Archivos diarios: 21 mayo, 2015

Guatemala: Indígenas y campesinos indignados exigen la renuncia del Gobierno y plantean un proceso de Asamblea Constituyente popular

DSCF7602

Ollantay Itzamná

“El Estado ha colapsado. Todas sus instituciones más importantes están corrompidas. Así no podemos vivir. Necesitamos una nueva casa para todos. Vamos construir una nueva Guatemala a través de un proceso constituyente popular plurinacional”, plateó Telma Cabrera, indígena mam, Presidenta del Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), ante una multitud de indignados movilizados del campo a la ciudad exigiendo la renuncia del Gobierno y la refundación del Estado.

Mariano Caal, joven indígena q’echí, mientras nos comparte una tortilla amarilla de maíz nuevo, en el Parque Central, nos dice: “Venimos como 200 personas de nuestro Municipio San Luis, Petén. Salimos ayer a las 8 de la noche, y llegamos hoy a las 4 de la madrugada. Entre todos, incluyendo quienes no vinieron, tuvimos que ajustar Q. 125.00 por persona para el bus. Y aquí estamos. Nos vamos felices. Es la primera vez que sentimos aceptación en la ciudad y en las radios,(…)”.

Y efectivamente, esa otra Guatemala (que vive indignada y excluida desde hace mucho tiempo atrás), proveniente de 20 departamentos, irrumpió, el 20 de mayo, en la ciudad capital, y por cuatro columnas diferentes, ingresaron serpenteantes directo hacia el corazón político de Guatemala, (Parque Central), bajo la consigna de: “Fuera políticos, empresarios y militares corruptos. Vamos por un proceso de Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional”.

Esta multitud de “no ciudadanos”, estigmatizados y criminalizados (como ladrones de energía eléctrica) por el gobierno actual, no portaban la bandera nacional, ni cornetas. Ingresaron a pie, no en automóviles. Llevaban mantas y rústicos equipos de sonido para gritarle a la ciudad: “¡Capilatinos, despiértense!. ¿O están de acuerdo con seguir teniendo de gobernante a los ladrones como Otto Pérez Molina?, decía otro maya casi analfabeto en su intervención.

Rostros curtidos por el empobrecimiento y la exclusión, con miradas fijas en la esperanza de un nuevo amanecer, por cerca de dos horas, ocuparon con sus cuerpos, estéticas y aromas diferentes, el histórico y “castizo” Parque Central de la capital (lugar prohibido para sus antepasados). Desde un estrado móvil improvisado, y en diferentes idiomas, exigieron la renuncia del Gobierno de “Mano Dura” (ahora, tambaleante por pestilentes actos de corrupción) y la creación de un nuevo Estado.

Mientras, la multitud del campo y de la ciudad, coreaba enérgica en repudio al sistema político: “No somos de la derecha, ni de la izquierda neoliberal. Somos los de abajo y venimos por los de arriba”.

Los acogieron en la ciudad, pero el racismo es evidente

En un contexto de creciente indignación citadina ante la putrefacción del sistema político, la presencia de “esta multitud de anónimos indeseados” en la capital cayó como lluvia fresca para la nueva primavera que se anuncia en el país.

De hecho, el acto más sublime que observadores externos celebramos en esta protesta indígena campesina fue el recibimiento/apoyo presencial de vecinos y estudiantes de las universidades a las y los indignados ninguneados. Un verdadero acto simbólico performativo del “ensamblaje” urgente de la indignación del campo y de la ciudad para dinamizar lo nuevo que aún está por nacer en este país de fugases primaveras eternas.

Como no podía ser de otra manera (en una sociedad configurada por el rancio racismo y en la estigmatización irracional), algunos medios de comunicación estigmatizaron esta movilización/protesta indígena campesina como un acto “incómodo” que “complicaría” el cotidiano fluir de la ciudad.[1] Incluso con imágenes falsas anunciaron bloqueo nacional de caminos que no ocurrió.[2]

Lo que indiscutiblemente confirma el racismo mediático es que ningún medio de comunicación le puso atención a la propuesta indígena campesina en esta coyuntura de protesta e incertidumbre nacional. Ellos/as gritaron sus propuestas a voz en cuello. Incluso lo difundieron mediante un boletín impreso. Platearon cambios estructurales puntuales para el sistema político, económico, jurídico, cultural, tierra-agua, etc.

Pero, Guatemala es aún un país colonizado donde lo que se dice vale por quién lo dice, no por el mensaje en sí. Al indígena campesino se tolera su presencia incómoda, pero prestarle atención a sus propuestas (mucho menos si plantea cambios estructurales), eso jamás. Esto sería ir en contra del dogma oficial: Indígena no es sujeto. Es objeto de la caridad. No tiene derechos. Sólo obligaciones.

Pero, después de todo, como bien lo resumió otro de los oradores mayas, ahora se sabe quién es quién: “Uds. saben lo que nosotros ya sabíamos. Ellos son los ladrones, los delincuentes, que ahora se esconden. A nosotros, cuando defendemos derechos nos acusan de ladrones, nos encarcelan y nos matan”, concluyó el indígena indignado.

[1] Véase. http://www.soy502.com/articulo/campesinos-anuncian-marcha-masiva-preven-bloqueos

[2] Véase. http://www.prensalibre.com/campesinos-piden-renuncia-tambien

Poder destituyente o las fuerzas comunales y populares que se mueven en Guatemala.

Gladys Tzul Tzul[1]

¿Qué es lo que está pasando en Guatemala en estos días? Ocurre que se despliegan polifónicas fuerzas que impugnan e interpelan a las podridas y corruptas elites de poder, anquilosadas en la estructura colonial-liberal.  Esas elites piensan  que el  país es tierra de nadie; que hacen como si en los territorios no viven comunidades y por ello pueden poner sus cementeras y mineras, esos que hacen que la administración pública funcione con presupuesto que todas y todos aportamos, pero privilegian a los intereses de grupos políticos privados; son los que abren la permisividad para que se roben los presupuestos para el medicamento de los  hospitales, o peor  aún, que se acaben los alimentos para los enfermos.

Por estos días, hemos visto como suceden las masivas movilizaciones en territorios como El Ixcan, donde las comunidades pedían la expulsión de las hidroléctricas y denunciaban el despotismo de los caciques locales; en 4 caminos, los 48 cantones paralizaron la ruta  interamericana para pedir la renuncia de la vicepresidenta, para repudiar la corrupción y para exigir que se resolviera el caso de la masacre del 4 de octubre de 2012; en el caso de Huehuetenango pedían  que se expulsaran a las hidroeléctricas  y que se liberaran a los presos políticos. Multitudes  de cuerpos de hombres, mujeres, niñas y niños indígenas y mestizos organizados en comunidades, organizaciones campesinas, organizaciones de jóvenes y estudiantes tomaron festivamente las calles.

En la ciudad de Guatemala en la marcha del 16 de mayo se escucharon plurales y potentes voces que alegaban contra la corrupción y por múltiples razones más. “No olvidamos el genocidio”;  “Gerardi me enseño a luchar”; “cárcel para los corruptos y genocidas”; “libertad a Rigoberto Juárez, preso político”; “nos robaron el presupuesto completo”; “comunidades de Xalapán presentes”;  “nos impusieron chalecos y los ladrones y asesinos  están en el gobierno”; “Comunidad las Trojes. Estamos por la defensa de la paz y la armonía de nuestros pueblos. No a Cementos Progreso”;  “Tito Arias el Pueblo no olvida”, decían las pancartas.  Mientras  que el ímpetu  de la multitud producía sonidos, cantos y varios Djs sonaban y ambientaban la fiesta; al mismo tiempo  que una mujer indígena despedazaba una piñata de Alejandro Maldonado –vicepresidente electo por el congreso- . ¡La gente estaba como enloquecida!

Ayer, 20 de mayo,  las comunidades y los campesinos  tomaron la ciudad capital desde diversos puntos y una alfombra festiva y colorida, con rostros indígenas decían: “el contrato de Xalalá, también es lesivo”; “el despojo de territorios  también es corrupción”; “la lucha y la indignación no tiene dueños, bienvenidos”; “Tito. Somos el pueblo que  no pudiste matar, venimos por ti”; “Tito Arias. Recuerda a cuántos mató y mandó a matar. Somos sus voces”; “Fuera empresas transnacionales, defendamos  los recursos”; “Libertad a Domingo Baltazar y Rigoberto Juaréz”; “Las licencias mineras  también so corrupción”. Todas éstos múltiples discursos le dan un amplio a las demandas populares y  comunitarias y dibujan una voluntad colectiva: Que renuncie Otto Pérez Molina.

Lo que vemos  en Guatemala es el efecto de las acciones de los entramados comunales indígenas y populares  que son  resultado de proceso complejos  de interacción que se configuran en torno a realidades concretas y locales. El efecto concreto es que las instituciones y los medios que ofrece  el estado Guatemalteco no alcanzan y sobre todo obstruyen a las demandas populares y comunales. Vemos un tiempo extraordinario que abre  las posibilidades de enunciar  desde la indignación la violencia y  el despotismo  irrespetuoso de los gobernantes  hacia  las mujeres y hombres trabajadores.

Vemos como estas mujeres y hombres articulan un saber que contradice e interpelan la ley, por ejemplo el hombre que les dice con ironía  “por ley nos obligaron  a que los motoristas nos pusiéramos  chalecos  con el número de placa, porque  dicen que los delincuentes  andan en motos. Pero los asesinos y delincuentes están en el gobierno”; o  “Se robaron el presupuesto y ni comida para los  enfermos  del hospital había,  sino fuera por las señora vendedoras del mercado El  Guarda, que hubiera sido de nuestros familiares”,  más aún “Las licencias mineras  que han dado el ministro que acaba  de renunciar, lo hizo sin nuestro consentimiento.  Los mineros están junto  con los ricos  de aquí, el gobierno los encubre y manda los soldados”

Los que sucede en Guatemala es un intempestivo movimiento comunal indígena y popular que quiere y busca recuperar, reapropiarse  y decidir sobre los medios concretos de riqueza material para vivir.  Sí,  no pueden robarse el presupuesto, porque entonces mueren  los enfermos que están en tratamiento de diálisis,  no pueden robarse el presupuesto porque  es preciso tener medios para que los niños y las niñas vayan a la escuela. No,  no pueden  entregar a diestra y siniestra licencias  de extracción minera, porque el territorio es  el medio de vida no solo para las comunidades indígenas, sino que también para la ciudad  que toma  el agua  que producen   y ofrecen las comunidades.

¿Cómo responde  el presidente? Quiere que la sociedad presente  propuestas concretas!!!!!  Cómo si la fuerza del NO,  no le quedará claro. Como si el No a la minería;  el Genocidio nunca mas; No roben el presupuesto no  representaran proyectos en sí mismos. Se logró destituir  la vicepresidenta y ya varios ministros  renunciaron.  El poder de las  tramas  comunales y populares dicen:  El presidente está  despedido.

——–

[1] Sociedad Comunitaria de Estudios Estratégicos y doctoranda  en sociología  por  la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Análisis #RenunciaYa PERSPECTIVAS

Perspectivas

Carlos Manuel Bezares M.

Como punto de partida hay que establecer cómo surge el movimiento del 15A y 16M en Guatemala, derivados de la indignación que causa la corrupción, en concreto, el caso “La Línea”, que involucró al nivel más alto de funcionarias y funcionarios del Organismo Ejecutivo.

Una de las principales características del Movimiento 25A y 16M es que la ciudadanía encontró un punto en común de exigencia de cara a sus gobernantes, y ha logrado mantener sus demandas específicas dentro de las marchas, una característica que hasta ahora sólo se había visto desarrollada en Europa, lo cual merecería otro análisis que no es el motivo de este artículo.

Poco a poco la conciencia ciudadana fue cuestionando todo el sistema político nacional, la política tradicional y el sistema de partidos en Guatemala.

De allí, que partidos políticos deben reflexionar acerca de la representación multisectorial y sobre el tipo de liderazgo que propone el movimiento, que es de carácter horizontal. A partir de esto, me permito afirmar que las instituciones de nuestra sociedad fueron rebasadas por las marchas; tanto las instituciones de sociedad civil como las instituciones públicas.

Estos datos son fundamentales para poder entender la demanda poblacional, ya que si la respuesta no compensa verdaderamente su exigencia central, que es la depuración democrática del sistema político, se sentirán engañados y traicionados por las elites del país y su insatisfacción en relación al sistema político crecerá, lo que se convierte en componentes complejos que nos pueden llevar a riesgos insospechados como sociedad.

Estas acotaciones serán todo un reto sociológico para quienes posteriormente examinen lo que estamos viviendo, que es inédito desde mitad del siglo XX, sin embargo, no es el de fin de este artículo examinar desde esa perspectiva al movimiento.

Como dije anteriormente, poco a poco la demanda se fue extendiendo al sistema político y el sentir de las y los ciudadanos de a pie es que están excluidos del sistema político guatemalteco, y que únicamente para las elecciones es que ven a los partidos políticos en sus localidades, pues han

perdido la capacidad de ser los articuladores de las demandas poblacionales.

También el movimiento ubica en la corrupción el origen de nuestros males, conectándolo inmediatamente con el sistema político electoral; y es allí donde surgen dos ejes centrales de demanda: Cero Corrupción y el comportamiento de los partidos y su financiamiento electoral, ya que este último se convierte en un picaporte para la corrupción. Esto es en lo que toda la ciudadanía indignada coincide, según mi lectura de los eventos.

Existe mucha preocupación que en el ambiente de demandas, varios sectores empiezan a proponer una serie de reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, que posiblemente parecieran resolver la crisis, pero que son temas que deberíamos abordar de manera más fría.

Una de las grandes dificultades del proceso democrático guatemalteco, es que no tenemos un tema que logre unificar a la ciudadanía y, por lo general, frente a este tipo de problemáticas, nos dividimos; respondiendo a la historia y a la lógica de no transigir.

Sin embargo, esta coyuntura está abriendo la posibilidad de abordar la crisis con una visión de Estado, donde todos y todas nos sintamos representados generando la democracia que tanto deseamos.

Y en este marco, es que reformar el sistema de representación y elección de diputaciones al Congreso de la República, debiera ser un tema clave que abordemos a un mediano plazo, pues el sistema de minorías limita a que partidos minoritarios como CREO, UNIONISTAS, ENCUENTRO POR GUATEMALA, URNG, WINAK, ANN y MNR, tengan sólo una diputación. Igual pasa con las listas y la postulación uninominal, que no garantizan, sino más bien restringen, una mayor participación.

El financiamiento privado de partidos políticos, es otro tema crucial que constantemente hemos abordado de forma periférica, porque las condiciones para esta discusión no se daban. Por una parte, hay quienes plantean: “No quiero mantener a estos haraganes”; y por otro lado quienes temen las criticas porque se reconocen parte de una clase política tradicional desgastada. No obstante, hoy se abrió un parte-aguas, que debemos saber valorar para dar perspectiva a la ciudadanía misma, porque desde este quiebre puede surgir un acuerdo transversal de sociedad relacionado con el financiamiento totalmente público a los partidos políticos, que tendría su origen en los impuestos y contaría con la ventaja de poder ser fiscalizado por la ciudadanía, porque se convertirá en información pública con montos manejados desde presupuestos abiertos y controlables.

Desde nuestra historia reciente, hemos comprobado que todo el gasto de las campañas electorales, pesan sobre nuestros hombros, pues los partidos no sólo reciben la deuda electoral, sino que además los financistas les otorgan recursos en función de asegurar negocios dentro del Estado; lo que termina siendo pagado con nuestros impuestos y recursos públicos, tal como se ha evidenciado en el caso de la estructura de “La Línea”.

En cuanto a la fiscalización, en la actualidad es necesario que sea fortalecida la Auditoria del Tribunal Supremo Electoral, dadas sus limitaciones de circunscribirse a fiscalizar sólo los gastos del comando central de los partidos políticos, dejando fuera de esta revisión todos los recursos invertidos en los distritos electorales. De esta cuenta, los partidos pueden declarar un presupuesto de 57 millones de Quetzales (techo máximo de esta campaña), pero lo que están gastando de forma real en los distritos es un monto mucho mayor. Es por ello, que como mínimo debiera existir para la época electoral un auditor por distrito electoral.

Desde esta perspectiva, debemos ir paso a paso, en un proceso. Mi formación jurídica, me impide ver los procesos de otra manera, pero creo que ir ordenando la discusión es importante, desde lo posible y concreto, en este momento histórico.

Comunicado de la Compañìa de Jesús en Guatemala

comunicado CompJesus

Historias de Muerte y Corrupción

photo_2015-05-21_09-17-07

Andrea Ixchíu

 

15 vidas perdidas, 97 en riesgo debido a la corrupción y ambición desmedidas La corrupción, definitivamente acarrea muerte, pobreza y dolor. Las familias de los pacientes que necesitan diálisis peritoneal denunciaron desde hace varios meses ante la PDH y los medios de comunicación irregularidades en el servicio. Quince de esas personas no fueron atendidas a tiempo y fallecieron por malas prácticas médicas.

El mayo 20 de 2015, la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) del Ministerio Público y la CICIG capturaron a integrantes de la Junta Directiva y de la Junta de Licitación y Adjudicación del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), entre ellos el presidente de esta institución, Juan de Dios de la Cruz Rodríguez López – ex secretario privado del Presidente de la República-, sindicados de aprobar y avalar el contrato irregular suscrito con la droguería PISA de Guatemala S.A. para proporcionar servicios de diálisis peritoneal, el cual fue operado para la adjudicación de este contrato de forma irregular.

El 21 de julio del 2014, el IGSS inició el evento 3381625 para la contratación de los servicios de diálisis peritoneal continua ambulatoria para pacientes del IGSS, el cual fue asignado a la droguería PISA, S.A. el 2 de octubre de 2014.

Otto Fernando Molina Stalling -hijo de la Magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Blanca Stallimg-, quien trabajaba como asesor del IGSS, junto a Herbert Rodolfo García-Granados Reyes se comprometieron con directivos de la droguería PISA a lograr que la adjudicación del contrato se aprobara a su favor, el cual ascendía a la suma de Q116.227.035 millones.

Según manifestó el fiscal del Ministerio Público, a través de interceptaciones telefónicas determinaron que Otto Molina Stalling presuntamente se cobró a PISA entre el 15% y el 16% de comisión por el otorgamiento de dicho contrato.

La Junta Directiva del IGSS designó a la Junta de Licitación con cinco miembros que no reunían las exigencias legales que obliga nombrar personas con aptitud suficiente para abordar el examen de propuestas de un contrato de esa naturaleza.

Los elementos de prueba nombrados por la fiscalía contra la corrupción permiten afirmar que Otto Fernando Molina Stalling, Herbert Rodolfo García-Granados Reyes, Edgar René de la Peña Archila, Ramiro Armando Lorenzana Ortiz y Arturo Adolfo Castellanos Poou estuvieron vinculados en irregularidades en el contrato No. 3381625.

Existen además otros indicios que vinculan a Carmen Yadira Gil Quiñonez, Delia Haydeé Castañon Guerra, Mayra Lissbeth Gómez Suárez, Doris Elubia González Salazar y Alba Maritza Maldonado Gamboa, integrantes de la Junta de Licitación, de haber incurrido en irregularidades en el desempeño de sus funciones con la adjudicación de dicho contrato a PISA, que a su vez subcontrató a otra empresa para la prestación del tratamiento.

De acuerdo con la explicación del Comisionado Velásquez en conferencia de prensa, en el actuar de la Junta Directiva “Hubo permisibilidad y valoración positiva de que el oferente adjudicado careciera de infraestructura real de recurso humano; subcontratara con otra empresa que prestaría los servicios; la inexistencia de una análisis de responsabilidad de las empresas que intervienen en el tratamiento de las personas; la designación de una junta de licitación no idónea e inexperta por parte de la junta directiva; el aval de la junta directiva al aprobar la adjudicación con lo cual incumplió sus deberes legales y probos”.

“Existió un interés de funcionarios públicos para que con base en un arreglo con personas afines a la empresa PISA se le beneficiara con la adjudicación del contrato valorado en más de Q116 millones”, aseveró el Comisionado.

El juzgado Sexto de Primera Instancia Penal programó para este viernes la audiencia de primera declaración de los sindicados, quienes deberán permanecer en las carceletas de la torre de tribunales.

Este Gobierno ha llevado a niveles escandalosos la corrupción y el descaro. Muchos de los funcionarios valoran poco la vida de los conciudadanos y son capaces de matar, con tal de enriquecerse.

Listado de capturados y delitos:

JUNTA DIRECTIVA IGSS

Juan de Dios de la Cruz Rodríguez López – Fraude

Representante del Poder Ejecutivo

Presidente del IGSS

Julio Roberto Suárez Guerra – Fraude

Representante de la Junta Monetaria de Guatemala

Jesús Arnulfo Oliva Leal – Fraude

Representante de la Universidad de San Carlos

Erwin Raúl Castañeda Pineda – Fraude

Representante del Colegio de Médicos y Cirujanos

Max Erwin Quirín Schoder –

Representante de los patronos

Julia Amparo Lotán Garzona – Fraude

Representante de los Trabajadores ante la junta directiva del IGSS

JUNTA DE LICITACIÓN Y ADJUDICACIÓN

Álavaro Manolo Dubón González-  Fraude (Pendiente de captura)

Sub Gerente Administrativo del IGSS

Carmen Yadira Gil Quiñonez – Fraude

Integró Junta de Licitación

Delia Haydeé Castañon Guerra – Fraude

Enfermera del IGSS

Integró Junta de Licitación

Mayra Lissbeth Gómez Suárez – Fraude

Secretaria del IGSS

Integró Junta de Licitación

Doris Elubia González Salazar – Fraude

Técnico en hemodiálisis del IGSS

Integró Junta de Licitación

Alba Maritza Maldonado Gamboa – Fraude

Enfermera del IGSS

Integró Junta de Licitación

OTROS
Arturo Adolfo Castellanos Poou – Asociación ilícita

Médico del IGSS.

Otto Fernando Molina Stalling – Asociación ilícita, tráfico de influencias y cobro ilegal de comisiones.
Ex asesor del IGSS

Herbert Rodolfo García-Granados Reyes – Asociación ilícita, tráfico de influencias y cohecho activo.
Labora en la Droguería Pisa de Guatemala S.A.

Edgar René de la Peña Archila – Cohecho activo.

Directivo de Droguería Pisa de Guatemala S.A.

Ramiro Armando Lorenzana Ortiz – Asociación ilícita y cohecho activo.

Directivo de Droguería Pisa de Guatemala S.A.