Privatización de hecho

Por Patricia Cortez.

De pronto, a veces, dejamos de pasar por un tiempo por algún lugar, y como magia aparece una construcción nueva… la tentanción es creer “puchis, que rápido hicieron ese edificio”, pero la verdad es que no se hace de un día para otro y nos daremos cuenta que tenemos al menos un año de no pasar por alli.

El Hospital de Cobán tiene un sólo quirófano, desde hace como 5 o 6 años se descompuso el otro, cuenta la “leyenda” que cuando la vicepresidenta aterrizó por aquí y visitó el hospital, entró a la cocina y ordenó que se remodelara completamente “no se puede servir comida de allí” dicen que dijo, pero no hubo manera de que se hiciera ninguna inversión en dotar al hospital de al menos 2 quirófanos, lo que implica enormes pleitos (si, pleitos) entre cirugía y maternidad por ver quien opera primero (habrase visto!) pero no crean que eso es nuevo. Hace 20 años, cuando Ramiro de Leon Carpio tomó la presidencia, la crisis hospitalaria era tal que muchas veces teníamos que sortear a quien le hacíamos la cesarea, en ese entonces propusimos una huelga y resulta que la respuesta fue “es ilegal, no pueden dejar de trabajar”.

El gremio médico a fuerza de explotación y malos tratos de sus empleadores (si, aunque no lo quieran, los médicos en la mayoría del mundo son empleados de los sistemas de salud y no, como quieren creer, dueños de su tiempo y su mano de obra) son bastante desunidos pero, además, resienten el poco valor que los mayores empleadores (IGSS y MSPAS) dan a su trabajo. Dicho esto, no es que no les importe el sistema de salud, no lo entienden y casi nadie comprende como funciona, como se financia o como se paga. Y si, alegamos por la falta de insumos, pero al mismo tiempo escuchamos (y muchos apoyamos) las voces que dicen “no se puede regalar nada, lo que se regala no se valora, el estado no debe darle todo a la gente, la gente haragana se acostumbra”,  y esas cosas.

El asunto es que perdimos poco a poco las conquistas ganadas, haga la prueba y cuenteme: si esta noche tiene un dolor severo de abdomen y cree que puede ser apendicitis, ¿su primera elección es el IGSS o el hospital público? y antes que me responda, seguramente irá a ver (si usted lee esto está en el segmento que puede pagar intenet, computadora, telefono inteligente) si pagó su última cuota del seguro y cuál de los hospitales puede usar, revisará si esto le incluye apendicitis, etc.

Cuando llegue al hospital (que seguramente no será IGSS o MSPAS) la señorita que lo atienda no le preguntará que tiene, ni aunque lo vea llorando o su familia patalee porque usted va inconsciente, sino más bien le preguntará “tiene seguro, con que compañía, que tipo de seguro es, me puede dar su carnet?” y antes de que nadie le ponga una mano encima para examinarlo, tendrá que comprobar que su seguro está vigente, que puede pagar (le pedirán un voucher en blanco o una tarjeta de crédito para pagar el deducible o si su seguro no alcanza) y ya luego permitirán que lo examinen.

Su tratamiento no dependerá de lo que tenga, si usted no paga seguro, el médico le advertirá los precios de todo lo que le van a hacer, le pedirán que firme consintiendo, no el procedimiento (esto casi no importa) sino que se compromete a pagar absolutamente todo (en algunos casos piden fiador) y ya con todo esto pueden proceder a quitarle el molesto apéndice.

Si se complica, pues preparese a perder. casi ningún seguro cubre la totalidad del procedimiento, ni las complicaciones, así que si, tendrá que rezar.

Pero momento, ¿acaso no pensaba usted hace 10 años que los servicios privados iban a ser mejores? si, obviamente y seguramente en algún momento fue del grupo ese que ha repetido hasta el cansancio que “darle beneficios gratuitos a la población indígena y pobre sirve para volverlos haraganes y dependientes” pues le cuento: el edificio ya está construído y como usted tiene 10 años de no pasar por allí no lo había notado.

Y claro, desfinanciar y arruinar el IGSS y el MSPAS funciona para que usted compare: si, es muuuuuuucho más caro, pero es mejor (dice mientras calcula si le va a alcanzar el dinero para el colegio porque ya le quitaron mucho del deducible) y repetirá que prefiere que el gobierno le deje invertir su dinero en el seguro que usted quiera (si, ese seguro que no pudo pagarle la apendicectomía completa) y que está cansado de regalarle el dinero al IGSS (pero usted votó por Otto, así que tranquilo, todo forma parte de un plan maestro).

Eso hasta que la señorita de la puerta del centro privado le diga: “si, su seguro no cubre eso, si quiere puede pedir una ambulancia para que lo lleven al IGSS, pero si no paga IGSS tendrá que ir al Roosevelt, a menos que tenga una tarjeta de crédito vigente con un saldo mayor a 5000 quetzales”.

Ya tenemos un sistema privatizado, pero nadie quiere aceptarlo, hablar de cambiar el enfoque requiere plantear de donde y cómo se va a financiar que y para quienes, limitar legalmente el poder de las aseguradoras y permitir mejoras en las condiciones laborales del personal de salud, pero esa discusión no es algo que tengamos que hacer los médicos sólos, nos toca a todos.

 *nota: son experiencias mías con seguro las que coloqué aquí. en hospitales privados de la capital.

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 10 agosto, 2014 en Guatemala y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. julio rolando santiz gutierrez

    excelente comentario, el servicio de salud publico es un total caos provocado intencionalmente, su fin privatizar, todas(os), los guatemaltecos tenemos la obligación de exigirle al estado que cumpla con el articulo, 94.y 100.constitucional

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: