Archivos Mensuales: mayo 2013

Perú: Plantón de solidaridad con el pueblo Ixil

Se realizó un planton frente a la embajada de Guatemala en Lima en solidaridad al pueblo Guatemalteco y la comunidad IXIL, estuvieron presentes algunos jovenes del Partido socialista, las compas de la batukada feminista Ritmos de Libertad, las mujeres del Cladem y otrxs. Como se sabe hace poco el tribunal constitucional anulo la sentencia al genocida Ríos Montt liberandolo de la sentencia de 80 años de carcel por los asesinatos de los que fue responsable.

Anuncios

En Guatemala Sí hubo Genocidio. II Acto de protesta en México


Texto y Fotografías

Erika González León

Juan Carlos Vázquez Medeles

Amnistía Internacional (AI) se suma a las manifestaciones de rechazo contra la anulación de la sentencia de 80 años, por Crímenes de Genocidio y Deberes contra la Humanidad, que se le habían imputado al ex general Efraín Ríos Montt.  Esta manifestación es la segunda que se realiza en menos de una semana frente a la sede diplomática.
 

 Daniel Zapico, representante de AI en México, fungió como vocero frente a los medios y  entregó, junto con sus compañeros, una carta dirigida a Fernando Andrade Díaz-Durán, Embajador guatemalteco, a quién le refirieron que la anulación antes mencionada, supone un gran obstáculo para la justicia y rendición de cuentas. 
 

 Además, hicieron saber que coinciden con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en que se debe exigir la correcta procuración de justicia a las víctimas de la violencia en Guatemala.
 

 Después de ser recibida la misiva por las autoridades diplomáticas, se leyeron poemas de autores guatemaltecos, como Libertad de Otto René Castillo, además escritos de Lu Robles, Manuel José Arce, entre otros. 

 Este segundo acto de protesta, tras la anulación de la sentencia por la Corte de Constitucionalidad, congregó a diversos manifestantes que colaboraron con mensajes de indignación  y rechazo por dicha resolución. 

 

Los muros de la residencia ubicada en la avenida Explanada 1025, Colonia Chapultepec, fueron empapelados primero con los afiches amarillos de AI y posteriormente, los asistentes y miembros de la comunidad guatemalteca, colocaron claveles y carteles entintados con pintura roja, a manera de sangre, que daba espacio a la consigna de: En Guatemala Sí hubo Genocidio, como ya había sucedido el pasado 22 de mayo en la primera manifestación.

 

Libertad:

Tenemos

por ti

tantos golpes

acumulados

en la piel,

que ya ni de pie

cabemos en la muerte.

Otto René Castillo

No señor traductor

Le dije vagina no estómago

No sé cómo se lo habrán enseñado a usted

Pero yo sé la diferencia entre un golpe en el estomago y una violación

Si señor traductor, una violación, con todas las letras.

Lou Robles

Esta señal de la aurora la traían en su corazón

El día 24 de mayo se realizo la Marcha contra la impunidad en la ciudad de Guatemala, miles de personas de distintos pueblos originarios, mestizos, organizaciones populares, campesinas e indígenas respondieron al llamado para movilizarse en contra de la resolución de la Corte de Constitucionalidad -CC-, quienes intentan anular el fallo del Juzgado de Mayor Riesgo A, que dicto sentencia por Genocidio.

“esta señal de la aurora la traían en su corazón”.
 Popl Vuh III, cap. VI 


No podemos encender la hoguera
Mojado está el bosque
podridos están los troncos
No podemos quebrar los colmillos del frío
Arrancar
Y recobrar nuestros huesos entumecidos
En la humedad en el agua
nos ha tocado prender la hoguera
En la oscuridad en la noche
nosotros somos la región más espesa
A oscuras sesionamos bajo la helada
Y conferenciamos sobre nuestro qué hacer
De cómo allí los muertos continúan
jugando un gran papel en la guerra
De qué manera se escogen entre todos
Quiénes llevarán a la espalda el mayor peso
en los ratos
de agudo peligro
Acérquense los del fuego
Los enamorados de la vida
nos calentaremos con estos nuestros corazones
Hechos leña bajo este rudo temporal
Pero contentos
Roberto Obregon, el fuego perdido (I).

La Justicia Viene de los Pueblos

 Cristina Chiquin 
Foto Reportaje
Miles de ojos que miran
miles de bocas que gritan
no pasará el olvido
no pasará el silencio
no pasará el dolor…
El 24 de mayo miles de personas manifestaron su rechazo contra la resolución de la Corte de Constitucionalidad, esta dejó sin efecto la sentencia emitida el 10 de mayo por el Tribunal de Mayor Riesgo A, en donde se condenó a Efraín Ríos Montt a 80 años de cárcel por los delitos de Genocidio y delitos contra los deberes de humanidad. 

A pesar de ello la sentencia de los pueblos y la afirmación de los hombres y mujeres Ixiles sobrevivientes, así como de las víctimas, fue dada desde el momento en que los perpetradores realizaron los hechos. 
  

Pero es que la justicia no puede venir de las cortes y tribunales que este sistema alimenta, un sistema que ha sido el que ha despojado, asesinado y violado. Jamás podrán ser los funcionarios del terror quienes avalen la vida y la resistencia. 
 

 Son los pueblos los que hacen la justicia, son los pueblos los únicos que podrán juzgar  a quienes perpetraron contra  la vida. 
 

En los rostros de las mujeres y hombres ixiles, se puede reflejar el largo camino que han tenido que recorrer para reivindicar la memoria de sus familiares, sus cuerpos y su territorio. 
 
En ese camino por el reconocimiento de la Justicia y la verdad, se logró por primera vez en la historia, juzgar a un  ex presidente y a su jefe de inteligencia, fueron los testimonios de las mujeres y hombres  ixiles narrando quienes contaron su historia y lograron mostrar al mundo lo que se vivió durante esos años donde se impuso el silencio a través de la violación sexual, el asesinato, las masacres, la tierra arrasada y el desplazamiento forzoso. 
 
Sin embargo el silencio no duró para siempre, la voz de las y los desparecidos, de los masacrados y de las y los sobrevivientes se hizo escuchar frente a un tribunal. Y fue la verdad la que se impuso frente al genocidio y frente a los ojos de Efraín Ríos Montt que se escondió tras las garras de los depredadores. 

El olvido no puede llegar jamás, es necesario seguir  señalando con el dedo y la mirada puesta a militares, a la oligarquía y a los invasores que siguen matando impunemente al pueblo, hay que señalarlos porque ellos no cederán ni un paso, porque ellos moverán sus piezas en este  juego de ajedrez que es su sistema y que funciona a través de su gobierno. 
 

Por ello el “Sí hubo genocidio” es una constante que no debe cesar, porque la barbarie, las masacres, los asesinatos, la desaparición y el saqueo continúan y siguen siendo las mismas sombras con sus dientes afilados las que siguen devorando lo que queda.
  
A pesar de ello  el brillo de los ojos, la fuerza de las manos, las voces que cantan y gritan siguen resistiendo, miles de nombres, miles de rostros, miles de flores, caminan de cara a al terror para decir “No tenemos miedo”.
 

  Y para decir: sus leyes no son nuestras leyes, la verdad ha sido escuchada y seguirá latiendo en la lengua de la vida, porque la justicia vendrá siempre del pueblo, para saber que desde afuera, como han querido mantenernos, podemos hacerles temblar. 
 

Fueron ellos, los oligarcas, los militares, el gobierno, quien demostró que este sistema es funcional para unos pocos y que la justicia institucional es una víctima más de la devastación que han querido dejar bajo su paso. 
 

Pero la vara de los pueblos se levanta, la fuerza de los rostros de maíz demuestran que, a pesar de los muchos años que han perpetrado el genocidio, no han logrado romper la energía de los abuelos y abuelas que se  alojan en los corazones para decir que el camino es largo, pero que la vida sigue vibrando en esta tierra. 
 

Porque siempre floreceremos, una y otra vez, una y otra vez, hasta que rompamos la burbuja del olvido, hasta que la memoria y la verdad despierten a los sordos  y haga ver a quienes han querido estar ciegos.
 

CCR/eq

Mirada de memoria con claveles

Quimy De León

Aún nos quedan preguntas cargadas de meses
por todos lados se les salen los días
que ya no se pueden contar,
no importa cómo se llaman
ni en que año estamos
el peso hace más fuertes mis piernas
…camino. 


Todos los signos de interrogación
llenan mis ciclos de 24 horas
desde que no estás,
todavía me quedan todas las flores
hasta que el pasado aúlle. 



No les alcanzarán
ni las mentiras ni los billetes
para detener el curso de nuestro vuelo hacia el sur.


Un día tu ignorancia
arrancó palos de guayaba,
devoró colibríes,
apagó miles de luciérnagas
que habitaban
la selva de las ideas.


Yo no he perdido la mirada
cargada de certezas,
una vida y cientos de vidas
no me alcanzarán
para escuchar en tu silencio
preparado por una jauría de bestias,
nadie evade lo que nosotras escribimos
para que llegara este día


Una
dos,
tres veces 
y las que sean necesarias
volveré a gritar
que te desaparecieron y a la vez  estás aquí
que te arrancaron pero dejaste semillas,
que me arrancaron 
que no pudieron porque con cada palabra
ambos germinamos.



Cargadas de miel,
cientos de ideas intermitentes
iluminan con su luces
las frutas jugosas de nuestros gritos,
y hacemos de este cuerpo en este tiempo
lugar de disputa de la memoria.


Que no les llegue el descanso y el perdón
engendros del mal y de la muerte.

Que la culpa y los fantasmas del olor
de las flores que cortaron,
no les dejen respirar.

Que su sangre se inunde de memoria,
que sus noches sea un tormentoso insomnio
y sus cuerpos confusos
entre  dormidos y despiertos,
corran y caigan al vacío
mientras sus músculos 
son carcomidos 
por gusanos sin tierra.


Que el dolor lo sea todo
hasta que sientan el más sordo y enloquecedor,
ese que provoca la historia
cuando pierde fuerza de gravedad. 

Que les arranquen con fórceps oxidados
uno a uno, como si fueran muelas cariadas 
los sueños que robaron. 


Que corran a sus siembras de terror
a cosechar miles de ojos y de voces silentes,
que les griten justicia para toda la eternidad. 


Hoy, bocas abiertas 
giran sorprendidas
y respiran miel.
Miles de ojos se despegan
para oír pronunciar las primeras sílabas 
de la verdadera primavera.

La tierra olorosa a lluvia
permite movimientos lentos 
para despertar 
los brazos verdes 
llenos de flores.


Intercambiamos regalos,  
mujeres y hombres ixiles
traen canastos
con pan horneado de ideas
jocotes dulces de sueños firmes,
tamalitos de maíz
envueltos en hojas de la milpa
que florece con nuestros bailes.


Nosotras traemos
sal negra de Sacapulas 
que lava nuestros rostros
de puños rabiosos 
y los transforma en
sonrisas chapudas y gritonas. 


Donde haya espacios en blanco
escribiré mis claveles
que transformen la infamia
en verdes que nos hagan reír,
entonces retornaremos
a los caminos anchos
donde nos enamoramos.