Totonicapán: La planificación de una crisis ¿o el Privilegio Presupuestario Municipal?

 

Gladys Tzul Tzul

Kich’e de Totonicapán. Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, BUAP Puebla, México / FLACSO Ecuador.

Lo que hoy día ocurre en Totonicapán, eso que se está denominando “La crisis de los 48 cantones” es decir,  el reclamo de las asambleas al presidente de  la Junta Directiva de los 48 cantones por faltar a los principios y consignas del servicio comunitario, que en este caso es a) No no informar acerca de sus partipacipación en la Cumbre de los Pueblos indígenas de la ONU, -acto en el que fue acompañado por otras autoridades comunales del pais juntamente por el CACIF- y b) No dar seguimiento a las demandas de las comunidades contra el alza de cobro que quiere ejercer arbitrariamente el Registro Nacional de las Personas RENAP. Ésto puede explicarse desde diferentes puntos de vista, pero en este texto pretendo decir lo que no es.

a) No es una división entre las comunidades del centro del pueblo y las del área rural. No lo es, porque la alcaldía comunal, es una institución histórica territorial, que antecede siglos a lo que hoy se conoce como República de Guatemala y sus municipios. La Alcaldía comunal, que la integran hombres y mujeres tiene como principal función gobernar (coordinar) a cada uno de los representantes de las 48 comunidades que van a trabajar en su kàx k’ol o servicio.

Como bien sabemos las elecciones son realizadas cada año y la compleja arquitectura de 5 directivas hacen que no se produzca centralización del poder. La alcaldía comunal, jamás ha asignado presupuesto a las comunidades. Su principal función es de delegación y cuando es dado el caso, es la plataforma central desde donde se defienden las comunidades contra el Estado, la municipalidad y las transnacionales.

Quienes si distribuyen presupuestariamente entre el centro del pueblo de Totonicapán y las comunidades rurales, es la municipalidad. Es en esta institución desde donde se adjudica el presupuesto y se centraliza donde más ha de convenir. Si hay producción de una división, ésta emerge desde la institución municipal que funciona en Totonicapán.

b) No es una crisis de división entre cabecera y comunidades rurales. Es un conflicto que deviene de estrategias contrainsurgentes, del aprovechamiento del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras – CACIF en la Cumbre de Pueblos Indígenas de la ONU, donde el presidente, habló por cuenta propia y dijo que pueblos indígenas y sector empresarial estan relacionados armónicamente. Ese no es el sentir de las comunidades de Totonicapán.

c) No es una división entre el centro y las comunidades rurales, porque las familias que viven en los cuatro cantones del centro de Totonicapán (o las 4 zonas) son hijos, nietos, primos, hermanos, son la familia extendida de las comunidades. La gente del centro vuelven permanentemente a área rural, aunque en Totonicapán, sería muy inocente decir que hay una frontera plenamente diferenciable entre lo rural y lo urbano.

Cuando ha existido desequilibrios internos, son las alcaldías quienes las resuelven abiertamente en las asambleas y es ahí mismo desde donde se producen los criterios para dilucidarlos. Así la denominada “división” es responsabilidad de otras instancias.  Pero no es “división”. Es privilegio presupuestario. La pregunta que tenemos que plantearnos es ¿Cuáles son los criterios para dar privilegios presupuestarios a las municipalidades?

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 26 julio, 2014 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. julio rolando santiz gutierrez

    compañeros(as), junta directiva de los 48 cantones, su forma de organización sigue siendo digna, de implementar en toda Guatemala, no permitan las estrategias de division

    Me gusta

  2. Es cierto que la división ha sido provocada por la distribución del presupuesto en el municipio de Totonicapán, habrá que observar la formulación de proyectos y distribución de recursos esta determinado por el sistema de Consejos de Desarrollo, figura que es confundida con el sistema de Alcaldes Comunales en Totonicapán. Si bien la Asociación de Alcaldes Comunales de los 48 cantones ha tenido un papel fundamental en la historia de los pueblos indígenas, de un tiempo atrás su plataforma y organización ha sido aprovechada también por figuras políticas del municipio, los alcaldes comunales muchas veces se convierten en gestores de proyectos, se notara por ejemplo, que en Guatecompras, la priorización de proyectos no se hace por medio de la participación de la población, sino es arbitrariamente seleccionada por la municipalidad por medio de actas del consejo municipal, sin embargo muchas veces los comités de proyectos (aguas, caminos, etc) venden su alma por los proyectos y cuyo control es ejercido por los mismos alcaldes comunales. Es irónico pues que se prioricen proyectos grandes como el del parque la Unión (centro urbano) que fue rechazado por las comunidades del área urbana y legitimado por la mayoría de comunidades del área rural. Es dificil pensar en la carga de prejuicios en el pueblo de Totonicapán, pero existe, es parte de su dinamica social, y ha sido aprovechada por la dictadura disfrazada de democracia que gobierna el municipio y departamento.

    A mi criterio esta “crisis de 48 cantones” debe ser aprovechada, no estoy de acuerdo en que solamente 48 cantones deba ser la organización indigena por excelencia, eso sería negarse a lo dinamico que resultan los pueblos y la historia misma, cada pueblo es libre de determinarse, cada comunidad tiene su forma de pensar, sentir y manifestarse, y ser una oposición a la misma organización de 48 cantones es parte del ejercicio democrático, la asamblea al igual que los parlamentos en el sistema occidental pueden llegar a corromperse, el sistema de juntas en apariencia no permite la centralización del poder, lo cierto es que si se centraliza, claro ejemplo es la manifestación del día de ayer. Soy sincero, estoy en esa parte en la cual pienso si de verdad vale la pena rescatar a la organización de 48 cantones o que cada comunidad se determine y sea una oposición a las decisiones arbitrarias que se han tomado en el seno de la asamblea.Al final el ejercicio de la democracia es plural, esta tiende a ser centrifuga.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: