Archivos Mensuales: julio 2013

Proyecto Vial de La Franja Transversal Del Norte, Desarrollo y Territorio

Proyecto Vial de La Franja Transversal Del Norte, Desarrollo y Territorio, Oliver Rogers,Cedfog 2013

 
ABRIENDO BRECHAS: 

EL PROYECTO VIAL DE LA FRANJA TRANSVERSAL DEL NORTE, DESARROLLO Y TERRITORIO EN HUEHUETENANGO

En cuanto a la FTN habla de desarrollo, ¿desarrollo para quién?, ¿Para qué? ¿En qué consiste ese desarrollo para las comunidades?, ¿Qué consecuencia va a traer?(1)

Antes el acceso (de la FTN de los ochenta), se hacía a pie, después a caballo, nuestros antepasados eran inteligentes…y los mejores ingenieros eran ellos, porque la FTN pasa ahí donde era el camino de antes…ahora los ingenieros ya solo llegan y miden…sí hay algunos cambios, pero era mínimo…la FTN pasa donde nuestros abuelos construyeron el camino(2).

Es evidente el impacto económico que este proyecto de carretera podrá tener sobre zonas aisladas y municipios pobres en la región, pero también es ilusorio pensar que la sola construcción de la carretera traerá desarrollo si no está acompañado por acciones complementarias.(3)

La experiencia histórica haría pesar lo peor en la imaginación de las comunidades asentadas en esas tierras (por la Franja Transversal del Norte), que sería el desalojo –violento– y sus consecuencias socioeconómicas, culturales y emocionales al verse desarraigadas y sin perspectivas. Obviamente, quienes se encuentran en una posición más vulnerable son aquellos habitantes de la zona que no poseen certeza jurídica sobre la propiedad que ocupan, pues no se define en la Ley ni en su Reglamento, cuál será la forma de obtener el derecho de vía ni los mecanismos de indemnización o reparación para quienes se encuentren en estas condiciones (estudio sobre los impactos potenciales)(4).


1. Reunión previa al trabajo de campo en CEDFOG, varios participantes, 02/08/2012.
2. Entrevista 20, 11/10/2012.
3. SEGEPLAN, Plan de Desarrollo Integral, FTN, Diagnóstico Territorial. Tomo I, Gobierno de Guatemala,
abril 2011, p. 2.
4. INTRAPAZ, Conl icto por el uso de la tierra. Nuevas expresiones de la conl ictividad agraria en Guatemala, Univer-
sidad Rafael Landívar, Guatemala, 2009, p.41. http://www.biblio3.url.edu.gt/Libros/2012/conl i-UsoTierra1.pdf, fecha
de acceso, 15.02.2013

 


Contextualización histórica de la Franja Transversal del Norte (FTN) por Luis Solano, CEDFOG 2013

Presentación: Para el Centro de Estudios de la Frontera Occidental de Guatemala (CEDFOG),  la presentación  del informe “Contextualización  histórica   de  la   Franja Transversal del Norte (FTN) suma un aporte más a través del cual, continuamos en el cumplimiento de nuestra misión de fomentar el conocimiento de la realidad socioeconómica, política y cultural de Huehuetenango. Como centro de investigación, nuestros retos son muchos y cotidianamente mantenemos la convicción de que el acceso a la información es un requisito para la libertad de pensamiento y de conciencia así como para fundamentar acciones en búsqueda del desarrollo humano e integral de los Pueblos Originarios.
Poner en retrospectiva el conocimiento de la Franja Transversal del Norte es una apuesta por adentrarnos  en  uno  de  los  primeros  megaproyectos, cuya  implantación  dio  paso  a  la configuración de una nueva y emblemática región geográfica con el propósito de impulsar la ganadería y la explotación de maderas preciosas en un momento histórico y político del país, donde es posible encontrar el continuismo de la conjunción entre Estado, militarismo, inversión extranjera y despojo de los recursos y riquezas naturales propios de esas regiones milenarias y selváticas de Petén, Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz e Izabal. También en estos territorios aparecerán los primeros proyectos de construcción vial hasta iniciarse la construcción del tramo carretero de la FTN, en 1975.
La evolución del proyecto de la FTN inauguró una nueva era en la conceptualización y formas de impulsar el desarrollo desde la óptica centralista y excluyente del Estado guatemalteco y gobiernos de turno, desde mediados del siglo XX hasta nuestros días.
La experiencia de la FTN hizo  y  continúa  haciendo  evidente  que  la  cuestión  del  desarrollo comprendido como un fenómeno  multidimensional, es  un  polo  magnético que atrae las más diversas interpretaciones de la realidad y, en consecuencia, las propuestas de cómo avanzar en él también son múltiples y complejas en tanto intervienen miradas (empresariales y oligarcas), intereses (transnacionales y corporativos), metodologías (del despojo y violentas), uso de poder y otros recursos simbólicos (militarismo) y materiales (dinero público e infraestructura institucional) para llevar a cabo los programas y/o proyectos para hacer realidad el o los paradigmas de desarrollo. Todo esto lo podemos encontrar entretejido en lo que fue y sigue siendo la FTN.

Anuncios

Transnacionales de 500 años

Por Nelton Rivera. 
Las raices de una de las familias pertenecientes a la burguesia guatemalteca desde su llegada como inmigrantes ingleses se instalo con una fuerte inversion de capital para la produccion de café durante la revolucion liberal en Guatemala en pleno siglo XIX.
Los negocios de la familia Novella tienen su origen con la producción de la cochinilla y el monocultivo de café, es una larga historia vinculada a distintos momentos de acaparación, expropiación y despojo de tierras.
Catorce décadas después, en pleno siglo XXI la familia Novella continúa agenciandose de tierra y territorio de forma violenta, son dueños de la empresa Cementos Progreso S.A. con la que controlan el mercado del cemento en Guatemala, establecieron un monopolio y es la principal responsable que desde el año 2007 se profundizara la conflictividad social en las comunidades de San Juan Sacatepequez.

Pretende instalar una mega planta para aumentar su capacidad de producción del cemento y la construcción de una carretera que facilite el traslado de maquinaria para la ampliación de dicha obra que esta parcialmente paralizada y seguramente posterior comercialización. Como esta documentado en el artículo publicado en desInformemonos:  “Cemento y promesas sin cumplir para los mayas en Guatemala”

Siglo XIX
Para Marta Elena Casaús es durante el siglo XIX, a inicios del periodo Liberal que se van a incorporar las primeras familias de origen extranjero dentro del bloque de poder, especialmente alemanes e ingleses. “Con el cultivo del café, los extranjeros se incorporan al poder, como una fracción de clase modernizante y progresista en sus inversiones, aportando gran parte del capital necesario para dicho cultivo”.[1]
En ese contexto sus capitales serian motores que dinamizarian el modelo economico agroexportador, recibiendo grandes beneficios a partir de las nuevas leyes impulsadas por el regimen liberal.  “Unido al monopolio de los mercados más importantes de exportación, como lo eran Inglaterra y Alemania permitio a la casa Skinner-Klee ser la propietaria y exportadora más grande de cochinilla”.[2]
Contexto actual
La municipalidad de San Juan Sacatepequez, alcalde y consejales a excepcion de uno, operan a favor de las acciones de la empresa cementera. Desconocen a las autoridades legitimas de las Doce Comunidades y criminalizan la lucha pacifica de las mismas, memoriales y actas comunitarias que son deslegitimadas y desconocidas por el alcalde municipal, mas de una docena de audiencias entre autoridades comunitarias y la corporacion muncipal han tenido como resultado la indiferencia, frente a las agresiones constantes de la empresa y  los grupos pro cementera.
Tambien es evidente como esta familia y sus empresas logran que el poder ejecutivo respalde e impulse sus acciones en detrimento de la población organizada.
Para lograr instalarse, iniciar actividades de construcción de la planta cementera mueven facilmente la estructura del Estado para desentenderse de leyes y normativas en materia de minería y fondos públicos para construcción de infraestructura.
Ministros, asesores y gobernantes ponen todo su esfuerzo y los recursos del Estado para garantizar los intereses de esta familia. El presidente Otto Perez Molina quedo evidenciado frente al cuestionamiento publico de las autoridades comunitarias, durante la inauguración de los primeros trabajos del anillo regional,  como se documento en una nota de Prensa Comunitaria: Anillo regional aumenta la conflictividad en San Juan Sacatepéquez
En el año 2012 la empresa continúa realizando la construcción de la planta industrial a pesar del rechazo masivo de la población, recientemente esta misma empresa realizó un acto de inauguracion de la construccion de la planta, haciendose acompañar de las autoridades ancestrales de Chichicastenango, hicieron una ceremonia para pedir por la extracción minera que realizaran en ese lugar.
Frente a esta continua agresion las Doce Comunidades Kaqchikeles realizaron una serie de acciones, pronunciamientos publicos para solucionar los problemas generados por la empresa,  el Estado de Guatemala por su parte se hace de la vista gorda: La realidad de un pueblo no la define una empresa
La empresa insiste en la utilización de la violencia, desde el Estado de Excepción en el 2007 continuan las capturas de lideres comunitarios, siguen presentando denuncias en contra de lideres y lideresas, agresiones realizadas por trabajadores, grupos pro cementera promovidos y apoyados por la empresa, la opinión de ciertos análistas que buscan mediatizar la realiadad, respaldados por el CACIF.  Como se documenta ante las ultimas agresiones en el mes de julio 2013: Comunicado de las Doce Comunidades Kaqchikeles ante la detención de lideres y Autoridades Comunitarias


[1] Casaús Arzú,  Marta Elena. Guatemala: linaje y racismo. Tercera edición. Guatemala, julio 2007.
[2] Ibidem.

La Puya: En Defensa del Derecho a Informar y Opinar



El miercoles 3 de julio, en el Juzgado Segundo de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de la Ciudad de Guatemala -Torre de Tribunales del Organismo Judicial-, se llevó a cabo la audiencia de primera declaración en el Proceso 01186-2013-0106, por la agresiónes y amenazas sufridas por comunicadores sociales y comunicadores independientes en La Puya el día 22 de noviembre de 2012.

El exteniente Pablo Silas Orozco Fuentes y Juan José Reyes Carrera, defendidos por el abogado Fernando Linares Beltranena, quedaron ligados a proceso. El juez ordenó cárcel domiciliar, prohibición para salir del país, caución económica y la orden de firmar el libro de actas en la fiscalía del MP cada 15 días. La próxima audiencia fue fijada para el 2 de octubre del 2013.

Esta medida es un paso importante en la lucha contra la impunidad, por la libertad de prensa y de expresión, por los derechos de las comunidades a la información veraz de lo que les ocurre en sus luchas de resistencia pacífica, frente a la violencia de las empresas. 

Santiago Bastos y Quimy De León


 1      ¿Qué fue lo que pasó  en La Puya el 22 de noviembre?

Las comunidades de San Pedro Ayampuc y de San José el Golfo llevan desde 2011 oponiéndose a las intenciones de la empresas transnacionales como la canadiense Radius Explorations Ltd. Y la sudafricana Gold Field Inc. Quienes posteriormente cedieran sus derechos a la empresa estadounidense Kappes, Cassiday & Associates -KCA-. Exploraciones Mineras de Guatemala -Exmingua subicidiaria de ambas empresas son quienes tienen la tarea de poner en marcha el proyecto minero El Tambor I (Progreso 7 Derivada). Resultado de esta oposición organizada han sido los atentados sufridos por sus líderes y lideresas, como el intento de asesinato en julio de 2012 de Yolanda Oquelí en donde resultó gravemente herida[1].

En marzo de 2012 instalaron un plantón pacífico en el lugar conocido como “La Puya”, la organización comunitaria vio nacer al Frente Norte del Área Metropolitana -FRENAM, con el que desde entonces han impedido la puesta en funcionamiento de la mina, a base de su mera presencia y de sus cánticos religiosos[2].

Tanto la empresa como el Gobierno han intentado acabar con esta muestra de resistencia pacífica, pues se fue convirtiendo en un ejemplo para las luchas en todo el país.

La resistencia pacífica en “La Puya” lograría el incumplimiento de los trabajos dentro del plazo de un año de la licencia de exploración, sin que las empresas KCA y EXMINGUA realizaran trabajo alguno. El silencio complice de la Embajada de los EEUU frente a las agresiones de la empresa KCA y el Gobierno guatemalteco quienes han intentado de forma violenta acabar con esta muestra de resistencia pacífica.

Así, la empresa implementaria una nueva fase de violencia contra las comunidades, durante los meses de noviembre y diciembre de 2012, un grupo de personas, supuestamente trabajadores de KCA-EXMINGUA, estuvieron hostigando y provocándoles para romper el plantón. Como parte de su trabajo, desde el día 13 de noviembre un grupo de comunicadores sociales estuvieron cubriendo durante dos semanas estas constantes agresiones e intentos de ingresar de forma violenta hasta el lugar en donde se encuentra la mina.

Violencia contra las mujeres, insultos, amenzas, difamaciones, intinidaciones, racismo, discrinación y acciones homofobicas fueron parte de las agresiones de los personeros de la empresa y sus trabajadores que fueron documentadas y publicadas a traves de diversos medios de comunicación.

El 7 de diciembre hubo un intento ilegal de desalojo por parte de efectivos del pelotón antimotines de la PNC.[3]

En ese contexto de violencia, el día 22 de noviembre del 2012 se dio uno de esos momentos criticos en que “los mineros”, todos ellos con sus cascos azules al frente de los personeros de la empresa con cascos amarillos se acercaron a hostigar a las personas instaladas en el plantón. Teniendo de fondo los cánticos religiosos desde el plantón, se acercaron y ostensiblemente borraron la línea marcada con yeso que previamente había puesto la Procuraduría de Derechos Humanos PDH como límite o zona cero, para evitar conflictos y la posibilidad de un desenlace violento que pudiera justificar la represion del Estado.

Video: personeros de EXMINGUA-KCA agreden a comunicadores sociales y periodistas en La Puya.



Video: defensoras de DDHH fueron agredidas por mineros de EXMINGUA-KCA

 


Video: Agresiones de empresa minera KCA – EXMINGUA  contra pobladores y pobladoras en resistencia pacifica en la Puya.

                             

El hombre que les dirigía, claramente distinguible por su casco amarillo y el altavoz que usaba para gritar sus órdenes y consignas;

“…vamos a demostrar que somos gente que no se deja arrastrar por esos malditos, que no les tenemos miedo, y que sus cámaras y sus pendejadas no les tenemos miedo….

Se fue acercando a los comunicadores que cubrían y documentaban la actividad, les amenazó y les increpó:

“…respetamos los derechos humanos pero nos encontramos a estos malditos insultándonos con sus cámaras … Partida de maricones, huecos…”

Y después dirigiéndose directamente a ellos, les dijo: “los (no se entiende) los vamos a respetar, pero a estos maricones, jamás. Más a este peludo, a este (no se entiende) arrastrado, no lo vamos a respetar. Le tiembla la mano al hueco éste. Si sigue grabando va a ser el provocador de que toda esta mierda estalle y estalle ahorita”…

Video: Ex teniente Pablo Silas Orozco amenaza y agrede a comunicadores sociales. 

                       
Después, ante la firmeza de las mujeres en resitencia, se empezaron a retirar de nuevo a la línea que ellos mismos habían borrado. Pero suavizaronn su fracaso atacando verbalmente a hombres y mujeres por el uso de su fe y usar los estereotipos más vulgares: “Nosotros no nos escondemos atrás de un muro de marías ofendiendo a Dios y depues decimos ‘mineros hijos de la gran puta’…”, “….si quieren ver al diablo en calzoncillos lo van a ver, pisados”, “tiene pecho y se jala la verga”, “vamos, muchá, vamos a ir recibir la hostia”. Mientras, de forma ostensible y amenazante, varios hombres y mujeres toman fotografias y graban tanto a los miembros del plantón como a los comunicadores.
                      
Pero no acabó ahí cosa. Después se dirigió a una mujer y le gritó  ¡¡¡apagá esa mierda!!!, ¡¡¡apagá esa mierda!!!”. Dejó el altavoz, y a menos de un metro, con las venas hinchadas y los ojos desorbitados, le volvió a gritar “¡¡¡apaga esa mierda!!”, mientras ella resistía pacíficamente, con gran valentía. Finalmente golpearon en la cara a una líder comunitaria y a otro comunitario lo agarraron ente varios para golpearlo.

(sentimos tener esta conexión sólo via facebook, pero merece la pena)


Todas estas actitudes y estas palabras quedaron grabadas en los videos que les acompañamos. Si pueden mírenlos, puede sentirse el mismo miedo que nos dio esa capacidad de transmitir odio, la intolerancia, el irrespeto y la criminalización ante la creatividad, la diferencia, el pensamiento crítico, la insumisión y la potencialidad de defensa de la vida, lamentablemente un mal social.[4]

Tras la presión, amenazas e insultos, los comunicadores se vieron en la necesidad de retirarse y dejar su labor, pues las amenazas iban dirigidas en torno a que podría “ocurrir algo muy grave” en contra de las personas en resistencia pacífica si ellos no se retiraban del lugar.

“violan el libre derecho de información al agredir física y verbalmente a los comunicadores que estamos presentes en La Puya. Las amenazas llegaron incluso a ser de muerte y linchamiento si no nos retiramos de lugar”. [5]

Gracias a la velocidad y eficacia de las redes de comunicación independiente, supimos muy pronto que ese personaje de casco amarillo voz destemplada y ojos inyectados en sangre era Pablo Silas Orozco, militar retirado del Ejército de Guatemala, y empleado de la empresa KAC para el Tambor.

Días después se incrementó la situación de conflictividad en el lugar, pues hubo una carga ilegal por parte del pelotón antimotines de la PNC, lanzaron gases lacrimógenos a los presentes, se detuvo ilegalmente a cuatro líderes comunitarios. El acoso y la represión policial contra la resistencia pacífica, se dio a pesar de que las comunidades han cumplido con los procedimientos establecidos por la ley, no agredían ni violan ningún derecho como el de la libre locomoción como lo han querido manejar tantos los medios, autoridades y empresarios. [6].

Las comunidades, población y la Resistencia de la Puya, han estado dispuestas a resolver esta problemática por la vía pacífica, de esa cuenta han estado anuentes a conversar con el gobierno, piden que se les escuche y se respeten sus derechos elementales como el derecho a la vida. [7]

Resultado de estos hechos, tanto las comunidades como los comunicadores denunciaron todas estas agresiones ante el Ministerio Público.

                                         


   [1]“Acción urgente: Yolanda Oquelí, dirigenta guatemalteca opuesta a una explotación minera sufre atentado en Guatemala”. Amnistía Internacional, http://www.amnistia.org.pe/yolanda-oqueli-sufre-atentado-en-guatemala/
[2]“La fuerza de la comunidad frente al capital transnacional de la minería”Nelton Rivera, 22 marzo 2013,  http://comunitariapress.blogspot.mx/2013/03/la-fuerza-de-la-comunidad-frente-al.html
[3]“ENTREVISTA A YOLANDA OQUELÍ SOBRE LAS AGRESIONES EN CONTRA DE LA RESISTENCIA EN LA PUYA”, http://comunitariapress.blogspot.mx/2012/12/agresiones-en-contra-de-la-resistencia.html
 [5]Entrevista a comunicador agredido
[6]. “ENTREVISTA A YOLANDA OQUELÍ SOBRE LAS AGRESIONES EN CONTRA DE LA RESISTENCIA EN LA PUYA”, http://comunitariapress.blogspot.mx/2012/12/agresiones-en-contra-de-la-resistencia.html
[7]Primer acercamiento entre las comunidades y pueblos de San José del Golfo
   La Puya en resistencia pacífica y el Estado de Guatemala . 20 diciembre 2012.

Vidas indígenas, se las lleva el modelo


JESÚS GONZÁLEZ PAZOS | MUGARIK GABE


Recientemente se celebró en Neuquén, territorio mapuche en Argentina, un encuentro internacional sobre estrategias indígenas para la defensa de sus derechos. Al mismo acudían organizaciones de diferentes países del continente americano a fin de compartir problemas y avances en sus respectivas luchas, así como dialogar sobre las posibilidades de fortalecer la coordinación. Esto último, desde la constatación de la coincidencia de las violaciones de derechos que sufren, especialmente las referidas a sus territorios y a la entrada en los mismos de las transnacionales extractivas, con el beneplácito de los respectivos gobiernos.

Un cartel que presidió una de las primeras sesiones de este encuentro tenía como título el de este mismo texto, salvo por el tiempo verbal: «Vidas indígenas, se las llevó el modelo». Mostraba fotografías de las personas indígenas muertas en estos últimos cuatro años en Argentina como resultado de la represión policial y otros ataques similares contra estos pueblos. Continuaba el escrito del cartel señalando además que se podría hablar de miles de «hermanos y hermanas» que hoy todavía mueren por enfermedades como la pobreza impuesta a muchas comunidades, la malaria o la tuberculosis. Pero también de los miles, no contabilizados por ninguna estadística oficial, que mueren a causa del glifosato con el que se fumiga los inmensos campos de soja en que países como Paraguay o la propia Argentina convierten miles de hectáreas de territorios indígenas tras favorecer la expulsión de sus habitantes originarios o, simplemente, arrinconarlos en mínimos espacios que acotan sus posibilidades de sobrevivencia. Mismo caso y situación creada para otras miles de muertes y personas enfermas por el cianuro de la megaminería o los metales pesados derivados de la explotación descontrolada de los hidrocarburos y que, en ambos casos, contaminan de forma intensa las tierras y las aguas.
Ahí está el caso de la empresa Chevron-Texaco que ha sido condenada por los tribunales a pagar una indemnización multimillonaria a los pueblos cofán, siona y criollo (más de 30.000 personas) de la Amazonía ecuatoriana por la criminal contaminación allí dejada tras años de explotación hidrocarburífera. Por supuesto, esta transnacional petrolera se niega a pagar y busca todos los subterfugios posibles, con la cobertura de muchas leyes internacionales favorables a este tipo de empresas, así como sus presiones políticas, para no responder a sus responsabilidades. Por cierto, hoy está negociando su entrada en Argentina y, entre otros, en los territorios mapuches que dejó Repsol y en los que las denuncias y exigencia de responsabilidades por parte de este pueblo también fueron continuas.
Y a todas esas muertes reales se le suman aquellas otras derivadas de las actuaciones de la fuerza pública, ya sean policías, ejércitos o grupos armados, en la gran mayoría de los casos para la defensa de los intereses económicos de las transnacionales o empresarios y terratenientes locales. Y esta situación se da de forma cada día más evidente y abierta, aunque invisibilizada en la mayoría de los casos por los grandes medios de comunicación, ya hablemos nuevamente de Argentina o de otros países como Colombia o Guatemala.
En suma, casos que vuelven a poner sobre la mesa la existencia continuada, reiterada y cada vez más agresiva de una constante violación de los derechos individuales y colectivos que a estos pueblos corresponden, en simple y justa igualdad con el resto de pueblos del planeta. Pero los intereses y búsqueda obsesiva y desenfrenada de beneficios económicos por parte de estos sectores, que caracterizan al modelo dominante neoliberal, no entienden de verdaderos derechos humanos. La única salvedad se opera cuando hablar de estos les reporta una posible mejor situación (un ejemplo es el debate abierto en Naciones Unidas sobre empresas y derechos humanos, copado y controlado por estos agentes económicos) en esa loca carrera por la explotación sin control de los recursos naturales (también de los humanos) y, como ya se ha indicado, la obtención de enormes beneficios económicos. Con este último objetivo se imponen continuamente medidas políticas y económicas, además de comerciales, que dejan de lado los derechos humanos de hombres, mujeres y pueblos.
Sin embargo y a pesar de toda esta situación, y de la cierta desaparición del discurso oficial de las agendas locales y/o internacionales de estos derechos (la crisis descubre hipocresías y evidencia lo vacío de muchos discursos antes abundantes y hoy demostrados como meramente retóricos en esta cuestión), los avances y resultados de la lucha indígena son evidentes e inocultables. Así, se puede afirmar que el paso que supone haber posicionado la situación de los pueblos indígenas en la agenda pública es un paso firmemente dado, importante e incluso ya sobrepasado en algunos aspectos, aunque resta todavía por caminar en esta dirección. En algunos casos para bien, como son los avances en los reconocimientos legales de esos derechos; en muchos otros casos, y como ya hemos visto, para mal, por la continua violación de los mismos. Pero, de una u otra forma, es un debate posicionado en las agendas políticas.
Pero por lo expuesto anteriormente al mismo tiempo se puede afirmar que falta alcanzar, entre otros, ese mismo posicio- namiento también y de manera evidente en las agendas de la justicia, para que esta responda de forma verdadera a los derechos de los pueblos indígenas. Lo anterior, tal y como se reconoce en tratados y convenios internacionales, así como en muchas constituciones y sus consiguientes desarrollos legislativos y jurídicos. Es evidente, pero hay que volver a denunciarlo para subrayarlo. Muchas de las actuaciones de la justicia, incluyendo el incumplimiento flagrante de un número amplio de sentencias, acuerdos o jurisprudencias, responden igualmente a la mayor preocupación de esta por la defensa de los intereses económicos de terratenientes, empresarios y transnacionales, así como a los poderes políticos que dan cobertura a estas actuaciones.
Se podría pensar que toda esta situación responde solo a lo hasta ahora descrito, es decir, a los intereses puestos en la riqueza de los recursos naturales que guardan muchos territorios indígenas. Y sin embargo, siendo así, hay además otras razones más profundas y pretendidamente invisibilizadas pero definitorias igualmente de estas acciones contra los derechos humanos individuales y colectivos de los pueblos indígenas. Hoy estos pueblos demuestran en todo el mundo su capacidad de sobrevivencia y su dignidad como tales. Pero también muestran, como sujetos políticos, sus alternativas al modelo dominante neoliberal ya hablemos en el orden económico, como en el político, social y cultural. Plantean propuestas y elementos teóricos, pero también prácticos, viables para otros modelos más justos, equitativos y respetuosos entre personas, pueblos y, de ambos, con el planeta que nos sustenta. Alternativas que se dirigen igualmente hacia el resto de la población no indígena, validándose hacia otros grupos y actores sociales. Así, se operan propuestas como las que encierra el paradigma del Buen Vivir como propuesta política y de vida, la construcción de verdaderos estados plurinacionales respetuosos de los derechos de los pueblos, la posibilidad de articular y estructurar otras economías plurales que no tengan como único eje central la propiedad privada y el beneficio a cualquier precio, o la recuperación del estado y del poder político de su responsabilidad ante sus sociedades y de control del poder económico y del mercado.
Por eso hoy nuevamente, las propuestas indígenas económicas, sociales y políticas, planteadas y asumidas en cada vez mayor medida por otros sectores, lo que facilita y empuja hacia el establecimiento de alianzas con gran capacidad de incidencia y movilización política, se encuentran en medio del camino de los intereses del capital internacional. Los poderes económicos, con la cobertura de muchos gobiernos, avanzan nuevamente en los territorios indígenas, como una nueva fase de un inacabado y continuo proceso de conquista y colonización, con la imposición sistemática de megaproyectos y expolio de los recursos naturales. De esta forma, los avances adelantados en derechos, ya hablemos de legislaciones nacionales o de los conseguidos en los espacios internacionales, se retrotraen por la constante violación de los mismos por parte de las transnacionales, la cobertura a las mismas de los gobiernos y la inefectividad de las sentencias judiciales y de las transformaciones políticas que no llegan, en la mayoría de los casos, a alcanzar realmente a estos espacios y pueblos.
Por todo lo anterior, sigue siendo urgente que se reconozcan plenamente y se ejerzan sin restricción la totalidad de los derechos para que la defensa del territorio, del autogobierno efectivo, de la totalidad en suma de los derechos que corresponden a los pueblos indígenas no sigan siendo motivo de muerte y destrucción física y cultural por parte de los poderes económicos, con la cobertura de demasiados poderes políticos.
Publicado en: Gara / 2013 julio 09

¡Violación sexual y Genocidio Nunca Más!

 Foto Reportaje 
Cristina Chiquin 

 
 El domingo 7 de julio nos sentamos a seguir hilando la vida, la memoria y la historia. El objetivo era poder seguir difundiendo la verdad, al decir que en Guatemala también hubo Genocidio, y dentro de este hubo Violencia sexual.

Pero sobre todo reivindicar la lucha y el testimonio de vida de muchas mujeres en Guatemala.


 Durante el juicio por Genocidio 10 mujeres Ixiles presentaron su testimonio sobre violencia sexual, ellas representan a miles de mujeres en el país que sufrieron vejámenes a manos del Ejército de Guatemala.

Es por eso necesario decir lo que sucedió en nuestros cuerpos, en nuestra vida y en nuestro territorio. Empezar a hilar entre nosotras, mostrar que a pesar de que quisieron callarnos no lo han logrado. 


Esta actividad estuvo llena de música, poesía, teatro, alegría y vida. Durante la actividad se tejieron y pintaron mantas.


  Basta de silencio, basta de querer mutilarnos, basta de despojo, basta de violencia sexual.
El uso de la violación sexual fue un arma utilizada por el Ejército de Guatemala. Esto generó terror, miedo y silencio. Hasta el día de hoy sigue causando tristeza y tiene repercusiones físicas, emocionales y sociales a las sobrevivientes y a la comunidad.

 


Gritamos, cantamos, que estamos vivas, que en nuestra voz empezamos a romper con los muros que han querido encarcelarnos, y creamos nuevos lazos, nuevos caminos, que estamos construyendo nuestra propia historia para desmentir la historia del despojo, racismo, patriarcado, colonialismo, la historia de muerte.


El 10 de mayo se condenó a Efraín Ríos Montt por los delitos de Genocidio y delitos contra los deberes de humanidad, dentro de los delitos cometidos por el ejército de Guatemala en los años de 1982 y 1983 también estaba el de violencia sexual el cual también forma parte de la sentencia dada por la Jueza Jazmín Barrios.


La sentencia fue rechazada por la Corte de Constitucionalidad en un acto ilegal e impune. Pero sabemos que la justicia no viene de los instancias tejidas por este sistema, la justicia viene de nuestras manos, de nuestra palabra, de nuestro caminar.


 

Seguiremos hilando nuestra memoria
 
Detrás de los ojos aguarda el silencio, atraganta el llanto, rozas sus manos, y su historia fue la que crecío en mi cabello, la que germino en el cuerpo. fue el caminar de sus pies el que marco esté tiempo, fueron sus palabras, sus risas a escondidas las que alimentaron mí mirada.

No son suficiente los colores y las letras para armar toda este tejido
porque este hilar aun no llega a concretarse
para romper este muro, hacen falta manos, hacen falta pies,
hacen falta miradas, risas, ternura.



 

No basta con el llanto
hace falta la fuerza de su cuerpo en nuestros cuerpos
la fuerza de su historia en nuestra cristalino pensamiento.
Detrás de sus ojos aguarda el universo