Maquilando Pobres

death-usmade

Por: Carlos Fernández

Nuevamente el sector de la industrial textil, promueve deducciones en impuestos, alegando que las tasas actuales reducen los incentivos para atraer inversión. Así mismo, aseguran que mantener el salario mínimo es una de las grandes trabas al desarrollo del sector, porque países vecinos tienen mejores condiciones y esto supone que las grandes corporaciones, harán negocio con esos países. Aprobar la iniciativa 5007 como Ley Emergente de la Conservación del Empleo, es necesario para beneficiar a unas 151 maquilas que emplean a unas 80 mil personas aproximadamente, las cuales funcionan con un 90% de capital extranjero.

Vamos por partes dijo Jack el destripador.   En principio, los salarios que otros países de la región han establecido como mínimos, están lejos de suplir las necesidades reales de subsistencia digna de una persona, no digamos de una familia. Argumentar que en alguna región de Honduras o México se pagan ocho o diez dólares menos de salario mínimo en comparación con Guatemala sin poner sobre la mesa los costes de la vida en cada lugar, es quitar un elemento importante para el análisis. No cuesta lo mismo todas las cosas en los países vecinos, pero cierto es también que los salarios establecidos, jamás alcanzarán para cubrir las necesidades básicas de una familia.

Por otra parte, se argumenta que el impacto ecológico de la industria de la maquila es bajo, lo cual es totalmente falso. Los químicos que se utilizan para la fabricación de tejidos y los mecanismos adoptados para su deposición están fuera de todos los estándares internacionales para el manejo de sustancias tóxicas. Además, el impacto de la moda “exprés” en el planeta cada vez es mas latente. Son toneladas de ropa, tratada químicamente que yace en los basureros del planeta, provocando problemas por la incapacidad del tratado de los lixiviados producto de su degradación, afectando los mantos acuíferos subterráneos y liberando sustancias que se esparcen por el aire. Este modelo de negocio, ocupa el tercer lugar en el top de industrias contaminantes, es decir, se habla de igual a igual con la minería y la extracción petrolera, responsables del deterioro ambiental mundial.

Por si esto fuera poco, es la industria que genera las peores condiciones laborales en todo el planeta, ya que tienen las peores condiciones salariales, de seguridad industrial, salud laboral y ambiente ocupacional que han generado accidentes industriales masivos en Haití, India o Malasia por ejemplo, además de limitar derechos laborales básicos como organización sindical o de perdida solidarismo, el que también les es negado.

Ahora, justo es decir que la responsabilidad solamente de los empresarios de la maquila local. Ellos se ven forzados por las grandes transnacionales a disminuir los costos de producción al borde de la explotación laboral, siempre bajo la amenaza de trasladar la producción a otra región o país que les garantice condiciones mínimas de pago, seguridad industrial y daño ecológico sin responsabilidad alguna, empoderados por legislaciones locales débiles y diseñadas por operadores políticos (congresistas y funcionarios públicos), serviles a intereses corporativos.

Es cierto que miles de familias subsisten trabajando en maquilas, donde encuentran una oportunidad laboral que se ajusta a su limitada educación y acceso a oportunidad de capacitación técnica.   Pero también es innegable que las empresas maquileras desaparecen en un abrir y cerrar de ojos, dejando sin posibilidad de sustento a las cientos de familias que dependían de ese ingreso, dejándoles la rapiña de las maquinas que otrora eran sus estaciones de trabajo como única forma de indemnización ante el desvanecimiento repentino del maquilero. Dejando a su suerte al testaferro, una persona igual de pobre y depauperada como los que quedaron en el desempleo.

Continuar apostando al modelo de la industria de la maquila en las condiciones actuales del mercado mundial, es un suicidio y es la forma segura de continuar maquilando la pobreza. Valdría mejor que esas empresas que hoy quedan, entraran en la lógica del comercio justo, tendencia que crece cada vez más en el planeta, generando un producto “made in Guatemala” que paga lo justo, respeta el ambiente, tiene condiciones laborales dignas y que cuesta un poco más, pero que es coherente con el pensamiento de un mercado que está dispuesto a pagar el precio de algo que no sea producto de la esclavitud de otro ser humano.

Demasiado pedir en empresarios con mentalidad de finquero, pero nunca está demás poner sobre la mesa una alternativa de comercio que puede ser redituable y en un mundo de depredadores, novedosa y que atraiga a un consumidor consciente.

Finalmente, buscar privilegios fiscales en las condiciones actuales es un atentado contra la nación. La salud está colapsada, el sistema educativo no se diga y las condiciones de seguridad ciudadana están por los suelos.   El país necesita del esfuerzo de todos para salir de esta crisis y eso implica que las mega industrias paguen impuestos y dejen de pedir a la clase trabajadora que sostenga el funcionamiento del Estado. Es tiempo de abrir lo ojos y cambiar de una buena vez la mentalidad de sector, para apostar por algo macro y de largo plazo que se llama Guatemala, el “Paíz” que Jimmy Morales gobernará y el país en el que nos tocó nacer para dar algún fruto y no solo para expoliarlo.

Anuncios

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 18 diciembre, 2015 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: