Archivo de la categoría: Poqomchi’

Creompaz: el lugar donde se encontraron los restos de nuestro padre.

moti

Por: Rony Morales

Era una tarde en las oficinas de la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC), donde en una reunión sus miembros habían hablado sobre los militares que fueron detenidos en Cobán, Alta Verapaz, por crímenes cometidos en las comunidades q’eqchi’, poqomchi’ y achi’. Cuando los compañeros y compañeras empezaron a dar parte de sus testimonios de vida y de lo ocurrido en su territorio durante el conflicto armado, me acerqué a ellos y les expliqué mi idea sobre investigar y dar a conocer historias de personas que tienen familiares desaparecidos. Con mucho temor y angustia se acercaron don Cristóbal y don Oswaldo y me dijeron “compañero, nosotros queremos hablar”. Los invité a regresar a la sede de UVOC al siguiente día y fue así como iniciamos esta entrevista.

Cristóbal Mó Ti, de 42 años de edad y Oswaldo Mó Ti, de 47, dos hermanos que llevan sobre sus pies descalzos la historia del pueblo Pocomochi, una historia de alegrías pero también de tristezas, sobre su piel en el suelo avanzan con su propia historia, esa que comparten millones de indígenas y mestizos en un mismo país. Ellos dos nacieron en la comunidad. Originarios de la comunidad El Rancho, San Cristóbal Alta Verapaz.

Cristóbal inicia con el relato: éramos cuatro hermanos, pero lamentablemente por el conflicto armado en el año 82 nos fuimos ya disminuyendo, o sea que nos desaparecieron a dos miembros de la familia en ese entonces. Mi papá se llamaba Domingo Mó, y mi hermano se llama Domingo Mó Ti. Los desaparecieron el 25 de julio de 1982 a las afueras de nuestra casa en la aldea, un grupo de militares”.

Como le decía que nosotros estábamos en nuestra casa, no sabíamos nada, estábamos durmiendo y de repente a las cinco de la mañana, cuando vimos un montón de soldados que tenían pintada la cara de negro como una especie de aceite quemado. Entonces, en ese caso no los podemos identificar nosotros a ellos, llegaron y entraron a la casa, fueron a agarrar a mi papá, lo patearon, lo agarraron del pescuezo, lo tiraron ahí, lo volvieron patear y a mi hermano mayor lo fueron a agarrar. Entonces uno de los militares dice “ahí ese patojo que se venga para acá”, porque se dieron cuenta de que yo estaba viendo y pues agarraron a mi mamá, me agarraron del brazo y a mi hermanito que se llamaba Raúl. Entonces a mi papá si se lo llevaron y a mi hermano mayor, Domingo. Tenía 14 años Domingo.

Ahí comenzaron a disparar, de hecho yo tengo un recuerdo aquí de un raspón de una bala, y lo tengo aquí, mirá, y jamás nunca se me va a olvidar.

Cuando se lo llevaron no salimos a buscarlos por temor a que le pasara algo al resto de nuestra familia, a los tres meses nosotros salimos a buscar a nuestro papá y mi hermano, pero ya no fue posible localizarlos. Nosotros creemos que se lo llevaron para la comunidad de Quixal y que allá hay muchos cuerpos humanos, ahí hay un cementerio clandestino y hay muchos hermanos de nuestros hermanos y vecinos que están tirados adentro río porque allá no se ha hecho una investigación.

La vez pasada pensé en pedir ayuda para poder ir a investigar, ahí adentro de esas pozas de agua hay huesos, hay hermanos víctimas y tal vez que aparecen mi papá y mi hermano. También queremos que esos lugares sean investigados por el Ministerio Público, porque no es posible que quede solo así impune.

Nosotros, como decimos, no sabemos nada, no salíamos al pueblo, así que nos agarraron de sorpresa, pero sí estábamos escuchando que los vecinos hablaban de personas que estaban matando y que “tengan cuidado, van a llegar con ustedes” o “qué sé”, algo así nos avisaron pero nosotros, ¿qué sabíamos?, estábamos en nuestra casa, nuestro terreno, entonces nosotros no podíamos huir así.

La casa era grande. Estaba llena de mazorcas, frijol, ayote; de todo, y teníamos como 15 de esos cajones de los que dan miel, tres ganados, gallinas, chuntos, patos todo eso, ¡se quemó!, nos quedamos sin nada…

Nunca jamás, ni en ese entonces, nosotros conocimos a la guerrilla, muchas personas hoy en día dicen: ¿esos son guerrilleros?, ¿en qué nos pueden comprobar? Por lo menos los militares dicen ahora que éramos guerrilleros cuando teníamos ocho años, en ese entonces yo tenía nueve años y, ¿a dónde iba a traer yo las armas?, ¿en qué se basan los militares, los coroneles, los generales para decir que los guerrilleros estaban en Alta Verapaz en ese entonces, y que nosotros no tenemos ni un delito?

Nosotros fuimos a pedir apoyo en la municipalidad. En ese entonces nos dijeron que no habláramos nada, porque “si ustedes hablan pueden ser matados ustedes, y a lo mejor sacan una información, a lo mejor ustedes están mintiendo”, dijo. Entonces nosotros le dijimos al señor alcalde, ahí en ese entonces: ¿cómo vamos a mentir nosotros?, ¿por qué nosotros vamos a mentir?, nosotros no somos de otra aldea o de otro municipio, somos legítimos de aquí. Pero más que todo nos dijeron que no habláramos nada.

Presentamos las denuncias y estamos en proceso todavía, pero más que todo lo que queremos nosotros es justicia. También estamos dando a estos señores que hacen el examen de ADN y gracias a estos estudios el viernes 8 de abril 2016 logramos encontrar los restos de nuestro padre Domingo Mó, que fue identificado entre 588 osamentas que fueron exhumadas en el año 2012 en 85 fosas clandestinas dentro de la zona militar número 21, actualmente Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento Paz (Creompaz)”.

Presentan a nueva junta directiva de la Secretaría de Asuntos Agrarios -SAA-

12321695_917310311720142_9084894211366020167_n

Por: Rony Morales

Las organizaciones Unión Verpacense de Organizaciones Campesinas -UVOC- Comité de Desarrollo Campesino -CODECA-, la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas -CNOC- y otras organizaciones sociales se reunieron en la SAA para la presentación de la nueva administración de esta institución, la nueva junta directiva debe de iniciar su gestión buscando formas de resolver la problemática agraria, esa es una de las prioridades del movimiento campesino.

Carlos Morales representante de la -UVOC- mencionó que la gran cantidad de conflictos existentes tienen su raíz en las condiciones estructurales de tenencia y propiedad de la tierra que vienen de los procesos de despojo en las comunidades indígenas y campesinas.

Para las organizaciones sociales, la tierra es un derecho histórico que las comunidades indígenas disputan ante actores que causan el despojo de la poblaciones en el área rural.

Los líderes comunitarios vienen a la reunión con la SAA, esperando resolver la problemática de la conflictividad agraria respetando el derecho ancestral de los pueblos.

12936642_1017400918313015_2789355050937159001_n

Cobán: Mercado solidario de consumo sano y responsable.

foto7

Por: Rony Morales.

Komonil Tezulutlán es un espacio en construcción para la defensa y recuperación de la economía comunitaria y para fortalecer la soberanía alimentaria de los pueblos q´eqchi´, poqomchi´ y achi´.

Es aquí donde nacen los mercados solidarios, agroecológicos,de consumo sano y responsable, como una práctica para compartir, intercambiar, productos del campo y de huertos urbanos. Nuestro sueño es hacer estos mercados el primer sábado de cada mes en la parroquia San Martín, en Cobán A.V.

En el colectivo y en los mercados participan  familias, organizaciones, personas particulares y empresas que se preocupan por el consumo sano y responsable, cada uno  fue compartiendo  ideas, cosechas y productos. Organizaron y comenzaron a  participar en este espacio, que es distinto a los mercados convencionales o a los supermercados

Están en el proceso de recuperación de las maneras ancestrales de producir, cosechar e intercambiar, y así tener un mejor producto libre de agrotóxicos y transgénicos.

foto3

Así es como nace este segundo mercado, como un espacio para exponer y ofrecer una variedad grande de productos frescos, estos salen desde los huertos, parcelas y grupos que trabajan agricultura y artesanías, buscando romper con los intermediarios en un país en donde el acaparamiento es una práctica constante y dañina por los precios, sin intermediario se permite ir construyendo autonomía entre las familias y su producción.

Su sueño es ser un espacio que respete a la madre tierra promoviendo experiencias agroecológicas, semillas criollas, Esta experiencia va sumando a más familias agricultoras mediante la participación activa de mujeres y hombres con la voluntad de mejorar la soberanía alimentaria del país

Los productos agroecológicos son alimentos producidos bajo condiciones de: conservación y respeto al medio ambiente, uso de prácticas que mejoran las condiciones naturales del suelo. Utilizan materiales locales y reciclados, semillas nativas y criollas, protegen la flora y la fauna, no usamos  agrotóxicos, ni transgénicos. Favorecen la equidad, la justicia social y el derecho de alimentarse sanamente.

Sí a la vida, sí a la economía comunitaria…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Llamada mundial para promover y asegurar los derechos a la tierra de los pueblos y comunidades.

eniiiguate

Por: Rony Morales

La solución a los conflictos de tierra es parte fundamental de la problemática agraria y requiere de voluntad política del gobierno y medidas que inicien la solución de los conflictos más graves, atender las demandas más urgentes del indígena y campesinado, evitar las consecuencias de enfrentamiento, derramamiento de sangre y pérdida de vidas humanas que implica la lucha por la tierra y la vida.

Los conflictos de tierra es otro elemento que debe solucionarse de manera ágil. Las demandas sobre el uso, tenencia y propiedad de la tierra se hacen indispensable resolverlas, para que el campesinado tenga acceso a la tierra y de esa manera contribuir de mejor manera al desarrollo del país. Se deben detener los desalojos y activar inmediatamente las mesas de diálogo ya sea por seguridad jurídica, delimitación de linderos, propiedad en disputa, adquisición de tierras y acceso a tierras por otros medios

Es por ello que los integrantes  de la International Land Coalition en Guatemala (ILC), que es una alianza mundial de organizaciones de la sociedad civil e intergubernamentales, trabajan de forma unida a través de Las organizaciones de la ILC, planteando que la problemática agraria en Guatemala, construida de forma histórica,  es la mayor causa y génesis de la desigualdad, pobreza y conflictividad social, y dieron a conocer  la posición de las comunidades  indígenas y campesinas, ante los actos de corrupción evidenciados en los últimos meses en el país.

campañaa

Es por ello que en el marco del Día Internacional de la Mujer este 8 de marzo las  organizaciones sociales, Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas –UVOC-, Comité Campesino del Altiplano –CCDA-, Alianza de Mujeres Rurales –AMR-, Central Campesina Chortí –Nuevo Día- y la Coordinadora de ONGs y Cooperativas –CONGCOOP-  junto a todos los miembros de –ILC-  mundial iniciamos una campaña mundial con el objetivo de  promover y asegurar los derechos a la tierra de los pueblos y comunidades.

La vida en la tierra tal y como la conocemos, depende de que se reconozca a los pueblos indígenas y las comunidades locales como custodios de nuestro planeta.Asegurar estos derechos es el eje central para construir un mundo justo y equitativo desde la salud a la educación, la participación a la paz, el crecimiento a la diversidad cultural.

Los derechos a la tierra de los pueblos indígenas y las comunidades locales son fundamentales para lograr el desarrollo sostenible, a esto se han comprometido los líderes de nuestras naciones.Territorio Incluyente y Sostenible para la Seguridad Alimentaria en Guatemala, como resultado de un proceso de consulta y debate en torno a la problemática agraria, el desarrollo rural, la seguridad y soberanía alimentaria, el  acaparamiento de tierras y bienes de la naturaleza por parte de grandes empresas nacionales e internacionales son parte de la discusión.

 Expresan  la preocupación frente a la coyuntura del país, y que este gobierno  no da prioridad a los pueblos indígenas y campesinos, por lo tanto no existe una agenda que unifique las demandas sociales.

El objetivo es duplicar para 2020 en todas partes los derechos a la tierra de los pueblos indígenas y las comunidades.

Hacen la llamada a unirse a esta acción global.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Marcos Botzoc Choc y la violencia contra las comunidades cooperativistas.

IMG_1527

Por: Rony Morales.

Soy Juan Botzoc  originario de San Pedro Carchá, maya hablante q’eqchi´ colaboro con la asociación mayas para el desarrollo comunitario –ASOMADIC-, también soy parte de las autoridades ancestrales a nivel de la región  Q´eqchi´, Poqomchi´ y Archí

Hablaremos de la vida misma, la verdad es  que personalmente desapareció un familiar,  mi tío que se llama Marcos Botzoc Choc. Desapareció a finales del ochenta y tres,  hasta la fecha no lo hemos visto ni sabido de él. De hecho mi prima,  su  única hija,  sigue en búsqueda del cuerpo.

Toda mi familia es originaria  de San Pedro Carchá, somos  mayas hablantes  q’eqchi´. Por la guerra interna en el país, mi familia se encuentra regada en varios municipios del Alta Verapaz, yo  vivo actualmente en Cobán, nací en una comunidad que se llama Semuy,  cerca de una finca de la familia alemana  Sapper en Alta Verapaz.

A finales del ochenta y uno, recuerdo que llegó con los mozos colonos de la finca, Ricardo Sapper de descendencia alemana,  a amenazarnos, a decirnos que nos daban tres días para salir de nuestras casas; entonces las familias  no entendíamos por qué, y en grupo decidimos salir de nuestros terrenos  para salvarnos la vida refugiándonos en la montaña, fuimos desalojados del área donde habitábamos por miembros del ejército y trabajadores del finquero, en ese momento conocí lo que era un soldado, ya que nunca en mi vida había visto uno. Éramos niños en ese tiempo.

Vimos desde la montaña cómo quemaron nuestras casas, estuvimos alrededor de dos años en el monte, viviendo bajo los árboles de pino y caoba.  Estos  hechos nos afectaron mucho, nos daba miedo ver el ejército, cuando íbamos a los pueblos o en los mercados,  mirar al ejército nos generaba terror por todo lo que habían hecho con nuestra familia, con nuestras casas, incluso nuestros mismo animales.

El porqué,  de la reacción del finquero y el ejercito de hacer esto con mi familia y las demás personas, es porque estábamos aportando,  construyendo  un espacio que le llamábamos “las cooperativas”, mi familia estaba en este tema del cooperativismo comunitario. A partir de esto nuestras comunidades  fueron vistas mal. Entonces como para ir desestabilizando a nuestra familia, el ejército de Guatemala, juntamente con los Sapper, dueños de esa finca, nos desalojaron y para darnos una lección quemaron nuestras pertenencias.

De la montaña bajamos por necesidad a vivir a Campur  y por buscar donde sembrar nuestros cultivos fuimos caminando por más de dos días a Chisec al no encontrar donde sembrar, tuvimos que  regresar  a pie para llegar a Campur. Fue cuando  logramos un poco de café y cardamomo, durante esa semana fue que se dieron cuenta los miembros del ejército y comisionados militares   que nosotros habíamos regresado y de nuevo nos empezaron a buscar. Como decía, mi familia estaba catalogada como uno de los que estaban impulsando la lucha social.

Teníamos la necesidad de unos centavos, entonces el tío Marcos Botzoc Choc  dijo “vamos a buscar un poco de cardamomo, vamos a buscar un poco de café” y se logró vender. Creo que durante ese proceso fue que se dieron cuenta que habíamos regresado.

A mi tío Marcos Botzoc Choc se lo llevaron de la casa donde estaba viviendo, su hija lo vio, ella se salvó porque se metió bajo la cama. Sabemos que el responsable directo, por lo que hemos ido  investigando, fue el comisionado de San Pedro Carcha, que era el señor Santiago Tux,  él fue el que nos echó de nuestras tierras.

Mis tíos y mi papá lo buscaron en Cobán, también en la zona militar No. 21, preguntando por el nombre, en las mismas iglesias de acá, porque sucedía mucho eso de que a veces, pues los perseguían, y para salvarse a veces se iban a la Iglesia o al hospital.

Nosotros tratábamos de identificarlo por el nombre, lamentablemente en la zona militar No. 21 de Cobán, la familia entró tres veces pero nunca se nos dio alguna respuesta; ellos revisaban los libros donde se reportaban la gente que entraban ahí, supuestamente eso es lo que nos decían, pero nunca se nos dio las respuestas.

En el convento de Cobán se hizo el proceso para la búsqueda de familiares por medio ADN, con la  esperanza de que apareciera entre las osamentas de la base militar No. 21, la hija fue hacerse la prueba con mucha esperanza,  ya  que en la actualidad se han identificado más de sesenta personas  de Cobán, también de algunas comunidades de San Pedro Carchá y del mismo Cobán.  Además  el Programa Nacional de Resarcimiento también ha estado  sacando nombres de quiénes son los que han sido identificados en ese proceso de ADN y no perdemos la esperanza.

 Yo creo que el tema del conflicto armado interno en Guatemala es otra de las historias que ha sufrido el pueblo de q´eqchi´, el pueblo Poqonchi´, el pueblo Achí, los pueblos en Guatemala, los mayas. Creo es ahí es donde se visualiza el efecto de ese conflicto que hubo. Sabemos que con la poca sistematización que ha habido de todo el efecto que dejó el conflicto armado, una de las comunidades nuestra está dentro de las cuatrocientas comunidades que fueron desaparecidas, ¿no? Sabemos que hay más de cincuenta mil desaparecidos en Guatemala y cincuenta mil familias que piden el saber de sus familiares.