Archivos diarios: 17 febrero, 2015

Las autoridades ancestrales de Sololá preocupadas por el deterioro del Sistema Nacional de Salud

Fotografía: Luis Sicajan.

Fotografía: Luis Sicajan.

Por: Nelton Rivera

En el país son muchas las voces que demandan una serie de mejoras en el Sistema Nacional de Salud, éstas demandas son históricas. Una de ellas es el abastecimiento de medicamentos, a quienes les toca esperar por medicina tienen que escuchar con mucha frustración de voz del bodeguero o del médico de turno “no hay” esto se está volviendo cada día más común en los hospitales y los centros de salud. La infraestructura existente está colapsando y los gobiernos nada han invertido para mejorarla.

Desde la salud comunitaria las comadronas juegan el papel fundamental de garantizar la vida en las comunidades, lo mismo hacen los promotores de salud comunitarios, durante décadas a pesar de su trabajo desde el sistema de salud se les sigue invisibilizando.

Otras de las voces demandan mejoras salariales o por lo menos el cumplimiento de los pagos adeudados por el Estado, los sindicatos de salud que además se encuentran divididos y aún sobreviven los embates de la privatización.

Demandas desde las autoridades ancestrales de Sololá

 

Es este contexto y las demandas históricas, la corrupción gubernamental y el abandono del Estado es que las autoridades ancestrales indígenas de la antigua Santa Catarina Ixtahuacán, Santa Lucía Utatlán y Panajachel se organizaron.

Desde el Consejo de Autoridades Ancestrales de Sololá llegaron al Congreso de la República el martes 10 de febrero para demandar de las autoridades del Ministerio de Salud den una respuesta de inmediato por la desatención en los hospitales que existe en el departamento.

“El consejo de Autoridades Ancestrales de Sololá; nos sentimos profundamente PREOCUPADOS ante la actual situación en el sistema de salud que es un total DESASTRE, pues nunca habíamos vivido una realidad en donde 1:) las pésimas condiciones físicas en la infraestructura, paredes rajadas, condiciones anti-higiénicas, carencias y falta de presupuesto básicos, para ALIMENTOS de los pacientes y del personal del HOSPITAL, MEDICINAS, E INSUMOS tan solo para atender a los internos y no digamos para los externos, equipos inservibles. Falta de pago de salarios, a enfermeras, médicos, personal operativo.”[1]

Luis Sicajan es autoridad indígena de Sololá y manifestó que “las autoridades del ministerio de Salud fueron citadas al Congreso de la República, el diputado Roberto Kestler les envió un escrito citándolos e informándoles que debían reunirse el martes con las autoridades ancestrales de Sololá en el Salón de la Casa Larrazabal, además fue citado el Gobernador departamental de Sololá Luis Florencio García Chutá, el ministro de Salud Luis Enrique Monterroso y el gobernador no asistieron.”[2]

Las autoridades ancestrales nuevamente citaran al ministro y al gobernador departamental, esperan que ambos asistan y respondan por al abandono, deterioro y desabastecimiento de medicamentos en el hospital nacional en Sololá.

La situación todavía sigue igual.

[1] Comunicado de las Autoridades Ancestrales del departamento de Sololá. Guatemala 10 de febrero 2015.

[2] Entrevista con Luis Sicajan. Guatemala 13 de febrero 2015.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Petén: Foro Académico Binacional para la defensa del río Usumacinta

Foto: Encuentro de la REDLAR en la Comunidad El Retalteco, Peten.  2014

Foto: Encuentro de la REDLAR en la Comunidad El Retalteco, Peten. 2014

Por Marisol Garcés

Durante los días 12 y 13 de febrero de 2015, en Santa Elena Petén se desarrolló el Foro Académico Binacional para la Defensa del Río Usumacinta, organizado por el Frente Guatemalteco de Afectados y Amenazados por Represas y en Defensa del Agua (FGARDA), el Frente Petenero contra Represas (FPCR) y el Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos.

Esta actividad se enmarca en los esfuerzos que realizan estas organizaciones para conformar una alianza binacional para defender la cuenca del río Usumacinta por las amenazas existentes en la construcción de 5 Represas, que han sido llamadas Tenosique (antes Boca Del cerro), La Línea, El Porvenir, Isla Del Cayo, y Yaxchilán.

Antecedentes

El interés del gobierno mexicano de instalar el complejo hidroeléctrico en el río Usumacinta, para el aprovechamiento de los bienes naturales de ambos países, viene desde 1963, sin embargo, fue hasta en septiembre de 1969 cuando los presidentes de Guatemala y México firmaron un convenio conjunto para realizar estudios de los recursos naturales en las cuencas de los ríos internacionales, a fin de aprovecharlos integralmente en beneficio de ambos. El proyecto impulsado por el gobierno de Méndez Montenegro incluía la construcción de cuatro hidroeléctricas de embalse a lo largo del río, con una potencia de 3 mil a 3,500 megavatios. Los ambientalistas de esta época, opinaron que la construcción de la hidroeléctrica afectaría el microclima del área, ocupada por vegetación boscosa, monte bajo y agricultura. Además, avizoraron la inundación de sitios arqueológicos cercanos. El proyecto finalmente fue desechado porque se estimó que inundaría 700 kilómetros cuadrados del territorio de Petén.[1]

La Cuenca del Usumacinta representa intereses de diversos tipos de inversiones transnacionales extractivas que se disputan entre sí. No sólo hay un gran potencial hidroeléctrico para el negocio de la venta internacional de electricidad, de las compañías constructoras y del mercado de carbono, sino que existen yacimientos de petróleo y gas. También existe un gran interés por el mercado de material genético de plantas y animales ya que la Cuenca representa una de las más altas tasas de biodiversidad en Mesoamérica. Por otro lado, hay interés en el tráfico de madera, en los agro negocios de monocultivos para la exportación y en los agro combustibles; en el turismo y las zonas arqueológicas que potencialmente se inundarían. Cabe señalar que el turismo es una de los sectores que mayor divisas capta para el país. Y no se puede dejar atrás el crimen organizado, el tráfico de migrantes y la presencia significativa del narcotráfico. Es una cuenca compleja y repleta de grandes intereses económicos y políticos.[2]

El río Usumacinta (mono aullador) es un río que se forma en las partes altas de la sierra de Chamá Departamento de El Quiché, en Guatemala, y desemboca en el golfo de México. Su longitud es de 1.200 km. Es el río más caudaloso de Guatemala y México, y el sexto más largo de Latinoamérica con una descarga de aproximadamente 1,500,000 litros por segundo.

Al río Usumacinta se le ha dividido en Alto y Bajo Usumacinta, el alto va desde su nacimiento en Guatemala hasta “Boca del Cerro”, cerca de la ciudad de Tenosique de Pino Suárez en Tabasco. El bajo Usumacinta comienza en ese mismo lugar, pasa por las ciudades tabasqueñas de Balancán de Domínguez, Emiliano Zapata y Jonuta, y termina en el punto conocido como “Tres Brazos”, en el municipio de Centla; aquí confluye con el río Grijalva y desembocan juntos en el Golfo de México[3].

La amenaza está presente

En noviembre de 2014, los presidentes Enrique Peña Nieto de México y Otto Pérez Molina de Guatemala firmaron un convenio para impulsar la construcción de la primera hidroeléctrica en el Río Usumacinta denominada Tenosique.[4] El proyecto, que generaría 2,000 megavatios de energía, fue discutido durante una reunión entre el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, y el secretario de Energía de México, Pedro Joaquín Coldwell.[5]

Desde la perspectiva de las organizaciones que participaron en este Foro, la cuenca del Río Usumacinta es una construcción social sustentada en una interpretación de un espacio geográfico que incluye las dimensiones social, ecológica, hidrográfica e histórica. Les identifica una historia de más de 4,000 años que se reafirma por una visión de cuencas cuya defensa y administración superan los límites políticos-geográficos impuestos por las fronteras nacionales.

En la actualidad, existen una serie de coincidencias sobre las problemáticas que enfrentan las comunidades en ambos territorios:

  • Presencia de una nueva invasión (colonización) de los territorios para la extracción de los bienes naturales, mediante megaproyectos de minería, represas, monocultivos, extracción petrolífera, ciudades rurales, parques eólicos, turismo depredador, agro combustibles, reservas de carbono, entre otras.
  • Militarización y remilitarización para dar protección a sus intereses económicos.
  • Criminalización de la legítima lucha de los pueblos, en particular la que defiende el territorio.
  • Existencia de un racismo institucional en contra los pueblos originarios y campesinos de México y Guatemala, debido a contubernios entre las autoridades y las compañías locales y trasnacionales.

Alianza por los Ríos y Territorio Maya

Frente a esta problemática, desde el año 2012 las comunidades, pueblos y organizaciones de los dos países se propusieron la conformación de una alianza en defensa del Río Usumacinta, que nació con el nombre de Alianza por los Ríos y Territorio Maya. El proceso de conformación se ha ido consolidando a través de varias reuniones y encuentros durante los años 2012 y 2013, que se han realizado tanto en Guatemala (Petén e Ixcán) como en México (Chiapas y Tabasco).

También las organizaciones se dieron cita para un encuentro en agosto de 2015 en la comunidad Quintin Arauz donde habita un pueblo indígena originario, ubicada en una isla en el centro de los pantanos de Centla. Donde se unen Usumacinta y el Río Grijalva. En este encuentro se conocerán experiencias de resistencia a hidroeléctricas en México y los impactos en la vida de personas que sufrieron la construcción de represas desde hace más de 40 años.

Una de las acciones en el marco de la defensa del Río Usumacinta fue la realización del Foro Académico, participaron académicos de Guatemala y México:

  • Magaly Arrecis, Bióloga, del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala – USAC-.
  • Carlos Manzo, Doctor en Ciencias Sociales, Postdoctorante en la Universidad Autónoma de Chapingo.
  • Gustavo Castro, Sociólogo y Coordinador de Otros Mundos AC/ y miembro de Amigos de la Tierra México.
  • Antonino García, Doctor en Desarrollo Rural de la Universidad Autónoma de Chapingo, Chiapas, y coordinador del proyecto de investigación “La gestión social del agua en las cuencas transfronterizas México – Guatemala – Belice”

Son las comunidades, pueblos y los movimientos sociales a quienes les corresponde desarrollar formas y procesos de defensa de los bienes naturales y territorios, en distintos espacios desde lo local, lo regional, hasta lo nacional, lo continental y lo global.

Las organizaciones que agrupan a las comunidades amenazadas de ambos lados del río, que participaron en el Foro, han visualizado que es un momento clave para analizar las situaciones que se viven como, tales como el avance de megaproyectos en los territorios y comunidades, amenazas, persecución política y criminalización de líderes y lideresas comunitarias, asesinatos de personas que están defendiendo sus derechos humanos y el territorio.

Frente a las amenazas que tienen los ríos, y especialmente los de mayor caudal como el Usumacinta, cobra principal importancia la necesidad de unificar esfuerzos de las expresiones organizativas de ambos países, para lograr que no se construyan los megaproyectos hidroeléctricos.

Dentro de las principales conclusiones del foro, está la necesidad de seguir promoviendo el trabajo conjunto entre las organizaciones de los territorios integrados en la cuenca del río Usumacinta y seguir impulsando este tipo de temáticas en los espacios académicos de ambos países. Pero además de la defensa del territorio que impulsan las comunidades en los dos territorios afectados por la amenaza en la construcción de este tipo de hidroeléctricas es que las demás comunidades y pueblos en defensa del territorio conozca la experiencia y la realidad en que se encuentran las y los afectados por las hidroeléctricas sobre el río Usumacinta.

[1] http://www.prensalibre.com/noticias/Peten-Ven-peligrobren-hidroelectricas_0_37797175.html

[2] http://otrosmundoschiapas.org/analisis/represas%20sobre%20el%20rio%20usumacinta.pdf

[3] Wikipedia.

[4] http://guatemala.gob.gt/index.php/2011-08-04-18-06-26/item/10181-contemplan-construcción-de-hidroeléctrica-binacional-en-r%C3%ADo-usumacinta

[5] http://www.centralamericadata.com/es/article/home/Posible_hidroelctrica_en_frontera_Mxico__Guatemala

El pase de diapositivas requiere JavaScript.