¿CONDENADOS DE POR VIDA A LA DERROTA?

dsc_0310-copia

Por: Miguel Ángel Sandoval

“me queda la impresión de que no sabemos administrar el éxito”

Este domingo vi en los matutinos una interesante coincidencia: no hay entusiasmo por las elecciones. Dicho en notas de redacción o en opinión de columnistas. Sin duda es algo preocupante pues en cualquier democracia que se respete las elecciones constituyen una parte medular, no la única, que quede claro. Pero elecciones sin entusiasmo o de plano con apatía no son un mensaje en buena dirección. Estamos ante ese escenario, lo cual es grave.

La idea de una amplia votación en la primera vuelta quiso convertirse en el bálsamo a todas las podredumbres de la democracia guatemalteca. Hoy vemos que no alcanzó para recuperar la confianza en el proceso electoral. Algo sigue faltando, algo no se hace bien. Los actores en el proceso no resuelven las dudas e inquietudes de las mayorías. Incluso las reformas planteadas por los miles de guatemaltecos, que ahora están a punto de aprobarse por el congreso no generan confianza, simpatía, euforia. Es como si tuvieran lugar en otro país, con otros actores.

Si hacemos un balance de lo ocurrido en los últimos meses, vemos que las movilizaciones consiguieron defenestrar al gobierno, pusieron en la cárcel al presidente y vicepresidenta, y una cantidad importante de funcionarios, mientras hay muchos más en salmuera. Ello es sin duda un éxito histórico. Además se inicia un leve proceso de recuperación de la confianza social en la impartición de justicia. Y lo más importante, provocaron un cambio en las mentalidades. Es lo que denomino una revolución moral que todavía no concluye.

Pero me queda la impresión de que no sabemos administrar el éxito. La tendencia a no valorar nuestros avances no deja ver con objetividad lo realizado. Con la derogatoria de la ley Monsanto, no quemamos cohetes. Ahora con lo que arroja el balance desde abril, no nos animamos a proclamar una victoria ciudadana. Antes bien, nos dedicamos a ver maniobras de los EEUU, de la oligarquía, menos un momento luminoso de la lucha social y popular.

Es cierto que falta mucho por hacer. Que el país demanda una cirugía mayor, que en el campo social persiste  dispersión, que hay muchas dudas, pero ello no hace menor el éxito alcanzado, ni lo que denomino, el proceso de revolución moral ocurrido, que colocó corrupción y la impunidad en el centro de las preocupaciones de la sociedad,  lo que al menos nos debería servir para proyectar nuevas luchas para nuevos objetivos.

Anuncios

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 11 octubre, 2015 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: