Élites, diplomacia y contención de la movilización social

panoramica

Francisco Rodas Maltez

 

La nota oficial dice que ella renunció, otros tienen la presunción que detrás de la renuncia hay un pacto siniestro, la mayoría de población está convencida que fue su victoria y los analistas políticos, con sabiduría ecuménica, opinan que fue la suma de todos estos factores. Dados a la desconfianza, la decisión tomada de renuncia o de destitución de la ex Vicemandataria es vista como un ardid para disolver la turbulencia social que hemos experimentado quienes sentimos ser ciudadanos con derechos. En pocos días las movilizaciones se han multiplicado y la gente ha adquirido un rápido aprendizaje sobre el estado del país.

El oportunismo de nuestra fauna de partidos políticos prefiere admitir que el pueblo ganó. Pero aparte de reconocer hipócritamente el esfuerzo, el mensaje está cargado de inmovilismo: “vuelvan a sus hogares que la lucha llegó a un final feliz”. Lo que no entienden estos señores(as) es que, la gente no está por dar la espalda ya que su nueva expectativa está en el enjuiciamiento de la ex Vicemandataria.

Como mencionaba Gilberto Morales en publicogt.com, “El sacrificio de la reina no implica necesariamente el jaque al rey” y agregamos, el jaque al sistema político vigente.

Por su colérica forma de ser, no sería extraño que la ex Vicepresidenta ese día se levantó con el pie izquierdo o con el derecho, da igual, y se tiró la carta de renuncia. Aunque por su limitada formación, es más creíble que pidiera a uno de sus escribanos de palacio que la redactara para luego ella firmarla. Esa decisión que el Presidente calificó como valiente, al contrario, muestra la cobardía de alguien que no tuvo el valor de enfrentarse a las cámaras, a los medios en general y a los 2 millones de incautos que votaron por ella. Es una lástima que haya perdido esa extroversión que por última vez vimos, al embarcarse en un lago cuasi muerto, donde sus manos tersas atrapaban un líquido verduzco y su voz entonaba “la barca en que me iré”.

La otra hipótesis en cuanto a que detrás de la renuncia hay un pacto siniestro, si bien no es simple de descifrar, no puede descartarse en un país donde su destino en repetidas ocasiones se ha decidido en la cúspide de la pirámide social. Aquí surgen dos preguntas: ¿Quiénes estarían involucrados en el pacto? y ¿hasta dónde quieren llevarlo?

Pese a la puja avivada por el clima electoral, los partidos políticos no les ha dado por lanzar más combustible al fuego. Una candidata que en su momento recibió palo por parte de la ex Vicepresidenta, con cierto misticismo declaró que no estaba para pelear sino para solucionar. ¿Tregua o compasión, no lo sabemos? El ex delfín del partido oficial, que tuvo toda clase de trifulcas y finas emboscadas por parte de la ex Vicemandataria, superó la indulgencia del Papa Francisco, al expresar que sobre el caso en cuestión no había que verlo por el lado político, sino por el lado humano. Pidió que Dios la iluminara y que él sabía que lo acontecido la iba marcar para toda su vida. ¿Fe o maldición, no lo sabemos? Pero lo que si puede suponerse es que en ese gallinero hay pocas plumas y más, largas colas que pisar.

A los del CACIF sólo les faltó boina y barba. Radicalizados no para hacer cambios estructurales, sino para tomar distancia del régimen que ayudaron sustancialmente a construir, se unieron al clamor de las movilizaciones ciudadanas, pidiendo la renuncia de la ex Vicepresidenta. Además sentenciando que la ley debía caer, como un rayo, encima de los corrompidos y los corruptores. Como clase dominante ellos mantienen la arrogancia de ser las Cruzadas cuyo destino es restablecer el orden y el control del país. Y esto no es una broma, lo han logrado por varios siglos.

Otro actor que no es un sector social sino un país lo representa la embajada de EEUU. El actual embajador es un personaje  ubicuo y tenaz, aunque la línea de los asuntos exteriores del país que representa sigue siendo la misma. Cuando fue la postulación de jueces y magistrados, o cuando se destituyó a una fiscal exitosa la embajada achicó su despliegue, pero cuando la CICIG pendía de un hilo, el embajador hizo más declaraciones que las solicitadas por los periodistas. Hasta uno se cuestiona ¿Por qué los países donantes que patrocinan también el funcionamiento de la CICIG, no le siguieron el paso al embajador de Washington?

Mister Robinson y la política exterior que sigue, aparte de su ímpetu, es selectiva en sus actuaciones. Con la corrupción es tajante, pero con la impunidad tiene doble rasero. Lo del caso de “La Línea” está en su pentagrama, pero con lo del genocidio en particular y con las víctimas del conflicto armado en general, ni una tecla. Lo lamentable es que entre estas problemáticas hay un círculo vicioso. Manu militari, impunidad y corrupción danzan alegremente.

Por último estaría la sociedad civil que se ha movilizado restituyendo la olvidada indignación. Sobre este fenómeno ha corrido la suficiente tinta como para llenar varias piscinas olímpicas. De modo que sólo puntualizamos brevemente en su naturaleza espontánea, apolítica, sorpresivamente urbana y fuerte composición de clase media. Sobre estas dos últimas características nos parece que la opinión pública ha alimentado una visión atónita, es decir, como que se tratase de un suceso en extremo raro. Entrelíneas los signos de admiración encierran la idea de que, al fin los capitalinos reaccionaron o que las clases medias finalmente se rebelaron.

Todo esto ha sucedido y qué bueno. Pero lo que en el fondo hizo que pasara lo que pasó es que la inversión pública, cuya distribución es de por sí repugnante, llegó al extremo de cercenarse también en el territorio donde habita el centro del poder estatal: la región metropolitana. Por otra parte, la clase media ha venido de mal a peor, en ingresos y en oportunidades, de ahí que si las estadísticas estiman que representan un 10 por ciento, no es un asunto de polarización social sino de empobrecimiento de nuestra sociedad en su conjunto. Esto y el despojo llevado por una maquinaria estatal corrupta han nutrido desde hace tiempo el malestar ciudadano.

Estamos seguros que las revelaciones del Comisionado de la CICIG sobre la banda “La Línea”, además de hacer público lo que todos sabían, nadie ni la Comisión para empezar, tenían idea de las reacciones que se iban a desencadenar. Fue el momento en que los ciudadanos se enteran de la utilidad de la CICIG y se convencen de una vez por todas, que es necesario apoyarla.

Pero volviendo a la conjetura de un posible pacto, la pregunta de rigor es ¿qué sectores podrían estar involucrados? El primero a descartar es la movilización ciudadana, simplemente porque no tiene cabezas visibles o interlocutores que lo represente. Los partidos políticos no son de fiar y su interés inmediato está en el proceso electoral. Pero lo que si puede ser útil para los objetivos del pacto, es el instrumento de sus turbias negociaciones y prebendas: el Congreso. Ello por razones de mantener una cobertura institucional en futuros pasos. Así, este invitado estaría actuando obedientemente dentro de otros actores con más poder extorsivo.

Los que quedarían son los actores que han probado varias veces tener suficiente influencia, el CACIF y la Embajada de EEUU. El primero ha blandido la amenaza de paralizar el país, que suena algo temerario, pero aun así no puede negarse que tienen experiencia en tareas de desestabilización. En el segundo se ha visto que, por donde pasa algo cambia. Hace pocos días el Presidente Pérez no daba un paso atrás para cancelar o pedirle la renuncia a la ex Vicepresidenta. Luego se reúne con Mister Robinson, para posteriormente, con la cara desencajada, anunciar la personal y valiente renuncia de Roxana Baldetti. Por pura curiosidad, quien no quisiera tener la oportunidad de abrir esa cajita de pandora que acompaña al Embajador, de donde salen inéditos milagros y secretos que Wikileaks no ha logrado filtrar.

Respecto a la interrogante de hacia dónde quieren llevar el pacto, no creemos que se trate de una simple agenda anticorrupción, aunque hasta ahora han apuntado a ese objetivo. No se pone en duda el valioso trabajo de la CICIG, pero es claro que existen francotiradores despejando el terreno dentro del sistema de justicia. Por ejemplo jueces que pasan a ser juzgados o desmantelamiento de oficinas profesionales que estaban dispuestos hacer cualquier güizachada a un costo más que razonable.

Durante las semanas siguientes, según lo declarado por el Comisionado Velásquez, se ampliara el círculo de implicados, particularmente los que utilizaron los servicios de “La Línea”. Viene también la elección del nuevo Vicepresidente(a) que se desgastará queriendo quedar bien con Dios, con el Diablo y el águila.

Suena a fantasía truculenta pero se rumora que en un tiempo prudencial, Otto Pérez también podría renunciar y el nuevo Vice tomaría su lugar. Este plan de contingencia pretendería neutralizar la suba de efervescencia en la movilización social que ahora está pidiendo la cabeza del Presidente. Dicha opción podría activarse al momento que la movilización social aumente de tono, aglutine más sectores y se expanda hacia el interior del país. Estos sucesos ya se están produciendo, por tanto el dedo índice de los operadores del pacto puede que esté más cercano al detonador.

Con todo, los pasos dados por este pacto ultrasecreto, tiene la traza de no estar totalmente confeccionado, siendo que algunas de sus partes como que se han ido diseñando en el camino.

Mientras, la CICIG sigue operando con autonomía y mayor respaldo en las investigaciones y juicios emprendidos. Ahora se le trata como bueno y ejemplar huésped.

En cuanto a la movilización ciudadana, el hecho de no tener cabezas visibles u organizaciones que las guíen, tiene ventajas pero también riesgos. Como no hay personajes con los que se pueda negociar, neutralizar, o en el peor de los casos,  vigilar, perseguir, amedrentar o meter al calabozo, se hace difícil sofocarlo.

La debilidad consiste en cómo acoplar una agenda que refleje las aspiraciones variopintas de los manifestantes. De hecho lo que se está produciendo es el surgimiento de varias agendas. Unas apelan a determinados territorios, otras a conflictos puntuales relacionadas con la implantación de megaproyectos de dudoso beneficio social y ambiental, los hay también en el campo de la educación, la cultura o dentro del abanico estropeado de la administración pública, empezando por una reingeniería del sistema de recaudación tributaria.

Pese a que a la ciudadanía no le abrieron la puerta para que conociera el contenido de estos acuerdos espurios, son ellos quienes al final de cuentas están marcando el paso de los acontecimientos. Si no fuera por estos actos de resistencia, incidentes como el de “La Línea” no llamarían la atención del público y el sistema de justicia ya los hubiera refundido en el sótano de la impunidad.

 

Anuncios

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 11 mayo, 2015 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: