Archivos diarios: 6 marzo, 2016

Guatemala: 360 años de condena para dos militares culpables de uso de violaciones como arma de guerra

Una mujer testifica durante el juicio Sepur Zarco. / Alianza Rompiendo el Silencio y la Impunidad

Marisa Ruiz Trejo 

Tomado de   

Esta condena sienta un precedente en el que se reconoce que el trabajo doméstico forzado, la violación y la esclavitud sexual constituyen crímenes de guerra que deben ser condenados.

El día 26 de febrero 2016 será una fecha recordada por las mujeres q’eqchi’ que se atrevieron a declarar en el juicio del Caso Sepur-Zarco, pero también por toda la sociedad guatemalteca y latinoamericana. Ese día Esteelmer Francisco Reyes Girón (teniente coronel retirado) y Heriberto Valdez Asig (ex comisionado militar) fueron condenados por Yassmín Barrios, una jueza implacable, a 120 y 240 años de cárcel por crímenes de violencia sexual.

El caso Sepur Zarco, que arrancó el 1 de febrero de 2016 se refiere a una comunidad en el límite entre Izabal y Alta Verapaz (Guatemala), y en cuya base militar, varias mujeres q’eqchi’ vivieron violencia y esclavitud sexual a manos de las fuerzas armadas guatemaltecas. Como publicó Diagonal, alrededor de esa base se produjeron violaciones continuadas, esclavitud sexual y doméstica.

Leer: Un juicio histórico contra exmilitares por violación sexual masiva a mujeres q’eqchi’

En una coyuntura intimidada por los feminicidios contemporáneos (asesinatos de mujeres por razones de su “género”) la fecha del 26 de febrero marcará un paradigma en los procesos de justicia y reparación para las mujeres, en América Latina y el mundo, ya que por primera vez se ha condenado la violencia sexual ante tribunales nacionales. Por primera vez, las voces de mujeres mayas se han escuchado en las instituciones de justicia con ecos a nivel internacional. Estas once mujeres  q’eqchi’ han relatado las atrocidades de los agentes del estado y los trazos del genocidio para que los crímenes sexuales no se vuelvan a repetir.

Más allá de lo que esta sentencia condenatoria significa para las instituciones de justicia ordinaria en Guatemala, la condena por violencia sexual a exmilitares significa que se sepa qué fue lo que pasó, que se sepa la verdad de las once valientes mujeres q’eqchi’ que declararon y que la sociedad sepa que no fue su culpa. Esta condena además sienta un precedente en el que se reconoce que el trabajo doméstico forzado, la violación y la esclavitud sexual constituyen crímenes de guerra que deben ser condenados.

La violación sexual se reconoció como un arma de guerra que afectó tanto a las mujeres q’eqchi’ como a los varones, ya que fue una agresión al grupo del “bando contrario” y tuvo como fin su eliminación. El trabajo forzado, la esclavitud y la violación sexual de las mujeres fueron diseñados como tácticas y estrategias para el control de los territorios e implicaron gastos para el ejército (armas, agentes para utilizarlas, etc.).

Aunque el trabajo doméstico forzado, la violación y la esclavitud sexual no asesinó directamente a las mujeres o al grupo que se considera “insurgente”, sí lo eliminó a través de una política eugenésica en la que se mezcló el racismo de la élite y la oligarquía militar con la misoginia y la asociación simbólica del cuerpo de las mujeres con la posesión de los territorios. Por eso, esta sentencia es un paradigma para la justicia en América Latina porque sienta precedentes y señala horizontes para otras mujeres que han vivido situaciones similares.

https://www.diagonalperiodico.net/global/29544-guatemala-360-anos-condena-para-dos-militares-culpables-uso-violaciones-como-arma

 

Anuncios

Comunidades indígenas de Guatemala luchan contra la privatización de los sitios sagrados

IMG_2838

Por Jeff Abbott.

Fuente: http://upsidedownworld.org

En los últimos años, la popular atracción turística de Semuc Champey en el departamento guatemalteco de Alta Verapaz se ha convertido en un punto de conflicto social para las comunidades mayas Q’eqchi indígena “que rodean el sitio. El 8 de febrero, las tensiones estallaron y condujeron a la ocupación del edificio municipio de Lanquín por más de 200 miembros de las comunidades cercanas a la atracción turística. miembros de la comunidad exigieron la recuperación del sitio. Desde ese día, los residentes han mantenido la gestión del parque.

Desde el 8 de febrero, la comunidad ha continuado recibir a los turistas al sitio Semuc Champey, así tomar las entradas y mantener el mismo terreno.
A medida que la recuperación dirigida por indígenas de este parque sigue, el conflicto ha arrojado luz sobre un dilema de muchos años en Guatemala en torno al acceso de las comunidades indígenas a los lugares sagrados.

“Estábamos aquí antes de que el estado descubrió que había algo para explotar y transformar en la ganancia monetaria,” dijo Francisco pop, un anciano residente de una de las comunidades cercanas al parque nacional. “Mi padre me enseñó que se supone que debemos proteger esta tierra, y para trabajar esta tierra para nuestros hijos y las generaciones futuras. Nuestros abuelos y abuelas nos dieron la responsabilidad de proteger los recursos naturales; no debemos permitir que el estado de sacar ganancias lo que se supone que debemos administrar “.

Semuc Champey se ha convertido en una popular atracción turística ecológica debido a la belleza natural de las piscinas que se sitúan por encima de un río subterráneo profundo de la selva del departamento de Alta Verapaz. La zona fue declarada área protegida, y el parque se colocó bajo el control y la gestión del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP).

En 2000, los residentes se les dio los títulos de las tierras alrededor del sitio. Sin embargo, en 2005 el Congreso aprobó el Decreto 25-2005 sin consultar a los residentes, que declaró el área como área protegida, y amplió el suelo protegido más allá del área protegida inicial. Durante este tiempo, el municipio estaba administrando Semuc Champey, pero esto se cambió en 2013, cuando el CONAP y el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) se hizo cargo de la gestión del sitio, y prohibió las comunidades del uso de los terrenos sagrados.

Los residentes se les dijo que recibirían el empleo en el lugar, y que ellos serían capaces de entrar en el sitio, pero CONAP nunca cumplieron con estas promesas.

“Hemos ido a las calles para recuperar nuestro sitio”, dijo Crisanto Asig Pop, un miembro de 61 años de edad, de la autoridad indígena Q’eqchi ‘. “Esta es la tierra de nuestros antepasados; somos los verdaderos dueños y cuidadores de esta tierra. Si se quiere utilizar el sitio, tuvimos que pagar 30 quetzales para entrar. Es por esto que comenzamos a organizar y exigir la espalda de la tierra “.

Desde 2013, los residentes de las comunidades mayas Q’eqchi ‘de Santa María Semuc, Se Mil, Se Subín, Chiqanus, que conforman el municipio de Lanquín en el departamento de Alta Verapaz, han luchado durante años para recuperar las piscinas color turquesa sagrados que se han convertido en una atracción turística popular.

La recuperación de la Semuc Champey en febrero tras varios meses de protestas coherente a lo largo del sitio. Miles se movilizaron en septiembre de 2015 para protestar por el costo de la entrada. Meses después, en diciembre de 2015, los residentes ocuparon el edificio municipal para exigir su derecho a la zona. El mismo día las comunidades expulsadas de la Policía Nacional de Guatemala y representantes de CONAP.

Tras la recuperación del sitio, los habitantes de los pueblos vecinos han distribuido los trabajos de mantenimiento del sitio, incluyendo la limpieza de la basura, recoger las entradas de los turistas, y garantizar la seguridad de los turistas a las piscinas populares.

El apoyo a los residentes de la región ha llegado desde el otro lado de Guatemala, y especialmente otras autoridades indígenas de Guatemala.

“Estamos aquí para fortalecer la autoridad indígena de este hermoso sitio, donde las autoridades han tomado la iniciativa para recuperar la administración de su territorio”, dijo Diego Coti del Consejo de Autoridades Indígenas de maya, xinca y garífunas, que habló en frente al río Cahabón. “Las comunidades son apoyadas por leyes municipales, así como el artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos de los pueblos indígenas de las Naciones Unidas dice que los pueblos (indígenas) tienen derecho a la libertad de auto-determinaciones; ellos son los que determinan cómo van a administrar y cómo van a gobernar el territorio q’eqchi ‘ “.

La recuperación no ha llegado sin represión.

El 4 de marzo, Asig Pop y Ramiro Choc Asig, otra autoridad indígena de la comunidad fueron detenidos por la Policía Nacional de Guatemala y acusados ​​de “usurpar” la tierra.

Los dos informes, había recibido una llamada temprano en la mañana de alguien que dice ser del Documento Nacional de Guatemala, Prensa Libre. Fueron recogidos por un nuevo pick-up de color gris y luego fue trasladado a un camión de la policía.
Las detenciones no son la única amenaza a la comunidad ha enfrentado. Las comunidades también se han enfrentado a amenazas de desalojo por parte de la Policía Nacional de Guatemala, así como descrédito y mala información por el Instituto Guatemalteco de Turismo, y los medios de comunicación nacional de Guatemala.

Respuesta racista de medios guatemaltecos

La decisión de la comunidad para recuperar y ocupar el destino turístico ha puesto de manifiesto aún más el racismo que se ha apoderado de Guatemala. Tras el paso de recuperar el sitio, la junta de turismo de Guatemala, INGUAT, emitió una advertencia de seguridad a los turistas interesados ​​en visitar el sitio. Los medios de comunicación guatemaltecos siguieron, y emitió una advertencia informó que no visiten el sitio, con la revista de noticias de Guatemala Diario Digital, declarando: “No viaje a Semuc Champey.”

“(Los residentes de las comunidades rurales) se han tomado las medidas que pueden afectar a la entrada y la libertad de movimientos (del sitio)”, escribió el Programa de Ayuda a los turistas de InGuate en su comunicado.
Sin embargo, las comunidades han intentado contrarrestar este miss-información de los órganos del Estado, y han mantenido que los turistas siguen siendo bienvenidos a visitar el sitio.

“Los turistas son más que bienvenidos a venir y visitar Semuc Champey,” dijo pop. “Todo el mundo es más que bienvenido a visitar uno de los lugares más bellos de toda Guatemala que sean administradas por la comunidad misma, y ​​que es la continuación de la obra que nos fue dado por nuestros abuelos y abuelas.”

Las poblaciones indígenas del hemisferio occidental se han enfrentado a un asalto en su identidad durante más de 500 años. En ninguna parte es esto más cierto que en Guatemala, donde las poblaciones indígenas mayas se han enfrentado a un ataque en curso. La expansión de las industrias extractivas en los años transcurridos desde el final del conflicto armado interno han provocado una nueva ofensiva contra las poblaciones indígenas, y se expone el racismo estructural que queda en el país.

Las comunidades indígenas que se han organizado para defender sus derechos y comunidades de la invasión de las empresas transnacionales han llegado cada vez más en contra de la hostilidad renovada por el Estado de Guatemala. Esto ha llevado a muchas organizaciones de derechos humanos afirman que el cierre del espacio impide que las comunidades indígenas de ejercer sus derechos.

Pero a medida que las comunidades se han organizado, las comunidades se han enfrentado al racismo incrustado dentro de Guatemala que ha pintado históricamente las comunidades indígenas como hacia atrás, bárbara, y anti-desarrollo.

“Ha habido instituciones que han estado hablando mal de nosotros en la radio, en la televisión, y el periódico”, dijo Asig Pop. “Ellos nos llaman ladrones, pero no son los ladrones. Nosotros, como pueblos indígenas tenemos el derecho de administrar nuestras tierras “.

La lucha contra la privatización de los sitios sagrados

La promoción del turismo a través de Guatemala facilita el despojo de las tierras de las comunidades indígenas. Pero los movimientos de recuperar territorio como Semuc Champey han tratado de recuperar estos lugares sagrados.

“Durante cientos de años, nuestros antepasados ​​se hicieron cargo de este lugar sagrado,” dijo Asig Pop. “Hay nuestras abuelas y abuelos habría celebrar ceremonias que solicitan al Gran Lajpu por las buenas cosechas. Pero nosotros no nos dejó entrar a causa de la cuota de 30 Quetzal “.

Ya que los miembros de la comunidad han sido capaces de volver al sitio sin tener que pagar. Esto ha ocurrido en parte gracias a la recuperación del lugar el 8 de febrero, que cambió la gestión de la entrada en manos de la comunidad.

Semuc Champey es un ejemplo de la continuación de la privatización de los sitios sagrados por parte del Estado de Guatemala y las empresas transnacionales como parte de la expansión del turismo en todo el país. Sitios como Tikal, Iximché en Chimaltenango, y Semuc Champey siguen teniendo gran importancia espiritual dentro de la cosmovisión maya, donde los líderes espirituales todavía llevan a cabo ceremonias, pero ahora están restringidas por las cuotas, lo que mantiene muchas de visitar los sitios sagrados, debido al costo de entrada .

Esta frustración ha impulsado el movimiento para recuperar los sitios sagrados, y que probablemente dará lugar a conflictos futuros.

“Las empresas transnacionales están llegando y desplazarnos de nuestros sitios sagrados”, dijo un guía espiritual Ixil en la comunidad serrana de Nebaj durante una ceremonia de inauguración del Año Nuevo Maya el 21 de febrero “Pero debemos y continuará protegiendo nuestros sitios sagrados “.

Poesía para Berta Caceres: “tiene sed, la libertad es un líquido refrescante”

Fotografía de Ariel Sosa

Fotografía de Ariel Sosa

 Losh Lainez – Versos de MAIX , 5 Tijax

“Tiene sed

la libertad es un líquido refrescante,

se llama Río Kamb’alam.

Esta noche hay luna

y sueña

paz para su pueblo,

es año nuevo maya

y el tiempo camina al reverso,

la serpiente se enrolla

es la justicia torcida

obscurece la esperanza.

Nadie saldrá con vida

si el sujeto asesinado

es nuestra Madre Tierra!

¡Justicia para el pueblo Lenca!”

Poesía para Berta Cáceres: “una madrugada sin cantos por la vida”

12802970_167397806981174_622291744371490835_n

Fotografía de Aldo Waycan. Los Ángeles California, EEUU.

Por Klel Batn.
En memoria de Berta Cáceres 1973-2016, lideresa ecologista, hondureña, campesina, asesinada el día 3 de marzo 2016.
“Silencio de pajarrillos, huelga de grillos, una madrugada sin cantos por la vida.
BERTA CÁCERES ha sido asesinada, ante la mirada de la luna, y en silencio de los suyos.
BERTA CÁCERES tu nombre es himno de pajarillos en el amanecer.
BERTA CÁCERES tu sonrisa, son flores frescas por las cordilleras del río Gualcarque.
BERTA CÁCERES tu idea florece y florecerá tanto, y serán millones de gracias por cada ser.
BERTA CÁCERES tus brazos abrazadores como cuando dos ríos se unen.
BERTA CÁCERES con voz fuerte, que desde el cielo cae como relámpago.
BERTA CÁCERES como relámpago, acusando a los tiranos, y defendiendo la vida.
BERTA CÁCERES la tierra besa tu cuerpo como los peces del río, y el aire tu alma besa.
BERTA CÁCERES tu vives y vivirás por siempre!, porque tu ideal a florecido en mi y en millones más.”