Voces que denuncian: Día Internacional de las defensoras de derechos humanos

mujeres huehue 5

Por Quimy De León -Prensa Comunitaria.

En la región mesoamericana se está impulsando con mucha fuerza y violencia el proyecto de dominación patriarcal y capitalista en su fase de globalización neoliberal. Se están llevando a cabo actividades extractivas características de la fase de acumulación por desposesión, como la denomina David Harvey; algunas de éstas son la exploración y explotación minera, la instalación de hidroeléctricas, monocultivos para la generación de biocombustibles y la apropiación de los cuerpos y las vidas de las mujeres.

Para lograrlo, el capital transnacional en alianza con las oligarquías locales, se instalan mediante el otorgamiento de licencias, permisos gubernamentales, y tierras utilizando formas bastante irregulares. Éstas empresas llegan a los territorios a apropiarse violentamente del territorio, de la tierra, del agua, de los minerales y de la tranquilidad de las personas que en ellos habitan generando todo tipo de conflictos sociales.

Una de las herramientas que utilizan los gobiernos, empresas y medios de comunicación corporativos es el discurso del desarrollo y la seguridad, que tiene como base la supuesta lucha antiterrorista o la lucha contra el narcotráfico, con ello justifican la implantación de éste modelo mediante la violencia ya sea estatal o por actores no estatales como las empresas y el crimen organizado.

Son varios los planes y proyectos de muerte en la región como el mal llamado Proyecto Mesoamérica, el Plan Mérida y el Plan Colombia. Pretenden entre otras cosas la construcción de pequeñas Hidroeléctricas, consolidar el sistema SIEPAC y generar energías renovables. Uno de los negocios que se benefician con ésto son el tráfico de armas, drogas y personas principalmente mujeres, niños y niñas, que a su vez les sirve de justificación para promover su estrategia de seguridad, la militarización y las guerras. Un círculo perverso.

Hermosas mazorcas, blancas, azules, rojas, amarillas

Nuestros días eran tranquilos, nos organizábamos y luchábamos mucho para tener educación, salud y enfrentar el racismo y la violencia que dejó la guerra contrainsurgente y el genocidio. Esa era nuestra situación, estábamos empezando a recuperarnos, cuando aparecieron aquí, enfrente de nuestras casas personas extrañas, empresas tanto del país como transnacionales; aparecieron en nuestros terrenos, midiendo, comprando mediante amenazas, aumentando el número de militares y policías en todos lados.

Al mismo tiempo distintas formas de terror se aplican, el terror y el miedo intentan nuevamente apoderarse de nuestras vidas, a tal nivel que creemos que necesitamos de la “seguridad“ del Estado, cuando es éste quien lo promueve o hace muy poco para resolver esta situación. Y a pesar de los cientos de policías y militares en las calles, cientos de mujeres aparecen asesinadas ya sea por sus “seres queridos“ o por cualquier otra persona todos los días en la ciudad capital.

Nadie que viva de éste modo, que se le quiera robar lo que es suyo, lo que le da vida, desde el agua hasta sus sueños de futuro puede quedarse callada y cruzada de brazos, ¿es esto aguantable?

Organizadas y alzadas

En toda la región, las mujeres nos reorganizamos frente a éstas agresiones, junto a las comunidades, en organizaciones territoriales, campesinas, indígenas, agrupaciones feministas y de mujeres. Otras realizan acciones para enfrentar los retos de éste momento histórico como abogadas, periodistas, artistas, escritoras; como defensoras de derechos humanos.

Convencidas de la importancia de defender el agua, la tierra, el presente y el futuro, muchas mujeres en la región han cobrado protagonismo en las luchas frente al modelo económico y la militarización, principalmente las mujeres indígenas y campesinas. Del mismo modo que en el pasado las mujeres asumieron el protagonismo en las luchas antidictatoriales y de recuperación de la memoria,  hoy asumimos este compromiso con la vida.

Cuándo se intenta romper el fuego y el equilibro

Éste protagonismo de las mujeres en la región, ha supuesto en la vida personal de cada una, muchos aspectos importantes a considerar que pasan inadvertidas como la “sobrecarga de trabajo que implica que casi no tenemos tiempo para descansar, aumento de enfermedades y estrés, violencia en la casa, en los movimientos, falta de reconocimiento a la identidad como defensoras de derechos humanos, estigmatización de la lucha, difamaciones con contenido de género y violencia sexual, “ así lo compartieron varias mujeres de la Iniciativa mesoamericana de mujeres defensoras de derechos humanos.

“Según datos de la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras de Derechos Humanos, entre 2010 y 2012, al menos 38 defensoras de derechos humanos perdieron la vida a causa de la violencia en Guatemala, Honduras y México.

Tan solo durante el 2012 registramos un total de 414 agresiones contra mujeres defensoras, siendo las defensoras del territorio y bienes naturales y las que denuncian la violencia las más atacadas. Del total de los incidentes registrados, 30% acontecieron en Guatemala, 28.74% en Honduras y 28.5% en México; todos ellos cobijados por la impunidad en 98% de los casos.

Nuestros registros demuestran que las defensoras que se encuentran en mayor situación de vulnerabilidad por las condiciones del contexto son las que desarrollan su labor en áreas geográficas rurales (33.2%). En relación a los agresores, los actores estatales son los señalados principalmente por las defensoras; en segundo lugar, estas identifican a actores privados, mayoritariamente empresas, negocios y agentes de seguridad privada; y, en tercer lugar, a actores privados relacionados con su entorno próximo.“

A la vez la represión hacia las mujeres ha ido en aumento por la defensa de los derechos humanos, de la naturaleza y la vida. Se han militarizado los territorios, lo que implica una amenaza concreta de violencia sexual, ésta se ha concretado lamentablemente en algunos casos.  Los procesos de criminalización y judialización de las luchas de las defensoras se complejiza con el rumor y la difamación. En muchos lugares las mujeres han tenido que desplazarse forzosamente, esconderse y requerir del sistema de justicia a pesar de que generalmente el acceso a ésta es una utopía, pues es en éste en donde se concretan las agresiones con base histórica hacia las mujeres.

La Cedaw y las acciones de denuncia

A propósito del Día Internacional de las defensoras de derechos humanos, en Guatemala se reunieron diferentes mujeres defensoras de derechos humanos para discutir e intercambiar acerca su situación, estuvieron presentes la Iniciativa mesoamericana de mujeres defensoras de derechos humanos de la que forma parte Red Nacional de defensoras de Honduras – RNDH, Red Nacional de defensoras de Guatemala – RDG, Red Nacional de defensoras de México – RNDM, AWID, JASS, Consorcio Oaxaca de México, PRODECS – México, La colectiva, COPINH de Honduras y la Unidad de Defensoras de Derechos humanos de Guatemala – UDEFEGUA.

En estas reuniones, estuvieron presentes también compartiendo sus experiencias Alda Facio de JASS, Silvia Pimentel de CEDAW y Line Bareiro de CEDAW. “El Comité de Expertas de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), ha destacado la importancia de implementar acciones urgentes para proteger a mujeres periodistas y defensoras de los derechos humanos, de contar con protocolos de protección con enfoque de género, y de reconocer la labor de las defensoras sobre todo en contextos de violencia como el que atraviesa nuestra región.”

Es de suma importancia analizar las posibilidades de denunciar el papel que han estado jugando los diferentes Estados de la región en la violación de los derechos humanos de las mujeres a nivel internacional.

El Comité de la CEDAW monitorea la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, adoptado por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución 34/180 en Diciembre de 1979. Un aspecto importante es que en este Comité hay mujeres feministas como Line Bareiro y Silvia Pimentel, con una gran trayectoria de defensa de los derechos humanos de las mujeres y feministas.

DSC_0045 copy

Silvia Pimentel – Cedaw, Alda Facio – JASS y Line Bareiro – Cedaw

Acerca de comunitariapress

Hacemos periodismo comunitario, feminista y autónomo, documentamos la voz de los pueblos y sus diferentes luchas. Nuestras herramientas son la palabra, el sonido y la imagen, con ellas difundimos nuestras ideas y a la vez aportamos en la denuncia, la difusión, las posturas de la población organizada frente a la agresión capitalista y patriarcal y el modelo que se trata de imponer en nuestro país. Prensa Comunitaria es un grupo interdisciplinario que trabaja la investigación, documentación, archivo, análisis y comunicación alternativa, cuenta con corresponsales, colaboradores y colaboradoras en distintas regiones del país. Acompañamos y documentamos luchas y resistencias de los pueblos, comunidades y colectivos en defensa de la tierra, territorio, memoria histórica, derechos humanos, feminismo, cultura y pueblos originarios.

Publicado el 29 noviembre, 2013 en Guatemala y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: