. Es un camino de tierra bastante desolado, a los lados se puede observar todavía árboles de pino y vegetación, también muchos cultivos de flores. Después de unos dos kilómetros se ve una enorme construcción de concreto, la planta de Cementos Progreso, que rompe con la vista y la continuidad de la vida en la región. Pasamos frente a la entrada de ésta empresa, que pretende construir la Planta San Gabriel.

Al seguir la marcha, cuando faltaba menos de un kilómetro para llegar a la comunidad, vimos que en medio de la carretera había un grupo de unos 30 hombres armados con palos y machetes que nos detuvieron la marcha. Algunos de ellos tenían playeras de Cementos Progreso. Nos dijeron que no podíamos seguir, algunos eran amables y trataban de explicarnos que no permitirían que se realizara la asamblea porque no habían sido notificados, que ellos eran del “otro grupo“ y que por eso no podíamos pasar. Sin embargo había otros que estaban agresivos y amenazaron con voltear el carro si no nos regresábamos inmediatamente y golpeaban el suelo con sus palos.

Explicamos que éramos de medios de comunicación y que sabíamos que como estaría el Concejo Municipal, queríamos darle cobertura a la actividad. Los más agresivos insistieron en que a la prensa no se le permitiría pasar, una persona pregunto si veníamos de San Juan o si desde la capital. Entonces cuatro o cinco personas nos tomaban fotografías y video con sus celulares, al vehículo y sus placas y  a quienes viajábamos en él.  Decían que esto no era de la municipalidad sino “esto es cosa sólo de los concejales de Winaq”.

Frente a la agresividad y las amenazas decidimos regresar,  con esta acción vimos coartado el libre ejercicio de nuestro trabajo periodístico. Al retornar frente a las instalaciones de la empresa cementera pudimos observar a un grupo de 15 trabajadores con chalecos y cascos a la orilla de la carretera.

Agresiones y golpes en contra de cuatro concejales

Al regresar y caminar  unos cuantos kilómetros  nos encontramos con miembros de la Procuraduría de los Derechos Humanos – PDH, los cuatro concejales y alcaldes auxiliares de la comunidad. Les explicamos lo que había sucedido, entonces los representantes de la PDH decidieron ir a dialogar con este grupo de personas para que dejaran pasar a la delegación del Concejo Municipal.

DSC_0236

DSC_0254

Al llegar los ánimos del grupo era más o menos los mismos, muy encendidos. Uno de los jóvenes que iban en el grupo quiso pasar a su comunidad y lo golpearon fuertemente, según nos comentó el delegado de la PDH.

 “Fuimos designados, conociendo que hay conflictos en el área, en un momento determinado nos avisan que hay un grupo de personas. los alcaldes auxiliares, decidieron entrar con la PDH, fueron a dialogar.

 Éste grupo parecía estar dispuesto a todo, ellos argumentaron que no habían sido convocados y que no permitirían entrar a ninguna persona extraña. Sin escuchar razón, empezaron a agredirnos, hemos sido atentados, agredieron a tres concejales y quebraron el vidrio con piedras de uno de los vehículos en donde se conducía uno de ellos.“

Uno de los argumentos del grupo, en donde se encontraba uno de los miembros actuales del COCODE es que no fueron convocados. Sin embargo los delegados del Concejo Municipal, dicen que incluso Mariano Noj respondió por escrito ante la convocatoria. Uno de ellos dijo “El señor Mariano Noj es responsable, ellos sabían que ocurriría y a eso llegaron, cuando ellos dicen que no fueron convocados, significa que si tienen noción de lo que ocurriría. Como funcionarios se nos vedó el ejercicio de nuestras funciones[3].“ Luego de entrevistar a varios de los concejales agredidos, nos confirmaron que una de las personas que lideraba este grupo en la carretera es parte de la junta directiva del COCODE que no quiere salir.

Los Concejales son Mariano Camey Caj fue agredido con machete y lo golpearon “uno de ellos me iba a degollar”  a Guillermo Patzán vicepresidente de la comisión de participación le golpearon en la cara y a Santiago Tzoc le lanzaron piedras cuando estaba dentro de su vehículo rompiendo el vidrio e hiriéndole la cabeza[4]. Afortunadamente no hirieron a Abelino Curup quien se estaba adentro de su vehículo.

agresion 5

agresion 3

agresion 4

DSC_0274

Concejal Mariano Camey

Uno de los representantes de la comunidad de Las Trojes en una entrevista nos manifestó: “El cuarto Alcalde de las Trojes fue agredido, agresiones recibieron también  los 4 concejales y otras dos personas comunitarias quienes les acompañaban. La agresión fue sumanente fuerte.

Acompañamos a los comunitarios agredidos a la Policía para hacer las denuncias que corresponden y fueron trasladados luego para que fueran revisados y curados en el Centro de Salud  de San Juan Sacatepéquez.”

Con machetes y palos pretendían impedir asamblea un grupo pequeño de pobladores, para que la población pudiera expresar su voluntad sin manipulaciones y amenazas.

 Fotografías: Cristina Chiquin y Nelton Rivera.


[1] En referencia a los alcaldes auxiliares comunitarios.

[2] Entrevista al Concejal Abelino Curup.

[3] Entrevista a Abelino Curup, concejal municipal.

[4] Entrevista a los cuatro concejales.

¿Agua o cemento?

Por Marcelo Coj.

Este fue el título de la nota de opinión que Francisca Gómez Grijalva, columnista de Prensa Libre, publicó el 6 de febrero del corriente y por la cual Cementos Progreso ha iniciado proceso judicial en su contra. No cabe duda que la finalidad es silenciarla y de esta manera negar su derecho a la libre emisión del pensamiento según establece el artículo 35 de la Constitución Política.

En dicha columna Gómez Grijalva cuestionó los abusos de fuerza, amaños legales y desinformación con los cuales cementos progreso y el gobierno municipal de San Juan Sacatepéquez han buscado imponer la minería de cemento en dicho municipio. Aún a sabiendas de que el 13 de mayo de 2007 las 12 comunidades afectadas rechazaron el proyecto minero “San José Mincesa” y la planta cementera San Gabriel en consulta de Buena Fe observada por la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), Universidad de San Carlos (USAC) y la Asociación de Abogados Mayas.

El propósito de estas acciones es amedrentar y callar a quienes se solidarizan y denuncian los atropellos cometidos contra la ciudadanía subalternizada –cuyo rostro es de hombres y mujeres mayas, garífunas, xinca y ladino pobre- que precisamente por su condición tiene nulas posibilidades de ejercer el derecho a la libre expresión. De ahí que “lo que está en juego de nuevo no solo es cercenar el espíritu auténtico de una profesional guatemalteca, sino las voces en defensa de la vida de las personas” (Bienvenido Argueta en su columna “En el filo de la navaja”).

Iduvina Hernández claro y conciso explica en su nota “Una mordaza de cemento”: “la empresa… responsable de la crisis social en San Juan Sacatepéquez, pretende arremeter en contra de quién critica su proceder y brinda su voz a las comunidades”. Con estas breves palabras nos recuerda que en este paíslos grandes victimarios pretenden que las víctimas y quienes las acompañan devengan en criminales, en tanto que ellos se presentan a sí mismos como víctimas. Una situación absurda que lamentablemente para la ciudadanía está siendo amparada por un sistema de justicia que, por esta razón, nada tiene de justo.

Lo sucedido a Francisca Gómez evidencia una vez más que en Guatemala no es posible la crítica y denuncia del poder económico, cuando se da tales inmediatamente procede la censura. Ya sea en la forma de judicialización –como es este incidente- o bien de amenazas, cancelación de programas radiales yen casos extremos asesinatos y desapariciones.

Como ejemplo de las amenazas tenemos la coacción e intimidación afrontadas por los comunicadores Gustavo Illescas, Nelton Rivera y Ricard Busquets a manos de agentes de seguridad de Exmingua. Ello fue al momento de cubrir el intento de desalojo violento de vecinas y vecinos maya-kaqchikel y ladino de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc, quienes se encontraban realizando un plantón pacífico contra el proyecto minero “El Tambor, Progreso Derivada VII”. En tanto que del tercer caso se puede hablar de la cancelación del programa “Espacio intergeneracional” el viernes 25 de febrero de 2012 en la radio Nuevo Mundo a manos de la agencia publicitaria de la Cabcorp –la empresa fabricante y distribuidora de Pepsi en el país. Y todo porque el programa en mención iba a criticar el mensaje de la campaña publicitaria “Guatemorfosis”.

Por eso como indica Bienvenido Argueta: “esta demanda puede tener un significado preocupante, pues podría marcar la línea de prohibición que se erige desde lo privado frente a las expresiones públicas que se plantean en defensa de la sociedad. Ya hemos visto que los impuestos que pagamos todos sirven en casos límite para defender intereses ajenos a los ciudadanos de este país y en su lugar se defienden intereses de empresas trasnacionales.”

En síntesis, la libertad de expresión y por tanto la democracia y el Estado de Derecho se encuentran amenazados por el excesivo poder que gozan las grandes empresas. Poder notorio en las costosas campañas electoreras, así como en los jugosos negocios que se cuecen al amparo del Estado –van desde las privatizaciones, hasta las concesiones mineras pasando por las compras de suministros para las dependencias estatales.

La gravedad del asunto aumenta si consideramos el racismo, como nos plantea Marielos Monzón en “País de Propietarios”: “el colmo es que ahora, Francisca Gómez Grijalva, una de las pocas mujeres indígenas que cuenta con una columna de opinión, se vea envuelta en una demanda civil… O sea que los indígenas no pueden ser propietarios y tampoco pueden expresarse libremente;  si lo hacen son perseguidos y criminalizados”.

El propósito de la presente es llamar a la solidaridad y sororidad con Francisca Gómez porque como bella y enérgicamente expresa Andrea Ixchíu en su columna “Cemento vs. la palabra”:  “defender a Francisca coincide con la necesidad colectiva de defender la dignidad humana y el respeto a la palabra. Hago un llamado a todas y todos para que nos solidaricemos y nos pronunciemos al respecto. Si tocan a una, nos tocan a todos.”

Mañana habrá conferencia de prensa en Casa Cervantes a las 9:00 a.m.  La dirección es 5ta. calle 5-18 zona 1. En esta se denunciará el ataque que cementos progreso está haciendo contra la dignidad y libre expresión de Francisca Gómez Grijalva y de las grandes mayorías excluidas de la cuál ella es representativa, por su condición de mujer Maya-K’iche’ y su origen campesino.