Archivos diarios: 21 abril, 2014

LA IZQUIERDA EXISTE: ACOSTUMBRENSE.

1508103_631421866943050_4126123079251575526_n

(OJO. Esta pendiente exponer con detenimiento los elementos programaticos basicos o minimos)

Por Miguel Ángel Sandoval

Me gusto un mensajito en Facebook, puesto por un amigo de las redes sociales. Creo que con buen juicio señala un tema al que muchos le sacan el cuerpo, por razones que no alcanzo a entender, en donde ciertos temores de los viejos juegan su rol. La vieja idea y el falso debate del fin de las ideologías no tienen ya más sentido. Las ideologías existen, y la principal separación es aquella que dice que las derechas y las izquierdas no tienen mayor cosa en común. Hace apenas unos meses, en un video callejero hecho en Brasil, dos muchachos decían de manera pedagógica, “hasta el precio del frijol es político” y hay propuestas de derecha y de izquierda. Nada más claro que eso.


Además, viene o mejor, ya estamos en un tiempo de las izquierdas. Ya dio inicio en El Salvador y en Costa Rica, para hablar solo de la región centroamericana.


Por supuesto que se trata de izquierdas diversas que tienen en común la idea de mejorar las condiciones de vida de las mayorías excluidas, de los pobres con respeto a las reglas del juego existentes. Pero ojo, no todas las reglas y comportamientos. Pues todo el paquete neoliberal y los ajustes del Estado que inician con el recorte de los gastos sociales debe terminar. Se debe fortalecer el Estado y dar paso a solidas políticas públicas de contenido social. Es la manera más firme, acaso la única, para disminuir las desigualdades.


La otra vía es la de una revolución hecha y derecha pero, por ahora, no hay las condiciones que se requieren. Que probablemente haya que trabajar para crearlas, pues no me quedan muchas dudas al respecto, pero por ahora, es la política de lo posible, es el tiempo de lo posible, sin renunciar a lo que por ahora parece imposible.


Por eso me pareció exacta la idea de que la izquierda existe y que hay que acostumbrarse ella, a su existencia, a su desarrollo y sobre todo, a su apuesta de futuro, que por supuesto contempla un gobierno dirigido por ésta.


Claro que se trata de una izquierda moderna, democrática, sin esquemas, con idea clara de qué es lo posible hoy en nuestro país y que sea, lo que se denomina posible, un referente contrario a la predica neoliberal de la derecha. En pocas palabras, si los neoliberales exigen disminuir el estado y las políticas públicas de contenido social, la izquierda debe apostar y luchar por el fortalecimiento del estado y de las políticas públicas de alcance social. Esa sola diferencia es ya bastante en países como los nuestros. En esa dirección van los esfuerzos que propongo a quienes quieran impulsar de esa manera y con esos objetivos la unidad de las izquierdas sociales y políticas…

Anuncios

ADVERTENCIAS SOBRE LA DERECHA Y LA IZQUIERDA EN EL LENGUAJE (*)

10264650_10152387297528856_985558864_n

Foto Sergio Valdés Pedroni.

Hay algo que uno ha aprendido con el tiempo, pero que se puede aprender de otras maneras: cuando se niega la existencia de la izquierda y la derecha, la batuta la tiene la derecha. Se ha dicho –lo afirma el académico brasileño Denis de Morales– que el neoliberalismo fue derrotado políticamente en buena parte de la región hace una década, pero que en lo cultural nunca retrocedió, sino que apenas debió hacerles lugar a otros discursos a los que, no obstante, desde entonces intenta arrinconar nuevamente en la impugnación o la supresión.

Los conglomerados de medios (los medios “empresariales” de comunicación social, que se entiende) son en la actualidad el soporte de los grandes bastiones de la cultura neoliberal. (Hay que notar) cómo la derecha, (que siempre se encamina a la hegemonía cultural), usurpa palabras y consignas que provienen de las luchas en su contra, y cómo genera una “ocupación del lenguaje”. (En relación con) la usurpación de la terminología del oponente, los investigadores afirman que “nadie es dueño del lenguaje, pero las expresiones se adscriben legítimamente a tradiciones, relatos o identidades políticas determinadas”.

La derecha usurpa la terminología de la izquierda, la contrarresta a su favor y la capitaliza con su poder de comunicación hegemónica. “Cambio” es una palabra que ningún dirigente de derecha se priva de usar. Las frases cortas funcionan como esquemas mentales y permiten su uso en la vida cotidiana, ya apropiadas por parte del consumidor de discurso. (Muchas veces la derecha dice) “no es una cuestión de izquierdas o derechas, sino de sentido común”. (Pero en el fondo, en muchos casos, las cuestiones) siguen siendo de izquierda o de derecha, (aunque a veces la sociedad experimente) esa curiosa performance discursiva en la que el zorro se pone la caperuza y grita “cuidado con el zorro”.

(*) Fragmentos de Okupas del lenguaje, de Sandra Russo (Página 12, Argentina, abril 20 de 2014). Los paréntesis son de Sergio Valdés Pedroni.