Archivos diarios: 23 agosto, 2015

Guatemala: días de incertidumbre y de movilizaciones

DSC_0002

Por: Quimy De León

La situación que estamos viviendo es alarmante, todo estos días están pasando llenos de incertidumbre e indignación. La información es nebulosa y se ha convertido en rumores, especulaciones, vaticinios y pronósticos. Algunos operadores políticos han soltado cápsulas de información que generan más zozobra y poco análisis.

El presidente aún en funciones está comprobado que era parte de la estructura de una de las mafias criminales y aún “gobierna”, sus ministros y demás funcionarios de “confianza” vinculados al sector empresarial renunciaron con desfachatez y poca ética, así que prácticamente no hay gobierno en este momento.

La decisión de meter a la cárcel a Roxana Baldetti Elias a 14 días de las elecciones fue un catalizador para el jaque a Otto Pérez Molina y su banda, éste intenta aún hacer movimientos, evidentemente su campo de acción es más que limitado, pero aún no están en jaque mate.

Esta última jugada de los gringos, el cacif y otros sectores de poder no visibles parece hecha para retomar el control y la hegemonía económica y política de cara al siguiente gobierno, ya que aún no tienen certezas para la inversión, los mismo ocurre para los intereses de los países que tienen sus capitales en el país. Se especula desde ayer que Pérez Molina tiene casi solo tres posibilidades

a) Deja el cargo (renuncia) e inicia el proceso penal que le llevará a la cárcel

b) Se pone a disposición de la “justicia” que significa que la Corte de Constitucionalidad conozca el proceso de antejuicio, regrese al pleno del Congreso y éstos lo protejan como lo han hecho hasta ahora. No olvidemos que durante cuatro años hicieron correlación de fuerza en éstos dos ámbitos.

c) Una salida negociada para no ir a la cárcel que podría implicar salir del país y eso solo lo posibilita un autogolpe o golpe consensuado.

Y en la calle la gente no para

Las calles fueron ocupadas por miles de personas que no detienen las expresiones y manifestaciones de protesta, no son protestas sólo en la ciudad capital tambien en otras ciudades departamentales. La gente está harta y las manifestaciones son expresión de un modelo en crisis, sin las acciones de calle otro fuera el panorama de negociación de las elites. La gente sigue a la expectativa de que va a pasar mientras Roxana Baldetti la ex vicepresidenta del gobierno actual está presa y del presidente Otto Pérez Molina no se sabía en dónde estaba y cuál era su posición o situación concreta.

La gente hace lo suyo, además de indignada está dispuesta a que no la vuelvan a engañar y a dejar su papel pasivo. Las movilizaciones también han sido catalizadoras para las decisiones de las cúpulas de poder, ya no las pueden obviar. En las comunidades este escenario esta más claro, la defensa del territorio por ejemplo sigue articulando a la población frente a estos otros poderes que buscan despojarles de los bienes naturales, para los analistas antes de Abril 2015 los focos de “conflictividad” se pintaban de rojo en la mayor parte del territorio, no así en las ciudad, ahora el escenario tienen a todo el país en ese color.

Estas manifestaciones a los sectores de poder económico, militar, partidos, capitales transnacionales y demás les da miedo porque se les escapan de las manos. Esto ha sido evidente pues han intentado controlarlas, han metido las manos, han estado presentes en ellas, han metido operadores que incluso han ganado protagonismo. Pese a ello hay una fuerza ciudadana que no podrán controlar, esa que se autoconvoca a la plaza, que ha despertado del marasmo de décadas y ha empezado a pensar más críticamente. Pues aunque hay grupos organizándose la ciudadanía de a pie, no es orgánica a nadie ni a ningún espacio y después de haber abierto los ojos y la boca no será nunca más la misma, no verá la realidad del mismo modo que antes.

No sabemos qué va a pasar con el presidente y este gobierno. Si renuncia o se va del país hay varios escenarios posibles uno es que se anulen las elecciones, que propongan la propuesta ya manoseada de un gobierno de transición y garanticen que no esté en riesgo “la inversión” y los negocios. El segundo que sigan las elecciones y garanticen que no esté en riesgo “la inversión” y los negocios. Respecto de la población que con estas medidas intenten darle punto final a las manifestaciones y movilizaciones populares. ¿También nosotros estamos en Jaque?

Anuncios

Diálogo político en Casa Presidencial

mascrisis

Por: Haroldo Waxenecker

Casa Presidencial, Guatemala, 23 de agosto de 2015

– “Y cómo mira usted la cosa, patrón?”

– “Jodida”, le contestó el dueño de la finca con la voz apagada.

– “Ahí está, ve.”

No le gustó la respuesta, pero era exactamente lo que sentía, y como de costumbre reafirmó la opinión del patrón. Esta vez con cierto reproche, aunque eso no formaba parte del trato habitual. Ya sabía que la situación era difícil, sin embargo, había guardado una pizca de esperanza que el patrón tendría noticias mejores. Se lo reprochaba con sus cortas palabras.

Casi con resignación, el patrón dejo caer otra vez la misma afirmación:

– “Jodida. No te puedo decir que no…”

La complicidad perturbó el diálogo. Años atrás habían hecho un pacto. Cada quien con sus propias palabras. El patrón con un típico tono de autoridad y el otro interpretando el significado de una orden recibida.

– “No les vayas a comentar que has hablado conmigo…”

– “Así como que no, que no hay nada pues porque eso es solo entre nos verdad…”

Fue un pacto de palabra. Simple. Aunque aquel había oído de otros pactos del patrón con sus semejantes. Es un asunto disparejo. Silencio. Alcohol. Dinero. Promesas. Se recordaba bien de algunas frases muy acostumbradas:

– “Y lo que estamos hablando se entierra y aquí se acaba todo…”

– “…vamos a tomar un par de guaritos oíste”

– “Un su par de whiskies y platicamos…”

– “Allí le tiro un su buen cheque…”

El que trabaja trabaja, y se le paga…

– “…y nosotros nos arreglamos con ustedes.”

El dueño de la finca y su señora saben adaptarse y pactaron incluso con sus aparentes adversarios. Confabulación. Consentimiento. Durante décadas han tejido su red con (ex)militares, otros dueños de finca, constructores, políticos, comerciantes, narcos, abogados, y muchos otros que han entendido que “el tema aquí es apoyarse…”. Entiendes o no entiendes. Estás adentro o te quedas afuera. “Lo que queremos es ser lógicos y tenemos que fortalecernos…” – Es una maquinaria que necesita de todas las piezas para funcionar. Es una cuestión de corresponsabilidad y lógica.

Por eso el momento es tan complejo. Tienen que actuar contra su lógica y saben que cualquiera podría salir manchado. La impunidad acostumbrada se escapa de sus manos.

“Ese es mi cuco ahorita…”, murmulla el patrón.

El otro afirma con su cabeza y piensa: ¿Cuántos más estarán repitiendo la misma frase ahora?

Pd. Es un diálogo político imaginario, elaborado con frases extraídas de las escuchas telefónicas que se han conocido públicamente en las última semanas.

Memoria histórica “El serranazo”: en cadena nacional Jorge Serrano Elías anunciaba disolución del gobierno

Guatemala amaneció el 25 de mayo de 1993 con noticias en medios impresos que habrían cambios en el mando de gobierno, y que el entonces vicepresidente Gustavo Espina sustituiría a Jorge Serrano Elías presidente de la república.

Fue alrededor de las 7 de la noche que por fin la población escuchó el mensaje por la televisión y la radio en la propia voz del presidente, así supimos que se disolvería el congreso de la república y el poder judicial y se suspendieron las garantías constitucionales. Este hecho se conoció como el serranazo, trascendió entonces que fue un “autogolpe”.

Las organizaciones sindicales, populares y estudiantiles llenaron las calles durante días, dispuestos a defender el orden constitucional y mostrar que el miedo estaba alejado del pueblo. La gente sabía que una situación podría significar una amenaza de represión y control militar absoluto, por las recientes dictaduras vividas en el país. La gente no dudó en salir a las calles.