¡Hay una revolución!

habra revolucion

Por Luís Ramírez, Stockholm.

Hay una revolución en donde los jóvenes participan activamente, tienen mejores medios para comunicarse y en definitiva tienen mucha más información que en el pasado. Esta revolución está llena de creatividad de energía y entusiasmo.

En Guatemala, el país que posiblemente recupere la eterna primavera, ahora si para siempre, está pasando de todo; una coyuntura que alcanza para escribir cientos de novelas, una descomunal cantidad de ensayos y crónicas. Finalmente tenemos ese ambiente de interés social donde hay debate todos los días y a todos los niveles, y esto no va a parar porque por las características de los sucesos son perfectos para que la cosa siga.

En la plaza de la constitución hemos visto como la sociedad, bastante más heterogénea, ha asistido a protestar. Es tan particular lo que pasa que incluso para los analistas de coyuntura es difícil descifrar que podría pasar, algo es seguro ¡La gente está furiosa! Me recuerda un poco los sucesos en la revolución francesa, cuando la monarquía hacía su despilfarro mientras los franceses estaban en harapos y hambrientos.

En Guatemala los guatemaltecos tenemos motivos sobrados para estar más furiosos de lo que estaban los franceses: Violencia, desnutrición, desempleo, defraudación fiscal, corrupción, fraudes.

Para empezar son demasiadas cosas a la vez las que los guatemaltecos han notado y por la cuales están absolutamente he imparablemente enfurecidos:

Es escándalo de la SAT. Esto ha involucrado a la clase media por que fue a ellos a quienes se les cargo con más impuestos, en el paquete fiscal aprobado por los patriotas al segundo mes de gobierno, bajando al carga impositiva a los súper ricos, aumentándola a la clase media y no tocando a la clase trabajadora ni a los pobres. Saber que la defraudación del estado es tan abusiva como 14 mil millones de quetzales al año y que esto ha venido ocurriendo desde los setentas; es suficiente como para pensar en invertir en una fábrica de guillotinas ¡vendería muy bien! Y habría mercado por todos lados.

Hay más razones. El seguro social es un logro de la revolución del 44 es una institución que a pesar de tener ya más de medio siglo aun no cubre al cien por ciento de la población, en todo caso es neutro seguro social y aunque algunos guatemaltecos se quejan de cómo funciona, el IGSS es, sin embargo, una institución que le ha hecho mucho bien a nuestro país. Lo que paso con el contrato de PISA es indignante, y esa indignación debe cobrarle el puesto del presidente también y no solo a Juan de Dios Rodríguez y los otros implicados actuales.

Por la negligencia de la empresa contratada y por la ambición de ciertos funcionarios murieron 15 personas y eso no debe perdonarse. Entender que pidieron una comisión para otorgar un contrato del IGSS ¡apesta!, y los guatemaltecos debemos hacer que paguen por las consecuencias que han generado sus actos de corrupción; pero debemos hacerlo con toda la presión social que podamos. No podemos aplazar más el rescate de nuestro país y hacer que paguen con prisión todos los corruptos y corruptores.

Cuando digo que hay una revolución me refiero a que el guatemalteco sumiso, silente y que nunca manifestaba su inconformidad, es algo del pasado. El que la sociedad lleve siete sábados consecutivos organizándose para protestar contra la corrupción en nuestro país, es un enorme signo del involucramiento que hay. Algo cambió en Guatemala, y el detonante fue el paupérrimo gobierno de Otto Pérez Molina. La sociedad también ve con recelos la intervención de la embajada de Estados Unidos y muestra saturación por el intervencionismo que también hace el CACIF.

Creo que ni el CACIF ni la embajada de USA han medido correctamente el nivel de “furia social” que se vive en el país. Al igual que durante la revolución francesa, los guatemaltecos hemos llegado a un punto de no retorno y una sociedad molesta es algo sumamente incontenible ¡Y eso, ellos lo saben!

La juventud moderna tiene herramientas casi ilimitadas, si consideramos el alcance de las redes sociales, en ellas, la insatisfacción ha generado una creatividad inusitada, y muchos jóvenes piensan que el CACIF y USA se metieron con la generación equivocada. A los guatemaltecos se les puede percibir de varias maneras con esta coyuntura: Están furiosos, molestos, apasionados por transformar el país, y se les ve con una determinación absoluta; muestra de ellos fue la manifestación del 16M que fue imparable incluso con la torrencial lluvia que ese día se dio.

Pero un aspecto muy importante y que poco han comentado es como muchos guatemaltecos fuera del país apoyan estas manifestaciones, lo que significa que hay un involucramiento relevante y que da más ánimos y genera una presión descomunal.

No intervención de los militares

En esta revolución ciudadana, no intervendrán los militares con un golpe de estado. Y mis argumentos son los siguientes:

Algunos partidos políticos han sido fundados por ex militares y no querrán que la coyuntura afecte sus actividades proselitistas y que siendo militares se dirija antipatía hacia ellos.

Ningún país en latino América aceptaría ni tomaría en serio un gobierno post golpe. Específicamente la OEA y la CELAC. Un golpe de estado en Guatemala desestabilizaría la situación en la región centroamericana y el caribe. Cosa que preocupa mucho a USA y al CACIF, el país inmediatamente vería una baja en la nota de riesgo país de las calificadoras y se aislaría y no contaría con el concurso de otros países en la región latinoamericana.

Además de eso, la embajada de Estados Unidos tiene las manos atadas, con las nuevas instancias regionales como CELAC y con cada vez menos influencia en la OEA la embajada está limitada a una intervención discreta y de bajísima intensidad. Además todo tiene relación la coyuntura en Guatemala, en Honduras, en Perú y en Argentina.

Los guatemaltecos sin duda celebrarían que los militares removieran a Pérez del poder, pero no aceptarían jamás la suspensión de sus garantías y esto es lo primero que pasaría en caso de un golpe. La institución armada deterioraría aún más su imagen y la percepción que tienen los ciudadanos de los militares en la coyuntura.

En síntesis los militares están paralizados.

Paradójicamente el pueblo tiene mucha más flexibilidad y margen de maniobra, y habiendo tocado fondo en la crisis ha perdido el miedo y no tienen nada que perder. ¡Esto debe ser aprovechado!

Pero si no habrá golpe de estado y si el CACIF y la embajada de Estados Unidos intentaran dar soporte a Otto Pérez para que culmine su periodo ¿cómo se removerá al presidente? La respuesta está en los niveles de presión cada vez más altos que genera la sociedad, los movimientos que piden la renuncia del presidente son cada vez más fuertes más organizados y pueden en algún momento radicalizarse. Si los estratos medios articulan con organizaciones campesinas y universidades y demás sectores y no ven materializadas sus peticiones, irán cada vez más lejos y eso será muy difícil de contener; así que en última instancia, si la presión social aumenta y hace un contra peso mayor, incluso los industriales y la embajada empezaran a lavarse las manos, dejando a Otto Pérez Molina

¡Absolutamente solo!

Guatemala tiene una sorprendente juventud, nada más y nada menos que el 70% de su población tiene menos de dieciocho años. Esa juventud está muy activa en las protestas, se organiza, convoca y materializa manifestaciones, como hacía ratos no se veían en Guatemala; su entusiasmo y creatividad es sorprendente, y pareciera que la juventud pasó de la apatía a un involucramiento impertérrito.

Las manifestaciones aumentan, y existe una enorme actividad en las redes sociales, los jóvenes quisieran que   Facebook, twitter, Instagram, Skype y Photoshop, se estiraran más; porque no encuentran suficiente espacio, incluso en la red, para canalizar y enfocar su furia respecto a los desmanes del gobierno.

Entonces pasan de sentarse a coordinar manifestaciones y de comunicarse, a la calle a unirse a manifestaciones masivas y recorren la ciudad y aguantan aguaceros.

¡Han descubierto que incluso les gusta!

La actividad que se ha generado en las redes sociales es tan poderosa que incluso ha superado lo que pueden hacer los medios convencionales, ahora son la televisión y los periódicos los que monitorean Facebook y twitter para saber qué es lo que pasa. Han pasado de ser generadores de opinión a ser seguidores de las miles de opiniones en las redes. En realidad, a nadie le importa ver canal 3, 7. 11, y 13 por que cualquier espacio en Internet supera lo que su mediocre programación pueda dar. El único medio que tiene incidencia real aun, es la radio. Los medios audiovisuales también están en la mira de los guatemaltecos, para nadie es un secreto que la cuota de poder viene dada por la cantidad de publicidad que se otorga en ciertos canales de televisión y también por las opiniones compradas en ciertas columnas de periódicos.

El debate es inevitable, si, es muy difícil pensar que no haya una familia o un ambiente de trabajo o círculo de amigos donde no se trate el tema de la corrupción, la necesidad de reformar la ley electoral y de partidos políticos y una reforma a la constitución, todo el mundo habla del asco que siente por la corrupción de los funcionarios públicos y los privados que corrompen a estos.

Así hay una revolución o en todo caso una transformación profunda e inevitable del país.

 

En otras palabras la primavera volverá.

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 2 julio, 2015 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: