Archivos diarios: 9 mayo, 2015

En Guatemala se rompe el silencio y se rompe el miedo

 

Quimy De León

Desde el 25 de abril, la Plaza Central, los parques, las afueras de los edificios de gobierno han sido tomados, ocupados por la gente en la ciudad capital, en Chiquimula, en Xela, en Cobán, en la Universidad.

Muchos años habían pasado sin que esto ocurriera desde los sectores de clase media y urbana. Movilizaciones de este tipo quizá se habían visto la última vez en las jornadas de exigencia de la rebaja al costo del trasporte urbano en el año 1999, protagonizadas por el movimiento estudiantil universitario, y de manera masiva quizá para las jornadas estudiantiles y populares de marzo y abril de 1962 durante el gobierno del general Miguel Ydigoras Fuentes.

La historia nos ha mostrado que salir a la calle, ocupar los espacios públicos, movilizarse, organizarse tienen sentido de transformación no sólo colectiva sino personal. Protestar, expresarse, perder el miedo gritar o sonar trompetas y asumir el reto de tomar la vida en nuestras manos es un acto hermoso cuando es colectivo y más si es masivo. La vida no vuelve a ser la misma, no puede volver a serlo.

En el espacio público podemos retomar simbólicamente la voz, gritando, bailando, riendo para ser oídas. Éste es el ejemplo de las movilizaciones del 25A que han pedido la ‪#‎RenunciaYa‬ de la vicepresidenta Roxana Baldetti y del presidente Otto Pérez Molina, después de la crisis institucional que vive el gobierno y de que han sido evidenciadas las redes criminales y de corrupción que rodean a los grupos de poder militar, corporativo, gubernamental, judicial entre otros.

Las manifestaciones pacíficas en este período gubernamental han sido ejemplares, como en La Puya, Barillas, San Juan Sacatepéquez, San Rafael Las Flores, Santa Eulalia, Totonicapán, con la diferencia de que han sido fuertamente reprimidas y perseguidas con fuerza militar. Han sido los movimientos indígenas y comunidades quienes se habían estado movilizando desde hace siglos, ocupando la ciudad para traer sus demandas. En estas luchas las mujeres hemos sido fundamentales, llevamos siglos de luchar contra el miedo y la ignominia.

El país se acaba de enterar por el mismo presidente Otto Pérez Molina de la renuncia de Roxana Baldetti a su cargo de vicepresidenta, ésta era una de las exigencias populares.

Nos encontramos en un momento crucial, donde el grito es necesario, el grito que proviene de la indignación y de la necesidad de romper el miedo a expresar las ideas.

Guatemala no será la misma desde que hemos perdido el miedo colectivamente.

Fotografías, 25 de abril del 2015

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

La alegría regresó al Parque Central de la capital después de la renuncia de Roxana Baldetti

11204964_749558731828635_3538340501608115742_n

Después de que el presidente Otto Pérez Molina anunciara que la vicepresidenta Roxana Baldetti renunciaba, la gente se volcó a la calle el viernes 8 de mayo de 2015, a pesar de que ya había caído la noche.

Miles de personas se reunieron en la Plaza Central para continuar con las protestas.

Más de cuatro horas duró la concentración en las afueras del Palacio Nacional de la Cultura, mientras otros cientos de personas se movilizaron al Congreso de la República.

El ambiente era de fiesta y de algarabía, se quemaban cuetes, habían abrazos, redoblantes, velas, incluso lágrimas. La gente aprovechó para brindar por el logro ciudadano. Los carros que pasaban se sumaban con sus bocinazos

“Vos no renunciaste: yo te despedí”. Este cartel recogía muy bien el sentimiento de la gente, que expresaba que no había sido la CICIG sino que esta renuncia es una victoria  ciudadana.

11206123_749558691828639_8263405025644784737_n11120080_749558688495306_3086214323788054786_n11215796_749558875161954_2524082425804121870_n11246264_749558905161951_4765469638228987729_n11245793_749558785161963_703115803257831181_n11134041_749558845161957_7484623796524292071_n