Mezcala, Jalisco: Tierra y Libertad

DSC04330

Jorge Alonso

         El día 10 de septiembre de 2014, el Tribunal Agrario no 15, con sede en Guadalajara emitió una sentencia en el que se daba la razón a la Comunidad de Mezcala en su demanda contra Guillermo Moreno Ibarra. Era un paso muy importante en la lucha que esta Comunidad lleva desde que hace 15 este invasor año se apoderó de una porción de unas diez hectáreas del territorio comunal.

 Con ese motivo dentro del contexto de los actos académicos de la Cátedra Jorge Alonso el 20 de octubre de 2014 se llevó a cabo en el CIESAS un intercambio entre académicos y participantes de movimientos sociales con el título “Mezcala. Tierra y Libertad”

cartel mezcla

 Además de un público nutrido que superó las expectativas asistieron comuneros y comuneras de Mezcala presididos por las autoridades comunales: Santiago González Claro, Esteban Indalecio Cruz y Maurilio Perales. Ellos agradecieron a los asistentes que los acompañaran porque les daban ánimo para proseguir adelante en su lucha.

 “Hemos ganado una batalla, pero no la guerra”

 Rubén Ávila, abogado agrario que llevó el caso hasta este resultado, explicó el recorrido jurídico en la defensa de la tierra comunal. Ubicó el fallo favorable a favor de la comunidad y en contra del invasor y de su cómplice como una importante batalla ganada. El invasor quedaba obligado a abandonar el territorio en un plazo de 15 días. Pero Rubén aclaró que no había terminado el proceso, pues todavía faltaban dos instancias por ganar para conseguir la consumación de este litigio. Terminó con un aplauso por parte de los comuneros y del público en reconocimiento a su trabajo.

DSC04349

 “Una nueva de conquista”

 Adrián Hernández, quien había hecho su tesis de licenciatura sobre este conflicto y que además es un comprometido luchador ecologista en la defensa del bosque del Nixticuil y orginario de Mezcla, recapituló algunos puntos destacables de la historia de la defensa del cerro del Pandillo. Hizo ver que esta historia era parte de la nueva embestida en la que los territorios indígenas intentaban ser conquistados nuevamente en el objetivo de la mercantilización de la naturaleza toda.

Insistió que en esta invasión habían participado empresarios, jueces y políticos de todos los partidos.  Recordó que en 2011 el invasor había desviado los cursos de dos arroyos hacia una represa que excavó para acumular agua y disponer de ella en el predio llamado el Pandillo y que había instalado un aparato para asegurar este nuevo despojo, cosa que la asamblea de comuneros no permitió por lo que desmanteló y entregó a las autoridades dicho artefacto. El invasor, autoridades municipales y jueces coludidos urdieron un plan para acusar a comuneros y mantenerlos en un injusto juicio penal.


DSC04384

El recuento de agravios continuaba con dos intervenciones del invasor en complicidad de autoridades agrarias para defraudar la voluntad de los comuneros e instaurar dos comités de autoridades comunales que querían actuar a favor del invasor. Estas maniobras fueron impedidas por la máxima autoridad de la comunidad, la Asamblea General de Comuneros. Pese a que el invasor había intervenido en la última elección, la comunidad se había defendido y ahora sus autoridades no eran espurias, sino auténticas. Elogió la potencialidad organizativa de la comunidad de Mezcala para defender la tierra  con iniciativas de diversas resistencias.

 “Quienes acusaban de daño doloso no cuentan con documentos que los avalen ser dueños de la tierra”.

 Manuel Jacobo, joven hijo y nieto de comuneros, pormenorizó todos los pasos de la agresión contra los comuneros, tanto desde el punto jurídico como político. Recalcó que el invasor había constituido un grupo paramilitar que con la complicidad de autoridades había desfilado en un evento conmemorativo de la comunidad, lo que  había sido un gran agravio. Los paramilitares habían sido denunciados, pero los gobiernos tanto del PAN como del PRI nada habían hecho al respecto. Los paramilitares han agredido en varias ocasiones a comuneros.

 Con datos precisos fue mostrando no sólo la injusticia sino las fallas al debido proceso en el  juicio penal emprendido por el invasor en contra de 10 comuneros al que se había referido Adrián, y en el que él mismo está procesado. Desde hace tres años estos comuneros son obligados a ir al Juzgado Ocotlán cada mes a firmar, a pesar de que desde el principio el demandante no ha podido demostrar las acusaciones. A partir de estos hechos hzo una fundada denuncia de la corrupción del aparato político y, en particular, del jurídico.

 “El despojo es parte del capitalismo”

 Rubén Martín, reconocido periodista y doctorante, ubicó las agresiones a la comunidad de Mezcala en una lógica más amplia del capitalismo neoliberal sustentado en la acumulación por desposesión. Se refirió a muchos más casos de despojo en Jalisco y destacó que la lucha de los comuneros de Mezcala era parte de en un conjunto de resistencias de los de abajo.

 

DSC04393

Hizo un detallado recuento de las diferentes formas y casos de agresión y despojo que se están dando en estos tiempos en Jalisco, desde las comunidades aledañas y barrios de la ciudad de Guadalajara que sufren de la especulación urbano, a las que están amenazadas por represas y carreteras. Comentó cómo el 90% de las playas de Jalisco están en manos privadas, a pesar de ser territorio federal inalienable. 

“No tenemos nada que celebrar”

 Finalmente, la hija de comuneros y también estudiante de doctorado Rocío Moreno precisó que el fallo agrario favorable era un paso importante pero que todavía no había nada que celebrar por lo que la comunidad no debía bajar la guardia. Se refirió al injusto  juicio penal emprendido por el invasor contra once personas de la comunidad a las que se les había inventado un absurdo delito, cuando el trasgresor de la ley era el invasor. Consideró que los comuneros tendrían que prepararse tanto para enfrentar este acoso como para defender la tierra comunal en las instancias jurídicas que seguirían.

 Llamó la atención del crimen de estado producido con la desaparición de los normalistas rurales de Ayotzinapa y al injusto encarcelamiento de dirigentes yaquis por el hecho de estar defendiendo su agua. Recalcó que la participación de Mezcala en el Congreso Nacional Indígena había influido para revalorar su lucha por el territorio. Recordó por sus nombres a comuneros de Mezcala que habían muerto sin ver todavía los frutos de su lucha por la tierra, su isla, sus aguas y en perspectiva más amplia por su territorio. Agradeció a quienes habían sido solidarios con estas luchas.

 “Tengo mi pueblo, mi bosque y mi laguna”

 Después de las presentaciones, se abrió el espacio para las participaciones del público asistente, la mayoría de ellas por gente de Mezcla presente. Un adolescente reflexionó la importancia que tenía que sus compañeros aprendieran de las luchas de sus padres. Una mujer, la única acusada entre mayoría de varones, compartió que antes no se involucraba con la lucha comunitaria, pero que ahora lo hacía con gran empeño. Pese a que ella no había tocado ni un tubo del aparato que el invasor había colocado ilegalmente en tierras comunales y que fue la asamblea quien mandó retirarlo, ahora tenía un juicio en su contra. Pero no se acobardaba  y proseguiría en la lucha de la comunidad.

DSC04422

 Un joven que había sido delegado municipal confesó que antes no entendía la lucha de los comuneros, pero que ahora se había convencido de lo justo de sus reclamos. Otro joven cuyo padre había sido una de las autoridades locales que el invasor había comprado, narró que por estar del lado del pueblo había experimentado muchas pérdidas pues existía la ruptura con su familia y su padre lo había desheredado. Pero aunque no tenía nada, sabía que tenía su pueblo, su bosque, su laguna. Agradeció a los comuneros por la sabiduría que habían ido adquiriendo en su lucha y dijo que aunque seguía siendo perseguido se comprometía a seguir luchando por su pueblo. Hizo un llamado por seguir defendiendo con paciencia y tesón la tradición y cultura del pueblo indígena de Mezcala.

 Dos participantes en la lucha que están optando a ser comuneros censados, se refirieron a elementos de la historia de Mezcala, y se ufanaron de ser parte de un pueblo originario que, pese a que los poderosos y el gobierno criminalizaban la lucha por la defensa de las tierras comunales, no cesaba de defender la vida que les daba la madre tierra, y se solidarizaban con la lucha de otros pueblos originarios como los yaquis.

 Para terminar, las autoridades comunitarias, presididas por Santiago Gonzalez, cerraron el acto con palabras de agradecimiento a todos lo presentes.

VEA EL ACTO COMPLETO

MAS INFORMACIÓN EN: 

 
 

 

 

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 23 octubre, 2014 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: