Archivo del sitio

Presos políticos: ¿por qué las audiencias se suspenden una y otra vez?

DSC_0067

Fotografia de Nelton Rivera.

Por: Nelton Rivera.

… uno como ser humano, como persona que no tengo que ver en nada con estos problemas, desde el año pasado cuando di mi primera declaración afirme que no tengo participación en ningún delito por los que se me acusa, están jugando con mi dignidad. Quienes me acusan como el Sr. Diego Marcos Pedro desde el año pasado nunca ha presentado nada, no entiendo que intereses lo mueven para hacerlo, para acusarme. Él es el verdadero culpable de los hechos que ocurrieron el 19 de enero, de verdad no entiendo qué tipo de justicia hay en este despacho.” Domingo Baltazar.

En la causa penal que enfrentan Rigoberto Juárez y Domingo Baltazar la juez Claudette Domínguez a solicitud de la fiscalía de derechos humanos del MP, decidió que ambos deben permanecer en prisión preventiva,  porque considera la juzgadora, que personas como ellos, que son reconocidas, que tienen honorabilidad, que tienen mucho liderazgo en las comunidades, podrían poner en riesgo la “seguridad” de los trabajadores del Centro de Administración de Justicia –CAJ-.

Jueces, fiscales del MP, abogados de la defensa publica, administrativos, agentes de la Policía Nacional Civil, entre otros, a pesar que todos desde el 20 de enero 2015 se encuentran  trabajando en el complejo de justicia de la ciudad de Huehuetenango a casi 300 kilómetros de Santa Eulalia.

Los delitos por los que fueron ligados a proceso no ameritan la prisión preventiva según el código procesal penal guatemalteco, a criterio de la juzgadora y del MP sí, de esa cuenta ambas autoridades comunitarias permanecen en el sector 13 del preventivo, mientras este proceso penal se sigue prolongado, son 452 días o un año dos meses de prisión, entre audiencias que se suspenden, se reprograman, y que finalmente no se realizan.

***

Entre audiencias que se suspenden

El 19 de mayo 2016, debió realizarse la audiencia de ofrecimiento de medios de prueba, en la sala del nivel 14 de la Torre de Tribunales en la ciudad de Guatemala, nuevamente no se encontraba el ex alcalde Diego Marcos Pedro, ni su abogado, uno de los oficiales del tribunal se acercó para explicarles a los abogados de la defensa, al fiscal del MP, al secretario del CAJ y su abogado que la audiencia de nuevo no se podría realizar porque no se había presentado uno de los querellantes.

Los abogados de la defensa Juan Castro y Eduardo De León, solicitaron que la juez se presentara a la sala, hasta ese momento Rigoberto Juárez y Domingo Baltazar mantenían un semblante de tranquilidad, sus sonrisas con el público a través del grueso cristal de la carceleta eran evidentes, algunos de sus familiares, sus esposas y amigos les acompañaban en la sala.

La juez anunció que la audiencia se iba a suspender, el semblante de Rigoberto y Domingo cambió, era más que evidente el enojo y la frustración por la noticia,  no les toma por sorpresa, pero el juego perverso de los querellantes y del mismo MP les molesta.

***

Litigio malicioso

“Vemos un claro acto de mala fe en nuestra contra, obviamente la fiscalía no tiene pruebas de los hechos por los que se nos acusa, es decir no hay delitos. Aquí lo que es claro es la persecución política por el simple hecho de denunciar los actos de la violación de nuestros derechos como pueblos indígenas, como población maya Q’anjob’al en el territorio norte de Huehuetenago.” Rigoberto Juárez Mateo.

Para los dos abogados directores de la defensa de las dos autoridades comunitarias, es evidente que las constantes inasistencias de los querellantes, incluso del MP, responden a la práctica del litigio malicioso por retardar el proceso, por seguir castigando a las dos sindicados y mantenerlos en prisión.

“vemos una clara acción de retardo y litigio malicioso del bloque que está acusando a mi patrocinado, casi estoy seguro que el lic. Pascual Tiu Zapeta será el siguiente en faltar a la audiencia, porque se turnan para retardar el proceso…” Juan Castro, abogado defensor.

El 12 de abril 2016, la audiencia ofrecimiento de medios de prueba no se realizó, esto debido a que la juez decidió suspender la audiencia porque el licenciado Pascual Tiu Zapeta director del CAJ de Santa Eulalia no se presentó al tribunal, tampoco lo hizo su abogado José Luis Chan Chamalé, y no existió una excusa.

La audiencia previa al día 12 de abril, se suspendió porque otro de los querellantes, Diego Marcos ex alcalde municipal de Santa Eulalia tampoco se presentó, la juez Domínguez suspendió la audiencia programándola para el 12 de abril.

El 19 de mayo 2016, nuevamente estaba programa la misma audiencia de ofrecimiento de prueba y nuevamente el ex alcalde Diego Marcos Pedro no asistió a la citación en el tribunal, tampoco lo hizo su abogado Luis Felipe García a pesar que fueron notificados por el tribunal.

La juzgadora reprogramó nuevamente la misma audiencia para el día 8 de junio 2016, cuatro meses se ha dilatado el proceso. La juzgadora aclaró que el ex alcalde Diego Marcos no responde a ninguna de las llamadas telefónicas hechas por los oficiales del tribunal y que en el expediente no existe otro medio para localizarlo. El fiscal Mynor Aguilar Bernardino un año dos meses después acreditó ante el tribunal otros dos números de celular con los que él tiene comunicación con el ex alcalde.

De no presentarse nuevamente el querellante junto con el abogado Luis Felipe García el tribunal de mayor riesgo iniciará un proceso disciplinario ante el Tribunal de Honor y Disciplina del Colegio de Abogados, como una medida por las reiteradas inasistencias a las audiencias en este tribunal.

 

 

 

Dos autoridades ancestrales irán a juicio oral y público por delitos que no cometieron

autoridad ancestral

Por Nelton Rivera.

“Vamos a seguir defendiendo la vida, si es necesario daremos la vida, pero no seguiremos arrodillados…el agua que es la vida, de donde viene?, la dan los arboles, la dan los cerros, por eso vamos a seguir defendiendo la vida, indistintamente de las acusaciones que nos hagan” Rigoberto Juárez.

Después de once meses de permanecer en prisión preventiva, finalmente la Juez Claudette Domínguez presidenta del tribunal de Mayor Riesgo grupo A de la ciudad capital, resolvió enviar a juicio oral y público a Rigoberto Juárez Mateo y Domingo Baltazar por los delitos de coacción e instigación a delinquir.

Ambos autoridad ancestral fueron detenidas en el mes de marzo del 2015 cuando iban a participar en una actividad pública en el centro histórico de la ciudad, fueron señalados por la fiscalía de delitos contra operadores de justicia del Ministerio Publico (MP) por su supuesta participación en el cierre del Centro de Administración de Justicia (CAJ) de Santa Eulalia, Huehuetenango el día 19 de enero del 2015.

Rigoberto Juárez Mateo en su calidad de autoridad ancestral fue convocado por la población como mediador el día 19 de enero 2015 luego que representantes de varios municipios de la región norte de Huehuetenango asistieran pacíficamente al CAJ para solicitar información sobre la situación jurídica y el paradero de dos jóvenes comunitarios de San Mateo Ixtatán.

Los dos jóvenes fueron detenidos arbitrariamente ese mismo día en la aldea Pojom, Domingo Baltazar ese día sufrió un accidente que no le permitió movilizarse al CAJ contrario a la afirmación del MP.

Dos días le tomo al tribunal realizar la audiencia para escuchar al MP con la presentación de las pruebas, también fueron escuchados los querellantes, abogados defensores y las dos autoridades ancestrales.

La juez Claudette Domínguez consideró que existen suficientes pruebas para ordenar la apertura a juicio oral y público en el mes de marzo de 2016, pero rechazó la petición alternativa del MP de hacer una ampliación de la acusación a un tercer delito de plagio o secuestro.

El tribunal no permitió que el abogado José Luis Chan en representación de los querellantes adhesivos se acreditara como tal, debido a que no presento ningún mandato legal que lo respaldara, solamente quedan acreditados como querellantes el licenciado Pascual Tiu Zapeta director del CAJ y el ex alcalde municipal Diego Marcos Pedro.

Rigoberto Juárez Mateo y Domingo Baltazar seguirán detenidos en el Centro Preventivo para hombres de la zona 18 en un proceso que ambos consideran injusto y de persecución política por el papel que juegan como autoridades ancestrale y comunitaria en Santa Eulalia y el territorio Q’anjob’al.

Me siento sumamente afectado en mi calidad de autoridad ancestral del pueblo maya Q’anjob’al

Rigoberto Juarez

Por: Nelton Rivera.

“Lo que está pasando ahorita es solamente una situación que está alargando un proceso en el cual me siento sumamente afectado, y en mi calidad de autoridad ancestral del pueblo maya Q’anjob’al aún más todavía.”

Claudette Domínguez juez del Tribunal de Mayor Riesgo A de la ciudad de Guatemala decidió suspender la audiencia de revisión de medida de coerción para Domingo Baltazar y Rigoberto Juárez Mateo, autoridades ancestrales. Esta audiencia se programó para el día 18 de enero 2016 y por la ausencia de Diego Marcos Pedro ex alcalde municipal de Santa Eulalia, Huehuetenango la juez no celebró esta primera audiencia.

Para este mismo día 18 de enero estaba programada también una segunda audiencia para conocer y discutir el acto conclusivo del Ministerio Publico de la acusación contra las dos autoridades ancestrales con el número de caso 13005-2015-00109. Por dos razones la juez canceló esta audiencia: a. Que no se encuentra el ex alcalde Diego Marcos Pedro y b. La renuncia del intérprete de idioma Q’anjob’al asignado por la unidad de pueblos indígenas del Organismo Judicial.

Al repetir esta audiencia para el día jueves 25 de febrero 2016 a las 8 de la mañana, ya Rigoberto Juárez y Domingo Baltazar habrán cumplido 11 meses de prisión política, detenidos en el Centro Preventivo para hombres de la zona 18 de la ciudad capital.

Estas fueron las palabras de Rigoberto Juárez Mateo ante la juez de Mayor Riesgo:

“Antes que nada muy buenos días, estoy sumamente preocupado, me voy a referir primero sobre lo que dijo el hermano Q’anjob’al. Me sorprende enormemente de que él (Andrés Pedro Pascual, interprete designado) hasta aquí, venga a decir que no puede ser nuestro intérprete, cuando se supone que cuando le fue notificado, ¡ya tiene tiempo!, de eso hace algunos días. En ese momento debió haberle hecho saber a su jefe inmediato superior, que por las razones que él expuso hoy aquí no puede ser nuestro traductor. Y me sorprende de que hasta hoy y aquí en esta sala, haya hecho esa afirmación.

Con esta actitud interpreto y entiendo, que hay algunas situaciones que puedan ser entendidas de muchas maneras. A mi manera de pensar, me siento ofendido, al decir que hemos tenido relación laboral ¿qué es lo que está tratando de decir?, ¿Que yo pretendo manipularlo para que hable a favor mío?, eso será su conciencia, no la mía.

Y por lo tanto también, pediría a usted señora Juez, que oriente o solicite al Ministerio Público o al órgano correspondiente que sea más objetivo en cuanto a la designación de las personas que puedan facilitar un proceso, justo, necesario, pronta y cumplida de la justicia en nuestro país.

Lo que está pasando ahorita es solamente una situación que está alargando un proceso en el cual, me siento sumamente afectado, y en mi calidad de autoridad ancestral del pueblo maya Q’anjob’al aún más todavía.

Entonces yo sí creo que los dos meses de más que ya definió para la investigación del MP, es demasiado tiempo. Y por otro lado, cuando mi abogado dice que renuncia solamente a nuestro derecho de revisar hoy la medida de coerción, teniendo en cuenta que nosotros estamos interesados que se resuelva cuanto antes nuestra situación jurídica, dado los argumentos que vienen y van, y las justificaciones o no.

Justificaciones que de alguna manera también lo hacen los querellantes adhesivos, en este caso el personal del Centro de Administración de Justicia en Santa Eulalia y que son los que yo diría debieran ser mucho más objetivos.

Sin embargo hay intereses muy claros, muy evidentes de parte suya, de que este proceso se prolongue y del señor Diego Marcos Pedro (ex alcalde municipal de Santa Eulalia, Huehuetenango) ¿por qué durante los meses anteriores, en su calidad de funcionario público no se quiso hacer presente? Porque sabe exactamente, y acá los señores presentes, fiscales del Ministerio Público de Santa Eulalia saben que el señor Alcalde fue el causante de muchas de las acciones violentas que se generaron en su municipio.

Entiendo que hay comunicación de ellos con el señor Alcalde, eso se puede visualizar. Y ojalá que la prolongación de este proceso no sea una respuesta de esa comunicación que hay entre el Alcalde o el ex alcalde y los señores aquí que dicen ser agraviados de una situación que no fue real. Más bien nosotros nos sentimos ofendidos y acusados de una situación que no provocamos, y aun así se está pretendiendo prolongar el proceso de tal manera que nosotros sigamos siendo afectados.

Hay consecuencias colaterales de esta situación señora Juez. Nosotros somos padres de familia, tenemos responsabilidades familiares ¿Quién les da de comer a nuestros hijos? ¿Quién vela por la seguridad de nuestra familia? Y aun eso, hay otros efectos colaterales en nuestro municipio.

Se dice que hay una situación que se violenta, ¿Quiénes son los órganos encargados de ver que haya armonía en nuestro municipio? El Centro de Administración de Justicia en Santa Eulalia aún no está abierto, y eso no quiere decir que no haya armonía en nuestro pueblo, al contrario.

Por otro lado hay situaciones que se generan como consecuencia de nuestra detención, yo diría que hasta la fecha, detención ilegal, porque no se evidencia con mucha claridad, ¿somos culpables o no somos culpables de esos actos por los que nos acusan?

Entonces señora Juez quizá lo que yo voy a decir no va a poder variar su resolución, pero por los meses que llevamos ya detenidos sugeriría que tome en consideración, que sea cuanto antes.

Entiendo que tiene una cantidad enorme también de audiencias pero eso va en detrimento de nosotros como acusados injustamente de una situación que no cometimos. Entonces, reitero de nuevo, el señor Andrés, me sorprende su actitud, los señores del Centro de Administración de Justicia, me sorprende aún más su actitud, y ojala que lo considere, señora Jueza.”

 

Pascual Basilio, un año después de su asesinato y la justicia aún no ha llegado

711a6370-71fa-4d1f-8311-43d2c9509604_749_499

PrensaLibre

Por Nelton Rivera.

Dos hermanos maya Q’anjob’al de la aldea Molná salieron una tarde de su casa en apoyo a la movilización de las autoridades comunitarias de su municipio, ya que se encontraban detenidos dos jóvenes maya Chuj de San Mateo Ixtatán y la gente aguardaba en las afueras del juzgado esperando que se resolviera la situación de los dos chicos. la preocupación grande era que ellos habían sido detenidos por la policía en San Mateo Ixtatán por oponerse a una hidroeléctrica y nadie sabía el lugar a donde los habían llevado hasta que se supo que estaban presos en Huehuetenango.

La noche del 19 enero en Santa Eulalia Huehuetenango la gente esperaba afuera del Centro de Administración de Justicia -CAJ-, porque de ese lugar salieron las ordenes de detención, esa noche apareció el alcalde municipal Diego Marcos Pedro y su hijo bajo efectos de alcohol y dispararon contra la población, los dos hermanos de Molná resultaron heridos de gravedad, solo uno sobrevivió, Pascual Basilio el más joven no lo logró.

***

En Jolom Konob’ (Santa Eulalia) los ancianos a quienes la gente los reconoce como autoridad ancestral “Alcaldes rezadores” realizaron una ceremonia maya durante la madrugada del miércoles (20 de enero 2016), llevaron con ellos el fuego ceremonial, el frío que en las madrugadas de Jolom Konob’ hace en uno de los lugares más altos de la Sierra de los Cuchumatanes fácilmente desciende bajo los cero grados, a pesar del frío se reunieron.

Los Alcaldes rezadores llegaron a recoger el espíritu de Pascual Basilio Pascual Diego un joven comunitario que fue asesinado un año atrás, Pascual Basilio tenía 19 años y toda una vida por delante. Desde la cosmovisión del pueblo Maya Q’anjob’al cuando una personas fallece la familia inmediatamente llega al lugar y recoge su espíritu.

Por eso los alcaldes rezadores llegaron a las 4:30 de la mañana a la Casa Ceremonial del 20 de enero de este año, juntos salieron a levantar el espíritu de Pascual Basilio en el lugar en donde un año atrás él fue gravemente herido junto a su hermano, irónicamente en este lugar está a escasos metros de las instalaciones del –CAJ-, y de la subestación de la Policía Nacional Civil –PNC-, el día del ataque armado, un año atrás, los policías, jueces y agentes fiscales del MP supieron quienes habían disparado en contra de los jóvenes, ya paso un año y la justicia simplemente se olvidó de Pascual Basilio, de su hermano y de otros hechos delictivos cometidos por el alcalde y su gente.

Los alcaldes rezadores finalizaron con la ceremonia maya, hablaron con el fuego, con los nahuales ahí presentes, interpretaron el mensaje del fuego y los ancianos conmemoraron un año del asesinato de uno de los jóvenes de la aldea Molná, uno de las vícitmas colaterales de la problemática por la instalación de hidroeléctricas en toda la región.

***

Mucha gente en Santa Eulalia supo quiénes fueron los responsables de la muerte de Pascual Basilio, el día de los hechos, los pocos agentes de la policía que se encuentran en el municipio no pudieron detener a los responsables, la familia de Pascual Basilio y los representantes del movimiento social responsabilizaron directamente a Diego Marcos Pedro, a su hijo y a un grupo de personas que los acompañaban esa madrugada, “del carro del alcalde salieron los disparos”; cuanta uno de los testimonios.

Unos pocos minutos después del ataque armado, a las 5 de la mañana de ese mismo día, otro grupo de personas enardecidas que apoyaban al alcalde intentaron obligar a Lorenzo Francisco Mateo, uno de los directores de la radio comunitaria que les entregara la radio, bajo amenaza de lincharlo quisieron quitarles las llaves de la sede de la radio, pero no pudieron hacerlo. Luego llegaron los insultos, golpes, amenazas de muerte y decidieron bloquear el ingreso de la sede de la radio en uno de los locales comerciales municipales, uno de los agresores colocó otro candado en la puerta principal, desde esa madrugada la radio Snuq’ Jolom Konob’ fue censurada por el alcalde, cumplió un año cerrada ilegalmente.

Cuándo el sol comenzó a calentar sobre el municipio, alcalde municipal acompañado por simpatizantes del partido político LIDER con el que buscó reelegirse tomaron el pueblo, cerraron los caminos, golearon a varias personas acusándolas de ser opositores de las hidroeléctricas, retuvieron violentamente en el Parque Central  a Dominga Juan alcaldesa del COCODE de una comunidad, estuvieron a punto de desnudarla y cortarle el pelo, el alcalde la acusó de ser opositora a su gestión, ella logró librarse de sus captores por el anuncio de la llegada de obispo Álvaro Ramazzini, minutos más tarde el obispo llegó en un helicóptero al centro de Santa Eulalia y conversó con las autoridades de la municipalidad, el alcalde y un grupo de pobladores que los respaldaba, de esa forma la tensión bajo por unos momentos solamente.

Las autoridades comunitarias y del Gobierno Plurinacional habían viajado en la madrugada a San Pedro Solomá para pedir apoyo a la PNC de este municipio vecino, los autores del atentado armado debían de ser capturados, cuándo regresaron de Solomá a 20 minutos de camino fueron recibidos por los simpatizantes del alcalde, en ese momento comenzó una persecusión armada, 30 autoridades comunitarias tuvieron que huir por la montaña a otras comunidades para no ser alcanzados por “la gente del alcalde”.

***

El 15 de enero 2016 Diego Marcos Pedro dejó de ser alcalde municipal, perdió las elecciones con el partido LIDER quedando en un quinto lugar, algunos vecinos comentaban que él había invertido muchísimo dinero en esta campaña, había matado una cantidad grande de reces para la fiesta de su “victoria”, pero luego del conteo de votos, con el primer informe del TSE la celebración no se realizó. Con la derrota electoral ya no goza del derecho de antejuicio, la familia de Pascual Basilio y otras personas que junto al movimiento social denunciaron en el 2015 al alcalde ante la Procuraduría de los Derechos Humanos –PDH-, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos -OACNUDH o el MP de Huehuetenango y en la ciudad capital esperan que las fiscalías actúen y detengan de inmediato al alcalde y a otras personas implicadas en los ataques del 19 de enero del 2015.

Un año después el padre de Pascual Basilio y su familia siguen esperando que se haga justicia, Diego Marcos Pedro y su hijo siguen libres. Contrario a lo que todo el pueblo de Santa Eulalia espera, el MP acusó a dos autoridades ancestrales por estos hechos, el alcalde Diego Marcos Pedro incluso es querellante en uno de los procesos judiciales que están abiertos en contra de Rigoberto Juárez Mateo y Domingo Baltazar, en prisión desde el mes de marzo 2015 en el Preventivo para hombres de la zona 18 en la ciudad capital, ambos son presos políticos.

***

En detalle lo ocurrido el 19 y 20 de enero en Santa Eulalia

Pascual Basilio Pascual Diego de 19 años de edad al igual que muchas personas de la comunidad Molná en Santa Eulalia se enteraron a través de varios medios de comunicación de radio, televisión y redes sociales que en la madrugada del 19 de enero 2015 había llegado la Policía a la aldea de Pojom en San Mateo Ixtatán, habían lanzado gases, lastimado personas y detenido a dos jóvenes opositores de una hidroeléctrica, sin que nadie supiera el paradero de los dos detenidos.

La Radio Snuq’ Jolom Konob’ estuvo todo el día dando la cobertura de lo que estaba sucediendo en Pojom, fue el único medio en FM y en su página digital que desmintió la versión de los medios comerciales, no había existido enfrentamiento con la población y los dos jóvenes detenidos habían sido detenidos de forma arbitraria por la policía.

Al finalizar la tarde Pascual Basilio y su hermano asistieron al centro del pueblo, estuvieron afuera del CAJ a la espera de que finalizara una audiencia celebrada por el juzgado por el caso de Pojom, la población estaba a la espera que los dos jóvenes detenidos en la mañana aparecieran, estuvieran bien y que pronto pudieran regresar a San Mateo Ixtatán.

Finalmente se supo que la policía los había llevado en una avioneta privada a Huehuetenango, varios testigos dijeron que los habían obligado a usar uniforme militar al momento de sacarlos del municipio.

En el CAJ de Santa Eulalia todo se había desarrollado con tranquilidad por la noche, a excepción de un primer incidente, el alcalde Diego Marcos Pedro en compañía de uno de sus hijos habían regresado de una fiesta en un pueblo vecino, bajo efectos de alcohol el hijo había intentado usar un arma de fuego en contra de un grupo de personas que estaban reunidas cerca del CAJ, ambos fueron desarmados y la PNC del lugar resguardo el arma.

Minutos antes de terminar la audiencia el alcalde municipal decidió retirarse del CAJ, ya era la madrugada del día 20 de enero, la PNC le devolvió el arma y este se comprometió a no volver a amenazar o agredir a ningún poblador, unos minutos después a las 4 de la mañana Diego Marcos Pedro y su hijo dispararon en contra la población y dos jóvenes fueron heridos.

Pascual Basilio y su hermano no se imaginaron que iban a ser atacados por el alcalde municipal, ambos junto a otras personas iban caminando sobre la carretera de regreso a su comunidad, en una de las calles del pueblo se encontraba el picop del alcalde, un vehículo agrícola último modelo, uno de los testigos recuerda que habían unas 15 personas más con él, en cuestión de segundos se escucharon las primeras detonaciones de arma de fuego.

En el ataque resultaron heridos de gravedad los dos hermanos Pascual Diego, uno de ellos fue atendido en el pueblo, Pascual Basilio por la gravedad de las heridas fue auxiliado por la población y la PNC, lo trasladaron inmediatamente hasta la cabecera departamental en Huehuetenango, dos meses después Pascual Basilio falleció en el hospital nacional de Quiche. En Huehuetenango no tenía condiciones de seguridad y su familia tenía miedo por su vida, un estando Pascual Basilio en el hospital nacional de Huehuetenango el hijo del alcalde de Santa Eulalia ingresó al hospital para buscarlo.

Oscar Figueroa un periodista local confirmó la muerte del joven en una publicación del 17 de marzo en Prensa Libre, Pascual Basilio Pascual Diego había fallecido en el departamento Santa Cruz del Quiché.

En un documento que fue publicado por el Gobierno Plurinacional se explican los hechos ocurridos en Santa Eulalia el 19 y 20 de enero 2015, ellos reconstruyeron lo ocurrido a pesar que varios de los líderes comunitarios tuvieron que huir por la montaña, otros tuvieron que esconderse en sus casas bajo la amenaza de ser detenidos por la gente del alcalde municipal.


 

Domingo Baltazar: señora jueza somos presos políticos por defender nuestros derechos

Domingo

Domingo Baltasar. 

Esta es la intervención y su  discurso durante la audiencia del día 18 de enero 2016 en el Tribunal de Mayor Riesgo A. Domingo Baltazar autoridad comunitaria de Santa Eulalia y preso político se dirigió a la juez Claudette Domínguez, también lo hizo a los fiscales del MP y querellantes en su contra:

“Gracias, gracias señora Juez y los licenciados defensores, también a los otros abogados, gracias por mi participación.

Quiero manifestarle algo como ser humano. La verdad yo siento que es demasiado discriminatorio para nosotros este caso, desde la primera audiencia cuando nos capturaron, aquí está el fiscal de Santa Eulalia, aquí está el Lic. Pascual Tiu Zapeta del CAJ y vamos a hablar aquí de frente…

El 19 y 20 de enero a mí me señalaron de un montón de delitos, como seis o siete delitos, que ante Dios le juro que no sé lo que paso el 19 y 20 de enero, ni sé lo que paso. Lo que viví, ese día le dije en la primera audiencia fue que me accidenté y que por eso me ausenté, estuve en mi casa reposando, y llevo diez meses injustamente aquí en la cárcel y el Ministerio Público en ningún momento presentó pruebas, y en la primera audiencia les dije, pues que me accidente y ausenté; esa tarde tuve una reunión con un grupo de gentes cristianos de la iglesia católica, como a las cinco de la tarde, y yo estoy accidentado. ¿No sé si el Ministerio Público investigó, sacó las declaraciones de esa gente o no, totalmente?

y aquí estoy en la cárcel, diez meses, injustamente, sin pruebas, ¿Cómo es posible?

Señora Juez disculpe pues, uno manifiesta de que esto es totalmente discriminatorio. Uno como ser humano, si he cometido un delito, les pido disculpas a las autoridades o le pido disculpa a Dios, no lo hice con la intención o por una equivocación, pero de esto yo no tengo delito.

También la última vez el fiscal dijo: “este señor dos veces me pegaron, ¿dónde señor? ¿En dónde te peque señor fiscal? Uno no debe de ser mentiroso, eso es lo que a uno le duele, Les digo claro de que el 19 y 20 no sé, si Pascual Tiu me vio, ¿en donde me vio? le juro no sé lo que paso el 19 y 20 de enero, no sé lo que paso y aquí me tienen en la cárcel y es una injusticia.

Por eso nuestra población de Guatemala dicen que en Guatemala no hay ley, ¿está claro? no hay ley, ¿Qué está pasando? una persona, una persona inocente está en la cárcel, ya dijo el compañero y el verdadero que provocó el problema en Santa Eulalia, el alcalde ¿qué corona tiene? es el que provocó todos los problemas, hasta hay homicidios, ya murió el muchacho Pascual Basilio, él baleó al otro muchacho y una señora y un montón de gente que él agredió es día y ¿qué corona tiene el alcalde?, ¿Qué está haciendo el Ministerio Publico? , ¿Qué está pasando ahí?

El alcalde anda riéndose y nosotros a la cárcel, y todavía no se puede llevar a cabo la audiencia del día de hoy.

Pero ni modo, conscientemente yo entiendo de que siempre el que dice la verdad, eso le pasó en la vida de Jesucristo, el que dice la verdad, lo metieron a la cárcel, lo golpearon, lo metieron a la cárcel, lo golpearon lo mataron, por decir la verdad.

A mí no me quiebran con meterme a la cárcel, me conformo, yo sé que no debo, como dice el dicho, ‘el que no debe no teme’. Así es de que lo único, señora Jueza le suplico yo y el compañero tenemos familia, tenemos esposas, tenemos hijos abandonados, sólo por causa de un señor, el alcalde sólo una vez lo vimos en la audiencia, después nunca vino, y la única audiencia que tuvo, que fue en octubre, el Juez que lo tuvo iba a llevar a cabo la audiencia, y el ministerio público no vio ¿por qué? por qué la Corte lo rechazaron con sus resoluciones por eso fue que ya no se presentaron, desde allí otra nueva fecha.

Desde ahí, desde la primera audiencia fuimos nosotros a la cárcel, es una injusticia, eso es una injusticia.

Pero ni modo, siento que esto es algo, de que hay algo por ahí, pero solo Dios los sabe. Entonces le ruego señora Juez, usted ya dijo que hasta el 25 de febrero, ni modo. Tenemos que conformar porque estamos ante una justicia pero la verdad de que el pueblo lo sabe, nuestra gente sabe que no hemos cometido ni un delito.

Esos seis, siete delitos que se imputan a mí, yo lo sé que ni uno cometí, y se lo digo con la cara levantada. Pero ni modo, tal vez ante Diosito le he fallado a alguna vez pero eso lo pago así, no hay problema.

Entonces gracias señora Jueza, es lo único lo pude manifestar y el pueblo de Guatemala lo sabe, nosotros totalmente somos presos políticos, somos presos políticos, sólo por querer defender sus derechos querer, solo por querer uno hablar algo y lo acusan.”

Este es el discurso durante la audiencia del día 18 de enero 2016 en el Tribunal de Mayor Riesgo A. Domingo Baltazar autoridad comunitaria de Santa Eulalia y preso político se dirigió a la jueza, a los fiscales del MP y querellantes en su contra.