La historia de nunca acabar: empresario y terrateniente da igual

Qeqchís piden justicia y derechos 9

Por Nelton Rivera. –Prensa Comunitaria.

En una improvisada conferencia de prensa estaba Leocadio Juracan coordinador del Comité Campesino del Altiplano CCDA, junto a él están las cuatro familias Q’eqchís de Semanzana II que aún continúan resguardándose por seguridad en la ciudad capital después de que sufrieran desplazamiento forzoso de se comunidad.

Una mesa ubicada en la entrada de un amplio salón, mujeres y hombres comunitarios están junto a sus hijos e hijas, esperaban a los medios de comunicación tienen un mes denunciando las violaciones que cometen los finqueros y empresarios en contra de su comunidad en Cobán.

En la pared de fondo hay afiches de Turcios lima, Simon Bolivar, Hugo Chávez, Sandino y la bandera del CCDA, a diferencia de las anteriores conferencias de prensa a ésta se suman los comunitarios quienes de manera solidaria quieren denunciar los atropellos que están sufriendo otras comunidades del pueblo Q’eqchí de municipios o territorios  vecinos.

Los niños de Semanzana II tienen más confianza ante la llegada de los periodistas, conocen bien el lugar luego de haberlo convertido en su hogar de manera temporal, ya no les molesta que estén los reporteros y camarógrafos, no será la primera vez que participan dando declaraciones, denunciando lo que vivieron y como se encuentran después de un mes lejos de sus casas. Eso sí no faltan las sonrisas y carcajadas de ver a los adultos frente a las cámaras.

“Queremos manifestar nuestra preocupación como organización con el aumento de los casos que están sucediendo similares al caso de Semanzana II, nos preocupa porque  la conflictividad agraria en el país aumenta por la falta de atención, por el desinterés y la negativa de resolver la problemática histórica que hemos afrontado la población indígena y campesina.” Leocadio Juracan.  

Con estas palabras dio inicio con su intervención Leocadio, quien está apoyando a varias comunidades en Alta Verapaz, como no apoyarlas si las acciones violentas de los finqueros y empresarios cada día son más constantes, estos señores buscan desplazar a miles de personas de las comunidades para agenciarse ilegalmente de la tierra o simplemente para que funcionen con impunidad las empresas.

Cuentan los Q’eqchís que la hidroeléctrica “Santa Rita” por ejemplo les está dando bastantes problemas, los mismo ocurre con la compañía minera de Nikel -CGN-, lo mismo pasa con varios terratenientes que constantemente los amenazan, amedrentan o los agreden, esta es la historia de nunca acabar.

La historia de nunca acabar

La crisis agraria del país es histórica, la conflictividad no es nueva,  hay mucha historia que contar, 500 años atrás la Corona española impuso su modelo económico. Llegaron y nos arrebataron el territorio con fuego de arcabuces y espadas luego sus hijos continuaron despojando.

En cada uno de los episodios más oscuros de la historia de este país,  la constante ha sido el acaparamiento de las tierras, españoles, criollos, liberales y conservadores. Por muchos años en el siglo XX fueron los terratenientes quienes acapararon la tierra para explotarla con caña de azúcar, ganado y café, ahora en pleno siglo XXI son las empresas transnacionales y nacionales, con estas las mismas familias del pasado, ahora quieren sacar el oro del suelo, energía usando los ríos y grandes embalses,  petróleo destruye la selva, extracción de minerales.

Laura Hurtado en su estudio “Los desalojos en el Valle del Polochic Una mirada a la problemática agraria y a la defensa de los derechos humanos de las comunidades q’eqchi’s” da cuenta de cómo en la segunda mitad del siglo XIX los liberales crearon leyes para declarar las tierras del pueblo Q’eqchí como tierra baldías, esto beneficio directamente  a ladinos y extranjeros, especialmente alemanes para apropiarse de las tierras.  Finalmente estas fincas concentraron a los comunidades q’eqchi’s despojadas de la tierra y retenidos bajo la figura de mozos colonos o siervos.[1]

De esa manera se pueden contar con los dedos de las manos las familias poderosas que continúan siendo dueñas de las tierras en Alta y  Baja Verapaz e Izabal, precisamente tres municipios en donde predomina el pueblo Q’eqchí, Pocomochí y Achí. Hasta el día de hoy la mayor parte de tierra cultivable permanece en pocas manos, mucha de esa tierra continua estando de manera ociosa, mientras tanto miles de familias campesinas e indígenas continúan sin tierra.

Continúan las agresiones contra las comunidades

Ixloj de San Pedrito

Un nuevo caso se está registrando en la comunidad de Ixloj de San Pedrito en el municipio de Cobán en la región de Salaquín, el pueblo está siendo instigado por finqueros, los mismos quienes armaron a hombres y trataron de desalojar de manera extrajudicial a las familias de Semanzana II recientemente.

En esta comunidad se está tratando de legalizar la tierra para las y los campesinos,  la situación de Ixloq San Pedrito es similar al caso de Semanzana II. Esta comunidad tiene muchos años de estar ubicada en el lugar,  existen sus viviendas, una Escuela, el salón comunitario, el cementerio de la comunitaria.

Resulta que llegan los mismos supuestos propietarios, los que provocaron la conflictividad en Semanzana II, estas personas pretenden también obtener de manera irregular la tierra de Ixloj que pertenece a la población San Pedrito.

“Nos preocupa la proveniencia de las armas en manos de gente o grupos irregulares y la intencionalidad de amenazar y agredir ahora a la comunidad de San Ixloq San Pedrito.” Leocadio Juracan.

Comunidad Paso Concepción

Los dueños de la finca intentan romper la negociación de la tierra en la comunidad el Pato Concepción, en esta comunidad los pobladores denunciaron que a partir del momento de negociar la tierra con el terrateniente, éste les dejo una cierta cantidad de tierra minina, ahora resulta que se están retractando de esta negociación y pretende despojar de la tierra obtenida legalmente por la comunidad.

Incluso pretende quedarse con dinero que la comunidad entrego como parte de los pagos por la compra de la tierra.

Comunidad Valle Verde

Recientemente el mes pasado comunitarios de la comunidad Valle Verde investigaron la existencia en el Registro del Inmueble de un terreno baldío con las mismas características de Semanzana II e Ixloj San Pedrito y otras comunidades. Ésta tierra fue recuperada por varias familias Q’eqchis, pero en esta comunidad llego un grupo paramilitar fuertemente armado y desalojaron por la fuerza a las familias.

Comunidad Cerrito Samoch

Cerrito Samoch es otro caso preocupante, están ubicado stambién en Cobán A.V. La comunidad Sajpajau es otra que está pasando situaciones similares a Valle Verde, Pato Concepción y Semanzana II.

La constante de las denuncias de las personas es la represión en contra de las comunidades, por ejemplo en Monte Olivo nuevamente se registraron agresiones de la policía contra los campesinos, la policía busca resguardar los intereses de las empresas transnacionales y nacionales utilizando los recursos del Estado para hacerlo.

En esta región opera la empresa de Niquel CGN,  están los intereses de empresas hidroeléctricas como la del proyecto “Santa Rita”, empresas que tienen procesos abiertos en los juzgados por violaciones de los derechos humanos y delitos en contra de la población.

“Los pueblos indígenas y comunidades campesinas tomo ya su decisión de no reconocer este modelo de desarrollo basado en la extracción, basado en la usurpación de los recursos hídricos pero sobre todo basado en el acaparamiento de tierra. Desconocemos a este modelo de desarrollo que ha generado la violencia, que busca despojar los pocos recursos y el poco territorio que tienen las comunidades campesinas”. Leocadio Juracan.

Comunidad Candelaria

La comunidad Candelaria en Sayaxche denunciaba las agresiones en contra de la comunidad vinculadas también a los intereses de finqueros que tienen sobre la tierra, es posible que ya existan más de 60 órdenes de captura en contra de líderes y lideresas de la comunidad Candelaria por oponerse al despojo y por denunciar las agresiones.

¿Y el Estado?

Finalmente se continua criminalizando y reprimiendo a las comunidades y a sus representantes. Gobierno y Estado siguen sin tener presencia en estos lugares,  la impunidad con la actúan los finqueros, empresarios y grupos irregulares permite cada vez más los asesinatos de líderes y lideresas, la realización de los desalojos ilegales, la continuidad de las amenazas, los asesinatos selectivos y juicios en contra de comunitarios organizados.

“Existen 86 casos de conflictividad comunitaria que se presentaron al Fondo de Tierra y a la Secretaria de Asuntos Agrarios para resolver dicha conflictividad, en distintas ocasiones se presentaron las demandas de las comunidades indígenas y campesinas y en igual o más cantidad de veces los gobiernos desprecian, irrespetan y se burlan de las comunidades.” Leocadio Juracán.

Este 20 de abril falleció Víctor Juc Maaz comunitario de la 9 de Febrero por las heridas de bala realizadas por Augusto Sandino Ponce finquero de la región de Cobán Alta Verapaz, cuatro personas más permanecen hospitalizadas por el mismo atentado armado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

[1] Laura Hurtado ha definido el régimen del colonato como: la relación social establecida entre un propietario y un productor que trabaja y vive en una finca determinada que no es de su propiedad y que recibe por su trabajo una retribución que puede ser monetaria, en usufructo de tierra o en especie o en formas combinadas. Cfr. Hurtado Paz y Paz, Laura. Dinámicas agrarias y reproducción campesina en la globalización: El caso de Alta Verapaz 1970-2007.

Anuncios

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 25 abril, 2014 en Guatemala. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. julio rolando santiz gutierrez

    nos solidarizamos con las comunidades(compañeras(os), niñas(os)
    que siguen siendo victimas de parte de empresarios y terratenientes
    al ministerio publico le solicitamos investigar y llevar ante la justicia a quien corresponda
    a los jueces a ser independientes(segun articulo 203 de la constitución política)
    y, terminar con la criminilizacion de todas(os) denunciados por defender su territorio

    instancia de capacitación en derechos humanos de Guatemala
    i.c.d.h.g.

    Me gusta

  1. Pingback: La historia de nunca acabar: empresario y terrateniente da igual | Noticias de mi Tierra

Responder a julio rolando santiz gutierrez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: