Archivos diarios: 8 mayo, 2013

VIOLENCIA Y MISOGINIA EN EL JUICIO POR GENOCIDIO

Quimy De León

Uno de los aspectos más nefastos que caracterizaron las distintas etapas del proceso del juicio por genocidio fueron las maniobras que utilizaron los abogados de la defensa de los militares. Éstas evidencian lo corrompido del sistema de justicia, la prepotencia y la impunidad de la que gozan las élites patriarcales, económicas, políticas y militares en el país y el manejo a su antojo de las leyes y el sistema de justicia en general, que obviamente han sido diseñadas para resguardar sus intereses.

Las acciones y agresiones que protagonizaron durante éste juicio, impactaron en las personas que asistieron a las audiencias y a la población en general. Utilizaron diferentes argucias y recursos, tratando de retorcer las leyes a su favor, para ellos usaron diferentes formas de violencia, simplificando y banalizando no solamente el juicio, sino la memoria y la vida de las personas sobrevivientes que aún esperan justicia por genocidio. 

Una de las estrategias que utilizaron es  el abuso, el acoso y la violencia cargadas de misoginia en contra de la jueza Jazmín Barrios, de Patricia Bustamante y Pablo Xetumul que le acompañaron en el Tribunal de Mayor Riesgo A. Éstas agresiones y faltas de respeto fueron protagonizadas principalmente por uno de los abogados de Efraín Ríos Montt: Francisco García Gudiel, quien sin ningún reparo dijo cosas como éstas:

Les mandamos a ver de que día amaneció el carácter de la juez Jazmín.”

“Tengo enemistad con una. Grave porque la odio, me cae mal, no la soporto. Es una tipa que no puede ser juez”

“Ni la soporto yo a ella, a mi me da náusea verla.”

 “No voy a descansar hasta verlos tras las rejas”

“Les he ganado todo y les voy a ganar todo. No voy a descansar hasta que los hunda.”

“El que busca encuentra y conmigo lo encontraron.”

Con sus argumentos burdos y vulgares pretendieron llevar las acciones de la jueza a un plano personal, su actitud estuvo siempre cargada de odio, evidentemente se montó un show que distrajo la atención de lo fundamental que era el juicio y lo que estaba en juego. A la vez se quiso llevar a la jueza a un nivel de presión extrema. Es inadmisible que casi no haya habido en su momento casi ningún pronunciamiento y menos una sanción disciplinaria judicial, ética o moral desde que iniciaron estos abusos. Éste montaje generó opinión pública que buscaba generar actitudes adversas y de desaprobación en contra de la jueza, que se montaron al mismo tiempo que se creó una campaña anticomunista y de terror a nivel de medios de comunicación corporativos, desde los formadores de opinión de la extrema derecha.

Es lamentable que esté normalizada la violencia en contra de las mujeres en esta sociedad, que esta situación fue poco evidente, invisible ante los ojos de la mayoría.
 
Sumado a esto, es preciso denunciar que en este momento histórico, en donde se está llevando a cabo este juicio, las mujeres y la población en general, fuimos sujetas de manipulación, chantaje, violencia, zozobra e incluso terror por una serie de acontecimientos que se desarrollaron al mismo tiempo en el país como los inconstitucionales estados de sitio, la persecución política y  criminalización de la protesta social; además del manejo político y mediático utilizado por los grupos de poder, paramilitares, militares, gobierno, intelectuales del poder y cámaras de comercio.
 
Es inadmisible no pronunciarse y menos no indignarse ante estas acciones de violencia en contra de las mujeres, ante el odio que se manifiesta en la mentira, la descalificación, el rumor y la burla que intenta minimizar el potencial y la fuerza de las mujeres como Jazmín Barrios y las mujeres del pueblo maya Ixil, quienes con la fuerza de sus testimonios se atrevieron a denunciar la barbarie cometida.
 

Anuncios

“El estado de Sitio, legaliza la Represión y la Criminalización de las Comunidades”

Autoridades del Parlamento Xinka en Congreso de la República rechazan el Estado de sitio en sus comunidades/Fotografías Cristina Chiquin 

Cristina Chiquin 
Foto Reportaje

El día martes 7 de mayo, la delegación verificadora de derechos humanos integrada por las organizaciones   Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib´ Kej, Marcha Indígena Campesina y Popular, El Gran Consejo de Autoridades Ancestrales Mayas , Xinkas y Garífunas.

presentaron el informe preliminar acerca de las violaciones encontradas los territorios de  Jalapa y Santa Rosa, debido al estado de sitio impuesto por el Gobierno de Otto Pérez Molina como una medida de represión a la resistencia que las comunidades tienen en contra de la Mina San Rafael.

Por  otro lado autoridades Mayas de diferentes pueblos  acompañaron al Parlamento del Pueblo Xinka de Guatemala, a entregar una petición en donde se pide al congreso no ratificar el estado de Sitio, los diputados Amílcar Pop, Carlos Mejía, Carlos Barreda y Orlando Blanco recibieron  a la delegación que presentó la petición en el salón del pueblo.

Autoridades Mayas  leen comunicado en Salón del Pueblo-Congreso Guatemala

Diputados: Carlos Barreda, Carlos Mejía, Amilcar Pop y Orlando Blanco
Dichos diputados se comprometieron a oponerse a la implementación del estado de sitio, moción  que se conocería durante la sesión plenaria que el congreso tuvo el día martes 7 de mayo del 2013.

Autoridades Mayas representadas por   las alcaldías indígenas del pueblo Ixil, las autoridades de los  48 cantones de Totonicapán, el Parlamento Xinka y comisión verificadora,  permanecieron en espera a la resolución del congreso.



 Sin embargo diputados del Partido Patriota y diputados del partido Líder, rechazaron la moción privilegiada que buscaba conocer la aprobación o improbación del Acuerdo 06-2013, relativo al Estado de sitio y  pidieron que el punto no se conociera en la sesión parlamentaria postergándola para el día jueves 9 de mayo del 2013.

El presidente del Congreso Pedro Mudai a pesar de que se contaba con la  quórum para seguir la sesión la canceló,  mostrando su aprobación a esta alianza entre el partido oficial y el partido líder que mantiene un doble discurso.

Como medida de rechazo y presión organizaciones y autoridades  presentes en la casa del pueblo (congreso de la República) pidieron ingresar en el hemiciclo, en donde se pronunciaron ante los diputados  que aún se encontraban  en la sala.

La indignación de las autoridades mayas y Xinkas fue evidente ante las risas y burlas de los diputados que lejos de mostrar responsabilidad y atención denotaban desorden y poca seriedad al trabajo que desempeñan.

Al finalizar, la comisión verificadora dio a conocer algunos hallazgos sobre violaciones de derechos humanos encontrados en el departamento de jalapa y dos municipios de Santa Rosa.

Representante de los 48 cantones  de Totonicapan y Alcaldías Indígenas  Ixiles

Indignación de las Autoridades Mayas y Xinkas 
Igualmente se denuncio la criminalización  y represión contra líderes comunitarios de los municipios afectados, así mismo declararon que el estado de sitio es un acto de racismo para los pueblos, siendo esté un estado que genera abusos de autoridad. 

Entre las denuncias presentadas se mencionaron:

“Los cateos no son para gente que está en el crimen organizado si no para los pobladores”

“los niños no han podido ir a la escuela y no pueden transitar libremente por que esta el ejercito”

“En Mataquezcuintla murió un  recién nacido, ya que la madre por temor de no poder salir a altas horas de la noche, el niño murió y la madre está en el hospital”

“ha habido robos de parte de las autoridades”

“se han denigrado a las mujeres, las compañeras están indignadas porque se ha denigrado, se ha desbaratado ropa incluyendo  ropa intimas de las mujeres”

“Mujeres Niños y ancianos están en contra de que esté el ejército, ya que les crea zozobra y  les ha reprimido e intimidado”



De esta manera se presento el informe preliminar que fue  puesto a la vista de la Procuraduría de Derechos Humanos  y a representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las naciones Unidas.

El estado de Sitio sigue,  mientras esto ocurre las comunidades y líderes y lideresas comunitarias siguen siendo perseguidas, criminalizadas y llevadas ante tribunales.  Organizaciones de derechos humanos, autoridades mayas y Xinkas, así como los pueblos afectados esperan que esté Estado sea retirado y que cese la represión. 

Representante del Parlamento Xinka

Representante del pueblo Ixil 




Toma pacífica en La Poza Verde de Barillas, Contra la Hidroeléctrica