Poder destituyente o las fuerzas comunales y populares que se mueven en Guatemala.

Gladys Tzul Tzul[1]

¿Qué es lo que está pasando en Guatemala en estos días? Ocurre que se despliegan polifónicas fuerzas que impugnan e interpelan a las podridas y corruptas elites de poder, anquilosadas en la estructura colonial-liberal.  Esas elites piensan  que el  país es tierra de nadie; que hacen como si en los territorios no viven comunidades y por ello pueden poner sus cementeras y mineras, esos que hacen que la administración pública funcione con presupuesto que todas y todos aportamos, pero privilegian a los intereses de grupos políticos privados; son los que abren la permisividad para que se roben los presupuestos para el medicamento de los  hospitales, o peor  aún, que se acaben los alimentos para los enfermos.

Por estos días, hemos visto como suceden las masivas movilizaciones en territorios como El Ixcan, donde las comunidades pedían la expulsión de las hidroléctricas y denunciaban el despotismo de los caciques locales; en 4 caminos, los 48 cantones paralizaron la ruta  interamericana para pedir la renuncia de la vicepresidenta, para repudiar la corrupción y para exigir que se resolviera el caso de la masacre del 4 de octubre de 2012; en el caso de Huehuetenango pedían  que se expulsaran a las hidroeléctricas  y que se liberaran a los presos políticos. Multitudes  de cuerpos de hombres, mujeres, niñas y niños indígenas y mestizos organizados en comunidades, organizaciones campesinas, organizaciones de jóvenes y estudiantes tomaron festivamente las calles.

En la ciudad de Guatemala en la marcha del 16 de mayo se escucharon plurales y potentes voces que alegaban contra la corrupción y por múltiples razones más. “No olvidamos el genocidio”;  “Gerardi me enseño a luchar”; “cárcel para los corruptos y genocidas”; “libertad a Rigoberto Juárez, preso político”; “nos robaron el presupuesto completo”; “comunidades de Xalapán presentes”;  “nos impusieron chalecos y los ladrones y asesinos  están en el gobierno”; “Comunidad las Trojes. Estamos por la defensa de la paz y la armonía de nuestros pueblos. No a Cementos Progreso”;  “Tito Arias el Pueblo no olvida”, decían las pancartas.  Mientras  que el ímpetu  de la multitud producía sonidos, cantos y varios Djs sonaban y ambientaban la fiesta; al mismo tiempo  que una mujer indígena despedazaba una piñata de Alejandro Maldonado –vicepresidente electo por el congreso- . ¡La gente estaba como enloquecida!

Ayer, 20 de mayo,  las comunidades y los campesinos  tomaron la ciudad capital desde diversos puntos y una alfombra festiva y colorida, con rostros indígenas decían: “el contrato de Xalalá, también es lesivo”; “el despojo de territorios  también es corrupción”; “la lucha y la indignación no tiene dueños, bienvenidos”; “Tito. Somos el pueblo que  no pudiste matar, venimos por ti”; “Tito Arias. Recuerda a cuántos mató y mandó a matar. Somos sus voces”; “Fuera empresas transnacionales, defendamos  los recursos”; “Libertad a Domingo Baltazar y Rigoberto Juaréz”; “Las licencias mineras  también so corrupción”. Todas éstos múltiples discursos le dan un amplio a las demandas populares y  comunitarias y dibujan una voluntad colectiva: Que renuncie Otto Pérez Molina.

Lo que vemos  en Guatemala es el efecto de las acciones de los entramados comunales indígenas y populares  que son  resultado de proceso complejos  de interacción que se configuran en torno a realidades concretas y locales. El efecto concreto es que las instituciones y los medios que ofrece  el estado Guatemalteco no alcanzan y sobre todo obstruyen a las demandas populares y comunales. Vemos un tiempo extraordinario que abre  las posibilidades de enunciar  desde la indignación la violencia y  el despotismo  irrespetuoso de los gobernantes  hacia  las mujeres y hombres trabajadores.

Vemos como estas mujeres y hombres articulan un saber que contradice e interpelan la ley, por ejemplo el hombre que les dice con ironía  “por ley nos obligaron  a que los motoristas nos pusiéramos  chalecos  con el número de placa, porque  dicen que los delincuentes  andan en motos. Pero los asesinos y delincuentes están en el gobierno”; o  “Se robaron el presupuesto y ni comida para los  enfermos  del hospital había,  sino fuera por las señora vendedoras del mercado El  Guarda, que hubiera sido de nuestros familiares”,  más aún “Las licencias mineras  que han dado el ministro que acaba  de renunciar, lo hizo sin nuestro consentimiento.  Los mineros están junto  con los ricos  de aquí, el gobierno los encubre y manda los soldados”

Los que sucede en Guatemala es un intempestivo movimiento comunal indígena y popular que quiere y busca recuperar, reapropiarse  y decidir sobre los medios concretos de riqueza material para vivir.  Sí,  no pueden robarse el presupuesto, porque entonces mueren  los enfermos que están en tratamiento de diálisis,  no pueden robarse el presupuesto porque  es preciso tener medios para que los niños y las niñas vayan a la escuela. No,  no pueden  entregar a diestra y siniestra licencias  de extracción minera, porque el territorio es  el medio de vida no solo para las comunidades indígenas, sino que también para la ciudad  que toma  el agua  que producen   y ofrecen las comunidades.

¿Cómo responde  el presidente? Quiere que la sociedad presente  propuestas concretas!!!!!  Cómo si la fuerza del NO,  no le quedará claro. Como si el No a la minería;  el Genocidio nunca mas; No roben el presupuesto no  representaran proyectos en sí mismos. Se logró destituir  la vicepresidenta y ya varios ministros  renunciaron.  El poder de las  tramas  comunales y populares dicen:  El presidente está  despedido.

——–

[1] Sociedad Comunitaria de Estudios Estratégicos y doctoranda  en sociología  por  la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Anuncios

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 21 mayo, 2015 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: