Archivos diarios: 11 abril, 2016

Barillas: abogados defensores informan sobre prisión política

nelton

Por: CesiaJuárez

El día de hoy domingo 10 de abril de 2016, recibimos la visita de los abogados Benito Morales y Javier García, parte de la defensa técnica de los presos políticos de Barillas; junto a ellos miembros del Consejo de Pueblos de Occidente -CPO- en coordinación con la Comisión de Presos Políticos de Barillas, se convocó a una reunión informativa para dar a conocer la situación actua y legal de los hermanos Francisco Juan Pedro, Sotero Villatoro, Arturo Pablo, detenidos el 26 de febrero de 2015; y Ermitaño López, detenido el 02 de junio de 2015.

“El trabajo que venimos haciendo no es sólo como abogados, es como hermanos mayas por la lucha de nuestros Pueblos; tenemos que estar unidos para enfrentar esta lucha contra un Estado racista… no podemos seguir siendo mozos de las grandes empresas, debemos tomar el poder político para terminar con esto”, dijo Benito Morales abogado maya quiché, especialista en derechos humanos y de los pueblos indígenas. El es reconocido a nivel nacional e internacional por su ardua labor en defensa de los derechos de los pueblos.

El acompaña varios de los procesos penales que se siguen en contra de líderes comunitarios de Barillas, Santa Eulalia y San Mateo Ixtatán, entre estos; criminalizados por la defensa del territorio y los recursos naturales, ante la imposición de empresas transnacionales y extractivas. El abogado Morales, fue parte querellante del juicio por el asesinato de Andrés Pedro Miguel y el atentado en contra de Pablo Antonio Pablo y Esteban Bernabé Mateo, ocurrido el 1 de mayo de 2012 en Barillas, Huehuetenango.

Los acusados son dos trabajadores de la empresa española Ecoener Hidralia Energía – Hidro Santa Cruz: Ricardo Arturo García López y Óscar Armando Ortiz Solares. Benito Morales y Javier García forman parte de la defensa técnica de Francisco Juan Pedro, Arturo Pablo y Sotero Villatoro, en el proceso donde se les acusa de haber detenido a varios trabajadores de la empresa Hidro Santa Cruz, fueron acusados por los delitos de secuestro, amenazas, instigación a delinquir y manifestaciones ilícitas; en este proceso se logró la modificación de delitos, y ha sido enviado al Tribunal de Sentencia A, para iniciar el juicio oral y público por los delitos de detenciones ilegales, coacción e instigación a delinquir, el cual dará inició el próximo 06 de julio.

Así mismo, son abogados defensores de Ermitaño López, quien fue acusado de secuestrar al Juez de Primera Instancia Penal y a empleados del Centro de Administración de Justicia –CAJ- de Santa Eulalia, luego que se celebrara una audiencia pública de 4 líderes comunitarios de Barillas el 23 de enero de 2014; el pasado 31 de marzo se logró una modificación de delitos en su proceso, llevándolo a debate por los delitos de: detenciones ilegales, obstaculización a la acción penal e instigación a delinquir.

Cabe mencionar que en este proceso también fueron involucrados Francisco Juan, Arturo Pablo, Sotero Villatoro, Rigoberto Juárez, y 11 personas más, quienes tienen activa órdenes de captura. El abogado Morales es parte de la defensa técnica de Rigoberto Juárez Mateo y Domingo Baltazar, de Santa Eulalia, quién logró conseguir la absolución por falta de mérito del Licenciado Pedro Toledo, de Santa Eulalia y de Víctor Pérez, líder comunitario de Ixquisis, San Mateo Ixtatán, quien fue absuelto el 8 de febrero de 2016. Se espera que en la audiencia programada para el próximo 13 de abril por el caso de Ermitaño López, se puedan discutir las medidas de coerción, así mismo el Ministerio Público y la defensa técnica presentarán todos los medios de prueba necesarios; posteriormente se espera la fecha de inicio de debate.

Ha sido un logro muy importante la modificación de delitos en este proceso, pues uno de los delitos más graves y que no consiguen libertad condicional, es el delito de plagio o secuestro, pero este ya ha sido cambiado por el detenciones ilegales, el cual sí alcanza medida sustitutiva; se tiene todo preparado para comprobar que no existe peligro de fuga.

Esta es una audiencia muy importante para lograr la libertad inmediata de Ermitaño López. En el proceso que se sigue contra Chico Palás, Sotero Villatoro y Arturo Pablo, también hubo una reforma del auto de procesamiento, pero la jueza no les otorgó ninguna medida sustitutiva, ya que considera que existe peligro de fuga; este proceso tiene ya fijada la fecha para inicio de debate, el cual iniciará el 06 de julio de 2016, en el tribunal de Sentencia de Mayor Riesgo, del grupo A, dirigido por Jazmín Barrios.

Acompañado a este proceso, resulta uno nuevo contra ellos; dentro de esta causa los denunciantes son trabajadores del CAJ de Santa Eulalia, el Juez de Primera Instancia y el Juez de Paz del mismo lugar, este proceso fue conexado al anterior, por lo que lo convierte en UNA sola carpeta judicial; la cual ya debió ser trasladada al tribunal de sentencia y NO celebrarse ninguna audiencia más en el Juzgado de Mayor Riesgo, el cual preside la licenciada Claudette Domínguez, ya que se estaría repitiendo el proceso, lo cual es ilegal, y fue manifestado por la defensa técnica oportunamente.

Pese a los argumentos de los abogados, la jueza Domínguez ha fijado una próxima audiencia, la cual se llevará a cabo el 18 de julio, en el Juzgado de Mayor Riesgo A, en el 14vo. Nivel de la Torre de Tribunales de la Ciudad de Guatemala. Francisco Rocael, del Consejo de Pueblos de Occidente –CPO-, hizo un llamado a la unidad, así mismo manifestó que como CPO están acompañando estos procesos en Huehuetenango y otros departamentos en donde se ha criminalizado la lucha social.

Familiares de los presos políticos, agradecieron la visita de los abogados y la información que se ha trasladado públicamente; “es muy importante que todos estén informados y mejor si es de la propia voz de los abogados”.

Anuncios

Movimientos indígenas y participación política

ECUADOR INDIAN PROTESTS

 (AP Foto/Silvia Izquierdo)

Por: Ollantay Itzamná

En Abya Yala, en las últimas décadas, en especial a raíz del reconocimiento jurídico de los derechos de los pueblos indígenas, y la “conmemoración” del quinto centenario de la invasión-colonización europea, muchos/as indígenas hemos acelerado nuestros procesos de reconstitución identitaria y territorial como pueblos.

A tal punto que, en la presente década, los diferentes movimientos sociales en defensa de la tierra-territorio, el agua, los bosques, y demás bienes comunes, están dinamizados y/o acuerpados por sectores indígenas organizadas en resistencia.

En países como México, Guatemala, Ecuador, Perú, Bolivia …, con altos porcentajes de población indígena, los actuales movimientos sociales son movimientos de organizaciones indígenas. Pero, en ninguno de estos casos, con excepción de Bolivia y Ecuador, estos movimientos lograron convertir su mayoría demográfica en mayoría política. Es decir, no lograron espacios significativos en la administración de lo estados.

En México, Guatemala, Perú, países con población mayoritaria indígena, los movimientos indígenas no hemos logrado ni tan siquiera tener una organización política propia (bajo nuestro control) para participar electoralmente y disputar el poder político monopolizado por los ricos. Los casos de Bolivia y Ecuador son diferentes.

Si no tenemos un instrumento político (organización política propia), los movimientos indígenas, por más que poblacionalmente seamos mayoritarios, jamás podremos acceder a los espacios de poder para transformar los estados coloniales.

Los partidos políticos tradicionales, tanto de la derecha, como de la izquierda, en el marco de sus parámetros y limitaciones culturales e ideológicas, jamás nos asumirán como sujetos plenos de derechos. Mucho menos como potenciales gobernantes o tomadores de decisiones para reconstruir nuestros destinos como pueblos autónomos e interdependientes.

Para el pensamiento occidental, sea liberal o socialista, el sujeto político ideal siempre será el individuo ilusionado por el espejismo de la modernidad, ansioso del desarrollo suicida, preso de la razón lineal utilitarista, deseoso de los títulos y privilegios individuales. Por eso, los partidos políticos, lejos de promover la homeostasis o bienestar de la comunidad, premian y generan nuevas élites de privilegiados a costa de las mayorías históricamente empobrecidas.

Los movimientos indígenas no logramos construir nuestro instrumento político propio, y convertir nuestra mayoría demográfica en mayoría política, porque aún subsistimos colonizados política y electoralmente. No en pocos casos, las ONGs, las agencias de cooperación internacional, las iglesias, entre otras, fijaron en nuestros imaginarios la errónea idea de: “Para ser un movimiento genuino debemos mantenernos apolíticos”.

Muchos/as de nuestras hermanas/os que lograron acceder a los espacios de poder por elección popular, mediante partidos políticos de izquierda y/o de derecha, reproducen y encumbran los vicios de la política electoralista corrupta como virtudes políticas. De este modo, ellos/as, lejos de estimular o promover procesos de colonialidad política o de acompañar esfuerzos de articulación de instrumentos políticos de liberación, terminan afianzando la apatía política en los movimientos indígenas.

En Guatemala, Perú o México, las y los indígenas en espacios políticos no logramos superar el culturalismo o folclorismo político  (exigiendo cuotas o dádivas al Estado blacoide y racista). Demandamos superficiales reformas al Estado, más no promovemos procesos de transformaciones estructurales. Hablamos de incidencia política, más no de autodeterminación de los pueblos indígenas. Demandamos desarrollo y reformas agrarias (sin redistribución de tierras), más no la restitución de nuestros territorios ancestrales, ni el buen vivir para todos. Hablamos de resistencia social, más no de la construcción del poder político. Mucho menos de la resistencia y/o subversión económica (cambio de los patrones de consumo).

En otras palabras, a los movimientos indígenas, el sistema neoliberal y los estados coloniales nos siguen definiendo la agenda. Ellos deciden qué y cómo debemos demandar y qué no. Hace falta, pues, atrevernos a engendrar nuestro propio brazo político, similar a lo que hicieron en Bolivia, y transitar de la resistencia social hacia la construcción del poder político horizontal y ascendente.

La voz es tu arma acompañado de la conciencia sobre nuestra madre tierra

Por: Isabel Ix Alvarez Tzarax, originaria de la aldea Xesic Segundo, Santa Cruz El Quiché.

poema

 

Defender el agua es defender la vida

Por: Andrea Isabel Ixchíu Hernández.

Según el último mapa de cobertura forestal de Guatemala publicado en el año 2012, se estimó la cobertura en 3, 722,595 hectáreas, digamos entonces que el 34.2% del territorio nacional es bosque.

Guatemala ha sido considerado por expertos como un “pulmón” de Latinoamérica, sin embargo y a pesar de la existencia de normativa nacional e internacional que garantiza la conservación de los bosques y fuentes de agua, estas no se respetan.

El incremento en los desvíos de ríos, la instalación de megaproyectos como mineras, represas e hidroeléctricas, el aumento de la brecha agrícola, sobre todo de monocultivos de palma africana, y azúcar que acaban con bosques nativos, están generando una catástrofe ambiental sin precedentes.

Pero además, el derecho de los pueblos indígenas en el manejo y conservación del ambiente en sus territorios tampoco se respeta, la legislación ambiental aun no reconoce estos derechos garantizados en las normas y tratados internacionales. El Estado de Guatemala niega los derechos de los pueblos indígenas, debido a que las tierras y los territorios siempre se consideran como el botín para el saqueo y sobre explotación y además criminaliza a las comunidades cuando se organizan para preservarlos.

En la práctica cotidiana de las comunidades y el desarrollo histórico de los principios y valores basados en el equilibrio y la interdependencia del ser humano, la naturaleza y el cosmos, como principio axiológico de los pueblos indígenas, se desarrolla un sistema de normas propias de las comunidades para el control, manejo y conservación de los bosques. A través de la organización para el uso del agua potable se establece normativa que regula la vida de las comunidades y el uso sostenible de los beneficios del bosque, como el agua domiciliar, el aprovechamiento de los árboles, las normas de reposición de árboles y servicio colectivo.

El agua es un elemento vital para la vida de los pueblos y comunidades mayas, es un ente organizador de la vida social. Desde la cosmovisión K’iche y en los relatos del Popol Wuj se encuentra muy presente el agua, como el primer elemento del cual se derivó el resto de la vida, por eso los mayores, le llaman Sagrado Liquido.

Desde nuestra infancia, a los niños K’iches se nos enseña que el agua es un derecho común y que no tiene dueño, que existen formas de uso pero no de propiedad. Aprendemos que los ríos no son nuestros recursos, sino que son seres vivos, que son las venas de la tierra que deben seguir su curso.

Según el politólogo, Álvaro Armas, quien ha estudiado las formas comunales de administración de agua del pueblo K’iche de Totonicapán: “El agua se convierte en objeto material de poder en las comunidades, por medio del cual se observa, controla y vigila, cuando se organiza la vida misma de la comunidad. Al ser considerado el agua como elemento organizador de la sociedad, también es una plataforma sobre la cual se establece el poder, si se trastocan las reglas en torno a este elemento, se está rompiendo también con los pactos que organizan la comunidad”.

Ante la permanente agresión de las empresas que pretenden privatizar el uso del agua, y que la ven como un recurso estratégico, sobre el cual se ha entretejido cierta gobernabilidad global, emanada por poderes globales que ven en este un recurso más para explotar en la producción de energía eléctrica, es que las comunidades se organizan y defienden su derecho al uso y administración del agua, desde la lógica comunitaria.

En el norte de Huehuetenango los líderes comunitarios, Rigoberto Juárez Mateo, Domingo Baltazar, Mynor López, Arturo Pablo, Francisco Juan, Adalberto Villatoro y Ermitaño López, guardan prisión por haberse organizado en la protección de la naturaleza y el agua de las comunidades de Santa Cruz Barillas y Santa Eulalia.

Históricamente el estado guatemalteco ha reprimido y criminalizado las formas de lucha y organización de los pueblos indígenas. La existencia de presos políticos ha sido una constante, en tanto se ha impuesto modelos de vida que irrespetan las prácticas de los pueblos, quienes siempre encuentran formas de repeler la injusticia, revestida de legalidad y resisten a la embestida del capital.

Hoy 11 de abril del año 2016, día en que arranca una multitudinaria Marcha por el Agua desde distintas partes de Guatemala, exigimos la libertad de los ríos, los nacimientos de agua, los mares, costas y de los presos políticos que les dan voz.

Madre sin hijo

marco

Por: Lucrecia Molina Theissen

Como una planta arrancada de la tierra, su tierra, mi madre se marchita. Huérfana de su niño desde hace treinta años, siento que su paciencia se acaba y veo cómo la rabia llena su pecho cada día.

Son treinta años, como treinta puñales clavados en su cuerpo, desángrandola.

Es demasiado tiempo sin respuestas y ya se acerca octubre. Otro octubre, hecho de llantos y de lluvia, sin que mi madre sepa qué pasó con su hijo, qué le hicieron y quiénes, dónde quedó su última huella. Torturantes preguntas que le roban el sueño, sigilosas.
Texto: archivo del blog: Carta a Marco Antonio http://cartasamarcoantonio.blogspot.com/