Archivos diarios: 16 abril, 2016

¿Es movimiento social la sociedad civil organizada?

Por: Ollantay Itzamná.

De forma genérica, se entiende por movimiento social a un conjunto de personas organizadas y movilizadas alrededor de una demanda común fundada en derechos vulnerados o amenazados.

Los movimientos sociales son tan antiguos como la consolidación del poder político mismo, en los diferentes momentos históricos de la humanidad. La Biblia reseña procesos de movimientos sociales como los encabezados por Moisés, por los hermanos Macabeos, etc. El propio Jesús de Nazaret articuló un movimiento sociopolítico exigiendo la liberación del pueblo judío del dominio del Imperio romano.

No siempre fueron dirigentes sociales carismáticos quienes organizaron o dinamizaron los movimientos sociales, sino éstos fueron fecundados/identificados por diferentes procesos de acumulación de la conciencia sociopolítica colectiva.

Tampoco siempre fueron los estados los enemigo en común contra quienes colisionaron los movimientos sociales exigiendo sus demandas. Los movimientos antinucleares, ecologistas, feministas, antineoliberales, etc., a diferencia de los obreros, identificaron como enemigo común al sistema financiero mundial neocolonial y patriarcal. Y en consecuencia, actuaron y actúan de manera global, fuera de las fronteras del Estado nación.

Los actuales movimientos sociales, en especial de indígenas y campesinos en la zona Andina, ya no sólo protestan o denuncian lo que no quieren, sino también tienen medianamente claro lo que quieren. Por eso, sus propuestas apuntan a superar los estados coloniales, y a la construcción de estados plurinacionales, mediante procesos constituyentes plurinacionales e incluyentes.

Es decir, los actuales movimientos sociales, son movimientos sociopolíticos con miras disputar el poder político a las élites vigentes, y promover cambios estructurales a nivel nacional e internacional. Son los casos de Bolivia, Ecuador, España, Grecia, entre otros.

Situación diferente ocurre con el denominado sociedad civil organizada. Idea acuñada y socializada por los agentes del sistema neoliberal, en la segunda mitad del pasado siglo.

La razón de ser de la sociedad civil organizada fue y es “asumir” las funciones sociales abandonadas por los estados producto de su proceso de “achicamiento” por los programas de ajuste estructural. Para dicho fin asistencialista, los mismos grupos financieros (agentes neoliberales) canalizaron y canalizan “ayuda” financiera internacional.

Es decir, la idea de la sociedad civil organizada, centrada en las organizaciones no gubernamentales (ONGs), fue creada y promovida por el mismo sistema neoliberal para mimetizar y/o apaliar el dolor ocasionado por la reducción de las funciones estatales (producto de los procesos de privatización), en especial en el área de inversión social y de derechos humanos.

Por eso, estas organizaciones no gubernamentales están diseñadas para ejecutar proyectos de desarrollo (de bienestar social, antes función de los estados) y, muy difícilmente plantean y promueven procesos de transformaciones estructurales que “desestabilice” el orden establecido.

Ejecutan más actividades o campañas de sensibilización social sobre temas diversos, que procesos de construcción de sujetos sociopolíticos colectivos que le disputen el poder a los privilegiados, mucho menos procesos de liberación de los pueblos.

Mientras los movimientos sociales están conformados por actores o sujetos sociopolíticos, la sociedad civil, en  buena medida, está constituida por “beneficiarios” de proyectos. Mientras los movimientos sociales tienen agendas de lucha, y responden a sus asambleas en pleno, las organizaciones de la sociedad civil tiene programas o proyectos de desarrollo y responde a los estándares de validación de la cooperación internacional.

En otros términos, mientras los movimientos sociales son procesos y espacios de politización y movilización en aras de transformaciones estructurales, las organizaciones de la sociedad civil son estructuras despolitizadas y de despolitización. No es gratuito que un “requisito sine quanon” para la existencia de las ONGs sea el de ser una organización “apolítica”.

Existen ONGs, en especial las ambientalistas, que acompañan procesos beligerantes, pero, aparte de excepciones, estas organizaciones soportan un bullyng por algunas cooperantes o criminalización por los gobiernos de turno.

Anuncios

Futbol como opio del pueblo

El gran Forges ilustra esta realidad tan triste.

Texto por: Carlos Juárez.

Jóvenes de esta generación que están más informados del fútbol, en especial la liga española y sobre todo los seguidores del Real Madrid.

A pesar de que nunca verán en vivo a este equipo ni tendrán al ídolo que admiran frente a ellos; están ahí en sus redes sociales publicando imágenes con frases en las que dicen ¡hala Madrid! cual si fueran españoles.

 Realmente da pena, la historia juzga que estos extraños españoles invadieron nuestras tierras y en este periodo se violaron a nuestras mujeres sin piedad y cada uno de estos que pública ¡hala Madrid!, ¡Madrid hasta la muerte! pueden ser producto de una violación de aquel entonces.

A lo que quiero llegar con todo esto es, que hay cosas más importantes y de urgencia nacional a los cuales debemos estar informados.

Es el caso del Río Cahábon en Alta Verapaz que ha desaparecido en su totalidad por la mala e ilegal utilización una empresa hidroeléctrica del Real Madrid.

Ahora ya no hay oro, ahora se quieren llevar todo lo verde que produzca dinero, dejando muerte, pobreza y también ignorancia a quienes siguen al real Madrid.

Algún día nuestra mierda tendrá valor y hasta eso se van a querer llevar!!!

Intervención del Gobierno Plurinacional ante Foro Permanente de Naciones Unidas

photo_2016-04-16_14-41-12

Palabras de Andrés Tomás León, Gobierno Plurinacional.*

“En estos momentos nuestro hermano Rigoberto Juárez, es quien debiera  estar dando este informe, sin embargo con honor lo representamos en este momento.”

En relación a los presos políticos y la criminalización, el Estado de Guatemala se ha aliado con las empresas para poder utilizar el sistema de justicia, perseguir y criminalizar a nuestros líderes, lideresas y autoridades indígenas que defienden su territorio, los derechos individuales y colectivos.

Hay dos maneras de cómo se realiza esta criminalización: a través de la forma de la disuasiva que pretende la desarticulación e inmovilización  de los pueblos indígenas, la tendencia punitiva que pretende  eliminar y acallar a los pueblos indígenas, solo en el caso q’anjob’al  en los últimos cuatro años se ha estigmatizado a trescientas setenta y un personas, sesenta y ocho mujeres y trecientos tres hombres de los cuales, seis han sido asesinados, cuarenta y uno han sido heridos, setenta y tres son ordenes de captura, treinta y uno han sido encarcelados, de ellos aún quedan siete en calidad de presos políticos.

Los principales actores de esta criminalización han sido los ex militares, paramilitares, sicarios, candidatos de partidos políticos, alcaldes municipales, diputados, gobernadores, periodistas, fiscales del Ministerio Público, jueces, jueces de Primera Instancia, policías estatales y privados, empresarios, inversionistas y medios de comunicación. Los empresarios han acusado a nuestros hermanos de diferentes delitos, entre ellos terrorismo, asociación ilícita, detención ilegal, plagio y secuestro, usurpación e instigación a delinquir, asesinato, etc.

Tenemos más de cien prisioneros políticos y más de mil perseguidos legales, en relación a la tierra y el territorio. Nuestra relación con la madre tierra como nuestro espacio, donde desarrollamos nuestra cosmovisión, es el fundamento del ser, es ahí donde desarrollamos nuestra identidad, donde desarrollamos nuestra historia y donde regresamos a nuestra forma de vida, sin embargo nuestras tierras están en desprotección jurídica.

También se ha propiciado un sistema de despojo y  la reconcentración de tierras en manos de capitales nacionales y transnacionales, al 2 de abril del 2014 existía un total de 65 licencias de explotación minera, 280 licencias de explotación, a ellas se suma 448 solicitudes de licencias de explotación y 138 de explotación en trámite.

Solo en el área q’anjob’al tenemos 27 licencias de actividad minera y 24 de hidroeléctricas, con esto podemos darnos cuenta que nuestro territorio ha sido y está en constante despojo y de tal manera eso tiene como efecto la falta de tierra, conflictos territoriales porque escasean  los alimentos y los recursos para que nuestro pueblo pueda vivir.

En el tema de las consultas  comunitarias, nosotros como mayas,  parte de nuestra práctica y  de nuestra forma de vivir, es el consultar sobre las decisiones más importantes de nuestro pueblo, sin embargo este derecho ha sido violentado por el mismo gobierno de Guatemala, puesto que desde el 2004 a 2015 se han contabilizado 80 consultas comunitarias que reflejan la opción de nuestro pueblo y en estas consultas no se ha aprobado ni se ha autorizado la explotación de los bienes naturales de los pueblos consultados.

Al mes de abril de 2014 existía un total de 65 licencias de explotación minera, 280 licencias de explotación, 448 solicitudes de licencia de exploración y 138 de explotación en trámite, lo que ha sucedido es que el Estado ha irrespetado la decisión de nuestros pueblos indígenas, no ha tomado en cuenta ni en consideración la decisión al otorgar licencias y concesiones o permisos a estas empresas y no ha solicitado la presentación de estudios de impacto ambiental.

La Corte de Constitucionalidad en algún momento ha ordenado la suspensión de una actividad extractiva, sin embargo las empresas han hecho caso omiso a esta decisión, entonces vemos que el tema de la consulta sigue siendo una controversia en su interpretación, por lo tanto es necesario que la consulta merezca una interpretación intercultural y multicultural.

*Gobierno Plurinacional de la nación Q’anjob’al, Chuj, Akateka, Popti y mestiza del territorio norte de Huehuetenango.

Barillas: las fuerzas de seguridad del Estado al servicio de las hidroeléctricas

13000165_923244274460079_2085977345197394976_n

Por Imox.

Recordamos como en Santa Cruz Barillas desde el año de 2012 la seguridad privada de la empresa española Hidro Santa Cruz S.A. / Ecoener Hidralia Energía el 1 de mayo realizo un atentado armado dirigido a uno de los principales líderes Q’anjob’ales el señor Pablo Antonio Pablo, en el atentado armado lograron salvar su vida Esteban Bernabé y Pablo Antonio Pablo lanzándose al río Qambalam, pero los atacantes lograron asesinar a Andrés Pedro.

El atentado armado logro justificar la respuesta violenta del gobierno de Otto Pérez Molina, la empresa y el Estado impusieron el estado de sitio en mayo 2012, que duró 15 días y que costó para los guatemaltecos más de cinco millones de quetzales y solo sirvió para cuidar los trabajos de Hidro Santa Cruz, intimidar y perseguir a los líderes comunitarios del municipio que no están de acuerdo con el proyecto hidroeléctrico de la empresa, nuevo fueron los detenidos de forma arbitraria por paramilitares.

Una muestra de la complicidad del gobierno fueron la militarización y el acompañamiento de las fuerzas Antimotines de la PNC para resguardar y proteger el ingreso del empresario español Luis Castro Valdivia dueño de Hidro Santa Cruz, acompañado de su jefe de seguridad el militar Juan Roberto Garrido en el año 2012.

Cuatro años después del atentado armado aún no se ha hecho justicia por el asesinato de Andrés Pedro Miguel, los dos autores del asesinato, ambos trabajadores de la empresa española siguen en libertad.