Fernando López, la música y la voluntad de celebrar la vida.

Texto: Andrea Ixchíu

Fotografías: Jeff Abbot

“La lucha es belleza, porque busca que el ser humano siga siendo humano, porque implica el amor a la vida y esa es la búsqueda en mis canciones. Por eso canto para luchar por la vida, por los que defienden el agua, los bosques, porque su lucha y la mía es un acto poético, bello, porque todas las reivindicaciones políticas llevan un profundo amor a este país”.

Siempre sonriente, sentado en la sala de su casa, en un sillón hecho con telas de Nebaj, le encontramos a Fernando López practicando con un charango. “Siempre fui un niño inquieto”, justifica, cuando arranca la conversación, con la cajonera pregunta sobre como se interesó por la música, él dice que fue de forma muy natural.

Nació en Mazatenango, Suchitepequez por accidente, ya que toda su familia era originaria de Todos Santos Cuchumatan, Huehuetenango. Y que mientras su madre se mudó temporalmente a Mazate, el pidió a gritos salir de su vientre, ahí creció. Cuando cumplió 5 años se mudo a Quetzaltenango y empezó cantando en casa y la escuela, aprendió a tocar guitarra y marimba con su abuelo materno.

Recuerda que en 1978, teniendo apenas 12 años, ya podía componer sus primeros acordes, inició a musicalizar poemas. Bajo la influencia de su hermano mayor, quién lo animó a inscribirse en un concurso de canción en el Centro Universitario de Occidente, musicalizó el poema “Obrera” de Marco Aurelio Alveño, con el que ganó el concurso universitario regional de canción y viajó a la Ciudad de Guatemala al concurso nacional de la Juventud y los Estudiantes, cuando Oliverio Castañeda de León era el Secretario General de la Asociación de Estudiantes Universitarios de Guatemala.

Durante ese concurso, escuchó por primera vez al cantautor nicaragüense Luis Enrique Mejía Godoy, al que conoció, ya que por azar de la vida paso a concursar justo después de que cantará el nicaragüense. Fernando gana ese concurso en la capital de Guatemala y va al evento centroamericano a Costa Rica, donde Oliverio Castañeda le hizo unas fotos mientras tocaba, las cuales aún conserva. Gana ese premio también y se embarca dentro del “Vietnam Heróico” rumbo a La Habana, Cuba, al festival mundial de la juventud y los estudiantes del año 1978.

Ahí compartió con Inti-Illimani, Pablo Milanés, Silvio Rodriguez y el grupo Síntesis el escenario a los 12 años. Durante su presentación en Cuba recuerda haber visto el repleto Teatro Acapulco de la Habana de pie, aplaudiéndolo, fue la primera ovación recibida en su carrera, donde además fue bautizado como un joven pionero, un hijo de la revolución cubana. Al preguntarle como se sintió en ese momento, confiesa: “Sentí miedo”, no sabía que estaba pasando.

Desde entonces su vocación por la música le ha llevado a pisar cientos de escenarios en el mundo, compartiendo música y letras con sentido, empatando la poesía con contenido social con una gran variedad de sonidos, que van desde la trova, hasta el jazz fusión.

Fernando López paso de los festivales universitarios a la lucha por ocupar otros espacios, ganó el segundo lugar en el festival OTI en 1991, ha tenido presencia en la televisión nacional y la radio, cosa que para él fue un gran reto, ya que le motivó a lograr una buena calidad musical que siempre acompañaba la búsqueda estética de sus creaciones pero sin dejar de lado su militancia y compromiso social. Define su carrera musical como una lucha poética: “La lucha es belleza, porque busca que el ser humano siga siendo humano, porque implica el amor a la vida y esa es la búsqueda en mis canciones. Por eso canto para luchar por la vida, por los que defienden el agua, los bosques; porque su lucha y la mía son un acto poético, bello, porque todas las reivindicaciones políticas llevan un profundo amor a este país”.

Interpela a los trovadores que siguen circunscribiendo el amor a la relación heterosexual: “se escuchan muy pocas canciones de amor, que aborden el amor que hay entre dos hombres, entre dos mujeres, que hablen de la diversidad sexual, siguen, a pesar de las letras altamente reivindicativas en otras cosas, fomentando el amor heterosexual y burgués”. Por eso para él, una canción de amor también puede hablar de las mujeres Ixiles que durante el juicio por genocidio narraron las vivencias más duras de su vida mientras pedían justicia y que estos hechos no se volvieran a repetir, en vez de callar y perpetuar la impunidad. El amor es la fuerza motriz que mueve la búsqueda de la belleza, de la vida, que es capaz de cambiar la historia, agrega.

Por eso la fiesta, la alegría de compartir sus 38 años de carrera artística, Fernando López llega además a los 50 años de edad, cosa que dice es “heroica” sobre todo porque estuvo del lado de la disidencia durante su juventud y vio morir y desaparecer a muchos amigos. Por eso para él la vida y la música es algo que vale la pena celebrar, pero con sentido.

“Reventón conSentido”

Concierto festivo de Fernando López

El 9 de diciembre tenemos una cita para celebrar 38 años de carrera de Fernando López en el Porvenir de los Obreros, 2a av. 9-67 zona 1. También es por una causa justa “Por el derecho de los pueblos y la libertad de los presos políticos en Guatemala”. La Convergencia por los Derechos Humanos en Guatemala, y POIESIS, S.A, Invitan al concierto por la libertad de presos políticos en Guatemala y por el Derecho al territorio. Será un concierto de alta calidad poética musicial, a muy bajo costo (donación mínima Q. 40.00) con la idea de convocar a la mayor cantidad de personas posible, cuya donación de ingreso se dirigirá a apoyar a las familias de dirigentes comunitarios presos injustamente por defender sus territorios.

En este concierto el trovador Fernando López estará celebrando sus 38 años de carrera artística y su extensa trayectoria por la música comprometida socialmente a nivel internacional, iniciada en 1978.

Será un concierto festivo con versiones propias e internacionales de la canción comprometida en un formato de banda extendida del latin jazz, junto a los mejores músicos del país, haciendo un recorrido por el Son cubano, el Bossa Nova y el Samba brasileño, la balada rock, la rumba y la bulería flamenca, dedicado a quienes defienden los Derechos Humanos y extensivo al público guatemalteco en general.

 

 

Anuncios

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 30 noviembre, 2015 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: